portada del disco Desayuno Continental

Después de tres años sin nuevas grabaciones, pero con mucho ajetreo de giras, los Hombres G de siempre; es decir, David, Daniel, Javier y Rafa tienen nuevo disco. Fue presentado en La Riviera (Madrid) el 9 de noviembre de 2010 y dos días más tarde en Luz de Gas (Barcelona). Los primeros ejemplares se vieron en los escaparates el 16 de noviembre.

Las diez canciones de “Desayuno Continental” (Sony, 2010) presentan una variedad de estilos que es de agradecer; sin embargo, guardan el denominador común de echar un pulso consigo mismos y huir de dos asuntos que habían sido su santo y seña durante décadas: las letras ocurrentes y el pop suave.

Aquí Hombres G presenta elaboradas baladas como “Déjame quedarme” o la onírica “Vete de mí”, temas rápidos herederos del rock como “Aprendiendo a volar” o la propia “Desayuno continental”. Pero unos y otros están pasados por guitarras de rock y una voz más potente de lo habitual en David Summers. Ritmos endurecidos y punteos cargados de pedalera más propia de una banda de duros muchachos que de los arquetipos del pop más blandito y comercial.

Las letras, una de las bazas de siempre de la banda, pueden ser ahora uno de los puntos flacos de este “Desayuno continental”, aunque es de agradecer la voluntaria renuncia a la rima fácil y la frase feliz para constituir textos más largos y desarrollados. También anda corto de frescura, aunque en una banda con tres décadas a la espalda, eso es más un logro que un defecto.

Hombres G ponen una piedra más en la inexpugnable muralla de las radio fórmulas, tipo 40 Principales y se acaban pareciendo a los que hace años querían parecerse a ellos. Vientos de gente como Mana, por citar un grupo entre otros muchos, sobrevuelan alguno de los platos de este “Desayuno continental”.

Finalmente, os invito a deteneros en una canción en concreto: “Separados”, una pieza deliciosa en la que Bebe con su tono más enfermizo y descacharrado echa una mano y una voz al grupo para unirse a la de David durante una estrofa, antes que éste tome la iniciativa. Para romper las voces un sonido de sintetizador monofónico acompañado por una acústica y vuelta al dúo en busca del final. Una canción realmente bonita e inesperada en el contexto general del CD.

En suma, un nuevo zarpazo de los viejos jefes de la manada, que parecen no dispuestos a entregar su cetro a los jóvenes lobos, que les imitaron y que ahora quedarán de nuevo impresionados por algunos detalles de este disco.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies