Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Crujida
portada del disco Crujida

El segundo largo de Uppercut probablemente acabe teniendo carácter de disco de transición gracias a “Técnica de caldo”, el primer tema en el que incluyen voces, algo que avanza una nueva fase en el grupo. Sin embargo, escuchándolo la sensación es la contraria, la de la primera obra plenamente satisfactoria de una banda en estado de gracia. El grupo redondea lo que apuntaba en su debut homónimo con nueve temas redondos en los que ya no es necesario etiquetarlos. Sus diversas influencias (post-hardcore, post-rock, stoner, punk, rock latino) confluyen en los temas sin que se noten las costuras, con una naturalidad sorprendente.

Abre el disco “Desnudo frontal” con un bajo envolvente, vibrando para dar la entrada hipnótica al universo del disco. Mantiene a quien presta atención hipnotizado entre dibujos sutiles de guitarra antes de pasar a una intensidad controlada. “El cuerno”, siguiente tema, se apoya sobre un riff rítmico que las notas del disco describían como “patrón dictatorial: controla tus movimientos de cabeza”. En la misma línea funciona la aguerrida “Holly Michaels”, que es capaz de romper de una guitarra desbocada hacia las pinceladas más precisas y delicadas como quien no quiere la cosa.

Luciérnagos” y “Guacamolo” introducen una atmósfera nocturna pero no necesariamente opresiva: remiten a la naturaleza e introducen detalles orgánicos (el ritmo latino de la parte final de “Guacamolo”) incluso entre loops y delays. Parecen canciones de viaje y enriquecen la paleta descriptiva del grupo cuando, una vez más, no hay nada a lo que agarrarse para saber en que estaban pensando al componer estas cosas. Reafirman la música como arte abstracto, como harán después en los notables desarrollos de “Casa Furias” y “Tornadorama”, contrastando con lo concreto de los riffs agresivos de “Cañón Leopoldo” y lo juguetón de la citada “Técnica de caldo”, con una letra enigmática que no hace sino añadir coherencia al contenido del disco: “hoy será el día en que padezcas”.

En definitiva, música abierta, abierta de miras y abierta a las interpretaciones del oyente por sus características evocadoras en lo instrumental, yendo en una dirección diferente al math-rock bajo el que algunos etiquetaron a la banda.

Las composiciones son en ocasiones complejas, pero no especialmente en los ritmos y estructura, y suenan orgánicas, lejos de los alardes de virtuosismo. Un disco fantástico y un grupo al que prestar atención.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies