portada del disco Ciudad Violenta

Los donostiarras No se disolvieron sin haber dejado sacado en disco más que los dos temas, "Jimmy Jimmy" y "Soy paralítico", con los que participaron en "Gipuzkoa Star 82" (Diputación de Guipuzcoa, 1982) y "Chalado" y "Kaos", las dos canciones que se incluyeron en el mítico recopilatorio "Punk Que Punk?" (DRO, 1983). Y así hubiera quedado la cosa de no haber mediado Luis, responsable de Beltza Records, que tras contactar con Nando, ex-guitarrista de la formación, se encargó de la recuperación en vinilo de la actuación que dio el grupo en 1982 en Pamplona en apoyo de la emisora Radio Paraiso. Concierto que según cuentan las crónicas terminaría en batalla campal entre punks llegados de San Sebastián y otros procedentes del barrio pamplonica de La Txantrea.

El concierto quedó registrado directamente en un radiocassete que alguien portaba cerca del escenario, por lo que el sonido del disco, "Ciudad Violenta" (Beltza, 2002) adolece inevitablemente de la crudeza esperable. Pero no por ello pierde ni un ápice del valor histórico que atesora, por dar fe de las posibilidades en directo del grupo y por permitir escuchar más temas de su repertorio. Y es que de las siete canciones, cinco son inéditas; las otras dos son las del recopilatorio del certamen de bandas guipuzcoanas.

La portada además tiene su valor, porque el dibujo es obra de Roskow, el artista de San Sebastián, hermano de Iñaki Huarte, guitarrista de Asco y Speed, bandas las dos íntimamente ligadas a No. Muestra un concierto en la plaza de la Trinidad de la capital donostiarra.

El sonido de la banda en directo es el esperable de lo que se ha venido a denominar punk ibérico, la lectura peninsular que se hizo a principios de los 80. Mezcla quizás del que facturasen Zoquillos, Ultimo Resorte, etc.

Temas que se fijan en los destrozos y destrucción que provocan, bien el estallido de un explosivo de un atentado, los brotes de violencia de la ciudad o una noche que se suponía de "pasión" y que sin embargo terminó con el alcalde de la localidad muerto. A pesar de todo hubo quien en su momento le criticase su falta de adhesión decidida para con la causa radikal, pero los No siempre quisieron hacer crítica social a su manera, sin seguir directrices de movimiento alguno.

Hablaba antes de la posibilidad de emparejarlos con el sonido bastardo de Zoquillos, y en "Jimmy Jimmy", al igual que hacían los madrileños cuando cantaban al vaquero yonkie, los donostiarras hablan de impedir que se "chutara" el susodicho Jimmi.

Es "Fin del mundo" la que dedican de forma explícita desde el escenario a la emisora navarra a la que se pretendía apoyar con el concierto.

La nota quizás curiosa la pone el ska de "Chicas de sangre", la que se escapa del sonido áspero y crudo que caracteriza al resto.

Disco que salda de alguna manera la deuda que existe para con la condición de banda maldita que acompaña a No.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies