Chorando Apréndese

Si entramos en el myspace de Emilio José y nos fijamos en el margen izquierdo, en el cuadro “Suena Como” podemos leer: “si los Flaming Lips fichasen a Julio Iglesias de cantante (esto conceptualmente; por desgracia mi voz poco se parece al del maestro) y grabasen un disco compuesto por D’Angelo -después de escuchar intensivamente a los Beach Boys- y producido por los Moldy Peaches, pero unos Moldy Peaches cutres cutres”. Pero si nos dejamos llevar por la hoja promocional del disco, hablamos de una estampa en la que el autor se imagina a Elis Regina, Debussy y Marvin Gaye coincidiendo a principios del otoño del 87 en Quins sin más ocupación que la de dejar escrito un legajo que encontraría Emilio posteriormente para reinterpretar la partitura con su desastrosa voz, dice.

Conclusión, no hace falta escuchar su música para darse cuenta de que Emilio es ante todo es un cachondo mental -la escucha de sus composiciones lo corrobora con creces-. Esto no debe llevarnos a engaño; aunque disfrazado de frikismo y extravagancia, estamos ante un trabajo brillante, con un gran espíritu crítico y realmente sorprendente. Un álbum doble -no excesivo ni grandilocuente- en el que Emilio hace un tratamiento distinto en cada disco: en el primero confecciona un collage de pop clásico lo-fi, bossa nova, electrónica y hip hop mientras que en el segundo se centra en la música brasileña.

Si hablamos de influencias -centrándonos en las más importantes, en su myspace podemos ver más de 200- tenemos que hablar de los Beach Boys -Brian Wilson-, Lesley Gore, Elis Regina, la indietrónica y referentes minimalistas como Pan Sonic. Pero uno de los aspectos más importantes de su música es el uso de samples que enriquecen sus composiciones, estos pueden ir desde retazos de la Orquesta Compostela, Thelonious Monk o Gang Starr hasta las sintonías de los Osos Amorosos y La Corona Mágica.

Ponemos en el lector el primer CD y en seguida nos damos cuenta de que las canciones están grabadas en continuum -sin pausa-, tras una “Intro” que deja un alto nivel de surrealismo terrenal -“Wiki ti, wiki eu, wiki-wiki-place, myspace / wiki-luz, wiki flash, wiki-wiki fish, xerelo”- llega “Atlantic City” con perlas dedicadas a los urbanitas de Vigo como “Onde vives ti hai piscinas e rapazas, demasiada luz [Toys’r’Us, moito mar e moitos Zaras, bares bares e terrazas], queres transformarme en ser rural [illado e parvo / lastrado por Keynes] pero son un ser humano. ¿Pensas que non sei qué significa coolhunter, Gus Van Sant, quen carallo é Wong Kar Wai?”; giros de 360º y unos samples para el recuerdo.

En “Ourense” se acerca por momentos al hip hop old school y por momentos al tropicalismo más pop.  Un retrato de una provincia casi tan grande como Madrid -“pero veñen de Madrid a decidir”- sin desperdicio en el que nos encontramos con John Coltrane diciendo que las Burgas son una basura, y un análisis de drogas que termina con un inquietante "el Disiclín también rinde (antes de irse a acostar)".

Tras la pausa de “Invierno, 6 da tarde”, un viaje a través del tiempo hasta la tierna infancia plagado de Game Boys y cromos repes de Chapuisat, llega la luminosidad fulgurante de “Barack Obama” que se convierte después de una oscura transición en un desarrollo hip hop que arremete contra el centralismo.

Uno de los cortes más relevantes del disco es “Wifi no Casal”, costumbrismo cibernético, crítica política y samples que van desde el "Forever Changes (Elektra, 1967) de Love a Ravel. También es muy recomendable el delirio visionario “Astroturfing”.

En el segundo disco predominan los ritmos brasileños, tropicales y de bossa nova. Largos paseos por Copacabana con el sol refrescando nuestra mente hacen imaginarnos cortes como “Ti” -“E pasou por alí a moza máis fermosa do nordeste do Brasil… Ti estás ao sol, deitada, de fondo here comes the sun (little darling) e vaise o sol e hai nubes, si, pero ¿que máis da se estás ti?”-  y “¿Queres a alguén?”.

Canciones de amor y desamor, de pasión profunda y odio a veces comedido, a veces visceral; canciones melancólicas y pensamientos íntimos sobre la vida y todas sus formas y miserias -“Fun ao Carrefour, comprei unha pantalla plana e logo deixáchesme…” canta en la brillante “Febreiro”-.

La política juega un papel importante, su gran compromiso con la tierra que lo vio nacer hace que sus canciones estén salpicadas con pensamientos en voz alta y momentos cómicos como ese sample de Feijoo en el que compara la pérdida de unas elecciones gallegas con que el Madrid pierda en un campo de Segunda División (sic).

El pero que le podemos poner al disco -y al mismo tiempo es parte de su grandeza- es la sensación de dispersión que nos alcanza en ocasiones al estar grabado en continuo y con constantes giros y cambios de estilo.

Grupo:

El caso de Emilio José es atípico...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. Intro
  2. Atlantic City
  3. Ourense
  4. Vodka
  5. Invierno, 6 de la tarde
  6. Barack Obama
  7. Wifi no Casal
  8. Samba de Inés
  9. Son Gohan
  10. Astroturfing
  11. Sta Uxía
  12. Antigua
  13. Ti deixáchesme

CD 2

  1. Ti
  2. Leire Martínez
  3. Ourense
  4. Febreiro
  5. ¿Queres a alguén?
  6. Parada de Sil
  7. Rio Grande do Sul
  8. Ola!
  9. Ela

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email