portada del disco Canciones Robadas

Primer ensayo lejos del formato sencillo, producido por Enrique Godino (hermano de Manuel y Jaime, miembros de Patrullero Mancuso y protagonista de proyectos como Robot$, Detergente, y después de Cohete) en formato de 12".

La contraportada muestra un árbol cuyas ramas pretenden informar de los miembros del grupo y colaboradores, y las funciones desempeñadas en el disco. Pero es un lío.

Ejemplo de caos sonoro en muchos de los casos. Trabajo experimental en el que a la furia de voces y guitarras se unen ganas de mezclar tonos e instrumentos imposibles. La trompeta, por ejemplo, es capaz de crear atmósferas de fondo al estilo Mercury Rev. El grupo lo tildaba de descalabro de los estilos musicales que les influyeron en el pasado.

Comienza el disco con “La Tinaja” (la stoner a su juicio) que con un ritmo, contenido a duras penas, marcado por guitarras atronadoras, auténticas barreras de sonido de fondo, trompeta con ganas de desquiciar y una voz rota y chillona de Balma, juega provocadora con el oyente. A pesar de lo que esto te sugiera no está mal.

“Thinking of you” (la “rockabilly”) es mucho más desquiciada. Rock and roll estirado hasta extremos próximos a la rotura. Breve. “4.6.10” (la de “marcha”) tiene algo de canción infantil con coro de elefantes por detrás.

“La Rusa” (la siniestra) o la canción con dos comienzos. Cuando llevas un rato de escucha, cambia el curso y vuelve a un comienzo ficticio. Coros de trompeta de trasfondo muy sugerentes. Es de lo mejor del disco.

Las dos chicas a coro, llevan adelante “Betty O” (la ska). Muy buena, con artes de doo rag. Aunque la cota de cacharreo de Olaf es definitivamente para “Bambi”. Inmersión en una batalla de marcianitos con ruidos de fondo por todos los lados. La filosofía de los luthier electrónicos que estalla en Los Caballos de Dusseldorf tiene en estos destellos de Las Solex los primeros ensayos preparatorios. Desnudo de rock alguno. De ya no-futuro fue como hablaban de este corte, más concretamente “analoctrico”.

Las cosas vuelven a su curso, en el registro Solex se entiende, con “Tostadora” (es la hardcore). Guitarras despellejadas, como las de Patrullero Mancuso, por ejemplo, con las voces de Balma y Eva dirigiendo el tema.

La bajada de telón la pone “Total hippie” (la psicodélica) en la línea de las composiciones anteriores y el acompañamiento del banjo de Enrique. Cierre de fiesta con brindis (participación de Murky y Carmen a tenor de los créditos).

Un disco más que interesante. Híbrido de sonidos noise y la experimentación doo rag que importa Olaf, aunque eso sí, sin integrar todavía en el sonido del grupo; parecen más bien ensayos independientes de una posible fórmula. Sirve al grupo para romper hostilidades tras un par de primeros sencillos de lo más amable.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies