Artes Marcianas

Después de escuchar varios discos de Flow, una llega a la conclusión de que sus composiciones giran siempre en torno a dos temáticas: la melancolía y el hedonismo. Una segunda conclusión es que, según han ido pasando los años, la primera ha ido comiendo terreno a la segunda de forma significativa. Y así, este EP, que comienza con una canción de más de siete minutos que sólo con el título se autoalinea (“Tenemos la fiesta”) está, paradójicamente cocido en caldo de negra bilis.

Como ocurre bastante a menudo con este formato, “Artes Marcianas” (Acuarela, 2004) es un disco con carácter de entreacto. Por un lado, les sirve tanto para testar su vertiente más electrónica con la que empezaron a coquetear en su anterior trabajo, “Sensazione” (Acuarela, 2000), como para definirse de una forma más adulta en lo instrumental.

Por otro, es de suponer que represente el incierto momento de la banda, ya que este EP es lo último que editan con Acuarela y su fecha de publicación coincide con la creación de Eureka, el sello de Fernando Vacas, a la sazón cerebro pensante de Flow.

En lo que a la electrónica concierne, se muestran sutiles con las programaciones de “Un verano abstracto” la única canción del disco con una letra propiamente dicha. Sin embargo, se desquitan por completo al parir “Artes Marcianas”, que cierra el disco dejando que nos preguntemos si Flow va a volver a sorprendernos con un nuevo giro estilístico, pasándose a la indietrónica.

Los otros dos cortes, “Esperanza” y “Tenemos la fiesta”, no llegan a ser más que un esbozo de lo que sí se queda plenamente cuajado en ese cóctel de sonidos que será su siguiente álbum.

Grupo:

El nacimiento de Flow se produce en...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

CD 1

  1. Tenemos la fiesta
  2. Un verano abstracto
  3. Esperanza
  4. Artes Marcianas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email