Antigubernamental

Pasadas un par de décadas, Speed se descuelgan con esta media docena de temas en un disco que si no Anti-Comercial, titulan «Antigubernamental». Grabado en los Estudios Scalextric de Hernani donde trabajaron con Mikel el Gordo (Vómito) y Aitor Ederson (Desastrozombies), la idea del disco se materializa tras la maqueta que registran con los temas nuevos que tocan en los conciertos que dan tras su vuelta a la actividad en 2010.

La voz de Ramón ha cambiado un tanto con el paso de los años, aunque conserva más de un detalle que la hace perfectamente reconocible; la música del grupo ha podido evolucionar después de todo el tiempo que ha pasado y los coros suenan ligeramente diferentes, pero como cantan en «Antigubernamental«, el tema que abre el disco, se basan en la experiencia que dan los años para seguir dando caña, refractarios ante posibles críticas externas. Viscerales, radicales, en una palabra antigubernamentales.

Dicen también andar sin dinero. En «No hay dinero» te cuentan las vicisitudes por las que tienen que pasar en su día a día cuando no se puede pagar. Una canción que logra mantener cierta tensión con el ritmo que le imprimen. Punk-rock vigoroso y con aires bastante luminosos en el tramo final.

Siempre han gustado Speed de ironizar sobre cuestiones domésticas y familiares, cantando sobre lo que en realidad terminan siendo pequeños infiernos en casa. Se han referido así en ocasiones anteriores a las mil y unas ventajas que tiene la paternidad. En «La vida misma» abordan la cuestión desde la génesis en la pareja y la posterior degradación. La letra es especialmente ingeniosa («para saldar nuestras desaveniencias decidimos tener descendencia«), y aunque en algún momento parece que la música se sacrifica en pos de la narración que hace Ramón, en cuanto hay ocasión explosiona una auténtica tormenta de guitarreo punk de consideración.

Destaca la crudeza de «Algo que habrá que hacer» frente al resto, tanto en su música como en el tono de la letra. Se ahorran cualquier delicadeza que pueda introducir la ironía que gastan en otros tramos para morder directamente en la yugular: Algo habrá que hacer unidos contra el poder, sin miedo no hay nada que perder. Consignas al más puro estilo de los Oppressed por ejemplo, paradigma del punk británico de clase obrera.

Y es que Speed deja muestras evidentes de lo hiriente que pueden ser sus letras cuando no se esconden en el cinismo o en la ironía. Algo de eso puede que ocurra en «Me marcho de fiesta» cuando dicen eso de «Por fin seré yo mismo, se acabó ya el cinismo«. Hay más momentos realmente logrados: «Me lo voy a pasar tremendo a pesar de la que está cayendo«.

Siguen conservando pues ganas de fiesta y amor por el rock and roll, como el que reconocen en la última canción del disco. Los coros de «Si falta el Rock and Roll no merece la pena» tienen algo de película del oeste, pero bien escuchada te percatas de la pegada de la canción, que como el resto de las canciones, en mayor o menor medida, siempre rezuman en su esencia última guitarras contundentes.

Un disco de regreso más que digno.

Grupo:

A comienzos de los 80, en Guipuzcoa,...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

CD 1

  1. Antigubernamental
  2. No hay dinero
  3. La vida misma
  4. Algo habrá que hacer
  5. Me marcho de fiesta
  6. Si falta el Rock and Roll no merece la pena

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email