portada del disco Albaialeix

Cuando una parte del mundo musical ya había dejado de poner sus miras en lo que se dio por llamar el freak-folk o weird-folk, con gente como Devendra Banhart, Cocorosie o Jana Hunter por ejemplo; en España, Barcelona más concretamente, un dúo se fijaba también en el folk. Pero en el folk de casa, en el que tenían más cerca. El que sonaba en la ciudad condal en los años 70 y 80. Esa es la base del proyecto musical de Alba Blasi y Aleix Clavera. Grupos como Música Dispersa, Ia-Batiste o Pau Riba.

Grabado en unas escuelas, en unos estudios de grabación y en una iglesia gerundense, Albaialeix tuvo como principal valedor a Pablo Díaz-Reixa, alias El Guincho, que participó activamente en el proceso de grabación del álbum, siendo este álbum la primera vez que ocurría algo así; después Pablo ya producirá a gente como Extraperlo.

No es un disco fácil de entrar de primeras, y menos si digo que para el arriba firmante el mejor tema del álbum es la trepidante "La primavera", que empieza con Aleix tosiendo. Reconozco que no es una gran carta de presentación. Quizás sería más fácil empezar hablando de los temas más puramente pop. De la ensoñadora "Andaluza", la minimalista "Afternits" que está más enfocada al ámbito urbano en contraposición al resto del álbum, o "El bosc maleït" con su deje planetario.

Pero no serían los temas más representativos de un disco tan poco acomodaticio. Y que mejor modo de empezar el álbum con la arriesgada "El camí d'herba vermella", un tema fantástico cantado por el particular modo de hacerlo de Aleix. De un modo tan urgente y atropellado. De este estilo también nos podemos encontrar con la lisérgica "Per veure - Cantallops" o la desquiciante "Koala".

Dicho koala no será el único animal que aparece en este viaje sonoro. Dentro de la fauna de Albaialeix también nos encontramos caracoles escurridizos, "Els cargols sempre fugen", o ardillas perdidas en bosques malditos, "El bosc maleït". De los temas restantes destacar "Sempre es queixa", que con ese piano y la flauta le da al tema un toque mediterráneo y "Ai quant de temps!" cantado a dos voces en uno de los temas más melancólicos del álbum.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies