portada del disco Aerobitch vs. Puñetazo: 13 Steps to Hell

Entre los múltiples tentáculos que lanzó Aerobitch buscando colaboraciones de lo más variado, uno les conectaba y bien en firme con la escena alrededor del sello de Castellón No Tomorrow. Su responsable, Javier Ordónez había coincidido con Laura y Mario por un tiempo en la distribuidora RPM, y la afición por los mismos sonidos y bandas era palpable. Además, miembros de Puñetazo, la banda con la que se prepara este compartido, habían sido parte fundamental con la que acompañar al núcleo fundacional del grupo madrileño cuando estos se vieron sin batería y bajista justo en los días previos de iniciar la gira denominada Éste no es el Verano del Amor. Tomás Ramos – Bitch Campion – (Depressing Claim, Puñetazo) y Nacho Colom – Bitch Sampras – (Puñetazo, Telepath Boys) se encargarían entonces de batería y bajo, respectivamente.

Para este trabajo a medias, Aerobitch recurrió a material grabado en dos sesiones diferentes. Por un lado, emplean canciones grabadas en julio de 1997 en los estudios Reactor de Moncho Campa que no había entrado en el "Shock and Acceleration" (Punch, 1998), compartido con los americanos Loudmouths. Pero igualmente completaron el repertorio con las versiones de Venom («Angel dust» Motörhead («Orgasmatron») y Vom («Electrocute your cock») que grabaron en el estudio Chockablock de Mikel Biffs en Bilbao aprovechando un día tras unos conciertos que habían dado. Son por tanto cortes que corresponden a etapas diferentes de la banda que incluso tiene formaciones distintas en cada caso.

Con todo, y a pesar de la crudeza propia previa a la grabación de su segundo LP "Time to Start Kickin' Ass" (Punch, 1998), sirven para apreciar las maneras rudas y directas que se gastan los madrileños. Componen auténticos muros de sonido que no tienen problema en frenar de manera abrupta en el final de los temas, como «You». Algo hay en «Go to hell» que podría emparentarlos a la onda riot girrrl, pero en definitiva lo suyo es una explosiva mezcla de velocidad punk y rock acorazado interpretado a mordiscos. Las llamas de la portada tras la foto del Elvis con la estrella en la frente parece establecer la conexión demoníaca sugerida en su tema «666».

Por su parte Puñetazo había registrado su contribución en los estudios Rockaway de Castellón con Juan Carlos Tomás como productor. La suya es, igualmente, una propuesta basada en el exceso de electricidad y velocidad en un punk rock interpretada a toda velocidad y con la contundencia de la hornada de bandas que asolaron la escena del centro y norte de Europa. Aunque eso sí, se permiten momentos mucho más melódicos como los de «Trunkball».

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies