4 Años, 2 Meses y 1 Día

El primero de los discos que editaron con su sello Zika Records con el dinero que recibió Natxo tras su accidente de moto. Se fueron a Londres a grabarlo en los estudios Von’s Recording bajo la producción de Peter Peck. Más tarde, en el 1998, lo reeditó Zero Records.

Disco dedicado a la memoria de José Arteaga -Pepín-, la primera víctima del grupo que se cobró la adicción a las drogas. Es pues, el primer trabajo tras la incorporación de Goar Iñurrieta, cuya participación en la evolución de Cicatriz a sonidos cercanos al metal y el rock duro son más que evidentes.

La portada muestra la foto de un amplificador desconectado. Referencia quizás, junto al explícito título del disco, a la estancia en prisión que pasó Natxo tras ser detenido en el aeropuerto de Barajas con una importante cantidad de droga a su regreso de Holanda.

Comienza el disco con el rock and roll que se autodedica la banda, regrabado respecto al corte que ya cerraba el "Inadaptados" (Oihuka, 1986), su primer disco en solitario.

"Loco" es un auténtico desmadre de guitarras duras, en una línea rockera que es constante en todo el disco. Natxo tiene serias dificultades para conseguir que su voz no colapse por momentos y solventar las exigencias que le pone el tema.

La vuelta a casa tras una salida de farra, con la sensación de no sentirte a gusto con nada ni con nadie. Auténtico canto a la autosuficiencia: "Eres diferente / y te alegras además / Ya no te llena nada". De eso va "Solo otra vez", quizás uno de los temas más brillantes del disco. No es difícil imaginar que éste pudo ser el sentir de Natxo en más de una ocasión.

Don’t worry” es un ejercicio de rock pesado cantada en un inglés macarrónico que parece quitarle un poco de pegada. Suena más a posible homenaje de la banda a alguno de los grupos hard-rock o heavy-metal más alejados del punk a los que apuntaba la música de los vitorianos.

Los dos siguientes temas "Una niebla gris" y "La 204", intensos ambos, hacen que el disco remonte. En el primero Natxo confiesa haber vivido en una nebulosa los acontecimientos de la noche anterior, en la que, aparentemente, ha liquidado a alguien. La canción carcelaria de Natxo, "La 204" es un híbrido irresistible de la contundencia de Barricada y la poesía patibularia de Extremoduro. Antes de llegar al final de la canción, Goar parece imponer un receso para poder desarrollar uno de esos solos a tocar con melena al viento, que, con el frenazo que le da al ritmo trepidante que tenía hasta entonces, le resta un poco de pegada.

La canción del pavo, del mono, de los bajones y miserias vividos entre chute y chute es "Qué a gusto estás". La Polla Records también transitó por estos parajes en "El escorpión" de su disco "Donde se Habla" (Oihuka, 1988). En "Me gusta conducir" las sensaciones fuertes vienen con el pie apretando a fondo el acelerador. Hasta los devaneos en solitario de la guitarra, la intensidad y ritmo frenético hace pensar en cierto retorno a simple punk-rock.

Con "El cuello del pavo", tema clásico de repertorio heavy de los que apuestan por los coros entre los colegas de bar más que por la abundancia de virtuosismos en el rasgueo de las cuerdas, Cicatriz entronca con la gama de canciones, de dudoso acierto, con, digamoslo así, poco tacto para con el sector femenino de sus seguidoras. Si en el rock and roll que se autodedican deslizan su afición al vacile con las chavalas, el acercamiento a las mismas que denota esta canción, o "El quebrao" y en menor medida "Loco", invita a pensar en posibles críticas desde esta sección del público.

Y el caso es que el disco sí que trajo polémica: asociaciones feministas protestaron por la galleta utilizada en el centro de los vinilos de las primeras ediciones, que mostraba el dibujo de una mujer con las piernas abiertas. La coincidencia con el orificio del propio disco era tal que resultaba penetrada cada vez que el vinilo se colocaba en el equipo de música. En tiradas posteriores se añadió el logo del sello Zika Records en la zona de dicho orificio (Una foto del dibujo en cuestión antes y después de la corrección pueden verse en el espacio que gestiona Juan Carlos Galatxo en facebook. La visita a ese auténtico mausoleo de la banda es más que aconsejable para todo fan de Cicatriz que se precie). El peso de estos colectivos ya lo comprobaron otros grupos de la escena radical vasca del momento: es el caso por ejemplo de M.C.D. y las críticas que recibieron en alguna ocasión por su "Puta cerda".

El éxito de "Lola" es tema de debate. Construída a base de ripios de poco calado, sólo se mantiene por los apuntes de rebeldía o independencia de la pretendida protagonista, pero la historia real, en boca de la propia Lola -o al menos así se lo contaba a Jorge Tur Moltó, el realizador del corto "Si yo Fuera tú me Gustarían Cicatriz” (Krea Expresión Contemporánea, 2010)- encima resulta no coincidir con la dedicatoria que le hizo la banda. En fin, el caso es que, la canción de marras, tenía ciertamente su acogida entre los incondicionales del grupo.

Es cuestión de gustos, pero a mí me resulta difícil encontrar en este disco algún tema a la altura de los tres del "Kortatu, Cicatriz, Jotakie y Kontuz Hi!" (Soñua, 1985)Añade este contenido, o el promedio de los del disco anterior, el genial "Inadaptados".

Grupo:

La historia de Cicatriz está marcada, desde...

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tracklist:

CD 1

  1. Rock and roll de Cicatriz
  2. Loco
  3. El quebrao
  4. Solo otra vez
  5. Don t worry
  6. Una niebla gris
  7. La 204
  8. Qué a gusto estás
  9. Me gusta conducir
  10. El cuello del pavo
  11. Lola

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email