1983

Recuperación de la maqueta de Café Greco grabada originalmente en 1983 en el Micro Estudio de Ramón Gilabert. La masterización de la cinta la encargan Fele (bajista y cantante) y Juan Antonio (batería) al producirse la muerte de Suso (guitarra) en 2017.

Cargada pues de un enorme valor emocional para los supervivientes de la banda (Mamen, la teclista andaba por entonces en paradero desconocido) se aprovechó para acompañar la media docena de temas que contiene el CD con un texto breve y fotos de los cuatro en tonos sepia y blanquinegro tomadas en la casa en ruinas que fue su segundo local de ensayo junto con Morticia y los Decrépitos, cuando ambas bandas abandonaron el que compartían inicialmente en una urbanización cercana a la playa de Alicante.

Sonaban entonces Café Greco con una interesante combinación de oscuro afterpunk y de querencias a la Velvet Underground que tanto decían admirar. De hecho manifestaban apuntar hacia la música de los norteamericanos en lo que en su estética externa querían aparecer con la trajeada elegancia de Roxy Music. Es precisamente de esa guisa como posan en las fotografías arriba mencionadas.

De sonido claramente maquetero, con las consiguientes deficiencias y dudas (Suso se llegó a olvidar el pedal que utiliza habitualmente), el caso es que dejan prueba fehaciente de lo mucho que les gustaban propuestas como las de Parálisis Permanente y, sobre todo, Gabinete Caligari. La etapa primera y más oscura de estos últimos está bien presente en temas como «Uruguay», «Decibelios» y en especial «Viento del infierno«, en el que los tiempos y fraseos están claramente inspirados (aspecto que reconoce la propia banda) en el «Cómo perdimos Berlín» de los de Urrutia.

Cualquiera de estos tres temas puede hacer las delicias del aficionado al post-punk tenebroso que tanto gustó en los 80 nacionales. Son lentos, densos y espesos en los que parecen querer detener el tiempo. «Uruguay» por ejemplo tiene además un órgano que coloca todo en un plano de verbena fúnebre, como de pasacalles lento y mortuorio, un auténtico vals de muertos.

Pero efectivamente hay más detrás de las canciones del disco. «Para Capitán Demo» podría estar perfectamente inspirada en las canciones de Television, mientras que «Palabra hermética» es ciertamente atribuible a la fascinación por el rock and roll trotón de algunos discos de la Velvet Undergound o del Lou Reed ya en solitario.

De igual manera, uno de los cortes más interesantes, «Apenas un espasmo» está construida con las idas y venidas, cambios de tercio y evoluciones variopintas a mitad de la canción que estructuraban alguno de los clásicos del repertorio de Reed y Cale. Es un rock and roll maldito con efectos varios, compuesto con esqueleto desquiciado que posibilita que en mitad de un aparente caos surja un ritmo en evolución. Algo parece colocarlo a mitad de camino entre el rock progresivo y el rock urbano, sin llegar a querer quedarse ni en uno ni en otro.

Un disco de lo más interesante. Ejemplo de new wave oscura facturada en los mismos 80.

 

Grupo:

Pensaban en Góngora, uno de los autores...

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Tracklist:

  1. Uruguay
  2. Apenas un espasmo
  3. Viento del infierno
  4. Para Capitán Nemo
  5. Palabra hermética
  6. Decibelios

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email