portada del disco 13 Cuchilladas - 2º Acto

"La Invasión de los Ultracuerpos" (Philip Kaufman, 1978), "El Gabinete del Doctor Caligari" (Robert Wiene, 1920), "El Resplandor" (Stankey Kubrick, 1980)… No están todas las que son, pero casi. Y desde luego sí son todas las que están. Dieciocho clásicos del cine de terror musicalizados y reinterpretados sin piedad. La maqueta de presentación de Los Carniceros del Norte es recuperada en este "2º Acto" con la mayor parte de los temas originales (diez) y ocho más que completan el ciclo.

Empieza la proyección con la “La Invasión de los Ultracuerpos” (“es la invasión de los ultracuerpos, nadie es quien parece / no sigas más, no te acerques / dime quién eres tú”). El afterpunk áspero y acelerado marca de la casa se prolonga a lo largo de todo el disco y sitúa a Los Carniceros entre Parálisis Permanente y Christian Death. “Doctor Caligari”, “Hotel Overlook” y “Ladrones de Cadáveres” se abren camino hasta que aparece la reveladora “Nosferatu vive en Barakaldo” (“Un barco fantasma sin tripulación / viaja a la deriva hasta la ría del Nervión / desde Transilvania ha llegado a Bilbao / un extraño pasajero en busca de amor”).

“Los muertos vivientes” empieza calmada, con una guitarra acústica que… se esfuma enseguida. Un espejismo. Los trallazos se suceden uno tras otro. “Posesión infernal”, “Llamando a las puertas del Infierno”, “Al otro lado del cementerio” y “El circo de los monstruos”. "Posesión Infernal" (Sam Raimi, 1981), "Hellraiser" (Clive Barker, 1987), "Aquella Casa al Lado del Cementerio" (Lucio Fulci, 1981) y "Freaks" (Tod Browning, 1932), respectivamente. Hasta aquí la primera parte. El segundo rollo arranca, claro, a buen ritmo con “El Hombre de los Rayos X” (“El hombre de los rayos X me miró / ahora mi alma es transpararente”). Merecido reconocimiento a la inolvidable película protagonizada por Ray Milland en 1963.

No hay descanso. “La Momia”, “Capitán Howdy” (una pista: la película la dirigió William Friedkin), “Plan 9”... Esto no hay quien lo pare. Y“Bang Bang Paranoia!” pone los pelos de punta: Los Carniceros están tocando dentro de la cabeza de Norman Bates. A ésta le sigue “El Fantasma de la Ópera”, seguramente la más amable de todo el disco, con una guitarra muy Cure y un estribillo que es prácticamente pop. Sólo quedan dos. “La Novia de Frankenstein” y “Mundo Caníbal”, el final de este pequeño viaje por las pesadillas del hombre moderno. Las luces se encienden y salir ahora a la calle no parece tan buena idea.

Al año siguiente, el sello mexicano Bambam Records, especializado en formaciones de horror punk y death rock decidiría desenterrar esta primera grabación y darle algo de vida nueva para que la criatura echara a andar, incluyéndose algún tema inédito como “Damien", el niño de "La Profecía" (Richard Donner, 1976), “La mujer pantera” de Jacques Tourneur o “Cabeza Borradora”, que ni el mismísimo Lynch hubiera conseguido imaginar tan desasosegante, además de dos temas extra, uno de ellos misteriosamente sin acreditar.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies