ALTO EN SAL

Ñoquis con pera y lombarda en salsa de mascarpone / Glutamato Ye-Yé
Ñoquis con pera y lombarda en salsa de mascarpone / Glutamato Ye-Yé

 

A ver si consigo explicarlo sin que la anécdota parezca un chiste fácil o un chascarillo de fogón, aunque quizá sea ese simplemente el alma que lo anida. Una vez, en un pequeño restaurante de comida italiana, nada más entrar, oí a un cliente decirle de sopetón al camarero que le apuntaba la comanda: «…y ñoquis». Dos palabras, dos únicas palabras oídas de forma aislada, sin más texto por delante o por detrás; y ambos vocablos se fundieron de inmediato en mi cerebro en la única forma mental de «iñoquis». A continuación, y dado que por algún extraño cortocircuito neuronal tengo muy acostumbrado al cerebro a malabarear con las palabras, se me transformó en «iñaquis» y de ahí pasó a «Iñakis», que es como llamo desde entonces, a modo de broma particular, a esas pelotillas italianas de patata y harina. «¿Os apetecen unos iñakis?», y la gente que me conoce desde hace tiempo ya sabe a qué me refiero.

Mi deriva mental no acaba ahí. Cuando soy yo quien los cocina, automáticamente pongo un disco de Glutamato Ye-Yé. Porque para mí, si hay un Iñaki ineludible en la música española, ese es Iñaki Fernández, el cantante de bigote entre chaplinesco y hitleriano del grupo madrileño de allá por La Movida.

Se une el hecho de que hay una estrecha relación entre esa banda y la cosa gastronómica. Se extiende desde el propio nombre -recordemos que el glutamato sódico es la manera emperifollada de llamar a la sal, y a ver qué haríamos sin sal en asuntos culinarios- a títulos de canciones y las letras, llenas de referencias a alimentos. «Holocausto caníbal» y «Un hombre en mi nevera», por ejemplo, contienen fragmentos hilarantes en los que dan cabida, entre otros, a mermelada desaparecida y chirimoyas envenenadas, o hacen rimar ostras con langostas. Y no olvidemos esa apoteosis gastromusical que es «Comamos cereales», que con su ritmo funkoide y la descripción pormenorizada de una dieta sana debería sonar a modo de himno en supermercados, herbolarios dietéticos y clínicas nutricionistas si no fuera porque no conviene tomarse a la letra lo que dice la letra, dada la inclinación que tenían los Glutamato por la ironía feroz:

«Por una alimentación equilibrada y natural
Sin demasiado yin, ni demasiado yan
Consérvate sano de la cabeza a los pies
Comiendo a dos carrillos azúcar y miel
Comamos cereales, comamos cereales
Tomemos alimentos naturales

Mastiquemos de treinta a cincuenta veces
Cuando comamos higos, cuando comemos nueces
Mastica que te explico masticando el arroz
Hasta que le sacas todo el almidón
Cucharas de madera y cazuelas de barro
Que sean naturales también nuestros cacharros
Hay que comer tranquilos y despacio
Y al que no le guste, que le eche más gomasio
Eliminemos carnes de todos nuestros platos
Comamos cereales, son ricos en hidratos
Hay que lograr que en el mar y en la montaña
Nunca más se coman bocadillos de entrañas
Tomamos frío, tomamos caliente
Tomemos alimentos naturales»

Por si acaso y para tranquilidad de los Glutamato, la lombarda y la pera del plato que traemos a La Gastroteca en esta entrega cumplen los requisitos de todo alimento natural. Y aunque parezca más una idea de bombero que de cocinero mezclar ambos ingredientes con unos ñoquis y bañarlo todo con mascarpone, estoy en condiciones de afirmar que es una de las mejores fórmulas que conozco de preparar unos «iñaquis».

Glutamato Ye-Yé eran enormemente divertidos y tenían una energía contagiosa. Hoy día siguen sonando pletóricos. La guitarra de Patacho no deja de chisporrotear y la voz del carismático Iñaki te tiene en vilo. De todo ello se concluye que, sean ñoquis o sean iñaquis, sean carnes o sean pescados, un álbum de grandes éxitos de Glutamato Ye-Yé es ideal para cacharrear en la cocina. O como decían ellos mismos en «Corazón loco»: si te pongo este disco no es por casualidad.

Twitter: @goghumo

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Comentarios

Dejar un comentario

El registro no es requerido


Comentando aceptas la Política de Privacidad