foto del grupo Troika
Foto por Tre Lonera
Periodos activos
2015 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
23/10/2017
Estilos
No tiene fans

Troika, queriendo significar tres fuerzas iguales, fue la palabra que mejor definía, a juicio de sus componentes, lo que tenían en mente cuando decidieron montar un grupo. Blanca (guitarra), que ha tocado en Onda Gasolina y canta en Accidente, es la que le ofrece dicha posibilidad a Laura (bajo), recién llegada a Madrid y con experiencia tras haber militado antes en bandas como Asinus o Rednecks Surfers. Consiguen convencer además a Paloma (Raw Paw, Las Morsas) para que se encargue de las baquetas.  “Nos conocíamos de vista compartiendo espacios, conciertos y amigos en común, pero la banda ha sido la excusa perfecta para fraguar una bonita amistad y conocernos en más profundidad”, cuentan de sus comienzos. Los primeros ensayos comienzan a finales de 2015 en unos locales en Hortaleza. Para ello se juntan por las noches, “apurando las últimas horas del día, después de currar, estudiar y exprimiendo la energía que nos quedaba del día”.

Teniendo en cuenta la afición que comparten las tres por el punk, el sonido de la banda vendría marcado casi de antemano: “Eso era lo único que podía salir de aquí”. Asimismo, reconocen escuchar grupos de lo más diverso “desde Nikki Lane a Sudor”, por lo que admiten la posibilidad de que todo ello sea una influencia directa para lo que hacen.

Su debut en directo tuvo lugar a finales de 2015 en el C.O.K.O. (Centro de Ocio Kreativo Ocupado)  La Condenada. A modo de preparación anímica, con idea de quitarse el miedo escénico, habían realizado un par de días antes, un ensayo de puertas abiertas junto a Megaherzios (banda en la que también toca Laura además de en Öxido y Fuego) y Portadores del Tinga Tinga (en el que Paloma también le da a las baquetas enmascarada como sus compañeros de formación en una identidad ficticia). El recuerdo que tienen de la ocasión parece indicar que, a pesar de los preparativos, el resultado del bautismo de fuego fue desigual: “Duramos como diez minutos tocando ya que teníamos muy pocas canciones propias y dos versiones que destrozábamos sin ritmo y sin piedad”.

La grabación de “K7” (Autoeditado, 2016) llegaría muy poco después, en enero de 2016, realizada en el mismo lugar en el que se les dio la oportunidad de actuar en directo por vez primera, La Condenada, donde dicen tener “las puertas abiertas siempre que lo hemos necesitado”. De las cuestiones técnicas se encargó Como Churros Grabaciones: "Nos gusta mucho como lo hace y sobre todo porque tiene paciencia, eso hace que tengamos confianza y nos sintamos muy cómodas grabando así”. También explican cómo, tras encontrar una fábrica que se lo permitía, eligieron editar estas primeras canciones en cassette: “Vimos que para empezar era el formato que más nos gustaba y que nos podíamos permitir económicamente”.

La cinta de debut de Troika es, probablemente, uno de los ejercicios más rabiosos de punk grabado en Madrid en la segunda década del siglo XXI. El trío se despacha con canciones crudas y violentamente rabiosas en un trabajo presentado con el diseño de Mario M. Martínez. Resulta complicado no quedar atrapado y subyugado por los 7 temas incluidos, tanto por lo directo de la pegada de su música, como por unas letras que parecen arañar, bien contra el periodismo manipulador, o contra el Estado y sus mecanismos de poder. Pero especialmente irradian la impotencia de querer exportar hacia el exterior el resultado de una cruzada interna con uno mismo. En todo este devenir destaca, por encima quizás del resto, “Etiquetas”, uno de los arrebatos más lúcidos jamás escrito contra la incapacidad social por normalizar de una vez por todas las cuestiones de género. “No somos un grupo de chicas. Somos un grupo de punk. No me gustan tus etiquetas. Somos un grupo de punk. No queremos ser marionetas. No somos pasivas muñecas. Siento lo mismo que tú” claman en una canción que no dudaron en prestar a las responsables del documental “Sin tu Permiso” que aborda precisamente la visibilidad y presencia de mujeres en el punk a través de la opinión de muchas de sus protagonistas, las componentes de Troika incluidas.

Hicimos esta canción para decirle a unos cuantos garruletes y modernos que las chicas no hacemos "bandas de chicas" para hacer de escaparate o ser motivo de chismorreo. ¡Somos una parte fundamental de la escena D.I.Y. y hacemos lo que nos da la gana!”, explican. Responden con contundencia militante cuando se les pregunta por la situación en la escena a este respecto: “El grupo de sólo chicos está más que normalizado. Digamos que es la norma ¿no? o los grupos mixtos, que son bandas presentadas por el estilo de música que hacen y su forma de gestionarse, no por su género. En cuanto a grupo de chicas nos sigue pareciendo necesario reivindicarlo, ¡por supuesto! nosotras nos buscamos entre nosotras para hacerlo así, queríamos compartir un espacio creativo con otras mujeres y animamos a más chicas a que cojan un instrumento, un micro o una mesa de sonido a montar conciertos, hacer radio, editar y distribuir material que sirva como medio de expresión. Nos necesitamos sobre el escenario, debajo y detrás de él para darnos voz y hacernos visibles, reivindicar nuestra actividad y nuestros discursos”.

No ocultan la satisfacción y motivación cuando se las invita desde colectivos y asociaciones con los que no tienen problema en colaborar, al igual que la desilusión cuando se las contacta con otras ofertas más decepcionantes: “Otras veces hemos sentido que determinada gente nos llamaba para tocar sólo porque teníamos tetas y no por lo que estábamos haciendo ni porque les interesara nuestra propuesta. En esas situaciones, te sientes como un producto o un objeto y el concepto de ‘banda de chicas’ les sirve para limpiarse la cara y demostrar que trabajan por una falsa igualdad, ya que no les importa lo que tocas, lo que haces, ni lo que dices. Eres el relleno de su programación de moda. No nos gusta cuando en el cartel hay una banda de mujeres y de eso hay quienes derivan: ‘no saben tocar, las llaman porque son un reclamo femenino y cubren el cupo de paridad’, ‘no controlan la parte técnica ni su sonido, vamos a verlas por el morbo’, porque resulta exótico". En su discurso queda espacio para el papel que el punk puede desempeñar en toda esta lucha: “Siempre hemos estado en la contracultura, en la literatura disidente, el periodismo crítico o las artes, se nos ha invisibilizado y en muchos casos nos han relegado a posiciones secundarias, o incluso hemos hecho desaparecer nuestro nombre voluntariamente en pos de nuestros compañeros hombres (…) pero hoy más que nunca el punk y la cultura underground los mueven identidades de género no masculinas y creemos que si no conoces sus proyectos es porque haces poco esfuerzo por identificarlos y darles el valor que merecen”.

El trío pasa entonces a foguearse en directo echándose para ello a la carretera. Comienza con el concierto que dan a principios de enero de 2016 en La Nueva Década en Madrid junto a Chroma, Trau y La Fe. También participarían en el 10º Aniversario de La URSS, junto a Yumi Yumi Hip Hop y Über el 19 de marzo, encadenando entonces para el fin de semana del 25 de marzo actuaciones en Zaragoza (en la Asociación Vecinal Arrebato) con Equilibrio y Venganza, Barcelona (en el C.S.A. La Rampa) junto a Vértigo y Chaos BCN, y finalmente Valencia (en el C.S.A. La Residencia) junto a Arañazo, X-Tencil y Ruïna.

La siguiente salida de la banda fuera de la capital fue el fin de semana del 13 de mayo de ese mismo año, en el que se desplazaron a Avilés para tocar junto a Opresión y Asesinato del Poder, a Getaria (Guipúzcoa) donde actuaron en el gaztetxe con Holy Nuns y Managaitz y finalmente en el Villatruño de Logroño junto a Hey Lover. El mes de mayo lo cerraban tocando el día 20 en un evento organizado por Madrid Radical (del que forma parte Paloma) en un cartel que las emparejaba con Obediencia y Sección Femenina. Incluirían un concierto en la Fera de Valencia con Wanda y la Mujer Pantera y Tibia el 17 de junio entre dos actuaciones en la sala Wurlitzer de Madrid: el 11 de junio con Wild Animals y Rollercoaster Kills) primero y, ya en agosto, con Accidente y Suicidas.

Pasados los primeros meses de actividad se enfrentan a una de las primeras contrariedades: Blanca tiene que marcharse fuera de Madrid.  “Los ensayos se hacen cada vez más dispersos y con menos frecuencia”, cuentan, por lo que deciden reaccionar para evitar que los temas que siguen componiendo se pierdan, invirtiendo el dinero que han ido haciendo con sus conciertos en una nueva grabación. Indican haberse movido “por las ganas de demostrar que a pesar de todo seguimos aquí, y de que las nuevas canciones suponen para nosotras una nueva etapa”. Con un solo ensayo previo para preparar todo, en enero de 2017 graban, en idénticas condiciones que su trabajo anterior, “Una Vida” (Pumpkin / Soroll / La Agonía de Vivir / Victims / No Thanks / Muerte a Tipo / Candao / Tranzophobia / Grita o Muere / Tirano Intergaláctico / El Fary es Dios / La Negra , 2017). “Grabamos todos los temas nuevos en un día, y rematando las voces con Blanca en la distancia” relatan. El vinilo, cuyo diseño gráfico para la portada corre a cargo de nuevo de Mario, lo distribuye una larga lista de sellos y tiendas, con presencia internacional como los ingleses Pumpkin Records y los franceses Tranzophobia.

Volvía Troika a golpear con la misma violencia, en un ejercicio de continuidad impecable con respecto a su primera entrega, utilizando argumentos similares. Incluyen en la hoja interior del disco letras y comentarios acerca del marco en el que éstas fueron escritas, dejando así muestra palpable de su proceder al identificar su rabia interior para finalmente poderla plasmarla al exterior. Proponen igualmente de manera tajante su ideario combativo al respecto de las cuestiones de género discutidas antes: Se trata de evitar las zonas de confort, explorando espacios inseguros de choque y ruptura “Llevamos toda una vida aguantando que se nos diga cómo hemos de salir, hablar, vestir y comportarnos para no ‘provocar’, para ‘estar a salvo’ y realmente queremos que el miedo cambie de bando”, escriben en el disco acerca de “Confrontación”.

Además de para la grabación del disco, el grupo emplea el mes de enero para tocar en Toledo junto a Dûrga y Accidente, y en Bilbao, donde comparten cartel con Hexen y Raw Paw. Ya en el mes de junio actúan en la sala Wharf 73 junto a Exótica y cierran agosto participando en el festival punk de Txoritokieta (Guipúzcoa) done también intervienen Venganza, Accidente y Paniko.

Nada más salir al mercado “Una Vida”, el trío se embarca en una gira europea que comienza el 15 de septiembre con la actuación que dan en la sala Arrebato de Zaragoza junto a Tovché, y que les lleva a Francia (tocando en La Salle Gueule de Marsella y en Saint Etienne), Alemania (con actuaciones en Mannhein, Bremen, Berlín y Leizpig), República Checa (Liberec y Praga), para terminar el 24 de septiembre tocando en Barcelona con Endora y sus Vicios y Malefixio.

Nos queda ahora la espera ansiosa de oir más latigazos de Troika.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies