foto del grupo Tino Casal
Periodos activos
1970 - 1990
Procedencia
Asturias/ Asturies
Estado
Inactivo
Publicado por
Raúl Alonso
Fecha publicación
30/01/2008
Estilos
32 fans

José Celestino Casal, más conocido como Tino Casal, nació el 11 de febrero de 1950 en Tudela Veguín (Asturias) y ya con tan sólo catorce años, mientras estudiaba en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, comenzaría a dar guerra en esto de la canción siendo vocalista de un grupo de amigos llamado Los Zafiros Negros, formación en la que por cierto también militaba Carlos Pinto, posterior productor discográfico y fundador en los años 80 del sello independiente KM444.

En 1968 se incorpora a Los Archiduques, una banda ya rodada (y pionera en fusionar música celta y rock) que contaba con Pedro Bastarrica entre sus componentes, futuro precursor de la nueva ola de Asturias en los 80. Tras su marcha de Los Archiduques en 1973, termina instalándose en Madrid dispuesto a iniciar su carrera en solitario, grabando poco tiempo después los singles “Olvidar, Recordar / Dam, Dam” (Philips, 1977) y “Emborráchate / Besos, Caricias” (Philips, 1978) e incluso llegando a acudir al XX Festival de Benidorm en el verano del 78, ganando el Premio de la Crítica y el de la Radio y Televisión al mejor intérprete, así como el de la Asociación de la Prensa. Paradójicamente, quedaría segundo en el concurso, pues al parecer su “Emborráchate” no era muy políticamente correcto.

La casa discográfica se frotaba las manos viendo en Tino Casal un perfecto sucesor de Nino Bravo, pero a él este enfoque no le debía de satisfacer demasiado puesto que decide mudarse a Londres para empaparse de todo lo que allí se cocía, llegando a conocer a ilustrísimos como David Bowie o Bryan Ferry, y dedicándose en exclusiva a la pintura y escultura, pasiones en las que reflejaba su carácter vanguardista, con disparidad de opiniones acerca de sus resultados, pero sin duda más valorados hoy día que en su momento. Convertido en todo un new-romantic, decide volver a España para ser una de las figuras de la nueva ola del pop, formando parte de su núcleo gestor en esos últimos años del Madrid de los 70.

Así, retoma el camino de la música abriendo un pub que se convierte en un centro de moderneo, diseñando portadas, como los primeros álbumes de Azul y Negro, y produciendo a diversos grupos entre los que se encuentran Goma de Mascar y Tacones, o, sorpresivamente, el debut de uno de los grupos clave del heavy metal español: Obús.

Sin embargo, no sería hasta 1981 que, animado por sus amigos, lanzaría un primer LP impregnado de esas fragancias glam con las que se había rociado: “Neocasal” (EMI-Harvest, 1981). Producido por Julián Ruiz y logrando su primer hit, “Champú de huevo”, este trabajo de debut cosecharía un éxito rotundo de público, no así de crítica, incomprensiblemente.

Dos años después, ya en 1983, Tino Casal consolida su éxito a través de su segundo álbum, “Etiqueta Negra” (EMI-Harvest, 1983), repitiendo con Julián Ruiz como productor y virando levemente del glam rock hacia posturas algo más tecno-pop, y creando hits del calibre de “Embrujada”. “Etiqueta Negra” fue de nuevo un éxito en ventas, lo que llevó a su reedición en 1984 con la adición de la canción “Tigre bengalí” compuesta para la película “Sal Gorda” (1982) de Fernando Trueba, y que sin duda supone un perfecto e imprescindible complemento.

Componiendo canciones para otros artistas como Pato de Goma, y produciendo otras bandas, como Vidrio, la popularidad de Tino Casal se ve acrecentada más aún si cabe en 1984, al ser escogido uno de sus temas, “Pánico en el Edén”, de su nuevo álbum “Hielo Rojo” (EMI-Harvest, 1984) como sintonía oficial para TVE de la Vuelta Ciclista a España, hecho que se repetiría un par de años después con “Oro negro” de su largo “Lágrimas de Cocodrilo” (EMI-Odeon, 1987).

Posteriormente a la publicación de “Hielo Rojo”, en el verano de 1985 Tino Casal sufre un esguince de tobillo en un concierto en plena gira en la sala Pachá de Valencia. Desoyendo las recomendaciones médicas, continúa su gira durante dos meses, automedicándose, hasta que ha de ser hospitalizado por causa de una necrosis producto de una descalcificación en la cabeza del fémur, llegando a temerse por su vida -recibe incluso la extremaunción- por su extensión renal. Su convalecencia fue larga, permaneciendo en silla de ruedas durante meses en su casa de Oviedo. Por esta época, Casal produce al grupo ovetense Salón Dadá pero, apartado de los focos, empiezan a circular rumores sobre que el artista padecía realmente el SIDA, fundados en su presunta aunque nunca confirmada homosexualidad.

No es por tanto hasta 1987, con bastón y sentado, que sobrevino su mayor éxito, “Eloise”. Una versión de una canción de los gemelos Paul y Barry Ryan que databa del 68 y que ya había sido versionada en su primera época con Los Archiduques, y también por el grupo The Damned, uno de los favoritos de Tino. Incluída en su "Lágrimas de Cocodrilo" y grabado en los estudios Abbey Road de Londres con la colaboración de la London Philarmonic Orchestra bajo la dirección de Andrew Powell, arreglista de The Alan Parsons Project, el disco se promociona por toda España junto a sus amigos Fabio McNamara y el dúo pictórico Las Costus, actuando de falsos músicos.

“1990 Histeria” (EMI-Harvest, 1990), dedicado a dos amigos suyos muertos a consecuencia del SIDA, y recibido con una fría acogida, suponía su último trabajo. Casal por esta época recuperaría su faceta como pintor a la par que estudia la producción de nuevos talentos musicales.

Un año después, el 22 de septiembre de 1991, Tino Casal fallece tras estrellarse con una farola el vehículo en el que se encontraba al volver de una fiesta en la discoteca Oh Madrid! por la Carretera de Castilla a la altura de Aravaca. Ese mismo año se publica una recopilación de sus mayores éxitos, titulada “Grandes Éxitos - Etiqueta Negra” (EMI-Odeon, 1991) que ya estaba siendo preparada antes del trágico accidente.

En el año 2000 aparece un nuevo recopilatorio, “Casal Vive” (Chrysalis-EMI, 2000), con sus temas remasterizados y que cuenta con varias remezclas a cargo de los Pumpin' Dolls (Juan Belmonte y Abel Arana).

Hoy día, Tino Casal es una figura con bastante prestigio y sus canciones han sido versionadas por numerosos artistas, desde la revisión de Alaska junto a Madelman del “Bailar hasta morir”, hasta el “Embrujada” a cargo de Marta Sánchez. En 2003 el director asturiano José Antonio Quirós produce un largometraje documental llamado “Gran Casal me Como el Mundo” (2003) en el que se narra la obra y vida artística de Casal de la mano de sus amigos más allegados y parientes, así como los aspectos menos conocidos del mismo. Además, Tino cuenta con numerosos incondicionales que han contribuido a que su figura sea aún más recordada. Así, en 2006 se edita un nuevo recopilatorio llamado “Casal Único” (EMI, 2006) en el que se presenta toda su obra con material inédito en dos CD, y un DVD con algunas actuaciones y vídeos musicales. También recibe frecuentes tributos a cargo del grupo Atalis, y se edita su biografía escrita por Gerardo Quintana, con el nombre de "Tino Casal: más allá del Embrujo".

Cuenta el pintor Antonio Villa-Toro, amigo de Tino, la siguiente anécdota que me parece divertida rescatar: “McNamara, Tino Casal, el diseñador Pepe Rubio y yo salimos un día del Voltereta a eso de las seis de la mañana. Empezaba a llover muy fino y Tino dijo que mejor íbamos caminando hasta casa para despejarnos. Llevábamos un maquillaje a lo Blade Runner, y con el agua comenzó a correrse, parecíamos muñecas del infierno. En eso, siete ejecutivos salen de una boca de metro y se quedan petrificados mirándonos. Y Tino, de repente, se vuelve hacia ellos y les grita: '¡Maricones!'. Creo que todavía siguen allí”. Él también, donde quiera que esté.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2

Comentarios

foto del usuario Jordi Mas Gran
Jordi Mas Gran
1 enero, 2011 at 18:33

Tino Casal no sólo produjo a Goma de mascar, sino que también grabó las tres voces, ya que los “Goma…” no lograban afinar ni una sola nota. Aún así, a los chicos del grupo se les llevó al estudio y se les hizo grabar, diciéndoles luego que las voces – las de Tino – eran las suyas. Cuando se vio que el directo del grupo era inviable, se les contó la verdad y hubo todo un drama. El primer single de Goma de mascar creo que lo grabaron los Santabárbara, en una época que el fraude musical estaba en boga.

foto del usuario Anónimo
Anónimo
10 noviembre, 2012 at 18:22

Goma de Mascar, ese pim-pam-pum desconocido. Pequeña biografía:

http://no80s-gruposnacionales.blogspot.com.es/2008/07/goma-de-mascar.html

foto del usuario Jordi Mas Gran
Jordi Mas Gran
10 noviembre, 2012 at 18:36

He recibido el correo en el que se me mentaba y se pone en duda lo dicho. No me lo ha contado nadie, llevo muchos años en la profesión y cosas como estas las he vivido. Siento que a alguien le duela, pero la vida es dura…

foto del usuario Anónimo
Anónimo
10 noviembre, 2012 at 19:12

Me parece injusto.
El mensaje nº 2 lo he escrito, más que para responder a Jordi, para aclarar sus incertezas (siendo fino). ¿Por qué no aparece entonces el mensaje nº 2 (mío) y sí el suyo?. Si ha sido por su extensión, ruego me disculpe el administrador; lo reduciré/caparé al máximo a continuación.

Jordi, dices “El primer single de Goma de mascar creo que lo grabaron los Santabárbara”. Te has quedado descansando. Es bien sencillo: tú simplemente escucha una sola canción de Santabárbara (autores de los 2 temas del primer sencillo) y compara la espléndida y particularísima voz del cantante principal, Enric Milián, con las voces grabadas en ese disco. No hay que tener un gran oído (y tú dices ser profesional de esto) para constatar que las voces grabadas en ese sencillo son, digamos, como muy muy muy normalitas. Nada que ver, como digo, con las particulares voces de Santabárbara. En realidad son temas muy sencillos, fáciles de cantar.

También dices: “llevo muchos años en la profesión y cosas como estas las he vivido.” Claro, y por eso te crees en el derecho de sentar cátedra aquí con esta historia que ocurrió hace 33 años.

“la vida es dura” cierto, pero es dura para todos, artista.

Ruego se publique.

foto del usuario Fernando Fernández Rego
Fernando Fernández Rego
10 noviembre, 2012 at 19:15

Anónimo no te preocupes por la publicación de mensajes, aquí no censuramos mensajes. Lo que sí ocurre a veces es que por longitud o presencia de links puede pasar que ocurra un error, pero ya digo, no eliminamos mensajes. Saludos!

foto del usuario Jordi Mas Gran
Jordi Mas Gran
10 noviembre, 2012 at 20:09

Anónimo, no sé el motivo por el cual te has escandalizado, si no pasa nada, son cosas que pasaban y pasan (aunque en menor medida) Los chicos de ese grupo se vieron manipulados y engañados por una productora, ellos no tuvieron ninguna culpa, fueron las víctimas. Las cosas fueron como las cuento y podría dar nombres pero no lo haré. Hace 33 años, sí, pero yo en aquella época ya estaba metido en “el ajo”, como simple becario que se diría ahora, pero metido. Ya te he dicho, no pasa nada, es una historia más de las muchas que se pueden contar, sin importancia hoy en día, una anécdota sin más, no hay que rasgarse las vestiduras por ello, pasó y punto. No voy a darle más vueltas, si lo que quieres es limpiar el “buen nombre” del grupo, me parece estupendo.

foto del usuario Anónimo
Anónimo
10 noviembre, 2012 at 22:36

1º- Las cosas no fueron como las cuentas tú. Es el único motivo por el que me he molestado en contestarte.

2º- Goma de Mascar dejó de existir, cierto; pero no así sus miembros y familias respectivas. Entiendo que el derecho al respeto debe ser el mismo, por eso lo reclamo. Y si se falta a la verdad se falta también al respeto, en mi modesta opinión. ¿Aceptarías tú de buen grado falsedades sobre tu familia, por ejemplo?.

3º Ni tiene demasiada importancia (en el tema que nos ocupa), ni para nada es vinculante el hecho de que en aquella época ya estuvieras tú “en el ajo”. Ni como becario, ni tampoco como profesional de pleno derecho. No importa lo que te hayan dicho o hayas escuchado alguna vez. Tú no estabas alli. No lo viste, no lo sabes. Yo sí. Chismorreos siempre los hubo y los habrá. Y un grupo que cantaba más bien poquito y que el sistema le aniquila, es carne de cañón en estos casos. Del segundo single se podría escribir un libro. Pero, amigo mío, del primero puedo ser mucho más escueto y contundente: te equivocas de pleno con lo de Santabárbara. Como digo, compara las voces, es bien sencillo en realidad. LLevarás muchos años con esa creencia, así que comprendo bien que ahora no aceptes que alguien (que sabe del asunto mucho más que tú) te haga rectificar. Tampoco lo pretendo. Pero, aquí y ahora, te digo que no estás en posesión de la verdad en este asunto, por muchos nombres que dejes escritos aquí.

Te deseo mucha suerte en la música y en la vida.

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *