foto del grupo Superriffs
Periodos activos
2000 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
20/11/2011
Estilos
7 fans

Desde fuera uno tiene la sospecha de que no tiene que ser nada fácil montar un proyecto nuevo para alguien que años atrás ha logrado el reconocimiento dentro de una escena, exigente como pocas, como es la del punk-rock. Tampoco tienen que ser sencillas las cosas, por otro lado, para quienes le acompañan en la empresa. Unos y otros se ven sometidos al escrutinio de aquellos que se preguntan si se es capaz de mantener el nivel demostrado en el pasado en un caso, o si se está a la altura del compañero de renombre. Algo así le ha tenido que ocurrir, casi con toda seguridad, a Jose Luis Rodríguez -Pollo-, componente de grupos míticos como Larsen o Commando 9mm y a sus compañeros de Superriffs. De algún modo pues, la decisión de echar a andar el grupo no dejó de ser empresa con cierto grado de riesgo. Aunque quizás la actitud con la que sus componentes han afrontado el reto sea precisamente una de las claves para soportar cualquier tipo de presión a la que este tipo de proyectos puede someter.

El origen de la banda se remonta a la labor casera que realizan Pollo y Neme, su compañera. El primero había dejado Commando 9mm, la banda que formó con Mosca y Manolo Uvi, con grandes problemas familiares y personales. Es con el apoyo de Neme, ya en 2006, casi retirados fuera de Madrid, que puede superar el bache que atraviesa, agravado con dolencias reumatoides que le dificultan enormemente aquello que más le gusta hacer: tocar la guitarra.

Cierto es que Neme, por su parte, se incorporó bastante más tarde a este tipo de cuestiones musicales. Nos cuenta haber empezado con la guitarra en el año 2000 cuando, junto a dos miembros de RIP KC -Sergio y Adrián (que sería batería de Commando 9mm)- formó Hellmets, banda a modo de divertimento, que sin embargo, supuso la posibilidad para ella de subirse a un escenario por vez primera. No llegaron a grabar nada y su concierto de despedida fue precisamente con Commando 9mm. Quince días después se formó County Jail, el grupo liderado por Paña (componente también de RIP KC) en el que participa Neme, y que reunió además al Chino como batería y Miguel (Sacred Cows). Tras editar un maxi-single Neme tiene que dejar la banda por falta de tiempo, ya que acababa de abrir un bar. County Jail, antes de disolverse, sacarian un LP.

Cuando dejan Madrid en 2004, Neme comienza a tocar algo más en serio en pequeñas colaboraciones con Pollo: “Estábamos aislados y no había mucho que hacer (…) Empezamos a hacer temas chorras, para divertirnos y pasar el rato, en plan muy absurdo. El primer tema que hicimos se llamaba 'Mi gominola me dice hola', con eso te puedes imaginar”.

Es más tarde, en 2006, una vez trasladados a Guadalajara, y con la actividad de Pollo en Commando 9mm ya parada que empiezan a trabajar en un posible proyecto en común. La pareja compone sin prisas, siguiendo tan solo los dictados de la inspiración, aunque ésta llegue en mitad de la cena, como nos cuenta Pollo cuando indagamos sobre el método de trabajo. Llegado el momento, guitarra en mano, se afana en poner música al pie que le da Neme con la voz: “Así de simple; es pura magia”. Los temas así iniciados se remataban con cambios y detalles a añadir y en menos de una noche se grababan. Es de esta forma que se gesta, por ejemplo, “I won’t sorry”, una de las primeras composiciones de las que dispusieron en su repertorio. De la misma forma, en la misma tacada, se grabó “Time”, canciones ambas que se subieron pronto a su MySpace.

No ha de extrañar la pasión con la que nos relatan un proceso que, sin embargo, no tiene que resultar nuevo para Pollo, dado su curriculum. Y es que Superriffs tiene para él mucho de terapéutico bálsamo reparador tras la inactividad a la que se ve abocado tras su salida de Commando 9mm. Es en estos términos en los que se manifestaba el guitarrista, casi a corazón abierto, en el blog Sin Punkto Fijo, en el que colabora como redactor y administrador, cuando dice: “Seré sincero, pensé que nunca podría volver a tocar nunca más”.

Con la firme propuesta de huir de cuaquier intento de rentabilizar su etapa anterior y una vez desarrollada a conciencia la vena punk-rock con sus bandas anteriores, Pollo da rienda suelta a sus gustos por los 60; nos hablan de Beatles, Ronnetes, Kinks, Who, Blondie… Aunque en un principio es él el que se encarga de las melodías de la voz, en cuanto Neme termine con los grupos en los que toca, se empieza a centrar, además de la guitarra, en cantar, entrando así también de lleno en las labores de composición, faceta que, poco a poco venía cultivando de antes con el velado pero firme propósito de autosuperación y de demostrar a su compañero todas sus posibilidades.

La maquinaria con la que cuentan es ciertamente rudimentaria. Con un “programa de esos cutre casero para grabar en casa” y con un micro grabaron un esbozo de maqueta. Hasta que se hicieron con una batería electrónica, la percusión con la que trabajaba Pollo consistía en “un puf de esos de sentarse, una caja de cartón y unas llaves”. Es con esos medios con los que él se dedica a grabar sus guitarras, coros, bajo y batería, mientras que Neme se centra en la voz y otra guitarra. Como nombre para el nuevo proyecto se decantan por Superriffs, porque es precisamente así, a base de riffs de guitarra que la pareja comienza siempre a componer sus canciones.

Las reacciones ante los temas que han dejado en Internet son positivas y se animan a grabarlos con idea de editar un disco con ellos. Buscan el refuerzo para la empresa de un batería, Jorge, al que habían conocido en un concierto de Viernes 13, el grupo en el que tocaba, en la sala Siroco. La oferta a Jorge se realizó a finales de 2007, y en febrero de 2008 empezaron a ensayar juntos en el local Tablada 25. Neme nos contaba sobre aquel momento: “Pollo pensó que Jorge era el batería indicado para grabar el disco, y acertó de lleno”.

La incorporación de un bajista fue posterior, a finales del mes de mayo. De hecho se hallaban ya a vísperas de entrar en el estudio a grabar cuando por fin dieron con uno. En principio no estaba claro si se iba a buscar a alguien para encargarse del bajo. Pollo tenía pensado hacerlo él mismo para la grabación, y dado que no estaba para nada convencido con la idea de actuar en directo para presentar el disco, no veía necesidad en incorporar a nadie más. Neme tenía otra opinión: “Yo pensaba que para qué íbamos a grabar y a editar un disco si no lo íbamos a mover en directo; así que prácticamente le convencí para buscar un bajista y hacer conciertos”. En esas disquisiciones se hallaban cuando coinciden con Sebas (Ausentes, Babylon Boys, Serie Z, Thee Suckin’Dicks) en un concierto de Guitar Mafia y Black Halos, que se les ofrece como candidato al puesto. El relato de Neme habla de la rápida adaptación del nuevo fichaje: “Se presentó en el local y en el primer ensayo le cogimos. Se preparó los temas del disco en dos semanas, metió sus propios bajos en dos temas de última hora, y grabó los que ya había que no eran fáciles”.

Para grabar el disco acuden a los estudios La Nota de Valentín Méndez -Ciri- (batería de Desastre) situado en el madrileño barrio de Usera, y que además es el local de ensayo habitual de Pollo y Neme.

“Rock Team” (Autoeditado, 2009) se grabó en agosto-septiembre de 2008 y se mezcló y masterizó en noviembre-diciembre del mismo año. Las sesiones fueron, según nos cuenta Sebas, “divertidas y cortas”. Los quehaceres y disponibilidad de cada uno y del propio estudio impidieron hacerlo de otro modo, “pero no por ello fue una grabación falta de intensidad”. Se hicieron las cosas en primeras tomas, aspecto, en opinión del bajista, que junto a la producción de Pollo hacen del disco un trabajo “directo y fresco”. Al respecto Neme, nos descubre mucho de lo que esconde el disco: "Todo el disco parece muy optimista, muy alegre, pero no lo es. Estábamos pasando un momento jodido los dos". Asimismo nos desgranaba que el oyente puede encontrar "canciones de odio, de desprecio, de cinismo, de consuelo, de crítica, de amor, pero sobre todo de que hay que tirar para adelante como sea porque si no nos hundimos". Acerca de la línea general del trabajo nos dice que no buscaban una música concreta buscando un público concreto."Pese a que todas las canciones son muy diferentes entre sí, hay un nexo de unión entre todas que hace que el disco sea fácil de escuchar entero, ya teníamos la fórmula".

Y el caso es que se trata precisamente de un disco bien interesante e intenso que recoge una amplia variedad de registros alrededor de unas coordenadas de punk-rock o rock vigoroso, como se quiera denominar. Muestra de guitarras bien contundentes y con guiños hacia muchas partes: arranques de punk británico de la calle, melodías de high-school americano, ocasionales aires de pub-rock… y sobre todo la constatación, si es que todavía quedaba algún escéptico, de que el punk cantado por voces femeninas no pierde nada de la pegada del género.

Precisamente de las voces nos habla su responsable, Neme. Cuidadosa con todos los detalles relacionados con el grupo, se muestra "increíblemente autocrítica", sobre todo con ella. Así, no tiene problema alguno en reconocernos que no le gusta como cantaba, sobre todo al principio: "No me considero en absoluto cantante, ni de lejos. La voz en este grupo es un mero complemento a las guitarras y las bases instrumentales. No pretendo nada más".

Con la misma convición nos relata cómo su único problema con el grupo tiene que ver con el de coincidir con su pareja. Preocupada tan solo en dejar claro que no quiere recibir reconocimiento alguno simplemente por ser novia de Pollo, la posibilidad de que surgieran problemas entre ellos dentro del grupo le hizo tener ciertas reticencias: "Por eso creo que dudé más que él a la hora de ir a saco con Superriffs, pero al final el entusiasmo me pudo. Y lo cierto es que tuve que currar que te cagas, porque es evidente para cualquiera que sepa como toca el Pollo, que su estilo es completamente físico; yo acababa agotada. Al principio no podía casi cantar y tocar a la vez. Aquello parecía a veces un entrenamiento de boxeo"

La idea original era hacer una edición en CD y otra en vinilo. La primera correría a cargo del grupo, mientras que para los vinilos se habla con El Beasto. Alberto Lodeiros, su responsable, conoce a Pollo de años atrás, de cuando el guitarrista participaba en el traslado de grupos en sus giras. Alberto fue el promotor del concierto que dieron Black Halos en La Coruña. Aunque resulta fundamental para poner en contacto a Pollo con la correspondiente fábrica de CD, contratiempos de diversa índole hacen que la edición en vinilo no saliese nunca. Cuando en abril de 2010 se da el concierto de presentación del disco, sólo se presenta en CD. El diseño del mismo, indicaba erróneamente que el sello con el que trabajaba el grupo era El Beasto. Tal y como nos cuenta Neme, la propia portada, obra de la pintora malagueña Lily Bone, estaba pensada para una carátula de vinilo. Fue la cantante la que contactó con la artista andaluza, gran admiradora de Commando 9mm y de Pollo a raíz de una fotografía y dibujos que Lily había hecho.

Y es que estos contactos de Neme no son sino resultado de sus esfuerzos por sacar adelante el que se había convertido en un auténtico reto personal: la edición del formato en vinilo de "Rock Team". El diseño de la carpeta, el color del vinilo, el póster que iría en el interior... todos los detalles preparados, y que sin embargo, no pudieron concretarse. El fiasco consolidaría la firme creencia en la autogestión y autofinanciación que se había planteado la banda desde los comienzos.

Al poco de salir del estudio de grabación, Jorge tiene que abandonar la banda por cuestiones laborales. La premura en la salida provoca que los tres miembros restantes deban ensayar con las bases de batería grabadas en un CD que Ciri les proporciona de lo registrado para el disco. Precisamente con este último es con quien Pollo hace el acabado de mezclas y masterización.

El grupo tardó bastante en sustituir el hueco dejado en las baquetas; casi un año, hasta que Ciri, el responsable de los locales de ensayo les presenta a Josemi, cuyo grupo de ska Sally Brown, ha grabado dos discos en dicho estudio. Así lo cuenta el batería: “Me preparé el repertorio como buenamente pude, hice la prueba y al final… ¡Aquí estoy!”. Preguntado por las sensaciones de verse involucrado en semejante proyecto, Josemi no duda en señalar su condición de benjamín y de aprovechar la oportunidad de tocar con gente “que vienen de tener unas trayectorias importantes”, lo que le posibilita el poder aprender “un montón”. También menciona que su entrada en Superriffs le enfrentó con una manera de tocar hasta entonces nueva para él, centrado como estaba en el ska, el género que cultivaba, no sólo en el ya mencionado grupo, sino en la banda de versiones que tiene con otros componentes de Sally Brown y de Thorpedians, denominada Sir Lord Tennant & The 2tonians.

El grupo se siente bien, y prueba de ello es el paso en febrero de 2010 por el estudio, de nuevo La Nota, para grabar más temas. En unas sesiones que Josemi recuerda “como un verdadero placer; era como estar en casa”, la banda registró seis nuevas canciones que traían ya bastante trabajadas desde el local. Allí, generalmente trabajan los temas montando las líneas de bajo y batería sobre las estructuras que traen Neme y Pollo. A la espera de editarlos finalmente en un nuevo disco, el grupo, como en otras ocasiones, ha dejado que sus seguidores puedan escucharlos desde sus servidores de MySpace y Reverbnation. Una experiencia más que recomendable.

Una de las cosas que más llaman la atención de la nueva entrega es el manifiesto endurecimiento del estilo del grupo. Neme nos los confirma, indicando que los aires de los 60 que tenía "Rock Team" tenían también algo de intento por "descuadrar a la gente", en la línea de lo que escribían en su MySpace: "Grupo concebido con la única pretensión de hacer lo que nos de la gana como nos de la gana".

Si en un primer momento Pollo señalaba como referencias a bandas con voz femenina como Joan Jett (“sobre todo después de las Runaways”) y su banda de acompañamiento The Blackhearts (de los que tomó prestado el nombre para uno de sus proyectos anteriores de los 90, Corazones Negros), o si bien las versiones que hacía Superriffs eran de Kinks y Blondie, en esta nueva etapa, las revisiones de canciones originales apuntaban a bandas como Adicts o Slaughter and The Dogs. De igual forma, del amplio abanico de grupos que dice escuchar Sebas, nos llama la atención los nombres de Sham 69, Angelic Upstarts, Foo Fighters, AC/DC... En similares términos se expresa Pollo, que nos recuerda que nunca ha dejado de lado a su lista de bandas de punk clásicas (Sex Pistols, Professionals, Generation X, Ramones, UK Subs, Dead Boys…), de power-pop, new wave o hard-rock (Motorhead, Rose Tatoo…). Cierra la ronda Neme con una lista interminable de referencias, de las que destacamos, además de muchas de las ya mencionadas por alguno de sus compañeros de grupo: Velvet Underground, Turbonegro, Lene Lovich, Siousxie, The Pretenders, The Donnas, The Sounds, The Lords of the New Church... Del panorama nacional nos resalta a Commando 9mm, Parálisis Permanente, Anticuerpos, Vulpess, Desechables. Nos habla además de bandas con las que se les ha comparado, como The Muffs y Silvia Superstar. Sorprendida nos dice no conocer a las primeras hasta que se le emparentó con ellas, y encontrar enormes diferencias para con Silvia.

Es con esta formación de cuarteto con la que Superriffs ha dado las actuaciones, escasas eso sí, que tiene a sus espaldas. De ellas, Josemi recuerda especialmente la primera, cuando tocaron junto a Star Mafia Boy en el Gruta 77. El batería comparte con nosotros cuáles fueron sus sentimientos en su bautismo de fuego: “Era la primera vez que subía a un escenario con estos tres pedazos de músicos. Entre el público había muchísimos amigos arropándome y la verdad es que sonó de cojones. Fue algo impresionante, hacía muchísimo tiempo que no me ponía tan nervioso antes de subir a un escenario”. Cuando Neme nos habla también de sus sensaciones ante el concierto, nos comenta que a pesar de tener todo de su parte sintió una enorme inquietud: "Yo siempre he estado más cómoda en un segundo plano, tocando la guitarra, y esta vez iba a estar en el puto centro y encima cantando, no es lo mismo en el local que con gente".

Pollo también nos habla de aquel primer concierto en Gruta 77 como un momento muy especial. Lo hicieron, tal y como el guitarrista había convenido desde hacía tiempo con Star Mafia Boy, al que le une una profunda amistad. También rememora el segundo, también en la misma sala, para el que recibieron la oferta con poco tiempo de antelación y para una fecha “complicada”: un 31 de julio. Sin embargo destaca lo afortunado de la compañía que tuvieron en el escenario: “Fue un gran acierto hacerlo con Los Pajarracos, que trajeron mogollón de gente y el concierto fue fantástico”. Prueba de la intensidad de la ocasión son los videos que circulan por la red, con la banda en pleno derroche de facultades. Como resultado de la experiencia, surge una muy buena relación con ellos desde entonces.

La más rabiosa actualidad habla de la coedición del nuevo material en un disco compartido con Los Pajarracos. Por el momento dicen estar todos bastante ocupados y con algún que otro problema para mantener la actividad del grupo. Así sus planes inmediatos pasan por recuperar la soltura que se gana con la vuelta a los escenarios. Algo que esperamos fervientemente porque son muchas las horas de buen punk-rock que nos pueden brindar Superriffs… No hay duda de eso.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies