loginregistrarse
validando
Estás aquí: Inicio > Grupos > Sr. Chinarro
39
fans

Sr. Chinarro

Una de las personalidades creativas más fascinantes y contradictorias
Escuchar canciones de Sr. Chinarro
Ofrecido por
Listengo

Se me va permitir empezar este repaso a la carrera de Sr. Chinarro con algo no demasiado ortodoxo como es una anécdota (en mi descargo decir que, al menos, no es personal). Un amigo me cuenta como dos conocidos suyos toman rumbo a Sevilla en los últimos 90 y se plantan en la puerta de una fábrica de una importante empresa de bollería industrial. En la entrada el guarda de seguridad sale de su garita y les pregunta qué quieren. Estos dicen que buscan a Antonio Luque. El guarda vuelve a su garita, levanta un teléfono y hace una serie de consultas. Unos minutos después aparece con un cigarro en la boca, mirando al suelo, abstraído en sus pensamientos, la persona requerida. Plantados allí, en la entrada de la fábrica, Antonio Luque no parece conocer a los dos jóvenes que le buscan. Al preguntar por qué era necesaria su presencia estos le cuentan que han venido de Madrid sólo para conocerle y estar en la famosa fábrica de panes de molde y bollos que se deslizaba como anecdotario en entrevistas y artículos sobre Sr. Chinarro. Como otros se acercaban a Memphis siguiendo la ruta de Elvis o muchos más se acercaban hasta Abbey Road para fotografiarse en un paso de cebra, ellos dos viajaron a Sevilla para estar en uno de los pasos de peregrinaje del imaginario mítico que rodeaba a Sr. Chinarro. Sirva para ilustrar esta anécdota qué significaba el grupo (o proyecto unidimensional más acompañantes episódicos) durante la última década del milenio pasado. La música chinarra y la figura brumosa de su creador funcionaban como un mapa del tesoro para un número más o menos reducido, constante, fiel y sin duda, con el sentimiento de pertenencia a algo muy concreto y definido, reconocible.

Pero todo nace unos años antes. En el verano del año 90, antes de que nadie hablara de indies, de escenas o de matar a una Movida que ya estaba muerta un lustro antes, en Sevilla Antonio Luque formó junto a otros músicos sevillanos como Francisco Morato, Manuel Bejar y Jesús Franco un grupo al que puso el nombre del personaje que interpretaba el actor Fernando Chinarro en el programa “El Gran Circo de TVE”. Un personaje malencarado y gruñón, víctima de las bromas de los payasos de la saga Aragón. En sus propias palabras el grupo consistía en unas guitarras españolas, una percusión de juguete y una grabadora. A final de ese año consiguen guitarras y bajos eléctricos y sin llegar a saber tocar dan su primer concierto el 28 de diciembre de ese 1990. Sin haber testimonio sonoro de aquellos momentos, cuentan que eran una masa informe de ruido revestido de experimentalidad. Graban en primavera del 91 una maqueta que contiene “Hate”, “Off”, “Rain” y “Velvet eye”. O sea, que sucumben a la incipiente moda del inglés. En una entrevista de la época declaran que sus grupos favoritos son Codeine, Galaxie 500, Byrds, Spaceman 3, Daniel Johnston, Yo La tengo, Joy División. Felt o My Bloody Valentine, grupos hoy perfectamente asumidos por el público especializado pero absolutamente marcianos en aquel tiempo.

Luego graban otra maqueta, y hay diversos parones y cambios en la banda. Esa primera maqueta es reseñada en el número inicial de un fanzine musical con ansias literarias hecho con rabia, pasión y un alma deliberadamente arty a pesar de la juventud de sus autores: Malsonando. Malsonando es el ejemplo y sirve de crónica de un momento de cambio y riesgo en la música española independiente y en todo lo que la rodeaba. Sus tres autores, Jesús Llorente, Victor Lenore y José Luis Villalobos, compañeros de universidad, con apenas 20 años cumplidos, junto a otros compañeros de inquietudes y generacionales como César Estabiel, Coque Yturriaga (luego en Migala) y Jorge Palomar de Las Lágrimas de Macondo y otros muchos saltan a la prensa establecida, fundamentalmente a la Rockdelux, e influyen de manera decisiva en la manera de ver, escribir y observar la música, sobre todo la hecha en España. Jesús de Malsonando queda tan impresionado y enamorado de esa maqueta que decide lanzarse al ruedo y formar su propio sello discográfico para publicarla ante la imposibilidad de que nadie haga caso a sus recomendaciones de que merece ser plastificada. Ese sello se llamaría Acuarela y nacería bajo la sombra protectora de Elefant, casi como una sucursal para lo que no podía entrar en el sello principal.

Poco antes de la edición de la primera referencia de Acuarela y primera en solitario de Sr. Chinarro se edita un recopilatorio llamado “El Colectivo Karma” (El Colectivo Karma, 1993) en la que aparecen las tres primeras canciones de Sr. Chinarro plastificadas: “Escapa-Amanecer”, “Campanario” y “Esquivar”. El disco trataba de capturar la esencia de los grupos sevillanos más destacados del momento. Las otras bandas eran Strange Fruit que contaba en sus filas con Andrew Jarman y Julio de la Rosa, La Máquina Blonde con Santi Amodeo que se convertiría en director de cine reconocido, y Long Spiral Dreaming' liderados por Miguel Rivera, que más tarde formó Supertube y se consolidaría en Maga. Como se puede ver El Colectivo Karma (más tarde reconvertido en el sello y distribuidora Green Ufo’s) tuvo un ojo excelente para seleccionar figuras trascendentes en el futuro.

Poco después Acuarela nace y con ella el primer EP de Sr. Chinarro, el imponente “Pequeño Circo” (Acuarela, 1993). Formado por “Desilusión” y “En el panal” en la cara A y por “Helado” en la B encierra todas las claves de un lenguaje musical y literario que se convertirían en las señas de identidad de una de las trayectorias más apasionantes de nuestra música. Acompañado por Francisco Morato, Jesús Franco y Begoña Rodríguez contiene unos niveles de desazón, de misterio y capacidad para imágenes de poderosa transgresión poco recordadas en nuestra música excepto para francotiradores sentimentales como Claustrofobia o La Dama Se Esconde. El disco es, a día de hoy, una codiciada pieza de coleccionismo discográfico. Es elegido mejor EP del año para Rockdelux y las esperanzas que se ponen en el primer larga duración de los sevillanos se disparan. Tal es el impacto que llega a ser reseñado en Melody Maker además de en otras revistas europeas.

Con una ambición desmedida y gracias a sus contactos, Jesús Llorente consigue que Kramer escuche y acepte grabar y producir el disco en Nueva York. Kramer había producido a bandas que eran influencia directa de Sr. Chinarro como Galaxie 500 o Low. Al parecer el entendimiento entre grupo y productor no es el más adecuado y Luque queda muy descontento por el resultado porque le parece que suena demasiado nítido y todo en su sitio. El hablar mal de cada uno de sus trabajos nada más terminarlos será una constante en su carrera hasta mucho después, coincidiendo con los trabajos publicados fuera de Acuarela, desde el año 2005. Para la grabación la formación había cambiado de nuevo, saliendo Jesús Franco y Francisco Morato (y Luque echando pestes de ellos en las entrevistas de la época, otra constante de aquellos años) y entrando otros como Selito o José Manuel Guerrero y un carrusel de nombres que iban y venían con facilidad pasmosa haciendo complicado ver varias actuaciones de la banda con la misma formación. El disco rescata alguna de sus canciones de las maquetas y rehace “Helado” de sus single inicial retitulada “Niño helado” dotándola de una profundidad emocional aún mayor si cabe. Además, incluye una versión de absolutamente desoladora y honda de New Order, “Leave me alone”. El disco es recibido con alabanzas generalizadas por la prensa especializada y los fanzines (casi tan importantes en aquel momento como las revistas establecidas pues algunos de ellos llegaban a editar hasta 3000 ejemplares).

Luque se convierte en un personaje apetecible por sus extravagantes declaraciones en entrevistas por escrito o radiofónicas en las que seguir un hilo conductor es harto complicado y sus respuestas son tan poco precisas e inconexas como algunas de las letras de sus canciones, llenas de extraña poética de lo cotidiano pero con una deformación consciente de las formas que se convertían en puros acertijos. En cambio, los directos son una noria de desastres. Luque y su banda en muchas ocasiones salen bebidos o se sienten tan incómodos que la verborrea de su líder se hace lo más interesante de estas presentaciones. Con este disco termina la primera etapa de Sr. Chinarro que abarca los orígenes y la definición de la personalidad del proyecto.

Al año siguiente se publica “Lerele” (Acuarela, 1995). La banda tiene una formación absolutamente nueva y se advierte un giro en el sonido que culminará poco después con la entrada en la banda de otro nombre que pasará a formar parte de la citada historia mitológica del grupo: David Belmonte. Tal es la influencia de Belmonte que este disco junto a los dos siguientes se les conoce como la trilogía de Belmonte y marcan el momento de clasicismo del grupo. Si en la anterior etapa lo que se dibujó es la personalidad en esta los hallazgos vinieron por el sonido. Una instrumentación mucho más rica y compleja dejando entrar sonidos mediterráneos y sureños. El primer paso es “Compito” (Acuarela, 1996). Grabado en Punta Paloma es un disco aún arisco, difícil de asimilar, con experimentos complejos como “En el arroyo del Belén”, cuya base rítmica es un paso de Semana Santa. Un trabajo con pocos asideros y en el que la canción más clara, la inmensa “Su mapamundi, gracias” es recuperada del single anterior y está escondida como bonus track. En lo lírico el mundo de Luque se regodea en una grotesca visión de la infancia, en un retorcido uso del lenguaje que exige al oyente examinar cada detalle para extraer información sobre hechos que, una vez entendidos, no son más que reflejos de nuestras propias experiencias de la niñez. El disco, a pesar de su complejidad, recibe una nueva catarata de elogios.

Ese mismo año publica para el club del single de Elefant “Ondina” (Elefant, 1996) un single de versiones de grupos españoles de los 80, por un lado la titular de Aviador Dro y por otro “La casa del misterio” de Ilegales dejando claro que a él, al contrario que a la mayoría de músicos de su generación sí le interesaban los 80 españoles. Años más tarde haría una magnífica recreación de “Han caído los dos” de Radio Futura.

Con un frenético ritmo de creación y con Belmonte ya asentado como definidor del nuevo rumbo del sonido aparece apenas un año más tarde un disco que marca una época no en su carrera sino en cierta parte de la música independiente española, “El Porqué de mis Peinados” (Acuarela, 1997). Grabado en Sevilla desde la primera escucha se nota que estamos ante un indescriptible salto adelante en el que la incorporación a los coros de Sandra de Hébridas no puede ser más acertada. Un trabajo especial desde el error ortográfico involuntario del título (culpa del diseñador del arte del CD no del propio Luque como se encargaba, enfadado, de recalcar en cuanto tenía ocasión). Y aunque nada más aparecer en el mercado echa pestes sobre su propio trabajo no sirven de nada: el disco es elegido segundo mejor disco del año para Rockdelux, aparece en los primeros puestos de Mondosonoro y todos su seguidores parecen respirar al saber que la obra maestra que habían estado esperando al fin había llegado.

Más centrado en la primera adolescencia (como si cada disco además de un crecimiento musical fuese a la vez vital) el uso intensivo de elementos como melódicas o trompetas le dan un aire de música popular, festiva, que choca con una forma de cantar angustiada que se confunde con los coros de Sandra y un universo de letras de rara y mágica poética, indescriptible. El disco, con el tiempo, es elegido por Rockdelux como uno de los 100 mejores de la música española y por Mondosonoro como uno de los 25 mejores. No se parece a nada ni nada se parecerá a el en el futuro a pesar de ejercicios de intertextualidad con cosas tan a priori distantes como el “Quinto levanta” o la tonada eurobeat de “Ritmo de la noche”, reconvertido de celebración hedonista en desgarradora metáfora de un amor no correspondido. Para colmo el disco contiene el himno definitivo de Sr. Chinarro, “Quiromántico”. Una canción que sirve para resumir toda la fuerza expresiva que concentra esta aventura musical apasionante: campos semánticos entrecruzados como la primera línea de fuego de una batalla, refranero disuelto en ácido sulfúrico, juegos de palabras y dobles sentidos con más capas que los sueños de "Origen" (Christopher Nolan, 2010). Joan Pons lo definió como “un Disintegration aflamencado”, pero va más allá al retratar una Andalucía llena de fantasmas, seres astrales, hadas, hipercajeras, madrastras, gigantes del recreo, sexo subterráneo y mil detalles más que transmiten en cada una de las escuchas la sensación de estar ante una obra musical mayor, trascendente, histórica.

El fanatismo por el grupo hace que en ese mismo 1997, cuando Internet es una herramienta casi sin uso en lo musical en España, se abra la primera (y excelente) web dedicada al grupo por Alejandro Pérez que recoge testimonios, letras, críticas y un amor desmedido por el grupo. Además para redondear el año Acuarela y Green Ufo’s editan el split junto a Los Planetas en el que estos versionan de manera magistral “Su mapamundi, gracias” y Chinarro reformula y hace suya el clásico “¿Qué puedo hacer?”.

Siguiendo el ritmo implacable publica “Noséqué-nosécuántos” (Acuarela, 1998). El enfado por el acento del título del disco anterior le sirve en bandeja el título del nuevo. En lo musical ahonda en la experiencia iniciada desde la llegada de Belmonte e incluso el disco es aún más expansivo. Momentos inolvidables como “Los ídolos no comen”, “El idilio” o “Santateresa”. Todo parece funcionar. Los conciertos son, si no extraordinarios, al menos aceptables, la formación es estable, se encuentran en su cima comercial y crítica, tiene un sonido definido y reconocible algo de lo que apenas nadie puede presumir en la mimética escena española...

Pero algo ocurre y el grupo vuelve a deshacerse y vuelven las críticas a todo lo hecho hasta el momento y a sus compañeros de viaje de hasta entonces. Esta segunda etapa tendrá una coda desbordante en forma de EP, “La Pena Máxima” (Acuarela, 2000). Grabado en solitario, experimentando con un ordenador, las cuatro canciones que lo conforman se suceden superándose unas a otras en belleza, tristeza, melancolía, perfección y capacidad de emocionar. El ambiente expansivo de sus últimos trabajos, al menos en lo instrumental aquí se torna mucho más pausado anunciando tormenta. Complementario a este trabajo (sin rubor se puede afirmar que es uno de los mejores artefactos sonoros grabados en España jamás) se encuentran un poco anterior en el tiempo un concierto para Radio 3 (fácil de encontrar en las redes alternativas de distribución) con varios inéditos jamás publicados o versiones primitivas y muy diferentes de las finales de “La Pena Máxima”. Si en nuestro país hubiese una industria musical seria, estaría publicado de forma oficial. Y el otro complemento es un sencillo publicado por el club de fans de Sr. Chinarro llamado Mártires de Santa Teresa titulado “Consecuencias de La Pena Máxima” (2000) con otro par de inéditos en la misma línea que el EP. Todo ello sirve como cosmovisión de lo que resultaría muy poco después.

Cabe mencionar que si Chinarro tiene altercados con los miembros de su banda, que entran y salen de manera habitual tampoco es ajena a estas dificultades de comunicación su propia parroquia de fans y el asunto termina en lío siendo asesinado de forma metafórica en el fanzine publicado por sus fans y hasta enfrentados seguidores y artista (cosa que ha ocurrido en más de una ocasión a lo largo de su carrera). ¿Y qué es lo que anticipaban todos estos nubarrones? Pues el advenimiento del disco más discutido (al menos en el momento) de la carrera de Sr. Chinarro. Fruto de tensiones emocionales y una situación personal complicada, como otras grandes obras literarias, musicales o artísticas en su concepto más amplio “La Primera Ópera Envasada al Vacío” (Acuarela, 2001) decepciona a parte de sus seguidores y, por primera vez, las críticas no son tan elogiosas como hasta ese momento. El disco tiene un sonido crudo emparentado quizá con Arab Strap o con cierto espíritu del post-rock (no en vano se hace acompañar de miembros de D4insight banda que practicaba un estilo cercano al slowcore). Aunque abundan los arreglos, sobre todo de cuerda, todo parece amontonado, Luque canta con poco tino por encima, a veces da la sensación de que las guitarras van fuera de tono... sin embargo todo ello es premeditado, un caos controlado que da como resultado una refulgente muestra de genio a lo largo de apenas siete canciones cortantes, sin descanso, abstractas, como a medio hacer pero a la vez imposibles de acabar de abarcar del todo por el oyente. Un disco maldito que se podría complementar con los EP “La Casa Encima” (Acuarela, 2001) y “La Tapia del Perejil” (Acuarela, 2002) en el que parece disolver su capacidad para las melodías, como si esta se hubiese quedado catatónica entregando ejercicios extravagantes y hasta experimentos sonoros a base de loops.

Por esa época su sello recopila rarezas, canciones desperdigadas por singles y recopilatorios en el imprescindible “Despídete del Lago” (Acuarela, 2001) título sacado de una película del sin par Chiquito de la Calzada. A Luque y al pecadorrr más famoso de nuestro país les une la creación de un mundo absolutamente personal e intransferible por muy imitado que fuese, el acercamiento a los recovecos del pensamiento vía el absurdo más incomprensible y un humor no por menos aparente menos real. Con esto se llega al final de esta tercera etapa y pasa a una de transición con un disco bastante discreto a todos los niveles (comercial, de repercusión crítica, de canciones destacadas) como es “Cobre Cuanto Antes” (Acuarela, 2002). Aunque el disco está cantado con la desgana de los dos años precedentes, musicalmente tiende a las melodías repetitivas y machaconas, pero se atisba un retorno al formato canción pop más habitual con temas grandes como “Respuestas para mises” o “NH3 light” que será versionada por La Costa Brava. Aún así es el patito feo de su discografía y apenas jamás recuperado para el directo.

Todo esta etapa de transición culmina con “El Ventrílocuo de Sí Mismo” (Acuarela, 2003). La definitiva vuelta al pop más convencional y que marca una línea poco imaginable en ese momento. Alegría y tranquilidad se siente en temas como “Goma 2” o “La piña conseguida”. Metáforas más claras que nunca, mucho sentido del humor, juegos de palabras divertidos y un disco, en lo musical, más deudor que nunca de los Smiths (¡a veces parecen guitarras del propio Marr!). En el año 2004 comienza una experiencia singular a cargo de otro de sus fans. Lo que comienza casi como una anécdota en forma de Fotolog en el que poner fotos, entradas escaneadas, portadas, noticias o recortes de prensa se convierte a lo largo de tres años en la construcción de la definitiva Biblia de lo chinarro. La participación de seguidores y convertirlo en un punto de reunión de anónimos y no tan anónimos (el propio Luque, Belmonte, Frankito) que van dando sus versiones de los hechos del pasado y del presente de la banda convierten algo en principio anecdótico en la versión casi definitiva y resumen de los primeros catorce años del proyecto.

En ese mismo 2004 se produce un hecho impensable muy poco antes como es la salida de Sr. Chinarro de Acuarela. Dos entidades tan entremezcladas que se puede decir que habían nacido juntas y que, en muchos momentos, llegaron a ser indistinguibles. Se anuncia la inminente salida del nuevo disco en el sello creado por Los Planetas, El Ejército Rojo, producido por el vocalista de esta banda J. Y con la colaboración de Enrique Morente en el primer sencillo “El rito”. La expectación es tremenda y el resultado es “El Fuego Amigo” (El Ejercito Rojo, 2005). Un disco que entra a la primera, que transmite la alegría de vivir de un Luque enamorado y padre, viviendo ya fuera de Sevilla al trasladarse a Málaga y que parece iniciar una nueva vida personal y musical. El disco es unánimemente festejado siendo elegido disco del año por Rockdelux y por varios medios más. Apenas hay rasgos de melancolía, las letras son trasparentes aunque aún brillantes y musicalmente jamás ha sonado tan potente ni Luque cantado mejor. En realidad, en perspectiva, el disco es demasiado convencional y parece pesar demasiado la producción que lo acerca a veces a un sonido planetario que diluye la personalidad chinarra. Un disco disfrutable y aprovechable 100% pero que parece carente de los rasgos que hicieron de Sr. Chinarro un proyecto único. “El rayo verde” o “Dos besugos” se convierten en nuevos clásicos. De hecho abandona la mayor parte del repertorio antiguo (y esto se hará más patente con la aparición de sus siguientes discos). Los menos entusiastas parecen ser los fans de siempre cosa que parece molestar al propio Luque que no se cansa de repetir que las canciones anteriores no tiene gran valor para él y, oh, sorpresa, que está muy contento con el resultado.

También en 2005 se estrena el documental “Minutos Musicales con Sr. Chinarro” (2005) de Sergio Silva y Mae Molina que apenas tiene difusión y del que la figura principal no parece tener demasiada buena opinión con lo que es casi inédito.

Con el ritmo de sus mejores años recuperado publica “El Mundo Según” (Mushroom Pillow, 2006). Las críticas vuelven a ser ditirámbicas y es de nuevo elegido mejor disco del año por Rockdelux dándole al fin una portada de la revista (y a la postre el segundo puesto de los mejores de la década). El disco mejora de manera sensible el material del anterior. El éxito va en aumento y Sr. Chinarro con banda estable con gente como Javier Vega (Maga) o Jordi Gil, que ejerce a su vez las veces de productor, hace multitud de conciertos cada vez más profesionales (como su nuevo estatus de músico que puede al fin ganarse la vida con su trabajo como tal). Es un disco robusto, de magnífico sonido y arreglos muy cuidados que aunque muy alejado de los sonidos que fueron sus señas de identidad en los 90, rezuma personalidad aplastante y lleno de canciones magníficas como “La decoración”, “Del montón”, “Militar” o “Esplendor en la hierba”. Como hace muchos conciertos durante 2007 no edita nada pero contribuye al descubrimiento y lanzamiento de la excelente Ana Fernández-Villaverde más conocida por su seudónimo La Bien Querida.

Tras una serie de avatares personales publica “Ronroneando” (Mushroom Pillow, 2008) acusado de continuista de sus dos anteriores trabajos aunque no es cierto del todo. Mucho más oscuro y con un cierto toque de amargura producto de cambios sentimentales que él mismo deja entrever en sus declaraciones. Hablando de declaraciones. En su propio Fotolog y en entrevistas de la época arremete contra los fans que muestran su descontento con esta nueva etapa de su sonido y llega a hacer declaraciones bastante duras para con ellos tales como: "Quiero agradecer a la crítica musical (en general) las magníficas críticas que dedican al último disco de Sr. Chinarro, 'Ronroneando'.Para los que echan de menos mis chapuzas de los 90 me voy a pillar ese cacharro de la foto (n.d.e: una mesa de grabación analógica bastante poco profesional que se ve en una foto que se adjuntaba al comentario). Grabaré un disco como aquellos al mes. Los venderé en cinta por correo. Así que tranquilitos ya, ¿vale, hijos míos? A ver si así, vía comercial nostálgica, veo quiénes sois realmente, porque en los 90 me sentía muy, muy solo." Un sector de sus seguidores parece no perdonarle el cambio (o quizá sólo el éxito). Bien es verdad que el disco es irregular con algunos momentos un tanto estrambóticos como una canción de tuna como “El teórico” o “La parra marchita”, pero también con alguna de las mejores canciones de toda su carrera como “El gran poderstrip-tease emocional desgarrador.

En el 2009 no hay noticias musicales destacadas más allá de un efímero proyecto llamado Los Boquerones en Vinagre que queda en tres canciones colgadas en un myspace ya desaparecido y en las que se intuía una conexión con sus creaciones de los años 90. Aparte de eso comienza su carrera como escritor algo por lo que siempre había sido interrogado y que nunca se acababa de concretar. Tras publicar un relato en una antología publica “Socorrismo” (Alpha Decai, 2009), compuesto por dos relatos largos y ensayo de una prometida novela. Mushroom Pillow reedita sin extras ni nada de más interés que la posibilidad de ser adquiridos, los discos de la etapa de Acuarela.

Se tuvo que esperar hasta 2011 para poder tener en la calle un nuevo trabajo del Sr. Chinarro. Se trata de "Presidente" (Mushroom Pillow, 2011), editado de nuevo en la compañía con la que trabajó en las útlimas entregas. Disco grabado en los estudios sevillanos de Sputnik, con la producción de su guitarrista Jordi Gil, supone una auténtica apuesta por rutas que el grupo no había transitado antes. Acogido con diversidad de opiniones, destacaba por una aparente intención de mostrar la faceta anímicamente más positiva de Antonio Luque, garantizando además momentos brillantes en letras ingeniosas y un muy cuidado tratamiento de la música de sus composiciones. "Vacaciones en el mar" (Mushroom Pillow, 2011), con el bonus de un tema inédito en la cara B, es el sencillo con el que se acompaña el disco.

Antonio Luque informa antes del final del año, su intención de sacar un nuevo disco, que firmará con su nombre real y que se titularía "Sr. Chinarro". Para ello graba en una semana en Valencia con la colaboración de Pablo Maronda, Dani Cardona y Marc Greenwod (La Habitación Roja). Sin embargo parece ser, que a mediación de la compañía desiste de su plan inicial y el nuevo trabajo"¡Menos Samba" (Mushroom Pillow, 2012) seguirá siendo obra del grupo que formó hace ya más de una década.

Con las casi 20 canciones que componen el nuevo disco, Luque vuelve a desconcertar a propios y extraños. O al menos a todos menos a los que han aprendido que el genio y figura de ciertos artistas consiste precisamente en facturar aquello que le apetece y cómo le apetece. Combinación de temas pseudo-acústicos, atmósferas de densidad media y marcianadas made in Chinarro, la nueva entrega dará continuidad a una de las obras musicales más apasionantes de los últimos veinte años de nuestra música y a una de las personalidad creativas más fascinantes de la escena nacional en evolución constante en su trayectoria coherente y contradictoria a una.

Tardaría poco en repetir el artista andaluz y, llevado por los suyos, se embarca en la grabación de los temas que conforman "Enhorabuena a los Cuatro" (Mushroom Pillow, 2013). Para ello se fue a los Red Bull Studios, emplazados en el corazón de El Matadero de Madrid. Listado de canciones consecuente con la variedad que caracteriza el universo Chinarro de última hornada, sigue su aparente apuesta vital por el lado más lúbrico y sensual, describiendo las distancias cortas de despertares en la misma cama, desnudeces e irrefrenables ganas de morir víctima de la lujuria si es necesario.

Discografía de Sr. Chinarro

Larga duración
El Colectivo Karma
1993
Sr. Chinarro
El Colectivo Karma
  • 2.00/5
2.00/5 (3 votos)
Sr. Chinarro
1994
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.75/5
3.75/5 (16 votos)
Compito
1996
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.70/5
3.70/5 (20 votos)
El Por Qué de Mis Peinados
1997
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.43/5
4.43/5 (27 votos)
Nosequé-nosécuántos
1998
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.30/5
4.30/5 (22 votos)
La Primera Ópera Envasada al Vacío
2001
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.15/5
4.15/5 (24 votos)
Cobre Cuanto Antes
2002
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.53/5
3.53/5 (17 votos)
El Ventrílocuo de Sí Mismo
2003
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.50/5
3.50/5 (17 votos)
El Fuego Amigo
2005
Sr. Chinarro
El Ejercito Rojo
  • 3.83/5
3.83/5 (29 votos)
El Mundo Según
2006
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 3.40/5
3.40/5 (24 votos)
Ronroneando
2008
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 3.17/5
3.17/5 (18 votos)
Presidente
2011
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 2.72/5
2.72/5 (18 votos)
¡Menos Samba!
2012
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 1.91/5
1.91/5 (11 votos)
Enhorabuena a los Cuatro
2013
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 2.30/5
2.30/5 (5 votos)
Corta duración
Pequeño Circo
1993
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.64/5
4.64/5 (7 votos)
Lerele
1995
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.63/5
4.63/5 (4 votos)
Ondina
1996
Sr. Chinarro
Elefant
  • 4.08/5
4.08/5 (6 votos)
¿Qué Puedo Hacer? / Su Mapamundi, Gracias
1997
Sr. Chinarro
Acuarela / Green UFOS
  • 4.39/5
4.39/5 (9 votos)
La Pena Máxima
2000
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.59/5
4.59/5 (11 votos)
Tributo a The Cure
2000
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.71/5
3.71/5 (7 votos)
La Casa Encima
2001
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.50/5
3.50/5 (5 votos)
La Tapia del Perejil
2002
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 3.33/5
3.33/5 (6 votos)
Vacaciones en el Mar
2011
Sr. Chinarro
Mushroom Pillow
  • 1.30/5
1.30/5 (5 votos)
Recopilatorios destacados
Despídete del Lago: Las Rarezas de Antonio Luque 1993-2001
2001
Sr. Chinarro
Acuarela
  • 4.36/5
4.36/5 (7 votos)

Comentarios sobre Sr. Chinarro


  • diego c. m.
    Usuario02-01-2011 11:52:37
    #1magnífico texto! completísimo, con mil detalles de interés.
    tan sólo puntualizar una cosilla: de su banda actual, su guitarrista y productor es Jordi Gil (Pablo Cabra es el baterista); y de los últimos tiempos, también destacable su pequeña gira de este año tocando temas de sus primeros discos, toda una experiencia nostálgica.
    saludos!
  • Raúl Alonso
    Administrador03-01-2011 17:42:37
    #2Gracias, Diego. Ya lo hemos corregido.
Sr. Chinarro

Información

50 60 70 80 90 00 10
Origen bandera Sevilla
Estado
Activo
Estilos
  • pop
  • indie

Componentes

  • Antonio Luque

Fans

Ver todos39 Fans
  • juanbma
  • diego c. m.
  • ridof
  • in_rags
  • TGL
  • Pedro Loren
  • Ana Rojas
  • gabichan.theone
  • teresa vicente mora
  • OndaExperience
  • Sellarco