Preguntado Gonzalo Sanz Arranz -Gonso- (voz principal y sintetizador), señala el 2011 como fecha válida para marcar el nacimiento de Somos La Herencia. Junto a su hermano Guillermo (guitarra) reúnen alrededor suyo a amigos, y amigos de estos, para conformar un núcleo "para empezar a hacer algo en serio". Se reúnen en unos locales por horas en el barrio madrileño de Úrgel y aunque en un principio tanto la idea misma del proyecto y de sus referencias están en el aire, se ponen manos a la obra.

Inicialmente tienen a Félix al bajo, Paf a la batería, y Anna al violín y los coros. El nombre que se selecciona para el grupo responde a algunas de las cosas relacionadas con herencias que estudiaba por la época Gonzo: "Siempre me ha parecido muy interesante el concepto de legar algo a la peña, no en plan pretencioso rollo a las próximas generaciones, sino a tus colegas, a tu familia. También me gustaba la referencia al pasado, a lo que ha venido detrás de nosotros, y qué hacer con eso".

Con esa formación inicial es como debutan en un bar de copas de la calle Princesa de Madrid: "Moló mucho porque en verdad no dominábamos mucho los instrumentos pero todo el mundo que nos vió salió mazo contento. Estábamos como enfadados (generalmente uno toca siempre genial cuando está cabreado) y bailábamos con la gente, decíamos tonterías y nos insultaban los amigos". La actividad de la banda consiste por entonces en encerrarse en el sótano de Paf durante meses grabando de forma artesanal primerísimos temas. Algunos de los cuales encontrarían acomodo en una maqueta que bajo el título "Demo" (2012) vino a significar algo así como los balbuceos de un proyecto aún por consolidar: "Es una demo muy primigenia, tocada además muy mal", nos advierten desde el propio grupo. El listado incluía "Soy una serpiente", "Las ruinas de la ciudad" (recuperadas posteriormente con mucho mejor cuerpo) y un instrumental llamado "La vida es una enfermedad de transmisión sexual".

Con cuatro de ellos, "Santo", "La nueva fe del horror", "Morsure" y "Era apache", componen "Aparece y Desaparece, Aparece y Desaparece, Aparece y Desaparece, Aparece y Desaparece, Aparece y Desap" (Autoproducido, 2012), auténtico ensayo a modo de obra conceptual con el que asoman la cabeza en la escena de la capital. Si bien adolece de las consabidas limitaciones de una primera grabación de un proyecto aún balbuceante sirvió para dejar registradas canciones de enorme potencial como "La nueva fe del horror".

Este primer trabajo es el resultado de unos primeros meses que Gonso no duda en considerar fundamentales: "En esa etapa yo sentía que todos estábamos a fuego y que había una infraestructura humana muy potente para hacer cosas, que era lo único que yo quería". Las sinergias llegan además desde el colectivo de amigos que rodea el ámbito de la banda, verdadero marco compositivo responsable de su actividad. Aportaciones puntuales en ese momento, como por ejemplo la de Clara como cantante para una intro que han compuesto derivaría algo más tarde en la formación de un nuevo proyecto en el que el cantante y teclista de Somos La Herencia participaría de forma decidida: C.I.A.N.U.R.O.

En 2012 "una mezcla de circunstancias laborales y falta de entendimiento" llevan a la reestructuración del grupo, pasando Igna a hacerse cargo del bajo y Willy (al que conocen a través del colectivo Infinitum) a la batería. Quien dejaría Somos La Herencia un poco más tarde es Guillermo, que quiere iniciar otros proyectos musicales diferentes. La formación se estabilizaría con la entrada de Kike (Gatopersa) a la guitarra: "Él nos había visto en directo y le gustaba la fuerza que teníamos, así que decidió entrar".

Participaron en el recopilatorio "Nuevos Bríos" (LaFonoteca, 2013) con el tema "Como un ladrón en la noche, cuando nadie espera", que grabaron en una especie de escuela de sonido de forma gratuita. El disco incluía colaboraciones de otros grupos, por entonces emergentes, como Mihassan, Juventud Juché, Biznaga, Los Wallas, Pan y Toros, Despotismo Ilustrado, Los Nastys, Terrier, Celica XX, El Pardo ... De la misma época es también la canción "Umbral", que grabaron de forma casera en casa de Gonso.

La oscuridad de Parálisis Permanente o Décima Víctima sirven de inspiración para sus composiciones, y aunque decían encontrar en el post punk y la dark wave indicaciones claras de decadencia ("hay demasiado flequillo y catálogos de H&M") es en esa onda donde apuntan con su sonido. Reconocidas las referencias que aportan Joy Division, Dead Can Dance o Gary Numan, se congratulaban de haber podido mezclar a Bauhaus y Debussy en canciones como "Las ruinas de la ciudad".

El tema en cuestión vio la luz en el EP "Somos la Herencia" (Hollow Out, 2014), un disco de cinco canciones que se grabó en los Saga Studios de David García Blázquez y Luis Sanchidirán, en el Ohayo Project Studios de Javier Bilbao y en NOPTG de Guillermo Sánchez. Ruinas, escombros, meriendas en la basura y un aire de arquitecturas decadentes marcaban el que es, a juicio del mismo grupo, verdadero debut discográfico de los madrileños.

La formación experimenta un nuevo cambio al bajo: Igna tiene que dejarlo por motivos laborales, y es entonces que entra Guillermo Serrano en su sustitución. Con su llegada la banda se propone grabar de forma inmediata y en algo menos de dos meses preparan los temas que contendría "Parálisis del Sueño" (Autoeditado, 2015). Infuyó para ello la buena química que se dio con el nuevo fichaje, con el que se cumplió una de las máximas que parece regir la dinámica interna del grupo: "No nos importa tanto conocer previamente a la persona, como el hecho de juntarnos, tocar un rato y saber que pilla la movida". Con Guillermo la cosa efectivamente funcionó: "El primer día que nos juntamos para tocar y conocernos, nos salió la mitad de 'Ojo y vórtice'". El EP se grabó en abril de 2015 en los estudios ZTA de Torrijos (Toledo), dirigidos por Ojo (La Débil). El proceso de grabación allí resultó intenso: "Fue algo que no olvidaré nunca", cuenta el cantante, "Montamos el equipo de día para grabarnos a los cuatro tocando en directo, y nos pasamos toda la noche grabando las canciones. Antes de grabar 'Imposición', esa especie de nana ritualística, nos fuimos a dar un paseo por el campo a oscuras".

Asentados en Madrid, donde dicen haber recorrido la inmensa mayoría de salas en las que actuar, fue precisamente en la presentación de "Parálisis de Sueño" cuando tocaron del tirón un par de veces en Barcelona. Han tenido ocasión en alguno de sus conciertos de acompañar a bandas internacionales que les gustan como Zola Jesus, The KVB o Soviet Soviet.

"Zigurat" (Autoeditado, 2017), título a partir del interés que manifiestan por la arquitectura, se grabaría tras un proceso algo más complicado de lo habitual en comparación con la manera de funcionar habitual del grupo. Las baterías se prepararon desde el local de ensayo: "Teníamos claro el sonido que queríamos para este trabajo, renunciando a las baterías orgánicas incorporando sonidos modificados". Posteriormente, con la ayuda de Leo (Nudozurdo), que les puso a su disposición el equipo adecuado, grabaron guitarras, bajos y capas de sintetizador. Las voces se registraron, también en el local, tras varias sesiones de grabación. Finalmente, Pablo (Megara) se encargó de mezclas y de masterizar.

Comentando acerca del disco para la revista Mondosonoro, hablaban del paulatino oscurecimiento experimentado desde sus comienzos hasta la edición de "Zigurat", en el que reconocían la abundante presencia de atmósferas. "La atmósfera consiste básicamente en hacer una movida muy lisérgica entre tema y tema. Mucho reverb, mucha cola…", aclaraban, con idea de difuminar todo un poco.

El formato en el que presentan sus trabajos es principalmente el de la cinta de cassette y el bandcamp. "Hemos hablado con varios sellos, y algunos nos han hecho ofertas que realmente no nos interesaban ni podían hacer crecer el grupo".

Existe la posibilidad de emparentar la propuesta de Somos La Herencia con la de otros proyectos como Medievo, Despotismo Ilustrado, Antiguo Régimen... Precisamente respecto a estos últimos apuntaban: "Cuando tocamos con ellos, y pese a la diferencia de edad yo noté un montón de cosas en común con ellos, y quizás esa sea ha podido ser la ocasión que más cerca he sentido ese nexo de afinidad". Con todo, si bien demuestran un exquisito cuidado en indicar que, efectivamente, se podrían intuir vínculos con muchas otras bandas, confiesan la facilidad de conectar, principalmente, con las propuestas de amigos suyos: "Entendemos de forma contextualizada lo que hacen (...) Veo a amigos hacer cosas y me siento refeljado en lo que están contando". Súper Cadáver, VVV o colectivos (no necesariamente musicales) como Espíritu Escalera, son algunos ejemplos en los que piensa Gonso al decirnos esto.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *