Detrás de Severine Beata está la malagueña Marta Peláez, licenciada en musicología y música que ha formado parte de distintas formaciones, como Pianobomba o los difícilmente clasificables Chin Yi… “De Chin Yi lo que más recuerdo son los conciertos. Teníamos un directo potente y disfrutable, nos lo pasábamos muy bien. Pablo (líder y personificación de Chin Yi) es de mis mejores amigos y de las personas más creativas que conozco. Sabe muy bien hacer grooves hipnóticos, de una ritmicidad preciosa y compleja que engancha. Con temas tan bien pensados resulta sencillo sacar sonidazo y disfrutar el bolo. Además de eso, gracias a Chin Yi me compré mi primer sintetizador con el dinero de los conciertos y dejé el saxo para meterme de lleno con teclados y sintes”.

Marta decide dar un paso adelante y desarrollar su propio proyecto, así es como nace Severine Beata… “Bueno, tenía muchos temas que había ido componiendo sin ninguna idea de llevarlos al directo ni de montar un grupo ni nada. Los hacía porque salían. Pero luego estuve una época bastante sola y necesitaba tener bolos de nuevo que me rejuvenecieran (aquí, giro de melena). Así que me propuse hacer un repertorio que pudiera llevar sola a directo. Me di cuenta que no podía interpretar esos temas tan chulos que había hecho anteriormente por culpa del concepto engañoso de los DAWS. Ahí me volví una talibana del directo y de la veracidad de la electrónica. Sólo haría arreglos que realmente pudiera interpretar en directo. Ya estaba bien de temas con cincuenta pistas pero que sólo podía tocar una línea. ¿PERO ESTO QUÉ ES?, ¿UN KARAOKE?, ¡VENGA YA, HOMBRE!”.

Con respecto al nombre elegido para el proyecto, Marta afirma que “es una mezcla de cosas. Pero sobretodo, es adoración a ‘Belle de Jour’ y su concepto del placer. Y que en la facultad me dediqué a estudiar a monjas y algunos graciosos me llamaron beata”.

Comienza entregando las maquetas “Pulchra Est” (2013) y “Amica Mea” (2014), para después entregar “De Rerum Natura” (Autoproducido, 2015). Un trabajo grabado a base de primeras tomas con un Waldorf Blofeld (sintetizador digital de simulación analógica) y una caja de ritmos… “La grabación fue sencillísima, en Jenny Records (Toledo). Hicimos tres tomas del repertorio en directo, con los temas seguidos. Me acompañó a tocar algunos sintes modulares en directo mi amigo José Luis Polo, que acababa de apañarse un Doepfer A-100, entre otras cosas. Luego elegimos las tomas que más nos gustaron.

La idea del disco fue sobre todo un acercamiento orgánico a la electrónica lejos del concierto-karaoke, las estructuras basadas en el desarrollo melódico-textural y la búsqueda del idioma propio del  instrumento como clave estética... y mucho Lucrecio”.

La música de Severine Beata bebe de la experimentación y la reformulación, apuesta por las primeras tomas, por que las composiciones crezcan en directo… “Supongo que existen varios tipos de procesos compositivos. A veces tienes una melodía que aparece en tu cabeza casi perfectamente terminada. Está tan bien que te pasas unos días pensando que es la alarma despertador del teléfono. O un anuncio de youtube. ¿Verdad? Después de pasar revista a todas las melodías que me  acechan y descartar que sea un refrito o un producto de una polución mental, la empiezo a valorar y ¡hala! Ya se ha agarrado y acaba saliendo.

Otras veces me enamoro compulsivamente de canciones y me da rabia no haberlas compuesto yo. Me las estudio como puedo. Hago un resumen armónico, busco los cambios de más color y llego a creer comprender la magia. Me convenzo de que entiendo esa parte que me vuelve muy loca. Después olvido lo ocurrido. Y mucho después, sin mirar la partitura ni los apuntes, grabo el recuerdo que se me ha quedado del tema ya vampirizado, el que me permite el equipo que tengo y mis dos manos. Y ya” explica. Con respecto a sus influencias afirma que “es complicado. Y largo. Lo voy a intentar resumir: a pesar de que conozco algunas de las clásicas compositoras de música electrónica, las llamadas ‘pioneras’ no soy en absoluto una entendida. A la mayoría de ellas las he conocido por amigos que me han oído y comentado: me recuerdas a esta y a la otra... Músicos que me flipan mucho y oigo frecuentemente: Alan Vega, Silver Apples, Moondog, Arvo Pärt, Julee Cruise, Maryam Guébrou, Tomita, Las Barbas Indómitas, Bartók, Autechre, Space Lady, Meridian Brothers, Delia Derbyshire...”.

Establece contacto con Javi Álvarez (Fluzo, Dúo Cobra, Néboa), “conocí a Javi (ese amor humano de persona) en un festival precioso que organizó Javier Longobardo en el Centro José Guerrero de Granada sobre música e imagen. Nos juntamos muchos amigos: Las Barbas Indómitas, Beatriz Sánchez, Amparo Moreno, Pablo Geso... para mí, un antes y un después. Allí Javi me invitó a participar en su programa de la radio Reina Sofía ‘Con las Ondas en la Masa’. Fue grabando en La Follable II, cuando me arrodillé y le rogué que me produjera. Como él es bueno y muy generoso me dijo que sí”.

Javi se encarga de la producción de “El Ojo Brillante” (Repetidor, 2018)… “me siento muy orgullosa y feliz con el resultado. El disco se oye entero y te quedas con ganas de más... (es lo que me dice todo el mundo, incluida mi madre, ¡ojo!). Está hecho de sonidos cercanos a la ensoñación, al recuerdo, con reflejos de luz y un poco de nostalgia,  amable aunque no complaciente. Son temas gustosos de interpretar una y otra vez, que tienen algo de juego de manos. Por un lado tiene implícita una continuación con “De Rerum Natura” (2015) aunque otros son distintos, más maduros y contrastantes. También tiene momentos más cómicos que el anterior disco, con más sentido del humor y más cabra/organillo. Como objeto en sí, el disco además es una preciosidad, gracias al diseño de portada e interior por Julio Linares y sus visiones, que inspiran el tema ‘La Selva de Julito’… Considero que he vivido un lujazo gracias a Javi, poder desarrollar los temas bajo su consejo y buen criterio. Sobre todo se nota su mano en la mayor potencia de los sonidos, conoce a la perfección el espíritu de todos los cacharros que guarda en casa, es exquisito con la tímbrica y tiene gran sabiduría para despejar lo que importa de lo que no.  Trabajar con él es facilísimo, ¡una alegría! Nos lo pasamos de puta madre, cunde el tiempo, avanzamos rápido, nos entendemos y respetamos... y somos unos obsesos que podemos pasar diez horas sin parar más que para café y cigarrito”.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies