foto del grupo Rumania
Fotografía de Vera

Es a Jaime a quien todos atribuyen sin dudar la idea original que finalmente llevó a la formación del grupo madrileño Rumania. Junto con Sergio, un amigo del instituto, tiene claro que quiere montar una banda. Como no sabía tocar instrumento alguno dedice que él sería el cantante mientras que su compañero se encargaría de la guitarra. Contactan con Suso a través de amigos comunes porque sabe tocar el bajo y para la batería se hacen con los servicios de un chaval. Pero no aguantan muchos ensayos, sacando apenas un par de canciones.

El local de ensayo lo habían conseguido a través de Demi, al que Jaime conoce en un concierto en la sala El Sol. Ante los constantes cambios de formación en el grupo que este último trata de estabilizar, Demi decide echarle una mano, perfilándose como el bajista. Además sugiere a un amigo suyo, Mariano, para la batería. Por su parte Jaime termina de aprender a tocar la guitarra, y le propone a Suso que sea él el cantante: "Ya lo había hecho en alguno de los primeros ensayos y le había salido una voz muy graciosa", nos cuenta el primero.

Es entonces que realmente se inicia la andadura de Rumania. Inicialmente habían planeado llamar al nuevo proyecto Jugoplastika, siguiendo la sugerencia de Demi y Suso, dos auténticos fanáticos del baloncesto, pero desisten al comprobar que ya existía un grupo con ese nombre. El bajista nos cuenta cómo resolvieron entonces la cuestión: "Jaime trajo una lista con chorrecientos nombres y el menos malo era Rumanía". Entraban así en la órbita de bandas de la escena del punk que parecía mirar al otro lado del telón de acero a la hora de buscar inspiración para el nombre: La Stasi, La Urss, KGB...

No hay un plan determinado para el sonido de las canciones que empieza a facturar la banda. Jaime tan sólo reconoce haber seguido la máxima de "hacer canciones simples, rápidas, cortas y con mala ostia"; pero lo cierto es que el punk rápido e inmediato, pulsado con el especial timbre de voz de Suso les hace quizás deudores de algunas de las refererencias que aceptan como válidas: Dead Kennedys, los primeros trabajos de Siniestro Total, el punk español de los 80 y grupos anglosajones del 77. Se apresuran a precisarnos de todas formas que las dos únicas versiones que incluían en sus conciertos eran de Notsensibles y Brighton 64.

Aunque la fecha más o menos oficial de comienzo del grupo es el verano de 2008, los embriones de algunas de las canciones datan de febrero de 2007. La forma de composición de las mismas solía responder a un patrón fijo según el cual Jaime llegaba con la letra y esbozo de la música al local de ensayo y luego se perfilaban entre todos. Suso también se animaba de vez en cuando sugiriendo la parte musical de partida. "Mariano y yo sufríamos sus rayadas", apunta Demi.

Acostumbraban a funcionar alquilando por horas un lugar donde ensayar, aunque en ocasiones han compartido locales por meses con Coprolitos, o el sótano de la plaza de Cascorro con alguno de los innumerables combos en los que ha tocado Mariano. El primer concierto lo dieron en febrero de 2009 en una actuación que les proporcionó Santi Garaje compartiendo cartel con Afonía y La Urss en el Wurtlizer de Madrid. "Fue un caos y un desastre; no pudimos hacer prueba de sonido y en el escenario no se oía una mierda. No llegamos a terminar ni la mitad de las canciones. En la primera canción Suso y Demi se cayeron encima de la batería y yo me preocupaba más de escupir al público que de tocar", relata Jaime del triunfal bautismo de fuego de la banda.

Coinciden sin dudar en describir la tanda de primeros conciertos que dieron como de una auténtico desastre. De todas maneras durante la corta trayectoria de la banda se mantuvieron fieles a la máxima de asegurar el carácter lúdico y amateur: "Profesionalizarte es jodido, te gastas treinta pavos en un afinador y luego tocas igual de desafinado. ¡Muerte a los salvadores del rock'n'roll!", comentaban en la irreverente entrevista que concedieron al fanzine Pogo en Togo.

En julio de 2009 se desplazaban a Gandía (Valencia) para grabar en los estudios Tigruss. "Sorprendentemente nos salía más barato movernos allí para grabar que hacerlo en Madrid. Además nos pasamos un fin de semana genial", nos cuenta Jaime. El grupo se hizo acompañar en la grabación por Vera, inseparable compañero de Demi, con el que por ejemplo confecciona el programa Mundo Subnormal en Radio Ela y Alfredo, uno de los responsables del sello Discos Regresivos.

Grabaron siete temas todos a la vez por la mañana mientras que dejaron las mezclas para la tarde. Sobre la calidad del producto final se manifiesta Jaime cuando le preguntamos por la grabación: "Las guitarras están llenas de cagadas, pero así se quedaron porque pasábamos de grabar una canción en más de dos tomas. Según Pepelu, el técnico, batimos un record en tiempo de grabación. También se quedó sorprendido de lo guarro que podía sonar el equipo de puta madre que tenía si tocaban las personas apropiadas".

Para "Fiesta Democrática" (Discos Regresivos, 2009) dejaron fuera sólo uno de los temas grabados en Gandía. El sencillo saldría editado camuflado en el patrimonio ficticio municipal que a veces adoptan en sus lanzamientos. Alfredo y Sergio, los encargados del sello, están bien próximos a la banda y a muchos de los proyectos en paralelo en que se embarcan sus integrantes. "Se portaron demasiado bien con nosotros aceptando todas las pijadas que les decíamos aunque supusieran una segura palmada de pasta, cuando lo lógico y racional hubiera sido mandarnos a la mierda". También nos transmiten sinceras palabras de agradecimiento para Jorge, de Solo Para Punks, otro de los sellos amigos que se encargaron de mover el disco para tratar de que se amortizara la inversión realizada.

En lo musical el disco es una perla de punk vigoroso con la dosis justa de irreverencia para que haya quienes les etiqueten como punk mongolo. Sin embargo junto a las historias de aparente segregación generacional para con los más mayores y la mezcla de razas en el seno de las familias más recalcitrantes, que les podría hacer acreedores de semejante clasificación, lo cierto es que "Fiesta Democrática" contiene afilada crítica contra realidades bien tangibles como la aparente idoneidad de nuestro sistema democrático o el fracaso del mercado laboral.

Al respecto de "R.R.H.H.", la canción que se centraba en este último aspecto, Suso comentaba mordaz a Pogo en Togo: "Rumania no apoya a los departamentos de Recursos Humanos. No puedes confiar en un departamento gestionado por estudiantes de Filosofía que han ido a parar ahí porque no han querido dar clases, o por mujeres que decidieron matricularse en Psicología porque en 6º de EGB sus amigas les decían que sabían escuchar muy bien y que por eso les molaba contarles sus movidas".

No ha sido Rumania el único proyecto musical de sus componentes. Demi ha pasado por La Stasi y La Familia Heenan; Jaime compaginaba su pertenencia a Rumania con tocar la guitarra en Acción Reacción y Trampa 22, y siendo cantante de Ejercito de Desertores; Suso toca el bajo en Obediencia y Mariano acumula una lista sinfín de bandas diferentes: The Government, Juana Chicharro, Razor Clams, Asano Historical Society...

El número de conciertos que dio Rumania en el breve periodo de tiempo que estuvieron activos fue abultado: tocaron con Los Hijos del Enterrador y Not Amused en la sala Fax, con Las Führers en Mostoles, con Sudor en Parla, en el centro ocupado COKO del barrio de Estrecho con Obediencia, Silla Eléctrica, Rey Muerto y Ana No Curra ("Se montó un pifostio de la ostia y nos quedamos emocionados"), y aunque no se veían despertando interés "más allá de la M30", llegaron a tocar en Jerez con Let's Throw It y dos grupos hardcore de Portugal: "Una muy grata sorpresa, porque no esperábamos gustar a la gente del jarcor, pero, a parte de portarse de lujo con nosotros, estaban encantados con nuestro concierto".

La trayectoria del grupo sufre un brusco parón con el cese de actividades musicales de Mariano. Los intentos por planear algún reencuentro para grabar el material que todavía les quedaba se han visto frustrados por incompatibilidad de horarios y la marcha de Jaime a Francia una temporada. Todo apunta pues a que el legado que deja la joven banda madrileña terminará en los seis temas del único sencillo grabado hasta la fecha. Sino de muchos otros combos con querencias similares por un punk directo, con regusto a los 80 peninsulares y de efímero recorrido. Una pena, pero así es el punk ¿no?

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *