foto del grupo Rubén Artabe
Fotografía de Juanpa Ameneiros

Rubén Artabe es un músico ferrolano que inicia su carrera como solista tras su paso por múltiples formaciones como Poetas Urbanos, Neusia y Fakir. “Mi última banda, Fakir, duró poquito y hacia el 2009 decidí dejar la música aparcada un tiempo. Fue hacia el 2011 cuando entré en contacto con el Naad Yoga, una disciplina basada en la música ancestral india y en el poder curativo de la voz. Ahí empecé a cantar más que nunca y a descubrir mi voz y fue lo que me impulsó a profundizar en el canto. Estuve a punto de dedicarme de lleno a esa disciplina pero finalmente volví a coger la guitarra acústica. Empecé a tener claro que quería hacer algo muy personal y, cansado de las dificultades que había encontrado en los grupos, decidí meterme de lleno con mi proyecto en solitario”.

Animado con su nuevo proyecto, Rubén graba en primera instancia una maqueta casera que bautizó con el nombre de “Pura Canción” (2013). Un formato desnudo de guitarra y voz, que el músico mueve durante 2013. “Al mismo tiempo, empecé a darle forma a mi primer disco. Quería hacer un disco acústico pero con la participación de varios músicos. Quería una flauta, por su vinculación con el dios Pan, acordeón, por la referencia al folk latinoamericano, percusiones de diferentes culturas, la electrónica minimalista y un bajo versátil. También me interesaba que los músicos fueran afines a ciertas ideas o visiones personales y fui probando varios hasta encontrar los que me convencieron para este cometido”. Ellos fueron: Alejandro Massafret al bajo, ex compañero de Poetas Urbanos, profesor y gran músico profesional; Chema Couce, a la percusión, por su interés por multitud de percusiones; Andrea Gómez Navarrete, acordeonista argentina, profesora y musicoterapeuta; y Soraya García, gran flautista y profesora también en el Conservatorio de Ferrol. “Fue un placer contar con todos ellos. Soraya y Andrea me acompañan en algunos conciertos actualmente”, comenta Rubén.

Así, de la mano de Arturo Vaquero, da forma a "Canciones de Pan" (Autoproducido, 2014) en los estudios Abrigueiro. ¿Por qué "Canciones de Pan"?: “Siempre me fascinó la mitología griega. Los dioses no son más que arquetipos de cualidades que tenemos dentro los seres humanos y que a veces no vemos. Escogí el personaje de Pan como aglutinador de todas las canciones, por ser el Dios de los bosques y el símbolo del poder creativo del ser humano. El mensaje es la importancia de conectar con esa fuerza creadora para surcar nuevos caminos, en todos los ámbitos imaginables”. La música de Rubén está presidida por una profunda espiritualidad, nos invita a cerrar los ojos y a entrar en contacto con nuestro yo interior. La conexión con el Cosmos pasa a ser la protagonista.

Después de pasar por una crisis importante en mi vida decidí empaparme de otra forma de entender y utilizar la música de como venía haciendo. Me cansé del autoflagelamiento y la autodestrucción y conecté con diferentes disciplinas espirituales que me dieron vida. Entré en contacto con la poesía mística de algunas culturas como la persa con Rumi, la india con Tagore y los haykus japoneses. Además sentí una fuerte conexión y fascinación por la música espiritual, tanto de la rama sufí, como de la india a través del Naadyoga, sobre todo en sus cantos corales, el uso e importancia de la voz y sus intrumentos específicos. Ahí fue cuando sentí la necesidad de contar y expresar todo lo que estaba experimentando y aprendiendo. De dar al mundo todo lo que estaba descubriendo en mí, sobre todo, esa fuerza interior que todos poseemos para salir adelante. Hice un primer intento con 'Pura Canción' y luego llegó el disco. Paralelamente, la conexión y el contacto con la naturaleza también me ayudó muchísimo a encontrar lo que valía la pena y lo que no. Me empapé de toda la música y lírica ancestral latinoamericana, que tiene muy en cuenta la Pachamama y lo esencial del ser humano. No nos podemos olvidar que somos un elemento más de la Tierra y del Cosmos, como una estrella, una roca o un pájaro. En verdad, 'Canciones de Pan' es un disco en el que predomina el elemento tierra, tierra como raíz y tierra como seno del ciclo vida-muerte infinito del que formamos parte”.

Un trabajo que nace inspirado en los discos que Rubén escucho en las semanas de grabación: "Escuchaba mucho en esa época el 'So Beautiful Or So What' (Hear Music, 2011) de Paul Simon, varios recopilatorios de Víctor Jara y Violeta Parra, 'Ceremony' (Kning Disc, 2012) de Anna Von Hausswolff, 'Azules Turquesas' (Los Años Luz, 2004) de Lisandro Aristimuño, 'Apollo: Atmospheres & Soundtracks' (EG Music, 1983) de Brian Eno y los rags indios recuperados por Surinder Singh".

En 2015 Rubén le da un importante impulso a su carrera. Comienza a grabar su segundo disco y lanza el álbum digital “Cataratas: Sesiones en Río Records 2015” (2015). Se trata de un proyecto que explica el propio Rubén: “Con este nuevo proyecto me he comprometido conmigo mismo y con mi público a sacar una canción por cada mes del año 2015. No habrá formato físico, estarán colgadas en las plataformas digitales y cualquiera podrá descargarse libremente las canciones. Es un lindo ejercicio creativo en donde cada canción camina libremente y se adapta a las circunstancias concretas de cada mes, en cuanto a músicos colaboradores, tiempo y economía”.

Decide desarrollar un proceso crowdfunding para dar forma a su segundo disco: “Punto Cero” (Autoproducido, 2016)…  “Mi caso es similar al de la gran mayoría de los músicos actuales. No lo tenemos nada fácil. Y el crowdfunding es un medio que te puede ayudar a financiar un proyecto. ¿Por qué no llevarlo a cabo? Además me parece muy digno que, la gente que realmente apuesta por ti y lo que haces, te ayude a conseguirlo. Después, me di cuenta que era una manera muy efectiva de promocionarme, dado el movimiento que genera en las redes. Con el crowdfunding conseguí que muchas personas que no me conocían antes, ahora me sigan”.

Un trabajo grabado con Manuel Cabezalí (Havalina) en su estudio de Madrid, con el que da un salto importante tanto en sonido, como en diseño y como producción, mucho más elaborada y profesionalizada…  “él busca un sonido grande y elegante a la vez, con pocos elementos hace que todo suene épico y potente. En el disco hay muchos elementos de su cosecha, tanto en arreglos de guitarra, como en ritmos y el bajo de todas las canciones. Tuvimos varios grupos de referencia para entendernos a la hora de crear y producir. Artistas como José González, Bowie o Radiohead, entre otros. La grabación fue muy fluida y rápida. Hicimos una preproducción en su home studio y unos cuantos ensayos con Juanma Padilla a la batería, Manuel al bajo y yo a la acústica y voz. Grabamos en El Lado Izquierdo con Dani Richter a los mandos técnicos. Manuel y Dani llevan muchos años trabajando juntos así que se entienden de maravilla. Y eso facilitó las cosas. Fue muy cómodo grabar allí. Lo pasamos muy bien y aprendí mucho de todo el proceso”.

¿Por qué “Punto Cero”? “El concepto de Punto Cero bebe de muchas fuentes, tanto filosóficas y místicas como científicas, y tiene una fuerte carga simbólica. A grandes rasgos, se refiere a la acción de vaciarse, renovarse, empezar un nuevo camino desde cero; a cambiar ese camino tantas veces como sea necesario. Desde una visión más amplia, se refiere a la necesidad de reseteo y reconstrucción total y profunda de nuestra cultura occidental”.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies