foto del grupo Represión 24 Horas
Periodos activos
1994 - Actualidad
Procedencia
Las Palmas
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
31/08/2018
Estilos
No tiene fans

Amigos de los que van juntos a ver todos los conciertos que había en los 90 por la escena canaria, Markitos y AlejandroMejikano- disfrutan de lo lindo: “Nos gustaban los grupos en los escenarios escupiendo rabia contra todo Dios. ¡Era genial!”, nos cuentan de aquella época. En Las Palmas se estaba gestando una escena de bandas de punk y de metal bien activa. El primero no se lo piensa dos veces y se hace en 1994 con una batería, planteándole además a su compañero, que tocaba por entonces la guitarra, montar una banda de “punk rapidito”. Convencen a MarioTxus- para que cantara. “Como no sabía nada me pusieron a cantar”, aclaraba tiempo después cuando explicaba las verdaderas razones por las que termina encargándose del micrófono. Igualmente contaba que en aquellos primeros días los ensayos consistían principalmente en juntarse con una radio y una botella de ron. En los mismos siempre contaban con la ayuda de alguno de los numerosos amigos que les visitaban en el local para tocar el bajo. De hecho, sería ése el puesto en el grupo que más dificultad encontrarían siempre para cubrir. Con Kiko JB, cantante de Alzados, como bajista consiguieron cierta estabilidad.

Empezaron en un garaje de un hermano de Markitos, pero cuando les echan de allí, casi sin haberlo utilizado más que una vez, lo intentaron en la azotea de la casa de los padres de Mejikano, que tendrían que limpiar y acondicionar para poder tocar.

El grupo empezó adoptando el nombre de Asko Social y haciendo versiones de clásicos de La Polla Records, Vómito o Cicatriz. Al poco tiempo, sin embargo, compondrían ya sus propios temas, decidiendo además llamarse Represión 24 Horas, inspirándose en un fanzine chileno de la época.

El 11 de marzo de 1996 graban la maqueta “Bienvenido a la Democracia” (1996) de manera artesanal en su local de ensayo. La cinta traía una generosa colección de canciones en las que incluían críticas a la tortura animal, a las guerras, el estado, la policía… A pesar de que la calidad de la grabación no fue la ideal (la voz de Txus, por ejemplo, quedaba enmascarada a veces detrás de la auténtica cortina de ruido que producían sus compañeros), el caso es que la cinta, distribuida por multitud de sitios (llegaron copias a México o Puerto Rico) sirve como presentación inmejorable de la virulencia e intensidad del punk hardcore de Represión 24 Horas

Probablemente una de las canciones de esta primera etapa fue la que incluían en la demo con el nombre de “Independencia”, en la que clamaban a voz en grito que “Canarias no es España”. En más de una ocasión sus actuaciones futuras se verían interrumpidas de una u otra forma cuando el grupo la interpretaba. En Araucas, por ejemplo, hubo quien subió al escenario para quemar una bandera (“Casi nos prende a todos”, contaba Mejikano), mientras que cuando tocaron en Tenerife parte del público terminó tirándole botellas.

Terminarían presionando al ayuntamiento de su pueblo El Carrizal en el municipio de Ingenio (Las Palmas) para lograr lugar para ensayar, consiguiendo que les cedieran una antigua discoteca, La Clave, que convirtieron en su campamento base más estable en esta primera etapa del grupo. Sería allí precisamente donde celebraron su concierto de debut, un evento Anti-Navidad a finales de 1996 junto a Alzados. El jaleo que montaron con el evento debió de hartar ya a los vecinos que protestaron ante las autoridades locales logrando que se acabara la cesión del local para los ensayos del grupo. Verse así de golpe sin lugar donde ensayar desanima a la banda y deciden parar.

Este parón es aprovechado por sus componentes para tocar en otros grupos. Markitos lo haría en Eskoria, con los que no abandonaría el punk, mientras que Mejikano se decantaría por una variante más heavy, primero en Almas de Fuego y luego, con miembros de este mismo proyecto, en Ares. A los dos amigos, que más tarde coincidirían también en Garrote Vil, les tocó vivir alguna que otra experiencia curiosa cuando coincidieron en algún concierto de sus respectivas bandas. Enzarzados los componentes de los grupos en una discusión acerca de si se excedían en el tiempo que tenían cada una para su concierto, la situación desembocó en la irrupción de componentes de Eskoria en plena actuación de Almas de Fuego para recoger los instrumentos que aún estaban utilizando. “Almas de fuego nos quedamos mirando cómo dejaban la batería pelada, quedándose el tipo que la tocaba con la baqueta en mano. Muy cómico todo”.

Estando ya con Ares, Mejikano pide en 1999 poder utilizar el local que tiene el grupo en Arinaga, municipio vecino en Gran Canaria, planificando un regreso de Represión 24 Horas. Convence para ello a Mario, Kiko JB y, por supuesto, a Markitos. Juntos retoman la actividad de la banda recuperando los temas antiguos.

La vuelta queda certificada con el concierto Contra el Abuso de Poder, compartiendo cartel con las bandas locales Eskoria y Malformaciones Kongénitas, y las tinerfeñas Seropositivos y La Gran Banda Mandiga. Recuperan con ello el sentimiento de estar participando de una escena underground formado por un colectivo importante de bandas que apoyan juntas las iniciativas que surgen para tocar y protestar.

El Despierta con el Rock Canario celebrado en Santa Cruz, en el Paraninfo en 2001, les daría la oportunidad de salir fuera de Gran Canaria por vez primera para tocar. El cartel les emparejaba con Milk Fiction, Estado Vegetal y Malrayoteparta. Como ya les ocurriera en otras ocasiones, cuando interpretaron “Canarias no es España” se organizó una pequeña tangana. De entre el público hubo quien empezó a gritarles llamándoles “nacionalistas de mierda”, tirándoles cerveza al escenario. “A mí me tiraron una garrafa”, contaba Mejikano.

Deciden entonces entrar en estudio para grabar una nueva maqueta o incluso un primer disco, en principio compartido con el grupo Frontside, banda de hardcore melódico, metiendo voces y percusiones, pero no terminan de llegar a conseguir lo que ellos querían. “Queríamos grabar todo en plan D.I.Y., con el minidisc y un par de micros. Conseguimos sacar un sonidillo más o menos a nuestro gusto y grabamos, pues no recuerdo bien, pero por lo menos diez temas”, nos dicen.

La falta de consenso entre ellos vuelve a hacer mella, y además se vuelven a quedar sin local de nuevo al no terminar de combinar bien la actitud del grupo (“muy punkarras y un poco borrachetes”, según confesaban ellos mismos) con la banda heavy metal que los tenía acogidos. La dinámica de trabajo había empezado a desvariar en un caos: “La banda se había convertido en una orquesta. Allí entraba todo Dios a tocar y cantar, y los ensayos parecían fiestas ya que ensayábamos los viernes. Nos planteamos sacar una maqueta pero aquello era un cachondeo de la ostia” nos cuenta.

La banda por entonces había llegado a tener dos guitarristas y voz femenina, la de Paula, que aunque en principio sólo iba a colaborar en la grabación, les acompañó unos pocos conciertos aportando segundas voces y coros. Llegaron a ser hasta 7 componentes sobre el escenario en algún concierto… “Un desastre”, recuerda Mejikano. Todo ello propicia la salida de Markitos que literalmente decide “coger sus cacharros y pirarse”. El resto hace lo propio y se produce un nuevo parón, que Markitos aprovecha para volver a entrar en Garrote Vil. Como andaban buscando un guitarrista se lo comentan a Mejikano y empiezan a ensayar en el mismo local que habían dejado Represión 24 Horas. “Dimos un par de conciertos y al final cada uno para su lado” cuenta de aquella breve etapa el batería.

Pero lo que realmente les pedía el cuerpo a Markitos y Mejikano era poner de nuevo en marcha el grupo que formaron juntos tiempo atrás. “En un concierto coincido con el Mejikano y empezamos a hablar de lo bien que lo pasamos con Represión 24 Horas” cuenta el primero. Llegan por tanto a la conclusión de que reactivar el proyecto, pero esta vez, eso sí, “con la condición de que no volveríamos a cometer el mismo fallo de meter a gente sin ningún compromiso. Y así fue”. En la nueva reaparición de Represión 24 Horas que se produce a finales de 2002, este tándem fundacional estaría acompañado por Roberto a la guitarra, Román al bajo y Mario al micrófono, pero este último decide dejar la banda al poco tiempo. Quien le sustituye en un principio es Gustavo Noise, pero tampoco aguantaría mucho, menos de un año, dándole tiempo a poco más que un único concierto.

Un reemplazo más estable como cantante sería Kiko. Seguidor de la banda y conocido suyo de conciertos y de coincidir en bares, recibe la invitación para que se encargue del micrófono un día que les pregunta por los detalles de un concierto que iban a dar en el Carrizal. Cuando él les confiesa no tener “ni puta idea cantar”, le responden diciendo que eso no iba a ser un problema. Lo que sí deciden, de todas maneras, es probar un tiempo con dos cantantes. En el concierto de despedida de Gustavo Noise, invitan para ello a Ruiman (Frontside) a que se una a Represión 24 Horas. El nuevo fichaje recordaba cómo eran los ensayos con su nueva banda: “Se montaba una fiesta brutal”.

Por entonces el grupo había acondicionado un antiguo pozo de agua abandonado donde ya ensayaba un grupo de rock, un pequeño espacio como local propio.

Una de las actuaciones en las que se presentan con esta nueva estructura de dúo de cantantes es la que dan en la sala Kilómetro 27 en Vecindario junto a Infektor, grupo de metal con el que además compartirán local de ensayo. El concierto resultó un completo éxito, logrando llenar el aforo del lugar. Represión 24 Horas había pegado un buen cambio, pero se sentían a gusto con la nueva dirección que había tomado la banda. Una sensación que, además, se dejaba traslucir desde fuera.

Para el Poison Fest del año 2006 se disfrazan como en carnaval con las caras pintadas y uniformes de Guardia Civil.

Las complicaciones para concretar con asiduidad los ensayos siendo dos cantantes les obliga a desechar la fórmula, quedándose exclusivamente con Kiko. Es en este nuevo formato como tocan en 2007 junto a Psicosis Crítica y A Palo Seko en la sala Paraninfo, vestidos en esta ocasión con uniformes de la Guardia Civil.

Ese mismo año graban “Dormidos en los Brazos del Capitalismo” (Autoproducido, 2007). Lo hacen en el mismo local de ensayo con la ayuda de un amigo que tiene un pequeño equipo de grabación: “Por cuatro duros nos grabó 9 temas” nos explican. Ellos solos se encargaron de todo: “Fue totalmente autogestionado. Nosotros mismos hicimos las copias del CD, portada y galleta, y lo vendíamos a 3 euros”. Del disco aprovecharon, además, algunos de los cortes para participar en recopilatorios de sellos internacionales como el chino Proletopia o el alemán Banderas Negras, que editó unos años después “Por una Música Combativa” (Banderas Negras, 2010), en el que también se podían encontrar otras bandas amigas como Malformaciones Kongénitas, Psicosis Crítica, Frontside, Infektor o Mugre.

El grupo se quedaría momentáneamente sin bajista cuando Román decide marcharse. Para reemplazarlo hicieron audiciones hasta que dieron con Ardiel, que tocaba en Mugre y que, por tanto, iba por los locales de ensayo del pozo. La nueva incorporación terminaría participando, junto a Mejikano, Markitos y Gustavo de Malformaciones Kongénitas en un proyecto en paralelo llamado Juntakadáveres. Los dos proyectos coincidirían en diferentes ocasiones, como en el concierto que dieron el 28 de marzo de 2008.

Pocos meses después los componentes de Represión 24 Horas aparecerían en el escenario del Burrerock disfrazados de nuevo como Guardias Civiles pero con ropa negra por dentro. La banda dedicó el concierto a los familiares de los fallecidos en el accidente aéreo que había tenido lugar ese 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas, en el que el vuelo 5022 de Spanair que iba a cubrir el trayecto Madrid – Gran Canaria se estrellaba nada más despegar.

Un poco después son ellos los que viajan a la Península para cubrir una serie de conciertos, que les lleva en octubre a tocar con Caudillo y Carrero en Guadalajara, en el centro social ocupado El Nido de Marchamalo (Guadalajara) y en la casa de la C.N.T. de Villaverde (Madrid). La banda alcarreña, que ofició de generoso anfitrión con los canarios, les devolvería más tarde la visita.

Ya de vuelta al archipiélago, su siguiente destino sería Lanzarote, donde participan en un festival anti Navidad junto a las bandas locales La Terka Apaleá, Terapia Nasal o Cromachino Punk, a las que posteriormente Represión 24 Horas invitaría a tocar en El Paraninfo, en la que sería la primera salida de los conejeros fuera de su estricto entorno local.

La actividad no decae y en 2010 se van hasta Pamplona (donde sus amigos de Hipote-Kaos oficiarían de anfitriones) y a Bergara (Guipúzcoa). Cuando se refieren a la ocasión no podían ocultar su entusiasmo: “En el Norte, un grupo de Canarias… ¡Fuimos con un ansia!”, para luego añadir: “Era otra historia, otra religión musical”.

Participaron en la edición del festival Winds of Rock celebrado en Agüimes (Gran Canaria) en septiembre de 2010 en un cartel plagado de bandas de heavy y death metal. En un momento de su actuación en la que cantaban contra el abuso de menores la Guardia Civil les interrumpe indicándoles que tienen que dejar de tocar. Aparentemente los agentes del orden se sintieron ofendidos cuando a través del micro la banda les recriminaba el que no hicieran más para luchar contra la pederastia en vez de dedicar tantos esfuerzos a labores como las de cacheos en festivales como aquel. La reacción del público congregado tras la interrupción fue la de protestar airadamente llegando a invadir el escenario para sentarse hasta conseguir que el grupo reanudara el concierto un cuarto de hora después. El suceso se llegó a comentar en la prensa escrita local al día siguiente y a la banda canaria le supuso una multa de 300 €. Aunque estuvieron considerando la posibilidad de aprovechar la ocasión para continuar con su crítica, terminó primando la prudencia para evitar males mayores.

El comienzo de 2011 lo pasan dando conciertos por Canarias con objeto de recaudar dinero para costear uno de los proyectos más apetecibles que les había surgido hasta entonces: una gira por Alemania junto a Juntakadáveres para tocar con bandas de aquel país en Mannheim, St. Ingbert y Zweibrücken. Todo se prepara a partir de la conexión que tienen con Andreas Crack, responsable de Banderas Negras, al que conocen en un pub en Tenerife, cuando buscando material de Escorbuto Crónico, da con la pista de Represión 24 Horas.

Represión 24 Horas vive un buen momento, y se animan a grabar el documental “15 Años de Rabia” (Naifes, 2012) donde dan un repaso incluyendo fotografías, vídeos y entrevistas a amigos de la banda y a los componentes de entonces y de ese momento, con el que celebrar la década y media de historia. El DVD se acompañaba con un CD en el que, además de dos temas de adelanto de futuros trabajos, se incluía material extraído tanto de la maqueta como de “Dormidos en los Brazos del Capitalismo”.

A pesar del buen ambiente reflejado en las imágenes del documental y las ganas manifestadas por continuar por muchos años más, la banda pasa por momentos de cambio severo cuando a finales de 2013 Kiko abandona Represión 24 Horas. En su sustitución recurren a Jorge, que había sido batería de Buried my Star, con lo que el sonido del grupo adquiere un toque hardcore aún más pronunciado.

La incorporación del nuevo cantante resuelve la situación, pero sólo durante apenas un año, ya que Jorge se va en noviembre de 2014. Mejikano, Markitos y Ardiel deciden continuar ellos con el grupo. “Suena a Silencio” (Merkanarias / La Choza de Doe / Banderas Negras / La Madriguera, 2015), el EP de 5 temas que graban en 2015, sirve para certificar la viabilidad del proyecto en el nuevo formato. Para registrar las canciones que lo conformaron, entraron en los estudios Evin trabajando con Vinod Rewachan en el mes de abril. Con colaboraciones de Gustavo de Malformaciones Kongénitas para “Las voces de los adoquines” y la participación de un puñado de sellos para la edición, los de Gran Canaria dejaban en vinilo muestra palpable de la solidez de su nuevo sonido a pesar de las vicisitudes sufridas.  Presentado con diseño gráfico del propio Mejikano que acentuaba la sensación de claustrofóbica opresión por parte del Estado e instituciones que denuncian en sus letras.

La siguiente entrega discográfica llegaría unos tres años después en forma de disco compartido con sus inseparables Malformaciones Kongénitas. “Indestruktibles” (Datana / La Choza de Doe / Banderas Negras / Merkanarias / La Madriguera, 2018) tiene parámetros similares de edición autogestionada apoyándose en sellos y distribuidoras de amigos. La contribución de Represión 24 Horas se grabó en marzo de 2017 con José Caballero al cargo de las cuestiones técnicas. La producción y masterización se realizaría en los C Estudios. El abigarrado diseño gráfico mostraba en portada foto de los dos grupos en un montaje sobre un escenario de apocalipsis sobre la ciudad gran canaria. Si Malformaciones Kongénitas hacían versión del “Police story” de los británicos The Partisans y de "Asko mass media" de Represión 24 Horas, estos últimos adoptaban del repertorio de los primeros “Burrocracia” para su particular versión.

El disco se presentó a finales de agosto en la sala PKDK de Las Palmas en un concierto que reunió a una amplia audiencia de seguidores de los dos grupos.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies