Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de Potrotaino - La Fonoteca
foto del grupo Potrotaino
Periodos activos
1986 - 2006, 2014 - Actualidad
Procedencia
Guipúzcoa/ Guipuzkoa
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
26/02/2015
Estilos
3 fans

Los 80 fueron muy duros. Hubo mucha crisis y la mala hostia tenía que salir por algún lado. Además escuchando a los RIP, a Odio, a Basura” Así explica Txapu, guitarrista de Potrotaino las razones que llevaron a la formación de la banda a mediados de los 80 en Ordizia (Guipúzcoa). Hartos como estaban de todo, a la hora de decidirse por un nombre para el grupo optan por eso, por dejar claro que estaban hasta los cojones, pero en euskera.

Todo comienza cuando se reúnen Txapu y Miguel con una batería en casa del primero. Empiezan a componer de esta guisa temas como “Policía fascista”, “Ricos poderosos” o “Disturbios sociales”... “Aquello duró un par de meses porque en un piso no es posible soportar semejante escándalo”. Tras estos primeros escarceos se produce la incorporación de Pedro, hermano de Txapu que se encargará del bajo, y de Toño, que será el primer cantante del grupo. Por su parte, Txapu queda como guitarrista y Miguel como batería. “Ensayábamos en una trapería al lado del río. Siempre pensamos que éramos la auténtica Banda Trapera del Río”, cuentan de sus comienzos.

La formación sufre la primera variación importante en 1986 cuando Miguel se va, dejando su puesto para Antón, que venía de tocar con Delirium Tremens. A su vez, Toño tiene que irse a Canarias a cumplir su servicio militar. Llegó a actuar con la banda en un par de festivales, como el que dieron en el gaztetxe de Bilbao junto a RIP y Eskoriatza, pero en su ausencia prueban con Pedro compaginando bajo y micro. La cosa funciona hasta el punto de que a su regreso, licenciado ya de sus obligaciones con el ejército, Toño encuentra que no hay hueco para él. Potrotaino vive así una situación idéntica a la que se habían enfrentado por ejemplo unos incipientes R.I.P., todavía bajo la denominación de Doble Cero, cuando su cantante original, Mallabi, quedó fuera del grupo al irse a la mili y comprobar a su vuelta que Carlos -Mahoma- se había consolidado como voz solista.

El primer concierto como grupo estable lo dieron teloneando a Kortatu en 1986 en un festival celebrado en el mismo Ordizia. El repertorio desplegado en aquella ocasión quedaría luego fielmente reflejado en la maqueta que grabaron un año después con Ángel González Kataraín. “Hasta los Cojones” (1987) es una colección de auténticos bombazos en perfecta sintonía con los aires que corrían por Euskadi en aquella década. “Puta mili”, “Puto río Oria”, “Puta vida”..., bramidos contra todo, cabreo hecho canciones, impotencia canalizada en rabia, “lírica” de la más dura y explícitamente violenta contra la policía, manifestación de la fractura abierta entre una banda de chavales de pueblo y una amalgama formada por políticos, estamentos e instituciones que restringe, condiciona y reprime su futuro. “¿Que en qué nos inspirábamos? ¡Joder, solo hay que mirar el entorno! Además hay temas que te afectan más”, comenta Txapu, responsable junto a su hermano Pedro de la mayoría de las letras.

La cinta se grabó en Musikarte, una tienda situada en San Sebastián, en la que trabajaba Ángel y que tenía un pequeño estudio en su sótano, que puso a disposición de sus paisanos de Ordizia las veces que estos necesitaron grabar alguna demo.

Reciben entonces la invitación por parte del periodista Pablo Cabeza para acompañar a GBH en su actuación en la sala Txibisto de Bergara (Guipúzcoa). El concierto, del que se conserva una grabación de vídeo, resultó toda una experiencia para los vascos que además quedaron encantados con el talante de los británicos. Eso sí, declinaron la oferta de repetir actuación un par de años después cuando de nuevo, no se les iba a pagar nada.

En 1988 vuelven a tener cambios a las baquetas, ya que Antón deja el grupo entrando en su sustitución Gorka Morenín, que sería el batería para cuando graban su segunda maqueta “Beraien Ardierazpen Askatasuna” (1990). La nueva cinta constituyó una nueva entrega de punk-rock donde abundan los momentos de guitarras abrasivas y vertiginosas para crónicas desde el asfalto, cantos de condena a la vida y a la lucha, junto a deseos de un futuro con una Euskadi libre. Las dos maquetas, que se vendieron y distribuyeron bien para la época, no tuvieron sin embargo la misma difusión en todos los medios, ya que el grupo manifestaba sentirse boicoteado, por ejemplo, por Radio Euskadi, una de las emisoras a las que habían enviado la segunda cinta.

Ese mismo año, su decidida posición en contra del ejército le valió la inclusión en el recopilatorio “Rock Anti Mili” (1988), una cinta en cuya edición colaboraron diferentes colectivos como el Ateneu Llibertari del Poble Sec o el dibujante Carlos Azagra y en la que participaban bandas como RIP, Danba, Ultimatum, BAP!, La Polla Records, Tijuana In Blue, Subterranean Kids, Basura, Parásitos, L'Odi Social, MCDZer Bizio? y un largo etcétera con lo más granado del punk de la época. Potrotaino participó con su “Puta mili”.

La banda vería reforzado el sonido con la entrada de una segunda guitarra, la de Estibi, proveniente de The Sats. Su debut se produjo en un concierto que dieron en la sala Argentina de Madrid. El nuevo fichaje no tenía aprendidos todos los temas del repertorio que manejaban por entonces, por lo que no le hicieron subir al escenario hasta la mitad del concierto.

Potrotaino fueron de los que vieron que “punk, música y política van de la mano en Euskadi. Por algo a esto se le llamó Zona Especial Norte”. Además su lugar de origen “siempre fue una zona dura y activa. Esto no es Bilbao donde había margen izquierda y derecha. Aquí toda la margen era izquierda, toda Guipúzcoa”.

Aún y todo, no fue la política el único motor en la música de la banda. De entre los temas que decían afectarles especialmente se encontraban también cuestiones sociales tan concretas como los de casos de violación. Utilizaron el título explícito de un tema de su segunda maqueta para dar nombre a su disco de debut: “Muerte al Violador” (TX Diskak, 1991), que tenía una portada de dibujo vengativo en la misma sintonía y una contraportada confeccionada a partir de recortes de periódico con sucesos de agresiones sexuales.

El estreno discográfico de Potrotaino no hizo sino refrendar la relación con el ingeniero de sonido iniciada tiempo atrás: “Después de la trapería nos ofrecieron ensayar en el camarote de un caserío en el que vivían algunos colegas, entre ello Ángel. Tenía un pequeño estudio montado en la gambara (azotea)”. La utilización del estudio personal de Katarain situado en Lazkano, población cercana a Ordizia, como local de ensayo, les permite el ir aplicando sobre la marcha las pruebas que se les ocurren para su música. Y el caso es que su paisano propuso unas cuantas: se utilizaron baterías electrónicas, teclados… “Se hizo muy profesional, con tiempo, ensayábamos y cuando Ángel decía entrábamos y se grababa un tema. Se hizo de manera muy mimada. Creo que tardamos un mes o más, se hizo todo poco a poco”. Además para oficializar de alguna manera la edición, el técnico puso en marcha TX, sello que saca a la calle el disco al 50% con el grupo.

El LP recogía unos cuatro o cinco temas de cada una de las maquetas previas intercalando el punk reivindicativo de sus comienzos con un sonido poderoso cercano al rock más contundente.

Activos sobre las tablas casi desde sus primeros días, Potrotaino se fajaron incansables en directo, entablando las mejores relaciones con otras bandas precisamente al compartir escenario con ellas. Hablan de MCD, Etxaiak, Jo Ta Akatu… Del concierto que dieron por ejemplo el 10 de abril de 1992 en el gaztetxe de Bilbao llegó a circular incluso cintas editadas de forma pirata.

El siguiente disco no saldría hasta un par de años después. “Potrotaino” (DDT, 1994) fue grabado en sus estudios Revolution Rock Records de Larrabetzu (Vizcaya), con su responsable Sabin Kareaga al cargo de las cuestiones técnicas. La banda acababa de romper toda relación con Basati, que era el sello que en principio se tenía que encargar de la distribución de “Muerte al Violador”, el disco anterior; de hecho entraron en las dependencias de la compañía para llevarse las copias de los discos que tenían allí almacenadas. Casi por las mismas fechas se enteran del interés de DDT por reeditar dicho trabajo, llegando a comprar la parte que tençia TX del mismo. Precisamente Ángel González Katarain andaba montando por entonces un nuevo local dejando así el caserío-estudio que había sido hasta entonces su centro de operaciones. Potrotaíno entraría así en la órbita de los bilbaínos para la edición de su nuevo trabajo.

En el nuevo disco cargan las tintas contra la policía y las cárceles del estado, requiebran sobre la muerte al modo como lo hiciera RIP y braman contra las aristas más sórdidas de una sociedad, que permite que sus jóvenes mueran enganchados a la droga o que a los niños se les asesine por las calles. Los momentos en los que se permiten alguna que otra licencia para referirse a cuestiones sentimentales, vienen facturados eso sí a modo de rock and roll rabioso y acelerado.

La muerte de la hermana de Txapu y Pedro en 1995 y el accidente de circulación que sufre este último en 1997 abren una etapa especialmente desafortunada para la banda, que ve como su actividad se verá afectada por toda esta cadena de reveses. Ni siquiera la entrada en 1996 de Maxi a la batería permite revitalizar excesivamente los ánimos, ya que el sustituido, Gorka Morenín, sufriría un derrame cerebral mientras practicaba montañismo.

Potrotaino sigue sin embargo en activo como lo atestigua la grabación de una nueva actuación en el gaztetxe de Bilbao en abril de 2000 y, sobre todo, de un nuevo disco. “La Verdad Comienza Akí” (Ohiuka, 2002) se graba en Sound Source en Idiazabal (Guipúzcoa) trabajando con Harkaitz Carrasco como técnico de sonido. Muestra al grupo en su versión más cercana al rock duro. “Puede ser que suene un poco más machacón por el doble bombo”, reconoce Txapu al ser preguntado al respecto del disco, refiriéndose a la batería de Maxi, que prefirió utilizar la suya en vez de la acústica que había en el estudio. La formación musical de Estivi, principalmente heavy metal, ya más asentado en el grupo, también se hizo sentir en el endurecimiento rock del nuevo trabajo. En entrevista concedida tras la edición del disco indicaban sin problema que la mejor definición de la música de la banda podía ser perfectamente la de punk metal.

Sería Ohiuka el sello que finalmente editara el disco. La banda quedó convencida tras las conversaciones que mantuvieron con Ritxi Aizpuru, responsable de la compañía, y que escribía acerca del disco: "(…) Refrenda que lo que se hacía antes también se puede facturar hoy, pone al día al pasado. Rememora y proclama lo de antaño, ya que los tiempos se han vuelto aún más fachas”.

“La Verdad Comienza Akí” incluía un par de temas provenientes del repertorio más antiguo del grupo: “Despojo de la guerra” y “Asko”, canción esta última que entraron en un par de recopilatorios de varias bandas en las que participaron Potrotaino: “Amnistia Eta Askatasuna III” (2005) y “Txantreatik Ospa IV” (2005). Uno de los nuevos, “Antiglobalización”, apareció en “Destruye! Zine Vol. 1” (2002).

La compañía pagó el master, que editó tal cual lo había recibido de la banda, y les ofreció contrato para editarles el siguiente disco que grabaran. El problema es que Potrotaino no tuvo opción de trabajar en una nueva entrega. La fatalidad se cebaría en este caso en Txapu que sufre, primero en 2004 un accidente laboral que le deja fuera de juego todo un año, y en 2006 un infarto, lo que termina por frenar la actividad del grupo.

Nada se supo del grupo hasta junio de 2014, fecha en la que Txapu se decide a resucitar Potrotaino. Parte de la responsabilidad de esta vuelta a la actividad la tiene Stivi, que alquila un local y convence al guitarrista para “ir a dar unos toques”. Quienes no pueden participar en el regreso por incompatibilidades laborales son Pedro y Maxi, por lo que se produce la incorporación para sustituirlos al bajo y batería, de Marssal y Urko, respectivamente.

Con esta sangre joven revitalizando el grupo se marcan como objetivo volver a los escenarios con algo grabado para poder presentar. Potrotaino, una de las propuestas más ariscas y contundentes del punk rock vasco de los 80, compartiendo planteamientos y maneras quizás con las bandas más duras de la época (Basura, Odio...), preparon  su vuelta. Una gran noticia sin duda, que además se vio respaldada por la reedición de su maqueta de 1987 junto a temas del directo con G.B.H.:  "Demo 1987" (Vomito PunkRock, 2015).

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies