foto del grupo Potaje de Perros
Periodos activos
1990 - 1993
Procedencia
Las Palmas
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
25/09/2017
Estilos
No tiene fans

Potaje de Perros tenían claro lo de tocar punk, sin parar a pensar si en alguna variante en concreto. Lo hicieron en un momento en el que en Gran Canaria han dejado de tocar ya algunas de las primeras bandas pioneras en el género como Subresiduos, Psicosis Crítica, Hemorragia Sexual o Perros Urbanos. Junto a Descontroll, Garrote Vil, Censura Kotidiana o Malformaciones Kongénitas, conforman pues una segunda oleada de punk-rock en la isla.

La experiencia musical de la que parten al empezar la banda sus componentes es, principalmente, de haber tocado en grupos locales de heavy y trash (K.O.D., Sentinel), pero, aun así, cuando Juanma Márquez (bajista) le comenta a José –Trashilium- (cantante) la posibilidad de formar un grupo, éste pone como única condición la de que toquen punk. A pesar de que a Juanma, igual que a Carlos –El Piluca-, al que llaman para que se encargue de la guitarra, lo que realmente les gusta es el heavy, no ven problema alguno en la exigencia que se les propone en cuanto al sonido del nuevo proyecto. Para la batería convencen a otra amiga de Arucas, Emma, y comienzan a ensayar a finales de 1990. Sin embargo, aquello no termina de funcionar: “Estábamos empezando y no dábamos pie con bola. Decidimos refundar el grupo”.

Así que en junio de 1991 vuelven a intentarlo, contando con Anibal, de Gáldar, a las baquetas. Ensayan en Guía, localidad situada al norte de la isla de la que provienen José, Juanma y Carlos, en una casa cedida por unas monjas y que estaba situada enfrente del cuartel de la Guardia Civil. La planta baja la ocupaba una familia sin recursos, mientras que la de arriba era la destinada a estas actividades musicales. Las Hermanas de la Caridad terminarían cerrando, no obstante, las puertas de los locales tiempo después.

En verano de ese mismo año José conoce a Juani, un punki natural de Lomo Blanco, un barrio de Las Palmas, que tocaba la batería en Infektor y antes en Plastidemoko, en el barco que hace el trayecto entre Gran Canaria a Tenerife.  Como la nueva incorporación que tienen en ese puesto no termina de convencerles ofrecen a Juani la posibilidad de encargarse de la batería. Éste acepta, deja Infektor y se incorpora al nuevo proyecto en septiembre de 1991.

El nombre que eligen les viene de la mano de Malformaciones Kongénitas, grupo con el que comparten el local de ensayo en una etapa en la que estos no tenían un campamento base estable en el que ubicarse. José conocía desde 1987 ya a Jenaro y Luis, integrantes posteriormente de la banda con la que mantuvieron una fuerte amistad. Tenían estos en su repertorio una canción titulada “Potaje de perros” que habían incluido en su primera maqueta. Una noche de fiesta en Gáldar, les cedieron el título de la misma pasando, desde entonces, el tema a llamarse “Rebenques en la cocina”. Les gustó casi de inmediato: “Representaba lo que queríamos expresar”.

El debut en directo fue una actuación clandestina que hicieron en Lomo Blanco el 24 de diciembre de 1991. Unos cinco grupos, entre los que estaban los mismos Malformaciones Kongénitas y Massacre, tocaron en una plazoleta. Juanma aún conserva alguna fotografía de la ocasión en la que se les ve compartiendo escenario con miembros de los primeros que se habían subido a acompañarles durante alguna de sus canciones.

La escena funcionada de modo autogestionado con actuaciones y conciertos que se organizaban a partir de colectivos que ellos mismos formaban o mediante colaboración con otras asociaciones a las que pertenecían amigos y conocidos. “A veces bastaba con colocar amplis en algún rincón de la isla” recuerdan. La manera de funcionar implicaba en muchas ocasiones la colaboración directa con bandas de thrash hardcore como los ya mencionados Infektor o Massacre, Requiem, N.D.E., Desdichada Komitiva, Genital Mastikator etc.. “Nos lo pasábamos de puta madre reivindicando y haciendo ruido. Empezaban a mezclarse las tribus y eso estaba bien”, recuerdan con nostalgia.

Abiertos a todas las influencias habituales del género, lo que sí tenían claro es la banda canaria que más les gustaba: “A la hora de tocar nos gustaba mucho cómo sonaba Guerrilla Urbana e intentábamos, en lo que podíamos, sonar a algo así, con tralla pero también con melodías en las guitarras y que se entendiese el mensaje”, comenta Juanma.

El 25 de enero de 1992 tocaron en Gáldar en el INVA 92, un concierto celebrado en contra de la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América en el que comparten cartel con Malformaciones Kongénitas, Deskontroll, Censura Kotidiana, Infektor y Garrote Vil. Unos meses después, en abril, tocan en un escenario grande en Maspalomas al sur de la isla de Gran Canaria, junto a Rockaína, grupo de rock urbano y junto a King Child.

Ese mismo año, entre los días 22, 29 de febrero y 7 de marzo en 1992, graban en su local de ensayo una maqueta con una mesa vieja de cuatro pistas. La cinta incluía temas como “Sálvanos Señor”, “Di tu último adiós”, “La conquista”, “Asesinos”, “1492-1992”, “España madre patria”, “La danza de las marionetas”, “Que no te falte potaje”, “El que no esté preparado será pisoteado”, “Sociedad hambrienta”, “No necesito peine ni peluquero”, “Quiero” o una versión de los ingleses The Exploited, “Punks not dead”. “Nunca la editamos, pero la gente se la pasaba y la iban grabando”, nos confirman desde el grupo. Ya no grabaron cinta alguna más, y de hecho, el material que a veces se puede encontrar por internet bajo el nombre de “Maqueta 2” o similares corresponde sin embargo, a trozos de conciertos.

La única ocasión en la que Potaje de Perros no tocó en su isla natal, fue la ocasión en que fueron a actuar en 1992 en Tenerife, en concreto en el Puerto de la Cruz, en el pub El Bucanero, junto a A.S.C.O. Tocaron igualmente en más de una ocasión en Las Palmas, en la plaza don Benito o la Casa de la Juventud del barrio de Scharmann, junto a bandas como Rekiem o Genital Masticator. En agosto de ese año acompañaron a Malformaciones Kongénitas en el concierto que dieron en el pub Oasis de Moya, en el norte de la isla.

A pesar de que efectivamente el grupo sufrió en sus carnes las consecuencias de vivir una isla con las dificultades que eso tiene para poder salir e ir a la Península a tocar, en su época mantenían correspondencia con un sinfín de lugares distintos desde donde les enviaban cuestionarios con preguntas sobre el grupo y les pedían cintas grabadas con su música. Preguntados precisamente por el fanzine La Giña acerca de sus letras, la banda respondía: “Son una crítica y una protesta a la que nos parece injusto en esta Sociedad”.

El 27 de septiembre de 1992 el grupo incorpora un segundo guitarra, Cristobal –Toba-, proveniente de Desdichada Komitiva. Con su entrada quedaba configurada la formación definitiva que tendría Potajes de Perros hasta su disolución.

Poco después se embarcan en el proyecto de disco recopilatorio que está preparando Carlos Eructo (A.S.C.O.) con grupos canarios de punk rock. El cantante de los tinerfeños había hablado con la gente de Potaje de Perros, contándole de su idea e invitándolos a participar con ocasión del concierto INVA 92 celebrado en Gáldar mencionado antes. Los grupos implicados iba fueron Malformaciones Kongénitas, Garrote Vil, A.S.C.O. y los Potaje de Perros. Estos últimos  graban el 18 y 19 de noviembre de 1992 en los estudios Jesiisma de Gáldar, recién abierto y prácticamente estrenado con sus sesiones. Preguntados al respecto de la grabación nos cuentan: “Le llevamos al dueño una cinta grabada con el “Carnevision” (La General / Fonomusic, 1986) de TDeK para que se quedara como queríamos sonar. Al final los pedales de distorsión que teníamos sonaban como un zumbido de mosquito en el estudio y terminamos grabándolo en limpio y Ángel Jesús Mendoza, el dueño del estudio, le añadió a las guitarras algún efecto de overdrive. Por eso suena así”.

El resultado final vio la luz en forma del vinilo “Viva Canarias Libre de Cualquier Estado” (Fobia / Alternativa: G.d.p., 1992) que fue editado gracias al esfuerzo conjunto de los grupos, el sello madrileño Fobia y el fanzine que llevaba el propio Carlos, cantante de A.S.C.O. Potaje de Perros participó en un recopilatorio que el tiempo convertiría en obra clásica del punk-rock canario con los temas “La conquista”, “Asesinos” y “La danza de las marionetas”. Efectivamente el sonido final de los mismos resultó algo más limpio de lo esperable, pero les acercaba en cambio a algunos de los momentos de la trayectoria de Vómito o Radikal HC.

Con el tema de “La conquista” abordaban, en unas fechas en las que desde las instituciones se volcaban en las celebraciones por el Descubrimiento de América, la crítica a las conquistas castellanas, no sólo al otro lado del océano, sino a las que se vivieron en el archipiélago canario y terminó con la dominación de los primeros pobladores guanches. Con todo, en respuesta a las preguntas que se les formulaba desde un fanzine, no se mostraban a favor de la independencia de Canarias, por estar en contra de los Estados y la creación de más fronteras.

El último concierto que dieron Potaje de Perros fue a mediados de 1993, por el mes de mayo en Barrial de Gáldar. Carlos confiesa no participar del compromiso de Juani y José con varios colectivos por la insumisión y el apoyo al centro social ocupado “La Casa Verde”. “Nos dijo que tenía otras ideas y no podía seguir tocando temas en los que ya no creía” comenta José, agradeciendo y valorando además su sinceridad para con el resto del grupo. Carlos decide por tanto irse el 28 de mayo de 1993 para seguir tocando en su grupo de hard rock Pikando Espuelas. Con el tiempo se involucraría además en bandas como Rock de Caña, Arcángel y Locomoción. Toba también se va y forma la banda de thrash I Don’t Know. José y Juanma deciden entonces parar con toda actividad de Potaje de Perros. Este último formaría junto a Carlos el grupo Suburbio.

Por el año 2000 José se moviliza con intención de resucitar la banda. Tras viajar por la Península cree detectar interés por Potaje de Perros y plantea la posibilidad de volver a tocar a sus ex compañeros. Sin embargo, la respuesta no es positiva: Carlos deja claro que no iba a volver a tocar y tampoco Juanma estaba por la labor. Abandonada la idea en un primer momento, en un segundo intento un par de años después se juntan José, Juanma, Toba y Juani, pero discusiones ajenas al grupo terminan por abortar de nuevo la idea.

Obligado a echar la vista atrás, el cantante valora sobre todo las experiencias acumuladas y las amistades que hicieron. Concluye afirmando: “Un grupo de personas, si quieren, pueden empezar algo parecido a una revolución”, un sentimiento que probablemente fuera lo que les movió a ellos y a su grupo de amigos a involucrarse en el punk que se hizo en Gran Canaria.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies