foto del grupo Pop Decó
Periodos activos
1980
Procedencia
Madrid
Estado
Inactivo
Publicado por
Raúl Alonso
Fecha publicación
22/01/2008
Estilos
6 fans

En 1980 Paraíso se encuentra en fase terminal. Problemas personales entre algunos de sus miembros, salidas irremediables (y entradas incomprensibles) denotan que el grupo ha tocado el más hondo de los fondos apenas un par de años echado a andar.

Fernando Márquez, harto de lidiar con formaciones numerosas, empieza a definir un proyecto personal que, a diferencia de los anteriormente emprendidos (recordemos que junto a Nacho Canut y Berlanga se había evadido en Piernas Ortopédicas, y también había intentado satisfacer los distintos gustos musicales de algunos de los miembros paradisiacos con la creación de Biscúter), se convertía en su máxima prioridad.

El proyecto, emulando a otras formaciones de carácter experimental en la época tipo OMD, The Buggles o Flash & The Pan, nace con la idea de manufacturar un pop industrializado, con bases electrónicas y escenografía multimedia con el que crear un trabajo conceptual visión de La Movida que complementase al libro que acababa de escribir “Música Moderna” (1981), y que iba a aparecer casi a la vez que el propio grupo. Una buena, a priori, estrategia comercial.

Tras poner los anuncios de rigor pronto se suman al proyecto dos técnicos de sonido: Fernando Cañada, con su caja de ritmos casera, y José Carlos de Patto, con un ARP y un secuenciador. Además, también se acabaría reclutando para la causa a una corista, Susana Sáez de Koska. Estos instrumentos, junto a una guitarra acústica que Cañada añadiría como complemento al secuenciador, servirían como base para dejar, en tan solo tres meses de ensayos, prácticamente listo el repertorio.

Para envolver el trabajo desde el principio en una aureola vanguardista, se gestiona una presentación en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, que, tras algunos sobresaltos (como el 23-F) se iba a realizar a comienzos de marzo. Por si esto fuera poco, El Zurdo había conseguido que Carlos Berlanga, pese a que la relación entre ambos no pasaba por el mejor momento, le diseñase la portada de los programas de mano.

En cuanto a la performance, se proyectarían escenas de “Los Nibelungos” (Fritz Lang, 1924) y un amigo de El Zurdo, cuyo hobby era elaborar cortos de terror, montaría una representación atroz en la que, vestido de señora que va a la compra, arrojaría desde una maleta artículos de casquería al respetable.

Eso la teoría, porque en la práctica todo salió mal. Sí, hubo proyecciones y lanzamientos de vísceras a la jeta de los de las primeras filas (cuenta El Zurdo que Eduardo Benavente casi se traga una generosa porción de hígado) pero, desde el comienzo, las secuencias y el sonido se descompasan, siendo este último un auténtico horror. Susana, presa de un ataque de histeria, abandona el escenario, mientras que los otros tres componentes aguantan el tipo hasta el final, dando entonces El Zurdo por disuelta la formación públicamente, en una de las retiradas más dignas jamás recordadas. Desde luego la experiencia no dejaría indiferente a ninguno de los asistentes, y tanto sus defensores como sus detractores sacarían algo positivo de ella.

De las cenizas de Pop Decó surgirían interesantes propuestas, tanto conceptuales como sonoras, para La Mode, en donde Fernando alcanzaría su cénit musical.

Años más tarde, ya fuera de La Mode, Mario Pacheco plantea a El Zurdo volver a grabar sin necesidad de hacer galas, proponiendo éste último recuperar el repertorio de Pop Decó. Así, entran en contacto con Teo Cardalda, por aquel entonces en unos Golpes Bajos agonizantes, y entre verano y otoño del 85, se recrea el repertorio original, añadiendo dos versiones nuevas y dotando al conjunto de un sabor más setentero, fruto de los arreglos de Teo (teclados, guitarras, bajo y batería) y los saxos de Arturo Soriano.

El resultado final, “La Exposición Internacional de los 80” (Nuevos Medios, 1986), sin embargo, en lugar de ser celebrado como lo que correspondería a la vuelta a la actividad artística de una de las personalidades más importantes, creadoras y controvertidas en la historia de la música nacional, por desgracia, fue totalmente ignorado, como si estuviéramos en 1984 (o en el 2008 sin aparecer en Google). Y todo ello, parece ser, por razones puramente extramusicales, de carácter político, no siendo este el lugar adecuado para su debate. Lo que sí es preciso aclarar es que nunca El Zurdo (o al menos yo nunca se lo he leído) se ha quejado de las malas críticas hacia el mismo, sino de la más que sospechosa ausencia de ellas.

El disco fue, evidentemente, un fracaso comercial (había representado la producción más cara hasta la fecha de Nuevos Medios), pero afortunadamente para curiosos y seguidores de Fernando, ha sido reeditado de nuevo en 2006 en formato digital, incluyéndose todo el material Pop Decó (LP + maxi) y tres nuevas canciones (bonus tracks) grabadas de forma casera y tan sólo pasadas por estudio para masterizar, con los nuevos colaboradores de Fernando, como Charlie Los Caramelos Mysterio. Este CD se presenta en Siroco el 29 de septiembre de ese mismo año, tocándose temas del nuevo material de cara a un nuevo posible disco, por lo que supone la vuelta oficial a los escenarios de El Zurdo.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *