foto del grupo Pep Laguarda & Tapinería
Periodos activos
1970
Procedencia
Valencia/ València
Estado
Inactivo
Publicado por
Rafa García-Purriños
Fecha publicación
27/03/2008
Estilos
9 fans

Pep Laguarda, artista polifacético, pintor y diseñador, comenzó su carrera musical como cantante de inspiración folk, si bien de una forma más bien amateur, en los años 60. A finales de esa década se presenta a un concurso para nuevos valores organizado por la Casa de Cataluña en Valencia. No ganó, pero continuó actuando, tanto en solitario como acompañado por un dúo llamado Sargantana, que había conocido en aquel concurso.

Entrados los 70, con un grupo de amigos entre los que destaca, sobre todo, el talento de Manolo Garrido, conocido como Garri Campanillo, otro músico, pintor y diseñador, forma el grupo Tapinería, nombre tomado de la  calle del casco antiguo de Valencia donde el cantante vivía por aquel entonces. Con Garri y otros amigos músicos, Joan Marí, Viven y Pinet, se va forjando poco a poco el proyecto Pep Laguarda & Tapinería, que habría de culminar en la grabación de un disco: el mítico “Brossa d’Ahir”(Ocre-Belter, 1977), al que dedican más de un año de preparación y maduración.

Durante una actuación en Barcelona en los locales de L’Aliança del Poble Nou en el que esta presente Jordi Vendrell, director artístico del sello Ocre, éste se da cuenta del potencial artístico de un grupo cuyas canciones y sonido iban mucho más allá de lo que, hasta entonces, se había hecho en el folk típicamente mediterráneo. Efectivamente, lo que hacían estos músicos no era folk convencional: Pep Laguarda iba un poco más allá, acercándose a lo que se conoció en los 70 como música laietana, esa fusión en catalán del rock progresivo con el folk y el jazz, con representantes de la talla de Iceberg, Música Dispersa o Sisa, y el folk-pop de toques psicodélicos, con influencias como Pau Riba (que participaría en el disco), Nick Drake, Donovan, Vashti Bunyan o el mismo Bob Dylan. La clase de referencias que podemos encontrar en cantantes como Devendra Banhart, vaya, el cantautor a quien se le debe la recuperación de estos sonidos.

Toda esta amalgama de influencias les hacía sonar de una forma diferente y original dentro del mundillo del folk en el que se movían. Jordi Vendrell insiste al grupo para que se anime a grabar un disco, así que al poco tiempo, por este interés, ánimo e insistencia, y tras rechazar ofertas de discográficas más importantes como Edigsa, el disco saldría a la calle con el sello Ocre, distribuido por Belter.

En el momento en el que terminan de dar forma a las seis canciones del disco, el grupo entra en 1977 en el Banana Moon Observatory, el estudio de cuatro pistas que tenía en la azotea de su casa de Deia en la isla de Mallorca, el músico Daevid Allen, ex-componente de Soft Machine y líder de Gong, quien les produce el disco y colabora al bajo en un par de temas. Contaban también con otras colaboraciones de lujo, como el ya citado Pau Riba, que se encargaría junto a Pep Laguarda de la dirección artística del disco, Xavier Riba, Milan y Bibiloni o Tico Balanza.

El resultado, la considerada obra maestra del folk hippie melódico mediterráneo. Un disco único, muy trabajado, en el que la combinación de instrumentos acústicos, muy folk, y eléctricos, más progresivos, es excelente y muy creativa, perfectamente adaptada tanto a las voces como a la incorporación de sonidos de la naturaleza (pájaros, grillos, el viento, el mar). Uno de los discos más cotizados en el mercado del coleccionismo, dada las pocas copias que de él se hicieron, totalmente al margen de la industria comercial discográfica.

Tenía, además, una preciosa portada, un cuadro elaborado con técnica puntillista especialmente diseñado para la ocasión llamado “Nit Encantada”, obra de Garri-Laguarda y Ximo Lara.

El disco obtendría -y sigue obteniendo- unas críticas sensacionales.

Pep Laguarda, ya sin Tapineria, acompañado por músicos de estudio, y el desaparecido amigo Charly Búfalo, grabaría un segundo disco dos años después, “Plexison Impermeable”(1979), que iba a ser editado por Edigsa. Pero, misteriosamente, nunca llegó a ser publicado. Pep Laguarda decide continuar con su actividad como pintor y diseñador junto a Manuel Garrido, con el que tenía una firma colectiva, la citada Garri-Laguarda, firma que duraría cinco años y que después desaparecería del mapa.

Garri ha manifestado que intentó en muchas ocasiones convencer a Pep Laguarda sin éxito para resucitar y continuar con la Tapinería. Así que se dedicó a hacer sus canciones y dar conciertos con su propio nombre, en los que ofrece sus maquetas (disponibles también en Internet). Recientemente ha resucitado Tapinería, ya sin Pep Laguarda ni otros componentes originales, grabando un disco totalmente autoeditado y no disponible en tiendas, solo a través de Internet, “En Perill d’Extinció” (Tapinería, 2008).

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Comentarios

foto del usuario pascual martinez
pascual martinez
18 junio, 2015 at 20:06

aquel que tenga la suerte de escucharlo comprobara que es uno de los mejores discos en la historia de la música en este país, yo que tuve la suerte de comprarlo cuando se edito, a dia de hoy sigo disfrutando de sus temas, y siguen manteniendo la frescura que muchos en la actualidad no logran alcanzar con los medios técnicos actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies