foto del grupo Penélope Trip
Periodos activos
1990
Procedencia
Asturias/ Asturies
Estado
Inactivo
Publicado por
Fernando Fernández Rego
Fecha publicación
26/12/2008
Estilos
28 fans

Penélope Trip es uno de los nombres imprescindibles de la escena musical de este país, así de rotundo. Fueron una luz que iluminó el camino de las hordas indies que asolaron nuestro país en los primeros años 90, auténticos precursores del pop experimental que triunfaba fuera de nuestras fronteras, un pop con un magnetismo especial no exento de una gran calidad.

Las etiquetas tanto en la música como en cualquier otra disciplina están a la orden del día, así es habitual que la banda se incluya en el denominado Xixon Sound, junto a grupos como Australian Blonde o Dr. Explosion. A mí personalmente las etiquetas no me gustan, porque generalmente nunca son capaces de abrazar todo aquello que intentan abarcar y caducan con demasiada facilidad. Penélope Trip siempre tuvieron demasiada personalidad para trascender más de lo que lo hicieron, sin embargo, estoy seguro de que fueron muchas las personas a las que este grupo cambio para siempre. En un momento desolador, en el que la imaginación brillaba por su ausencia en nuestra escena, surgió una banda irrepetible. Su nombre está tomado de “Penélope tree”, el título de una canción de Felt, un grupo por el que siempre sintieron una gran devoción, como demostrarían con su participación en “A Tribute to Felt” (Elefant, 1994) con “The final resting of the ark”, corte que sería incluido en su EP francés “Galaxina” (Alienor, 1993).

Con cierto amateurismo pero con una gran pericia, la banda se forma a principios del 90. Su idea es clara, centrar su sonido en la transmisión de sensaciones distorsionadas y experimentar con plena libertad con el ruido y la melodía. Con referentes obvios como The Velvet Underground, My Bloody Valentine, Stereolab o Sonic Youth, Tito Pintado -voz-, Pedro Vigil -guitarra-, Juan Carlos Fernández -guitarra-, David Guardado -bajo- y  Covadonga de Silva -batería- dan rienda suelta a sus inquietudes musicales. En el 91 ya tienen sello discográfico, el segundo puesto en el concurso de maquetas organizado por la Rockdelux los acerca a Munster -ese sello que acogió con los brazos abiertos propuestas arriesgadas, como también hizo con Cancer Moon, otros de los grandes agitadores de nuestra escena- y graban su primera referencia, el EP “Hammerhead!” (Munster, 1991), cuatro cortes entre los que encontramos una versión del “All tomorrow's parties” de la Velvet, y en los que ya observamos a donde dirigen sus miradas.  

En 1992 se edita “Politomanía” (Munster, 1992), su debut en formato largo. Ese mismo año, la escena alternativa sale del armario con la gira Noise Pop Tour, donde participan los asturianos junto a Usura, El Regalo de Silvia y Bach is Dead. Otras bandas como El Inquilino Comunista o Parkinson D.C. nutren el movimiento con sus jugosas propuestas. La prensa especializada se rinde a sus pies ante la frescura y efervescencia de su debut, pasajes experimentales y psicodélicos en las que los textos palidecen ante el chirriar de las guitarras. Y es que la banda nunca se preocupó por las letras, se centró en la melodía y en las geometrías sonoras, los ejes fundamentales de su música.

Un año después Munster edita en un mismo disco sus dos referencias hasta el momento, “Politomanía + Hammerhead!” (Munster, 1993). Lanzan un nuevo EP en el sello francés Les Disques Alienor, “Galaxina”, un corta duración en 7” que aunque no alcanzó una gran difusión siempre será recordado por el corte “Galaxina”, una de las canciones más representativitas de la banda, una joya escondida con un estribillo para el recuerdo. Antes de la grabación de su segundo largo, “Usted Morirá en su Nave Espacial” (Munster, 1994), Covadonga abandona el grupo para centrarse en su otro proyecto, Nosoträsh, y la sustituye César Miguelez a la batería.

Corre el año 94, sus vecinos de Australian Blonde dan el primer gran pelotazo del indie con “Chup chup”, pero la suerte continúa siendo esquiva con los de Tito Pintado, quienes no consiguen salir del circuito underground. La prensa, sin embargo, sigue de su lado como demuestra la elección de su segundo largo como cuarto mejor disco del 94 para la revista Rockdelux. David Guardado abandona la banda y esta se ve reducida a cuarteto.

En el 95, tras una brillante participación en el primer Festival Internacional de Benicassim -en el que también participan importantes bandas nacionales como Australian Blonde, Los Planetas, Los Flechazos o Automatics- la banda se centra en la elaboración de su proyecto más ambicioso. Abandonan Munster -su relación estaba muy deteriorada- y fichan por RCA, multinacional que apuesta por las bandas emergentes del movimiento alternativo -Los Planetas, El Niño Gusano-. El movimiento indie se mercantiliza al ver los grandes sellos el filón que se avecina. El grupo preocupado por mantener su libertad creativa firma un contrato especial con RCA, mediante el cual editarán su siguiente trabajo en un sello de nueva generación, Astro, pero con el respaldo de la multinacional americana.

Inspirados por la película de Narciso Ibañez Serrador, “¿Quién Puede Matar a un Niño” (1976), lanzan su tercer y a la postre definitivo largo, “¿Quién Puede Matar a un Niño?” (Astro / RCA, 1996). Sin duda se trata de su mejor trabajo, el pop de “Picolandia” se mezcla con la bossanova espacial de “Miss Black America” y “5 a.m.” y la distorsión y el ruido que continúan acaparando el mayor protagonismo.

Sin embargo la banda no alcanza sus objetivos, las ventas siguen sin alcanzar los grandes números y ante la imposibilidad de vivir de la música -en estos tiempos aún continúa siendo una utopía para muchas formaciones- el grupo decide separarse tras la gira de presentación del álbum. Antes, aprovechando la celebración del Festival de Cine de Gijón, graban junto a Le MansEvelyn” -de la banda sonora de “¿Quién Puede Matar a un Niño"-.

Tito Pintado sigue ligado al mundo de la música, con nuevos proyectos como anti y Telefilme -junto a David Rodríguez de Beef y La Estrella de David-, lo mismo que Pedro Vigil que se incorpora a Edwin Moses y se acerca al lounge y al easy-listening en su nueva aventura en solitario.

En el 2007 Astro lanza el DVD documental “Cambia de Vida. El Viaje del Xixón Sound” (Elena Medina y José A. Fernández, 2007), en el que repasan aquellos años en los que Gijón centralizó los focos de la escena musical española con grupos como Penélope Trip, Australian Blonde, Eliminator Jr., Manta Ray, Doctor Explosion, Undershakers o Nosoträsh, grupos "que se apoyaban en el sonido de guitarras distorsionadas y buscaban la renovación de una escena musical que consideraban estancada".

En definitiva, Pénelope Trip son hoy por hoy una parada obligada cuando hablamos de pop experimental de calidad, las propuestas arriesgadas en pocas ocasiones alcanzan la transcendencia de las masas, sin embargo en ocasiones como esta, si logran alcanzar calificativos como banda de culto o grupo de referencia, lo que tampoco está nada mal.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Comentarios

foto del usuario dario.garrido.39
dario.garrido.39
7 septiembre, 2012 at 00:43

De lo más grande que ha dado este país.

foto del usuario tele52
tele52
24 mayo, 2014 at 14:24

Comentaros que he añadido un nuevo registro en la discografia de un CD-EP, podeis verlo en Discogs

foto del usuario tele52
tele52
24 mayo, 2014 at 14:25

Es increible ver el poco material de video que hay en la red.

foto del usuario Fernando Fernández Rego
Fernando Fernández Rego
25 mayo, 2014 at 14:16

Gracias! Hemos añadido “Símbolo del Dolar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies