Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de Pablo Abraira - La Fonoteca
foto del grupo Pablo Abraira
Periodos activos
1960 - 1980, 2000
Procedencia
Madrid
Estado
Inactivo
Publicado por
Julián Molero
Fecha publicación
05/03/2012
Estilos
7 fans

Dicen que el nacimiento de una persona marca su vida. Algo de verdad debe haber en esto. La gente suele nacer en hospitales o domicilios particulares; sin embargo, Pablo nació en un taxi madrileño el 1 de julio de 1949 y su vida iba a convertirse después en un continuo tránsito entre España y América, entre la canción y el teatro.

Su formación musical fue ante todo como oyente, pues su madrina era una melómana que desde su infancia se empeñaba en llevarlo a conciertos de música clásica, donde Pablito se aburría a modo, pero donde se impregnaba de buena música. Se cría en el barrio de Salamanca y conoce las primeras letras en un colegio regentado por frailes jesuitas. A los siete años ya está en su escolanía. Así, entre cantos de misa y conciertos sinfónicos en el Monumental transcurren sus primeros años.

Pero el adolescente Pablo demanda emociones más fuertes y a mediados de los 60 forma un conjunto con sus amigos para cantar a los Beatles y al rock and roll. Se llaman Los Surcos. Ensayan en un garaje de la Colonia San Vicente. En ese grupo coincide con el guitarrista Javier Esteve. Graban maquetas pero no editan ningún disco. Se disuelven a finales de 1968. Javier formará pronto Cerebrum y Pablo va a entrar como cantante en su primer grupo importante: Los Grimm. Aunque este grupo lo conoce de refilón, pues solo grabará con ellos su último single, en 1969. De las cenizas de Los Grimm nacerá Frecuencia, un grupo con más calidad que suerte, que reducirá su trayectoria a un único sencillo.

En el otoño de 1972 es apartado de la circulación para hacer la mili en África, lo que supone desaparecer del panorama musical por año y medio. Licenciado, regresa a Madrid sin ninguna expectativa. Un conocido, el ex de Los Pekenikes Álvaro Nieto, colaboraba con Movieplay e invita a Pablo a grabar una maqueta con escasos medios y mucha prisa. Pablo acepta y en el verano de 1974 decide irse a pasar el verano a Fuengirola. Aquella cinta cae en manos de Rafael Pérez Botija, al que entusiasma la voz de Pablo. Hay que entender que aquellos años, todas las discográficas andaban a la caza de cantantes melódicos que continuaran la senda de Julio Iglesias, Daniel Velázquez, Camilo Sesto, Lorenzo Santamaría, Juan Camacho, Tony Landa... Aquella vena parecía un tanto agotada, pero aún era capaz de generar royalties. Tras una búsqueda casi detectivesca, Álvaro logra dar con el paradero de Pablo, cuyo único proyecto era sestear en playas y discotecas, y le conmina a que regrese a la capital.

Todavía pasará un largo año hasta que el primer vinilo de Pablo Abraira aparezca en el mercado. Con dos canciones del propio Pérez Botija, se presenta: “O Tú o Nada” (Movieplay, 1976). El disco arma el taco, a pesar de un planteamiento ciertamente conservador en lo musical. En octubre de 1976 alcanza el número 1 absoluto de ventas y ahí se queda durante tres semanas. El mes anterior había estado dos semanas encabezando la lista de Los 40 Principales. Eso se llama llegar y besar el santo.

En el invierno siguiente graba su primer LP: “30 de Febrero” (Movieplay, 1977), del cual se extraerá su segundo sencillo, “Gavilán o Paloma” (Movieplay, 1977), con el que en la primavera de ese año estará cinco semanas en la primera plaza de la lista absoluta de ventas. Movieplay revive gracias a sus ventas y se frota la manos con este nuevo rey Midas; sin embargo, Pablo ya no volverá al número 1 y a la postre estos dos monumentales hits pesarán como el plomo durante el resto de su larga carrera.

El enorme impulso inicial logra que su siguiente LP, “Visiones” (Movieplay, 1978), y los sencillos “Lágrimas Blancas” (Movieplay, 1978) y “¿Quién Tiene un Duro de Amor?” (Movieplay, 1979) se metan en las listas de ventas. Y en el caso del último citado alcance el top 10.

Pero a partir de los 80 su carrera toma la cuesta abajo. Pocas ventas, discos ni mejores ni peores que los anteriores, pero alejados de un público inmerso en La Movida; galas veraniegas que escasean, hasta que en 1983, tras la publicación de “Cuarto Creciente” (Movieplay, 1983), la discográfica no renueva el contrato.

Quizá no venda muchos discos, pero sus capacidades interpretativas le llevan a protagonizar en 1980 “Lovy” (1980) de Óscar y Jorge Gómez, un ambicioso proyecto absolutamente español con un elenco de cantantes famosos: además del protagonista, allí estaban Teddy Bautista, Micky, María Veranes y otros menos conocidos. Se estrena el 8 de octubre, la crítica lo pone bien; sin embargo, no alcanza el éxito esperado. En varias representaciones surgen problemas técnicos derivados del uso aún poco controlado de micrófonos inalámbricos y efectos láser, que consiguen la hilaridad de un público, que escucha como se cuela en el sonido de la obra la frecuencia de la emisora de la policía madrileña intercambiando mensajes, o como los rayos de colores tomaban vida propia y se disparaban en direcciones inesperadas. Se corta durante una semana para solucionar el asunto y no llega en cartel ni a navidades.

Pero a las buenas voces románticas siempre les quedará América. En aquel continente, Pablo Abraira había vendido mucho de sus primeras canciones y desde 198 centrará allí su carrera.

De algo ha servido el accidentado musical anterior y es para demostrar que Pablo, además de buen cantante, es un estimable actor. Cuando en 1982 se estrena en España “Evita” de Andrew Lloyd Weber y Tim Rice, él está en plena gira americana, pero tan pronto termina sus compromisos, se reintegrará a la compañía para hacer el papel de Che Guevara.

La suerte está echada y los musicales se suceden. En 1984 se reestrena “Jesucrito Superstar”, de los mismos autores que Evita. El reto de superar la versión protagonizada años antes por Camilo Sesto es grande. Pablo hará el papel de Jesús. Le darán la réplica Pedro Ruy-Blas, como Judas, y Estíbaliz Uranga, de Mocedades, como María Magdalena. La obra estará más de siete meses en cartel, prácticamente a lleno diario.

En la segunda mitad de los 80 se le pierde un tanto la pista y Pablo sigue actuando y haciendo algunas grabaciones en América. En 1994, participará como actor destacado en varios montajes teatrales del Centro Dramático Nacional.

Pero si eres cantante, no puedes conformarte con hablar y recitar. Pablo Abraira regresará a la canción justo cuando el milenio cambio de cifra con “Casualidades” (CFI, 2000), un buen ejemplo de pop latino, que no se publicará oficialmente en España. A este disco le seguirá “Ahora” (A & A, 2003), que volvió a poner a este cantante en el oído de los aficionados nacionales. Discos que no aportan demasiado a la trayectoria de un artista de amplio registro expresivo.

Recientemente, encontramos al incansable y versátil Pablo Abraira en televisión, presentando Weekend, una serie de programas dedicados al turismo alternativo. Actualmente prepara una nueva gira de conciertos. La historia continúa.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies