foto del grupo Núcleo Terco
Periodos activos
2001 - 2010, 2012 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
19/01/2020
Estilos
No tiene fans

Pioneros de lo que ellos mismos denominaron como rock proletario, los vallecanos Núcleo Terco son representantes de la vertiente más comprometida políticamente del oi! Directamente implicados en la militancia antifascista del barrio madrileño decidieron utilizar su música como canal de expresión de sus opiniones llegando a acuñar el término con el que luego se identificaron bandas incluso del panorama internacional.

No hay una fecha concreta que recuerden como comienzo oficial. Dicen eso sí que puede ser en algún momento del año 2001. “Yo no lo recuerdo” dice Carlos Rivas., cantante y líder con el paso del tiempo de la banda. Junto a otros dos amigos, Chus y Mikado, con los que entrena deportes de combate en El Horno, un lugar que en realidad era una sala de baile, deciden montar una banda de música. Eso sí, las motivaciones principales no son estrictamente musicales: “Quisimos hacer un grupo de rock con el mero objetivo de expandir ideas inspiradas por el marxismo-leninismo” cuenta Carlos. “En realidad para nosotros lo de la música era un poco secundario. Lo que queríamos era hacer activismo político a través de la música, pero claro, como te digo, eso fue hace muchísimos años y ahora han cambiado las cosas un poco”.

Carlos y Chus se encargarían de las voces, Mikado de la guitarra, para la batería reclutan a Sebas y el puesto del bajista lo van cubriendo con distintos candidatos. “Fuimos a ensayar al número uno de la Avenida de la Albufera, en una casa, en cierta manera ocupada”, rememoran de los primeros días de actividad del grupo.

El nombre que eligen para el proyecto tiene que ver con lo específico de la propuesta ideológica que lo motiva. “Estábamos en una época en la que, incluso en la escena antifascista, era muy difícil defender ideas desde el marxismo-leninismo más ortodoxo. A pesar de todos los palos que nos venían en contra, nos manteníamos tercos en ideas que presuntamente estaban desmontadas por el peso de los hechos. Sin embargo, nosotros continuábamos pensando que nosotros llevábamos la razón y que los demás estaban equivocados. Esa terquedad es la que nos hizo adoptar ese nombre. Además, dado que éramos pocos no nos podíamos considerar ni una célula, si acaso un núcleo…”, así que la elección final de Núcleo Terco “nos venía al pelo”.

El debut en directo tiene lugar en el centro okupado La Fábrica de Tracia  de Madrid en un concierto celebrado el 6 de mayo de 2001 en el que también participaron Commando 9mm y Kaos Urbano. También iban a tocar los catalanes Pilseners, y así lo anunciaba el correspondiente cartel, pero al final no pudieron ir.

En su proyecto de difusión política a través de la música se inspiran en bandas de punk clásicas del denominado rock Radikal Vasco, del oi!, del metal, o de bandas como The Exploited. Aunque si tuvieran que destacar a algún grupo en particular es muy probable que lo tuvieran claro: “Nos gustaba el discurso de la banda italiana Erode y su concepto musical y político. Aunque en realidad al final el sonido que adoptamos no era tan melódico como el suyo”. La evolución posterior con el paso del tiempo tendría a otras bandas como los alemanes Toxpack como referencia.

Sería precisamente la grabación de una de esas actuaciones en centros ocupados la primera referencia discográfica que editase de Núcleo Terco. “Directo desde La Lavandería” (Street Culture Records, 2002) corresponde a un concierto dado el 22 de marzo de 2002 en Vallecas organizado como ayuda a algunos presos políticos comunistas y antifascistas. Por entonces la formación de la banda era Carlos y Chus a las voces, Mikado y Pavel a las guitarras, Sebas a la batería y Txampi al bajo.

Ambientado con una portada en la que aparece una fábrica soviética, la banda incluía algunos de los temas que luego jugarían un papel destacado en el repertorio de Núcleo Terco como “Horda roja”, donde pedían el levantamiento de la clase obrera y el gulag para la burguesía, “A martillazos” o “El pueblo y sus verdugos”. Había igualmente una versión de “Mi Kalashnikov” del grupo catalán Opció K-95.

La siguiente entrega de la banda llegó en forma de mini CD. “Stalingrado 1943” (Street Culture, 2003) se grabó en Canillejas y salió publicado en marzo de 2003. Del técnico de la grabación recuerdan su nombre: Boris. Recuperaba la versión del tema de Opció K-95, el “After Boltxebique” de Kortatu, de Barricatta Rossa y recogían un sonido duro en el que podía haber muestras de Espasmódicos (“Comparte el dolor”). La portada del disco retomaba la estética soviética, en concreto, la de su ejército en la batalla de Stalingrado durante la Segunda Guerra Mundial en el frente ruso.

Ese mismo año, un par de meses después, en octubre de 2003, sale editado “Abriendo Fuego” (Potencial Hardcore, 2003) un nuevo álbum en formato de CD que han grabado en los estudios Reactor de Lavapiés, el campamento base de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados.

Portada de nuevo con fotografía de combate, con dos milicianos disparando dos kalashnikovs, en estética similar a la de aquel “Cap Oportunitat” (Autoproducido, 1996) de los ya mencionados Opció K-95, y contraportada con imagen de Revolución rusa. Su interior contenía la práctica totalidad del directo recogido en La Lavandería, además de temas que reinciden en la temática bélica, en especial los enfrentamientos de los ejércitos soviético y alemán durante el conflicto mundial como “Krasny Bor” (con mención explícita a la batalla alrededor de la antigua ciudad de Leningrado en el que participó la División Azul española) o “Verano del 42” (con el partido de fútbol disputado entre alemanes y ucranianos en 1942).

La virulencia de los contenidos se hacía acompañar con música contundente, con energía como para fustigar a las masas a favor de la clase obrera. Estructura sonora clásica de street punk, con fondo amenazante convenientemente acentuado por el doblete tanto en guitarra como en las voces. Oi! ortodoxo al servicio del ideario político de la banda.

En una entrevista concedida a los pocos años de funcionamiento del grupo confesaban que sus canciones podían corresponder a “cualquier fotografía que se puede sacar un día en una obra”, haciendo especial hincapié en la situación que tienen que soportar los que trabajan en la misma. Con todo, manifestaban no verse como una banda oi! sino el resultado de una mezcla heterogénea en la que la principal componente es el rock y todas sus variantes, “sobre todo por aquellos sonidos más vinculados a la música antifascista dentro del rock y el punk”. No hay, por tanto, según sostienen, un estilo concreto, sino que se incorpora todo lo que les suena bien. “Por eso ideamos la etiqueta rock proletario porque en cierta manera es lo suficientemente amplia como para definir un sonido y una idea”. Como indicaban en una entrevista, el término servía para trascender a la componente temporal que pudiera quedar ligada a una “moda de edades”, a la música que “forme parte de un movimiento juvenil que cuando pasa toda esa época, la deja atrás”. El término proletario así, haría mención a una clase social más allá de instantes concretos pasajeros.

La orientación política del grupo llevaba pareja la militancia de alguno de sus componentes a organizaciones o partidos como Izquierda Castellana, a la que pertenecía Chus o de la que también se declaraba simpatizante Carlos, RASH (Red and Anarchist Skin Heads) o el PCE(r) al que Pavel se consideraba próximo.

El grupo atraviesa entonces por una serie de cambios en su formación, que se traducen en un largo periodo hasta volver a recuperar la estabilidad necesaria para poder afrontar la elaboración de un nuevo disco. Así para cuando entran en un estudio de Rivas Vaciamadrid para grabar “La Comisión de la Estaca” (Mai Morirem / Redstar73, 2008) la composición de Núcleo Terco presenta las novedades de Touch a la guitarra sustituyendo a Mikado y de Juanma como segundo cantante, junto a Carlos, reemplazando a Chus. El nuevo disco vio la luz el 8 de marzo de 2008 y tomaba su título de la organización obrera gallega clandestina que operaba en la década de los 70 como defensa ante los abusos de la patronal.

Dedican canciones a Paolo di Canio, el futbolista de Roma que nunca ocultó sus simpatías por Benito Mussolini, al que le cantan en italiano para desearle el mismo final cabeza abajo como terminó linchado este último (“Cabeza in giú”), al comunismo chino (“La larga marcha”), a cazabombarderos soviéticos (“Sturmovik”)… Precisamente en gallego era como hacían versión a modo de tema extra, del tema que daba título al disco. “Actúa cuando sobran las palabras” dice su letra, acompañada de una música al galope. Y es que el nuevo trabajo pone de manifiesto la evolución en el sonido de la banda. Las guitarras en concreto han cobrado ahora una robustez y presencia acorazada que hablan de cierta deriva hacia el thrash. El estricto street punk parece haber sido superado.

En cualquier caso, siempre han manifestado su deseo de mantener libertad estilística. Su primera elección, efectivamente, apunta al Oi! pero por razones que trascienden el estricto plano musical: “La música Oi! es una de las pocas en las que se habla de clase obrera, con lo que ya se empieza a asumir un discurso de clase y de identificación con una que es la de los oprimidos”. En su opinión, el resto de las variantes del rock no tienen un discurso en el que se hable de clases dentro de las estructuras sociales.

En una de esas primeras entrevistas tenían claro el alegato que les motivaba: “Nuestro deseo es que un grupo como Núcleo Terco no tuviera que existir, eso daría idea de la sociedad en la que viviríamos. Pero la realidad es que la misma esencia de nuestro nombre indica que somos una minoría inapreciable aquellos que tenemos conciencia de clase trabajadora. Esta situación es insatisfactoria. Pretendemos hacer llegar nuestro mensaje a todos los trabajadores. Somos conscientes de que nuestro estilo de música es muy minoritario, pero es lo que sentimos. Ya sabemos que es una contradicción, pero pretendemos que algún día las circunstancias sociales obliguen a los trabajadores a volver sus ojos a mensajes como los nuestros, entonces aceptarán nuestro vehículo de expresión”.

Son varias decenas las bandas con las que Núcleo Terco reconoce abiertamente tener afinidad, aunque en caso de verse obligados a dar algún nombre, bien pudiera ser que encontrásemos los de Kaos Urbano, Opció K95, Pilseners y Non Servium. Con quien tocan el día 26 de abril de 2008 en Sabadell es con Camarada Kalashnikov y Adiktes a la Barra.

El grupo entra entonces en punto muerto. Muy diferentes circunstancias personales de cada uno de los miembros fuerzan a que se produzca un parón de la actividad. Carlos, en particular, tiene su segunda hija y atraviesa una etapa personal “compleja”. Sebas, el primer batería del grupo logra sacar una plaza fija como bombero, lo que hace que pueda dedicar menos tiempo a la banda. Para Núcleo Terco el batería era una pieza fundamental y no se hacían a la idea de seguir sin él; Txampi se fue a vivir a Navarra…. “Era muy difícil seguir. Paramos dos años y dimos casi por muerto al grupo” relata Carlos.

No volverían hasta el año 2012. Carlos confesaba en una entrevista a RSA Madrid realizada nada más volver a poner en marcha Núcleo Terco, sentir “la necesidad de escribir y dar a conocer historias interesantes”. De la formación que tenía la banda cuando pararon sólo queda Marcos a la guitarra y Carlos a la voz. En la decisión de volver, jugó un papel importante el guitarrista, componente a su vez de otro grupo vallecano adscrito también al término de rock proletario: RPG-7, que había tomado el relevo de Núcleo Terco cuando estos decidieron parar. Juntos deciden ir llenando los puestos vacantes con diferentes fichajes: Óscar –Trash- (guitarra), Chumi (bajo) y Rubén (batería). La banda se quedaba así sin uno de sus rasgos característicos, el de los dos cantantes, quedando a partir de entonces el micro en exclusividad para Carlos. La incorporación del nuevo guitarra aseguraba, por el contrario, el mantener el tono hacia el rock duro que habían puesto de manifiesto con “La Comisión de la Estaca”, el último disco editado en su anterior etapa.

El debut en esta reformación del grupo se produce en el centro ocupado El Dragón en unas jornadas de Amnistía para los Presos Políticos celebradas el 6 de octubre de 2012 en donde Núcleo Terco compartiría cartel con Pablo Hasél, RPG-7 y La Plataforma.

Si bien Carlos hablaba en entrevista concedida al Rol del Obrero de los cambios en la dinámica creativa de la banda con la incorporación de los nuevos miembros, advertía que lo que no iba a variar es el rumbo ideológico de Núcleo Terco; aunque eso sí, matizaba: “No obstante el estilo de exponer esas realidades sí va a cambiar porque me apetece contar cómo veo la vida que llevamos los desgraciados”, sin descartar la autocrítica por alguna de las maneras exhibidas en el pasado.

En diciembre de 2012 se edita un videoclip con el tema “Leningrad rockers” en el que se podía ver a la banda en algunos de sus emplazamientos habituales: la escuela de boxeo La Fábrika, las afueras de la tienda Potencial Hardcore, su local de ensayo y en la barra del bar BarBarie. Se trataba en realidad del adelanto del que sería su disco de regreso, el sencillo “Leningrad Rockers” (Potencial Hardcore, 2013). De sonido más compacto que nunca, con la voz de Carlos sonando sobre un auténtico caballo desbocado y la guitarra de Trash marcando el rumbo, las letras en inglés hacían pensar en la locomotora musical que era Motörhead, por ejemplo. Y es que, además así lo manifiesta, diciendo que además de tener como hobby aquello del smash the fash, sus gustos musicales pasaban por los de Lemmy, Tracy Lords y los Cockney Rejects. Para la cara B y “Komité de sangre” volvían a una opción más parecida al rock entre proletario y callejero desplegado anteriormente, con coros finales gritando firmes “¡Antifascistas, antifascistas!

El sencillo con el que volvían se graba en los estudios Corleone de Javier Soler –Chiffli- (Habeas Corpus) y lo edita el sello vallecano Potencial Hardcore, dos constantes a partir de entonces en el devenir de la segunda juventud que vivía Núcleo Terco. Alrededor de la distribuidora madrileña se venía formando una pequeña escena de bandas que parecían tener en común unas maneras de entender la música punk rock hecha desde las barriadas del cinturón obrero de la capital. No tienen más que palabras de agradecimiento para Fernando Márquez, su responsable, que siempre tuvo confianza absoluta en la banda: “Es una pieza clave en la música y lucha antifascista, al menos aquí en Madrid”.

Si bien 2013 comenzaba para el grupo con el concierto dado el 18 de enero con Saldakoi, durante ese año vivirán dos de los momentos claves en la historia de la banda. Por un lado, visitan Moscú, donde tocan e incluso son entrevistados por un medio local. Ante la cámara, Carlos, Rubén y Chusmi exponían su nostalgia por la figura de Joseph Stalin y su desencanto con algunas de las maneras de la izquierda comunista occidental. Encantados con la experiencia y el concierto expresaban posteriormente su contrariedad por la realidad social que encontraron en el país: “(…) nos sentimos apenados por el hecho de que el socialismo solo se vea en las estatuas en ese gran país”. Pero, por otra parte, a los pocos días de volver de Rusia, comparten escenario con uno de los grupos que más les han inspirado desde siempre: los italianos Erode. Lo hicieron tocando el 25 de mayo en la sala Hebe.

El año finaliza con el concierto que dan en la sala Caracol con los grupos Agresión y Saldakoi, en un evento cuyo cartel informaba de que se trataba de un “concierto solidario con los 4 cuatro acusados por ejercer la autodefensa antifascista el 12 de octubre de 2013”. Carlos, el cantante de Núcleo Terco, era justamente uno de ellos.

Es precisamente la cuestión de la violencia uno de los aspectos más controvertidos de la propia escena skinhead. Cuando años atrás Carlos respondía a la cuestión del momento más desagradable por la banda, el cantante no dudaba en señalar el concierto suspendido en Móstoles porque hubo una pelea previa en la que un chico terminó siendo trasladado de urgencia a un hospital. “Fue lamentable”, apostillaba entonces.

A nuestras preguntas reflexionaba indicando asimilando la violencia como un “fenómeno arraigado en la sociedad”. Ya, para precisar acerca de Núcleo Terco desarrollaba lo siguiente: “Nosotros no somos violentos de manera irracional. Respondemos a la violencia con violencia porque es lógico. Puede ser una violencia verbal o gestual; puede ser la negación de la aceptación de unas normas”. No se ven como un grupo que incite a la misma, “pero tampoco un pacifismo vacío que acepta que te castiguen o marginen sin dar respuesta a ello. No propugnamos una violencia sin sentido ni una agresividad que no tenga una fundamentación en las condiciones en las que vive la clase obrera”.

Especificando el debate al plano estrictamente musical, cabe destacar lo respondido tiempo atrás a La Haine. “Nuestra música es ruidosa y violenta tal y como es nuestra vida, es la expresión de los sentimientos que la inspiran”. Mucho más recientemente reflexionaba: “No sé si nuestra música inspira violencia o no. Yo lo que aspiro es que inspire solidaridad, amor por la clase obrera y ganas por construir un mundo mejor y de destruir este mundo de injusticias”.

En 2014 entra Heredia (Saldakoi) para hacerse cargo del bajo. Es en esta nueva formación como el cuarteto se involucra en la grabación de nuevo material para, primero, “Europa Sangra” (Potencial Hardcore, 2014), un compartido entre dos bandas madrileñas (Núcleo Terco con el tema “Madrid en lucha”, y RPG-7 con “Vientos de octubre”) y dos catalanas (Conflicte participaba con “Eterns” y Cor Fort con “El vesper de la gloriosa”). La portada mostraba un mapa con el continente europeo y dos manchas de sangre tapando Madrid y Cataluña.

El sencillo con los cuatro grupos se editó el día 6 de junio. Es precisamente durante este mes cuando Núcleo Terco entra de nuevo en los estudios Corleone para grabar los temas que incluiría en su nuevo disco, el primero en el nuevo arranque de los vallecanos. “Terco” (Potencial Hardcore, 2014) dejaba poco espacio para las dudas de las motivaciones del grupo a la hora de componer su música. Tanto la portada como la contraportada vienen diseñadas con motivos de la Segunda Guerra Mundial: Un impactante dibujo de un soldado soviético acuchillando a un alemán para la primera y la famosa foto de la bandera de la U.R.S.S. ondeando en una población tomada por el ejército ruso para la contra.

El disco, que sale en octubre, contiene auténticas descargas de ira de las habituales en el repertorio de Núcleo Terco junto con temas con espíritu de himno (la misma introducción musical o la épica “El día de la victoria”). Combinan igualmente la recuperación de figuras del conflicto bélico mundial (en este caso los infantes rusos frontovik) y de la organización del estado comunista (cantan a la primera organización de inteligencia político-militar soviética en “Hermanos de la espada”), con menciones a la lucha callejera contra las fuerzas del orden (“No lo conseguirán”) y contra elementos fascistas (“Combatientes de las calles”). Finalmente, la banda se posiciona decididamente en el debate abierto en la escena acerca de si controlar o no a las bandas de oi!, vigilar las letras de sus canciones y las actitudes de sus componentes (“Caza de brujas”). Como extras, se incluyen versiones en francés de esta última y de la sobresaliente “Rock or die”.

Núcleo Terco, que para entonces ya había salido a tocar, además de a Rusia, a Francia, cruzaría el Atlántico en diciembre de 2014 para ir a tocar a México. Entrevistados por el blog Street Line, se apresuraban a comentar agradecidos el buen recibimiento y trato recibido allí, con posibilidad de alojarse en un buen hotel, algo que, sin embargo, no habían podido tener en esos otros lugares de la Europa civilizada y desarrollada. No han sido precisamente los vallecanos una banda que haya tenido problemas cuando ha actuado en escenarios internacionales. Tras una primera etapa en la que la organización de los conciertos se hacía principalmente a través de Potencial Hardcore, pasaron a funcionar después de manera más autónoma, siendo Ester, la compañera de Carlos, la responsable última de la gestión de todos los viajes. Dispuestos siempre a asimilar de manera enriquecedora y positiva las oportunidades que la música les ha dado para viajar y conocer de primera mano la realidad de la clase obrera en sitios muy diferentes, el balance ha sido casi siempre bueno. Aunque en cada país se trabajaba de manera distinta, siempre les han tratado bien: “En ningún sitio nos han hecho la púa”.

Deciden entonces volver a la estructura de dos cantantes, haciendo que Rubén deje las baquetas para dárselas a Diego Merayo (Kaos Urbano, Bajo Klero, Proudz, Against the Spirits, Actitud de Rechazo). El nuevo batería es fichado en 2015 por mediación de Sku, el cantante de Kaos Urbano con el que compartía piso: “Me llamó para decirme que me iba a llamar Carlos porque necesitaba un batería que fuera rojo y que tenía que decirle que sí. Hablé con él esa misma noche y vino a Alcobendas al día siguiente”, nos cuenta. Su debut se produjo en una actuación en el espacio social ocupado La Dragona a primeros de mayo tras apenas dos ensayos.

A donde no iría sin embargo el nuevo fichaje por haber entrado hacía unos días fue a Rusia. En el segundo viaje que hacía Núcleo Terco en su trayectoria a este país para actuar en Moscú (9 de mayo) y San Petersburgo, o como ellos prefieren seguir llamándolo, Leningrado, (11 de mayo) sería Rubén el que volviese a hacerse cargo de la batería.

Sin embargo, la vuelta al modo tándem al micrófono para cantar no duró demasiado. Para cuando el grupo entra de nuevo en un estudio a grabar nuevas canciones, apenas un año después, Núcleo Terco está de nuevo como cuarteto, ya sin Rubén que deja el grupo tras su actuación el 2 de julio de 2015 en La Atalaya en el 30 Aniversario de Potencial Hardcore donde se llegaron a reunir un buen ramillete de bandas como Non Servium, Andanada 7, Ignotus, Faber Pugna, Odio, Vómito, Inox, Espasmódicos, Manolo UVI, Matando Gratix, Sagrada Familia, La Broma de SSatán

El día 26 de noviembre de ese mismo año tocan en la Asociación Musical La Hurraka en Barcelona junto a Cor Fotr, Mossin Nagant y Donec Perficiam.

“A Martillazos” (Potencial Hardcore, 2016) resultado de su paso de nuevo por los Corleone Estudios, muestra a la banda algo más centrada en su realidad actual, con menos trabajo de revisión histórica de la Segunda Guerra Mundial a la hora de escribir las letras. Si acaso la mirada atrás no va más allá del 1987 y las huelgas en la siderurgia cántabra tras los planes de reconversión industrial. Con “Rojos”, la canción con la que abren el disco, establecen, eso sí, el manual con su ideario particular: “El Comunismo es la esperanza de la humanidad”, para pasar posteriormente a dar cuenta de fuerzas del orden y estamentos sociales en contra de los intereses del obrero. Punto de nostalgia (“No me arrepiento”) y de hermanamiento en su hábitat vallecano (“Mi dulce infierno”).

En lo musical, el grupo suena ya firmemente instaurado en el rock callejero vigoroso que lo acercaba a los aires transitados por otras bandas del catálogo de Potencial Hardcore como Non Servium, Kaos Urbano o incluso Suzio 13.

El disco fue presentado oficialmente en un concierto dado el 30 de diciembre en la sala Hebe de Vallecas, pero antes, la agenda de la banda durante 2016 estuvo bien apretada. Participaron en la fiesta conmemorativa de la derrota comunera en Villalar el 22 de abril tocando en la Carpa de Comunistas de Castilla junto a Instinto Agresivo, Deskarta Dos, Misstol o Intrinsek. Al día siguiente se les pudo ver en el E.S.O. La Dragona con Herida Social y Loud and Proud. El fin de semana del 27 y 28 de mayo viajaron al norte, para actuar, primero en Avilés junto a Sartenazo Cerebral y luego a Barakaldo para tocar con The Hammer Killers y Obsesión Fatal.

Tras la ya mencionada fiesta de celebración de aniversario del sello Potencial Hardcore, Núcleo Terco también tocaría ese mismo mes de julio, el día 23, en el gaztetxe de Legazpi con Yakovlev 42 y Malos Tiempos Bastardos.

La actividad en directo se completaría por todo lo alto con el viaje a Milán (Italia) donde tocarían el 19 de noviembre junto a los italianos Urban Vietcong.

El sonido de la banda se haría mucho más rocoso con la entrada en marzo de 2017 de un segundo guitarrista: Carlos –Kobaya- (Herida Social). La nueva incorporación no llegaría a tiempo para poder acompañar a la banda en las dos salidas fuera del país para tocar: un festival en Magenta a las afueras de Milán (Italia) y en Estocolmo (Suecia) el 29 de abril.

Durante ese año la banda actúa en Barcelona (28 de enero), Gijón (24 de febrero), Santiago de Compostela (25 de febrero) y en el C.S.O.J. La Atalaya (1 de abril) junto a Vostok, Duff Hooligans e Instinto Agresivo.

Al año siguiente el destino internacional es Chile. El 31 de marzo tocan en Santiago en un festival en el que participan bandas como Conducta Anti Social, 44 Balas, Qué Risa o Segunda División.

Antes habían tocado el 20 de enero en la sala Black Pearl de Valladolid junto a Impetum.

En marzo de 2018 entra Miguel Ángel Canelo al bajo para sustituir a Heredia.

Sería esta nueva formación la que tocase el 13 de octubre en el gaztetxe Txarraska de Basauri con Takedown, y ya en diciembre, en la fiesta del 25 aniversario de l’Ateneu Popular X en Villafranca del Panadés con Cor Fort e Irreduktibles (el día 1) y en la sala Vizzio de Alcorcón, con Kaos Urbano y La Rock&Punk (el día 29).

Núcleo Terco encuentra un hueco entre tanta actividad en directo para entrar a grabar nuevo material en los estudios Corleone. El 16 marzo de 2019 se presenta en la sala Rock Palace, en un concierto en el que también participa Sangre Salvaje, el nuevo disco de Núcleo Terco, “Odio Ideológico” (Potencial Hardcore, 2019) que tomaba su título al de una de las canciones de “Abriendo Fuego”.

Para la elaboración del disco dijeron haberse apoyado mucho en el trabajo previo de Kobaya en la estructura de las canciones. “Después todos hacíamos aportaciones. Se hace una letra que cuadre con el espíritu de lo que nos influye esa canción”, contaban para La Carne Magazine en abril de 2019. Precisamente su guitarra y la de Trash son las que parecen marcar el nuevo sonido de Núcleo Terco. Nunca antes estuvieron tan lejos del oi! de los inicios y tan cerca de un thrash trepidante, denso y estremecedor.

El disco, de portada con aires similares al de “1989-2015” (Tagrawla, 2016) de los canarios A.S.C.O. vino acompañado de un videoclip para la canción “Carne contra hierro”.

Apenas dos semanas después de la edición del disco, el 30 de marzo, marchan a Bolivia para tocar en el Red and Roll de Bogotá.

Tocaron en Salamanca el 15 de junio con Def Letal y Flipe VI, el 20 de septiembre en Sttugart (Alemania) en el festival All Power to the People y a la semana siguiente participan en el Festival San Migueluco Rock celebrado en Los Corrales de Buelna (Cantabria). No se perdieron tampoco el concierto Altsasu Gurasoak el 2 de noviembre de 2019.

En diciembre de 2019 Chiffli, cercano desde hacía muchísimo tiempo a la banda en tareas de producción desde su estudio Corleone, entra como bajista, estrenándose en un concierto antifascista celebrado en La Nau de Barberá del Vallés tocando junto a Crit de Lluita, Gazapos, Desperta Ferro e Insershow. Canelo entonces abandona el bajo para pasar a ser segundo guitarrista ya que Kobaya se va por motivos personales.

Cuando se les pregunta por el rasgo que, a su juicio, distingue a Núcleo Terco de otros grupos, indican: “Haber sido los primeros en aportar un discurso abiertamente marxista-leninista sin ningún sentimiento de culpabilidad por expresar nuestras ideas”. Dicen una posición que, aunque ha podido ir evolucionando por el paso del tiempo y por la participación de la casi veintena de componentes que han pasado por su formación, se mantiene fiel a “unos principios antifascistas, antisexistas, anticapitalistas, antirracistas y partidarios de la clase obrera”, aunque en muchos casos son rasgos que comparten con otras bandas. Tampoco la búsqueda de un sonido más compacto y agresivo sirve para distinguirlos del resto de manera definitiva. Pero con todo, es cierto que han sido pioneros y abanderados de ese rock proletario profundamente marcado por ideología marxista, que luego secundarían otras bandas del panorama estatal como los ya mencionados RPG-7 o Mencer Vermello, Kommintern, Cor Fort, Kop..; como los peruanos M.A.D., los chilenos Guardia Bermellón, los colombianos Brigada Oi o Komintern 43…

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies