Nacidos en plena efervescencia del llamado tonti-pop, Niza empezó siendo un trío, pero muy pronto se convertiría en el dúo oficial que a lo largo de algo más de un lustro grabarían un largo y un par EP, además de canciones desperdigadas a lo largo y ancho de recopilatorios de todo el planeta.

Roberto Martín y Silvia Sanz comparten grupo y algo más en 1998. Cercanos al entorno de Meteosat (auténticos dinamizadores y agitadores de la nueva escena naciente a la estela del éxito de Los Fresones Rebeldes y de la mutación del viejo indie con síntomas de anquilosamiento y cantado en inglés hacia un nuevo pop en español) Niza graban un par de maquetas, suenan en Flor de Pasión, Disco Grande, Diario Pop y Viaje a los Sueños Polares, discuten en la lista de correo spanish-pop, Juan de Pablos les invita a tocar en su fiesta anual en la edición de 1999… vamos, todo el recorrido habitual.

Tras muy pocos conciertos, la discográfica madrileña Elefant, a la cabeza de este naciente movimiento de pop cantado en castellano, los ficha y en agosto de 1999 editan un EP homónimo, "Niza" (Elefant, 1999),en el que además del dúo colabora Edu de Meteosat. Una antiestética portada de los cotizados Rubenimichi sirve de carta de presentación discográfica en cinco canciones, algunas recuperadas de sus maquetas previas. De las cinco, “Estival” daría una pista de los pasos que el grupo seguiría en el futuro, alejándose de los postulados de tecno-pop simplón, letras escapistas o tontorronas, y una alargada sombra de Family omnipresente en aquel momento del pop español. El conductor radial de la BBC Mark Radcliffe llegó a pinchar canciones de este EP. De entre los nuevos grupos como Me Enveneno de Azules, La Pequeña Suiza, La Monja Enana o Juniper Moon, son uno de los que más seguidores acapara a pesar de su escasa producción.

Sin demasiadas noticias sobre el grupo, aparte de algunos conciertos como una nueva fiesta de Flor de Pasión o la iniciativa La Fiesta del Juguete para recaudar dinero para regalos de niños en Navidad, o un homenaje a Family en la Sala 8 y Medio, el grupo graba en verano un nuevo EP, "Topolino" (Elefant, 2000), que será editado en octubre de ese mismo año. Apenas tres canciones, menos de ocho minutos, en los que se alejan de los postulados del tonti-pop y buscan caminos mirando al Brasil un tanto tópico (se nombra a Jobim en una canción) o, de nuevo, el espejo de Family (citados en otra).

Tras esto, un gran silencio que se romperá con la edición de su único disco de larga duración. En “Canciones de Temporada” (Elefant, 2003) asumen un rol, y la deriva que tomaban en el anterior EP se completa. Planteado casi como un disco conceptual dividido en dos partes, una más movida y otra mucho más melancólica, su sonido, producido por Ian Catt (Saint Etienne, Nosoträsh) busca aires de bossa un tanto chirriante por momentos. Parece la búsqueda de una seriedad un tanto forzada.

Y aquí vendría otro de los peros de un grupo demasiado mecido por las modas: de cantar en inglés cuando se hacía, a pasarse al español con cierto aire tonti tras la eclosión de ese estilo, y el paso a “la madurez” y a un sonido más cuidado cuando surgía una nueva ola de grupos de la misma zona, herederos de cierto Sonido Donosti, como Zola, Clyde o Verano en Lisboa. A pesar de ello, Roberto hacía estrambóticas declaraciones como que en España nadie tenía un sonido similar al del dúo. El disco se convierte en un pequeño éxito, agotando su primera edición en apenas un mes. Van presentándolo a lo largo del 2003 en concierto y festivales, entre los que destaca un festival itinerante organizado por su discográfica denominado Soft-Pop Tour, con grupos míticos como Harper Lee o con la única visita a nuestro país de Trembling Blue Stars.

Sin embargo, la relación personal de ambos componentes está más que terminada porque Silvia inicia otra con uno de los personajes más carismáticos y talentosos de la escena del pop independiente, Guille de La Casa Azul. Tras algún concierto más como teloneando a Lambchop, el grupo anuncia en junio de 2004 su separación definitiva. Algunos amagos de reunión debido a la promoción de su disco para las ediciones de Japón y Taiwán, y un par de conciertos en el mismo Japón dentro de los actos de la Expo Aichi en julio de 2005 no significan más que puntuales acotaciones a una historia ya terminada.

El sello taiwanés Avant Garde publica un disco en el que resume su carrera titulado “Archivando Mis Recuerdos" (Avant Garde, 2005), en el que se aportan además de temas oficiales algunas rarezas y canciones perdidas, como una magnífica versión del tema “El muchacho de los ojos tristes” que popularizase Jeanette. Silvia, a la que siempre habían comparado con la diva, estaba más cómoda que nunca en ese papel. Aún durante el 2005-2006 diferentes sellos de Corea del Sur, Taiwán y Japón siguen editando material del dúo en forma de recopilatorios o del disco oficial ampliado. Nada de esto cambia la situación del grupo. Incluso tres de sus canciones son escogidas para una película de la televisión por cable norteamericana.

Tras un silencio, Roberto reaparece con nuevo proyecto (y nueva pareja, Laura Soriano) llamado Uke, con un estilo de música bastante alejado del pop clásico de Niza. Uke se acercaría a las búsquedas formales de gente como Many Fingers. De Silvia poco más se sabe, aunque quién quiera rebuscar en su vida, como todo hijo de vecino, la tiene expuesta en fragmentos en su myspace.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies