foto del grupo Miguel Bosé
Periodos activos
1970 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
Andrés Arévalo
Fecha publicación
06/02/2011
Estilos
8 fans

Desde el mismo comienzo de su carrera, Miguel Bosé ha estado en lo más alto del panorama musical español. Apenas apartado del hit parade, siempre de actualidad, modelo para muchos y, sin embargo, sin nadie capaz de emularle. Es referencia internacional, especialmente en Latinoamérica e Italia, lugares a los que le unen fuertes lazos, y, en fin, uno de los artistas españoles más famosos. Su biografía es tan densa y multifacética que, ahora que me dispongo a resumírsela, me abruma.

Aunque la mayor parte de su infancia y juventud la pasó en Madrid -mientras viajaba de acá para allá-, motivo por el cual dicha provincia aparece marcada como origen en su perfil, es bien sabido que Miguel nació en Panamá, donde se hallaba su familia por motivos laborales, siendo hijo del torero Luis Miguel Dominguín y de la actriz Lucía Bosé, el mayor y único varón de su prole.

Tras una primera etapa formativa en la que acomete diversas incursiones en el cine, Miguel decide orientar su carrera hacia la música. Con la ayuda de Camilo Sesto en la autoría y producción, edita dos sencillos para el sello Ariola, “Soy / For Ever for You” (Ariola, 1975) y “Es Tan Fácil / Who” (Ariola, 1976) -año en el que obtiene su primer papel protagonista en un film, “Retrato de Familia” (Antonio Giménez-Rico, 1976)-, los cuales pasaron con más pena que gloria. Sin embargo, todo iba a cambiar el año siguiente. Su versión de una canción del combo italiano I Pooh, “Linda”, se convierte en todo un éxito y lo lanza directamente a lo más alto de los cantantes melódicos, claramente orientado a un público juvenil. Este género definirá su estilo durante los próximos siete años, siempre con éxito aunque perdiendo fuelle al final.

Pero no adelantemos acontecimientos. Con “Linda” (CBS, 1977), decíamos, Miguel Bosé alcanza el éxito de público y ventas, y no únicamente en España, grabándose incluso versiones en portugués e inglés de su canción homónima. El siguiente, “Miguel Bosé” (CBS, 1978), confirma al artista y sigue su estela. Lo cierto es que en aquella época lo que estaba de moda eran los baladistas de corte íntimo, empalagosos y llorones, se prodigaban y estaban hasta en la sopa. Entre tantos, Miguel no dejaba de ser uno más, por lo que “Chicas!” (CBS, 1979), con la participación de Fernando Arbex en la dirección artística y co-autoría de diversas canciones, consigue diferenciarlo del conjunto gracias a canciones como “Shoot me in the back” o, especialmente “Super superman”, que le muestran más energético y juvenil que la media. La segunda canción mencionada también se convierte en un éxito a nivel europeo y el álbum se edita igualmente en su versión italiana.

Si “Miguel Bosé” hace par con “Linda” en esta primera época del artista, el par de “Chicas!” es “Miguel” (CBS, 1980), el cual, igualmente, también vio la publicación de su edición italiana. Este álbum contiene otro de los famosos numeritos musicales del joven artista, “Don Diablo”, y representa el punto más elevado de su popularidad en esa primera etapa.

A partir de ahí iniciaría un suave pero continuado descenso, que podemos achacar principalmente a dos factores. Primero, el tremendo ritmo de actividad al que estaba sometido Miguel, que no solo incluía giras, apariciones televisivas y grabaciones de álbumes, sino que estos eran presentados, como ya se ha mencionado, en distintas versiones para distintos mercados. Segundo, el fenómeno de teen idol, al menos el de aquel corte que triunfó en los 70, estaba siendo desplazado entre las nuevas generaciones por los artistas surgidos de La Movida. De tal modo, el siguiente álbum de Miguel Bosé, “Más Allá” (CBS, 1981), pasó de puntillas por el mercado discográfico, momento que su discográfica aprovecha para hacer la primera retrospección de la carrera del cantante. De aquel recopilatorio se extrajo un sencillo, “Bravo, Muchachos / Son Amigos” (CBS, 1982), que contaba con las dos canciones inéditas que incluía, las cuales consiguen salvar los papeles de este breve bache comercial pero que en definitiva representa un punto de no retorno.

Su siguiente LP, “Made in Spain” (CBS, 1983) es el que marca el final de esta primera etapa. Se trata de canciones escritas por diversos artistas vinculados con La Movida Madrileña, como Nacho Cano o Carlos Berlanga. Ahí vemos, entonces, esa apuesta por la puesta al día de Bosé. Su versión equivalente para Italia, “Milano-Madrid” (CBS, 1983), aunque comparte arte y edición, curiosamente no contiene las mismas canciones -ni una sola, de hecho-, y en este todas fueron escritas por el tándem Morra / Fabrizio. Mientras que el disco español tuvo una muy discreta acogida, el disco italiano sí gozó de éxito.

Es entonces cuando se gesta la metamorfosis, muy sonada en su momento. Miguel Bosé está convencido de la necesidad de un cambio, pero su sello no lo ve del mismo modo. El contacto con el italiano Fernando Colombo -teclista y productor que ha colaborado, entre otros, con Premiata Forneria Marconi- disipó cualquier posible atisbo de dudas y entre ambos se decidieron a dar forma a un álbum que en ningún momento contó con el beneplácito de su discográfica. Aun así, se forjó y editó “Bandido” (CBS, 1984), posiblemente el disco definitivo, la obra paradigmática en la trayectoria de Miguel Bosé. Fue una revolución en todos los sentidos: cambió drásticamente su imagen, su tono al cantar -mucho más grave-, sus letras y su sonido. A pesar de que desde CBS, sello que ya entraba en barrena, se llevaban las manos a la cabeza, el LP barrió. Con “Amante bandido” y “Sevilla” como temas estrellas, ampliamente radiodifundidas, “Bandido” fue uno de los grandes discos nacionales del año en España. En Italia, sin embargo, no hizo ninguna gracia; ahí aún preferían al pretérito Bosé, pero el paso era firme y estaba ya dado.

Miguel abandona el sello al que estaba vinculado desde casi el inicio de su carrera -de todos modos, a CBS le queda nada para ser absorbido por Sony- y pasa a WEA (Warner), sello con el que sigue editando hoy día. Ahí se estrena con “Salamandra” (WEA, 1986), que bebe del anterior sin ser una mera copia y se torna mucho más sofisticado, siendo “XXX” (WEA, 1987) el álbum que cierra la etapa más intrépida y, por qué no decirlo, sobresaliente de su carrera. Han sido años muy laboriosos y estos empiezan a pasar factura en la salud, física y mental, de Miguel, por lo que se produce un largo hiato hasta su siguiente álbum. En esos años continúan sus incursiones cinematográficas, que no ha cesado en todo este tiempo pero sí ha pasado a un segundo plano. Por ejemplo, participa en la teleserie “The Secret of the Sahara” (Alberto Negrín, 1987) y estrena la película franco-italiana  “L' avaro” (Tonino Cervi, 1990) el mismo año en el que publica su siguiente LP.

“Los Chicos No Lloran” (WEA, 1990) cuenta de nuevo con la producción de Roberto Colombo, pero de nuevo hay viraje estilístico. Más sereno, sencillo y cercano, con una imagen y sonido que le acercan de nuevo al público más convencional, que es en definitiva el más amplio. Siguiendo con el cine, en 1991 se estrena “Tacones Lejanos” (Pedro Almodóvar, 1991), con una de sus apariciones más recordadas, un triple papel que incluye la interpretación, como una drag queen llamada Letal, de “Un año de amor”, realmente cantada por Luz. No mucho después llegarían otras dos intervenciones en importantes películas, como son “La Reine Margot” (Patrice Chéreau, 1994) y “Libertarias” (Vicente Aranda, 1995). Pocos papeles más haría como actor, pues la interpretación, que no el cine, cada vez le interesa menos y pasa a involucrarse en algunas tareas de producción. Por esos años causa gran revuelo su aparición en la portada de la revista El Gran Musical en la que se le muestra embarazado.

Continuando con lo que nos interesa, que es su carrera discográfica, “Bajo el signo de Caín” (WEA, 1993) retoma temáticas y sonidos más complejos, metiéndose en terrenos más farragosos todavía en “Laberinto” (WEA, 1995), pero de ahí da paso a “11 Maneras de Ponerse un Sombrero” (WEA, 1998), construido a base de conocidas versiones. También a mediados de los 90, Miguel estrena su propio sello discográfico, No More Discos, en el cual editan, entre otros, Sindicato del Crimen o Athanai. Poco después se fusionaría con Boozo, uno de los principales sellos de electrónica estatales, para finalmente desaparecer, tras siete años operativo, el 11 de septiembre de 2001; sí, ese día.

1999 no ve la publicación de  un nuevo álbum de estudio, pero sí de dos recopilatorios, uno de su antigua casa y otra de la presente, contando este último con dos nuevas canciones, destacando “Hacer por hacer”. Además, durante ese año se emite por TVE El Séptimo de Caballería, posteriormente recortado a, simplemente, El Séptimo, programa musical dirigido y presentado por el propio Miguel Bosé. A pesar de estar inicialmente emitido en prime time, el programa no contó con demasiada audiencia, fue trasladado en la parrilla y finalmente dejó de emitirse. La fórmula no funcionó, además de por el consabido desdén que por la música pop-rock hay en España, por múltiples problemas en su concepto y tratamiento que ya no merece la pena enumerar aquí, pero supuso un importante desgaste para el músico. De tal modo fue así que, poco después de acabar de emitirse el programa, sufrió un grave accidente de tráfico.

Pero hasta de las cosas malas se pueden extraer cosas buenas. Dada la necesidad de promocionar su último recopilatorio a través de conciertos y la imposibilidad de darlo todo sobre el escenario, él y Ana Torroja se unen para dar una gira conjunta por el país y parte de Latinoamérica, y que se ve saldada con la edición del álbum en directo “GiraDos en Concierto” (WEA, 2000).

La siguiente trilogía de álbumes de estudio de Miguel Bosé provoca que aquello de dividir por etapas quede un tanto fuera de lugar, pues cada álbum cuenta con una orientación particular. “Sereno” (WEA, 2001) expone el lado más pop, “Por Vos Muero” (WEA, 2004) es una especie de álbum-concepto ligado al cine, mientras que “Velvetina” (WEA, 2005) investiga diversas fuentes de música electrónica. Y de este modo llegamos a “Papito” (WEA, 2007).

“Papito” no es más que un disco de conocidas canciones de Bosé que en esta ocasión se cantan junto a otros insignes intérpretes de todo el mundo. Es, decir, un disco de dúos como los hay a patadas. Sin embargo, este funcionó de una forma magistral. Sólo en España superó el medio millón de unidades vendidas en 2007; cifra impresionante para un país y una época en la que las ventas de discos eran claramente ridículas. Ya decía antes que, probablemente, “Bandido” fuese el disco más brillante de la carrera de Bosé; este desde luego no lo es porque, vaya, no son más que dúos, -nada nuevo bajo el sol- y todas las canciones son bien conocidas, pero lo que sí debe ser, es el disco más importante en la carrera de Bosé. A él le continuó “Papitour” (WEA, 2007), que, como se puede deducir de su título, es un álbum en directo de la gira promocional del anterior álbum.

“Papito” y sus secuelas ocuparon un espacio relativamente largo e intenso en la carrera de Miguel Bosé, por lo que había cierta necesidad de pasar página. Este nuevo capítulo lo escribe “Cardio” (WEA, 2010), que salió en marzo del año indicado pero que, desde su flamante cuenta de Twitter, Bosé fue anunciando desde algunos meses antes. El empuje proporcionado por “Papito” a la carrera de Miguel está fuera de toda duda, y “Cardio”, por ejemplo, alcanzó el doble platino en México al poco de editarse. En 2011 inicia la gira promocional en España tras hacer las Américas, continuado con su siguiente lanzamiento discográfico, "PapiTwo" (WEA, 2012), una nueva entrega de sus canciones interpretadas junto a otros artistas.

Y así llegamos al final de este repaso biográfico, sin mencionar detalles íntimos que a un servidor no le interesan demasiado aunque sin duda forman parte fundamental de la figura de un personaje público, pero tampoco nada de su labor humanitaria, que la hay e importante, ni de sus muchísimas colaboraciones con otros artistas, narraciones de documentales, etcétera; demasiadas actividades para enumerarlas aquí. Nada hace pensar que la carrera de Bosé vaya a torcerse ni a echar el freno, sino más bien todo lo contrario. Ya vemos que el cine ha sido desplazado de sus intereses, pero la música le sigue suponiendo un reto constante y una fuente de reinvención continua que sigue propagándose a lo largo y ancho del mundo.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2 3 4
Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *