Uno de los escasos momentos en los que la música de raíz indie en España tuvo la oportunidad de crear algo parecido a un hype. Ni más ni menos. Y como tal en una industria tan chapucera como la española aquello terminó en tragedia. Retrocedamos: Diana Aller e Ignacio Escolar forman un grupo de corte electrónico pero de raíz pop llamado Skylab. Con un componente ochentero y minimalista (más que nada por la ausencia de medios: tocaban los típicos casiotones) sorprenden por un cierto vigor compositivo, quedan finalistas del concurso de maquetas de la Rockdelux y son seleccionados por el festival BAM. Como los gastos a Barcelona estaban todos incluidos, inscriben a más amiguetes en la causa, entre los cuales se encontraban Eduardo Carrasco. Corría el año 1996. En ese mismo año se les une Pablo Dopico y cambian de nombre al definitivo Meteosat. Pablo toma, en un primer momento, las labores vocales y también adquiere importancia en la labor compositiva. Crean la típica maqueta en casette y la envían a Radio 3 y a "Viaje a los Sueños Polares" (Los 40 Principales), el programa dirigido por Luis Calvo, cabeza visible del sello madrileño Elefant Records. Esta primera demo la grabaron Eduardo Carrasco, Borja Prieto, Diana Aller y Pablo Dopico, poniendo letra a la música de Skylab. Poco después se reincorpora de nuevo Ignacio.

Guapos (unos más que otros hay que decirlo), simpáticos, y con mucho carisma, empiezan a ganar amistades de peso muy pronto. Jesús Ordovás los toma bajo su protección y Elefant les ofrece grabar un single. Pablo abandona la formación (Diana también lo hace por unos meses) y entran Verónica Fernández como cantante y Natalia González como corista. Al siguiente año y bajo el título de “Los Idiomas Vivientes” (Elefant, 1997) llega el primer trabajo de Meteosat. A partir de aquí se suceden los acontecimientos. En plena fiebre de la nueva ola de fin de siglo que se denominó (con bastante poca fortuna) tonti-pop, heredera del sonido y la actitud de la otra nueva ola, la de los 80, pero con una actitud inequívocamente indie, Meteosat se pone a la cabeza de todo este movimiento. Su EP, producido por David Rodríguez (Beef,) es lo bastante atractivo como para que no pase desapercibido y sólo se hable de la personalidad de los componentes de la banda. Los Fresones Rebeldes ya están en plena explosión comercial significando el Big Bang de todo el movimiento. La seriedad del indie se abandona y las actitudes en una parte de la escena independiente se vuelven entre nihilistas, infantiles, hedonistas y gilipollas.

Borja y Diana, que además son pareja, se convierten en altavoz del movimiento desde su interesante fanzine YoYo, una especie de Mondobrutto de baja graduación. Además editan casettes dando cuenta de lo que se movía en la escena underground fuera y en España. Desde Warner llama la atención todo el revuelo que están organizando y deciden ficharlos pensando en que pueden ser un grupo que llegue a mucha gente y a diferentes segmentos de consumidores de música.

El nuevo EP “Mundo de Metal” (RCA, 1998), ya con la formación definitiva (Verónica, Eduardo, Borja, Diana e Ignacio) tiene otro productor de lujo, Fino Oyonarte (Los Enemigos, Clovis), y ahonda en la vena más macarra del grupo. Humor en las letras, sonidos de casiotone-punk. Con una bonita portada de Javier Aramburu, el EP tiene muchos problemas que retrasan su lanzamiento y por desavenencias en el grupo con el propio sello. Según la banda los querían redirigir hacia un lugar en el que ellos no estarían cómodos como grupo y en el que quedarían relegados a meras marionetas. Recuperando canciones de la maqueta como “Be a bee” su valor es poco más que anecdótico.

Tras la ruptura de relaciones con RCA firman nada menos que con Universal, en la que están seguros que van a tener mejores condiciones de desarrollar su proyecto. Llama la atención que ante la dificultad de la edición de discos Meteosat fuesen capaces de escalar desde uno de los sellos punteros de nuestra independencia como Elefant a pasar por dos multinacionales. Música directa, su indudable encanto personal (sobre todo de la dupla Borja y Diana) y ser buenos relaciones públicas iban dando su fruto.

Y al fin, otra vez producido por Fino Oyonarte, llega el disco largo. "Espunk!" (Universal, 2000) es tanto un resumen de las canciones desperdigadas por los singles anteriores como un repaso a muchas de las obsesiones de la banda con una muy notoria: los Pegamoides. Hay rastros de esa maravillosa banda a lo largo de todo el disco y algunas de las canciones de Meteosat parecen ser un reflejo o la propia versión de canciones de los de Alaska y los suyos.

Una gira de presentación intensa, anuncios en televisión y un marketing orientado a un público amplio de tardoadolescentes (aunque llegaron a actuar en Club Disney, y aparecer en toda la prensa del momento), el disco fue un gran éxito de ventas tal y como se esperaría un sello alternativo, pero escaso para una multinacional que había apostado hasta con anuncios en prime-time. Apenas veinte mil copias. El hype se deshinchó a la misma velocidad que se había hinchado. Muchos problemas internos en la banda (sobre todo entre Nacho por un lado y Borja y Diana por el otro). Tras una gira acompañando a Chucho, que acababa de editar un single de su obra maestra "Tejido de Felicidad" (Chewaka, 1999), el grupo se rompe un poco más tarde por el abandono de Borja y Diana. Trata de reflotarse la banda de manera un poco desesperada uniéndose Roberto de Niza, que se convierte en un miembro casi oficial, pero el grupo ya había llegado a su fin.

Algunos de sus componentes siguieron ligados a los medios tras la disolución. Pasado el sarampión adolescente de dedicarse a la música, Ignacio Escolar (hijo de Arsenio Escolar subdirector de El País y director de 20 Minutos), que ya estaba muy versado en las lides del periodismo en la red tras haber sido el creador de Spanish Pop, lista de correo de referencia en esos años en la que se forjó mucho del tonti-pop, se discutía sobre música, se insultaba y se ligoteaba, dentro de los márgenes de la escuálida escena, y con una gran dedicación a un blog personal que alcanzó una gran repercusión, pasa a ser el director del diario en papel Público.

Borja y Diana se casan, tienen un par de hijos, dejan de publicar YoYo, crean su propio sello Industrias Yoyo, trabajan en medios de comunicación (Diana ha pasado por muchos programas televisivos en labores de producción, realización o de guión, y Borja, por ejemplo, era colaborador en "Soy el Que Más Sabe de Televisión del Mundo"), se divorcian y Borja es designado como número uno de Myspace España. De los demás, poco se sabe. Verónica participa en los coros de la fascinante “Flotando sobre Loscos” de Los Planetas e intenta sin éxito montar alguna otra banda que queda en nada. Edu, por su parte, se va a vivir y trabajar a Canarias.

Y hasta aquí llega la historia de unos de los auténticos epicentros del llamado tonti-pop (aunque en realidad eran un grupo de culturetas), amados, odiados, criticados e imitados y que, no tanto tiempo después han quedado bastantes relegados al olvido.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies