foto del grupo Mercè Madolell
Periodos activos
1964 - 1969
Procedencia
Barcelona
Estado
Inactivo
Publicado por
Roberto Macho
Fecha publicación
14/12/2015
Estilos
No tiene fans

La historia de Mercè Madolell i Aragonés, nacida en Barcelona el 2 de enero de 1940, es la historia de una cantautora olvidada por el paso del tiempo y por la figura enorme que representó el colectivo de Els Setze Jutges en la escena de la cançó de los años 60 en Catalunya. Excelente intérprete, nunca tuvo ese puntito de suerte, ese estar en el lugar correcto en el momento indicado para pasar al siguiente escalón y poder tener una longeva carrera como cantante profesional. Los escritos de la época ya alababan su voz y pasados los años algunos nunca la olvidan, Josep Maria Espinàs en su columna de opinión del 20 de septiembre de 2011 en El Periódico dijo de ella: "Yo la había oído muchas veces, cuando cantaba en La Cova del Drac, en la calle de Tuset de Barcelona, y una noche y otra me quedaba subyugado por su voz. La suya no era una voz de filigrana, sino de una concentración que parecía dolorosa y pedía silencio y atención".

Mercè se da a conocer en Barcelona gracias a sus actuaciones de la sala La Cova del Drac. Inicialmente es programada durante una semana, pero debido al gran éxito de público le alargaron su estancia en el local hasta tres meses más. De todo su repertorio, lo que más destacaba eran sus adaptaciones de clásicos de la chanson, tanto que el sello Concèntric lo aprovecha, y decide que su primer trabajo este dedicado por entero al belga Jacques Brel. "Canta Jacques Brel" (Concèntric, 1966) cuenta con los arreglos musicales del maestro Francesc Burrull, un habitual en estas lides, y las adaptaciones del poeta, traductor y sociolingüista Francesc Vallverdú en el tema "Les bergers", aquí renombrada como "Els partors", y de Josep Maria Espinàs en el resto de los temas. Gracias a esta referencia es invitada por el Instituto Francés a la sesión especial dedicado a la La Chanson Francaise en Catalán que se celebró en mayo de ese mismo año. Mercè actúa junto a Guillermina Motta, que canta temas de Anne Sylrestre y Barbara, y Magda que interpreta a su vez una selección de las más famosas obras de la inolvidable Edith Piaf.

Ese mismo año graba su segundo trabajo, el microsurco "Eren Trenta Innocents / Visca! / El Guardià del Far / El Bar de Tantes Nits" (Concèntric, 1966). En él Mercè no deja de lado la sonoridad del país vecino y vuelve a tener a la chanson como hilo conductor. Si bien su primer trabajo era un homenaje por entero al belga Jacques Brel aquí las adaptaciones se reparten entre varios cantautores franceses. Las traducciones y adaptaciones de todos los cortes vuelven a correr a cargo de Josep Maria Espinàs. Durante este período el colectivo de Els Setze Jutges consideraron seriamente su incorporación, pero al tener ya algunas referencias grabadas no creyeron necesario su inclusión. A pesar de esto Mercè tocó asiduamente con diferentes jueces en muchos de sus conciertos durante estos años. También lo hizo delante de la televisión de Suiza y pasó largas temporadas como una de las figuras de La Cova del Drac de Barcelona.

Su último trabajo es "Canta les Seves Cançons" (Concèntric, 1967) donde se incluyen tres poemas musicados por ella misma: "Pobres de mena" de Josep Carner, "Adéu abans d'hora" de Ramon Folch i Camarasa, y "Roderes i camins" del prolífico letrista y poeta Josep Maria Andreu. Aunque la canción que más destaca es la que está compuesta íntegramente por ella misma "Amics". En este EP Mercè da un giro a su estilo musical pasando de la chanson francesa al jazz. Con este trabajo gana el premio al disco de canción original con la mención mejor compositor-interprete en el Festival de la canción catalana que se celebraba periódicamente en Lloret de Mar al conseguir cinco votos, uno más que la finalista de ese año que fue Maria del Mar Bonet con su EP "Què Volen Aquesta Gent?" (Concèntric, 1967).

En agosto de 1967 participa en el homenaje a la canción catalana en S'Agaró bajo el lema "La Cova del Drac estiueja a S'Agarró" y en el que actúa junto a Guillem d'EfakLluís Llach y Els Joglars. Durante ese otoño será una asidua en La Cova de Drac donde actúa en repetidas ocasiones hasta que descansa unos meses. Su reaparición se produce a principios de marzo de 1968 en el teatro Alianza del Poble Nou en la presentación de un nuevo espectáculo titulado Ronda de Cançons. En el montaje matinal que también se llamó El Drac al Poble Nou colabora l'Orfeó Gracienc y La Cova del Drac que programa aparte de la barcelonesa al grupo Els Dracs, a los jueces Maria Amèlia Pedrerol y Rafael Subirachs, al mallorquín Guillem d'Efak y las nuevas voces de Regina Buïra o Antoni Santandreu.

Poco después, el 13 de marzo de 1968, actúa en un recital benéfico en el Price de Barcelona a favor de las entonces clandestinas Comisiones Obreras junto a Maria Amèlia Pedrerol, Quico Pi de la Serra, Rafael Subirachs, Guillem d'Efak y Raimon. Cuatrocientos espectadores se quedan en la calle sin entrada. En agosto actúa en la plaza del diamante dentro de las fiestas del barrio de Gracia junto a Lluís Llach, Pau Riba, Guillem d'Efak, Maria Amèlia Pedrerol y Sisa. Y en septiembre en un recital en las fiestas de Collblanch junto a Lluís Llach y Guillem d'Efak, de nuevo, más el grupo Dos + Un. En ese otoño vuelve ser una asidua en el cartel de La Cova del Drac.

A pesar de todo esto no logró la repercusión de otros cantautores de la época y Albert Mallofré para la revista Destino ya se preguntaba cuáles eran las razones de esto: "Uno sostiene la creencia, desde hace tiempo, que Mercè Madolell es una de las mejores voces del país. Esta convicción va acompañada de otra: Mercè Madolell no ha acertado con el vehículo más indicado a su personalidad para penetrar en el público, en las mejores condiciones" para elogiar a la cantante "Mercè Madolell posee algo muy difícil de conseguir y que muchos artistas persiguen en vano durante años: sensibilidad interpretativa y excelentes condiciones naturales y aprendidas para manifestarla" para al final dejar claro que el éxito es insondable "Estos deben de ser los arcanos de la producción gramofónica".

A finales de los años 70 intenta volver al mundo de la canción y realiza muchas actuaciones en las que interpreta adaptaciones de poemas de un gran número de autores. A pesar de que graba algunos temas con un grupo de músicos capitaneados por Joan Albert Amargós este disco nunca ve la luz. En 1983 hizo un efímero regreso actuando de nuevo en La Cova del Drac durante tres días de junio siendo cabeza de cartel.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *