foto del grupo M.C.D.
Periodos activos
1980 - 2000
Procedencia
Vizcaya/ Bizkaia
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
16/04/2010
Estilos
29 fans

Corre el final de los 70 y los reflujos del punk inglés, con unos Sex Pistols a punto ya de disolverse, llegan hasta el mismo Bilbao. Inspirados por ellos, por los Ramones, los Stooges, y sobre todo por los MC5, Niko Vázquez y Rockan Corral, colegas asiduos de los bares y garitos del casco viejo (Barrenkalle) de Bilbao, andan buscando la manera de estabilizar de una vez por todas la banda que han empezado a montar entre familiares y amigos. Los primeros pinitos los han venido haciendo con los instrumentos de otro grupo del barrio de Irala en el que viven, Fase. Las crónicas cuidadosamente recopiladas en diferentes entregas por Karmelo Vázquez, hermano de Niko y mánager de la banda en su primera etapa (por lo que se gana el sobrenombre de McLaren en clara referencia sexpistoliana), hablan de un sinfín de combinaciones diferentes en la formación, de una larga lista de baterías, de Rockan intentando hacerse infructuosamente con la guitarra…

Con todas esas incertidumbres, el debut se produce en un concurso celebrado en la sala Tope en 1981, con Niko al bajo, Bronkoki (primo de Rockan, que está cumpliendo su servicio militar) a la voz, Bernar Vázquez (hermano de Niko y Karmelo) cubriendo la falta de un batería fijo y Rafa Ruffus Fuck-Off (contactado por anuncio en la revista Star) a la guitarra. Sobre la actuación con la que inciaron su andadura, Niko respondía en una entrevista: “(…) encontramos un crucifijo en el backstage y salimos con él a rebuznar. Bronkoki en estado etílico, Ruffus mamao también con una camiseta de Vicious pintada a mano por mi, yo de modelito punk made in England, mi hermano Bernar que tenia melenas rizadas, horreur... camuflado y escondido detras de gafas negras y sin camiseta. Fue un exitazo y el principio de más de veinte años de historia”.

A todo esto, el nombre de la banda, elegido por causalidad entre Rafa y el propio Niko, “buscando el taco más usado en el idioma castellano” es M.C.D., acrónimos de “Me Cago en Dios”. La utilización de siglas en los nombres de bandas punk no era nueva. Ejemplos ilustres dentro del género en el panorama internacional son G.B.H., D.O.A., los propios MC5, o los  M.D.C., de nombre bien parecido a los bilbaínos. En el caso de la banda afincada en California, y con un primer trabajo fechado en 1981, los acrónimos servían para abreviar Million of Dead Cops, Million of Damn Christians, Multi-Death Corporation o More Dead Cops. Dentro de la escena estatal no faltan tampoco casos parecidos: A.H.V. (por Altos Hornos de Vizcaya), Radikal H.C. (por Radikal Hardcore), S.A. (por Soziedad Alkoholika) o R.I.P.

Aparte de en la elección de tan impactante nombre, la participación del guitarra Rafa Ruffus Fuck-Off resultó, de acuerdo con la narración de Karmelo, crucial en los albores de la banda. Hasta que Rockan se reincorpora tras su servicio militar para convertirse en el cantante de la formación (una vez que Brokonki marcha a Suiza tras casarse), es él el que prepara, junto con Niko, la mayor parte de las composiciones que formaban el primer repertorio de M.C.D. Compartía aficiones con este último, como las motos y la música dura. Contribuyó asimismo al marcado anticlericalismo del grupo, y fue protagonista de la mayoría de los desmanes nocturnos en los que participaban muchos de los componentes de la banda. Sin embargo, su implicación en las cuestiones musicales dejaba, a juicio de Rockan y el resto, bastante que desear (“empezaba a colgarse en los ensayos y no se preocupaba de tener su propio equipo”). Finalmente se decidió prescindir de sus servicios; decisión que se toma en vísperas de la actuación programada de la banda para los carnavales de Bilbao.

Ante la urgencia, Loles (Vulpess), hermana de Niko, Bernar y Karmelo, les echa una mano, y participa de los ensayos que M.C.D. se puede permitir en los pocos días que tiene para preparar el concierto. La actuación finalmente iba a ser sonada, ya que a raíz de las protestas que las asociaciones de vecinos transmitieron a las autoridades una vez que terminaron los festejos, el grupo se ganó el veto para volver a tocar en la ciudad por dos años. Al respecto de la polémica desatada, la propia banda documenta en el interior de su disco “Jódete” (Basati, 1988), el intercambio de cartas mantenido en El Correo Español entre el grupo y vecinos que habían protestado por los disturbios provocados tras la actuación de M.C.D. En las misivas de los indignados ciudadanos se incluían cosas como “(…) pero el colmo fue la última noche en que actuó el grupo M.C.D. cuyas letras son las  iniciales de la mayor de las blasfemias, la cual es el lema de ese conjunto y aparecían estampadas y desarrolladas sobre una amplia ikurriña de Euskadi, delante de la batería de la orquesta. Dicho lema y blasfemia fue cantada  y coreada por los asistentes, así como otras letras y canciones ofensivas para lo más sagrado de nuestra religión, nuestra Corona, nuestras autoridades, nuestra comunidad autonómica y nuestra más elemental dignidad humana. Y encima protestando que no había libertad de expresión…

Para cubrir la nueva baja, se convence a Virgilio Beneitez, para que al menos ayude con la guitarra en un par de conciertos y para la grabación de una maqueta que recoge composiciones que el grupo tenía casi desde su formación. La maqueta, titulada “Empezamos un 23-F” (1985), se grabó en 1985 en los estudios Pan Pot de Bilbao y consiguió una distribución espectacular entre sus incondicionales. Recientemente se ha reeditado en versión remasterizada en vinilo y CD “Empezamos un 23-F” (DDT Banaketak, 2009). Pero cumplidos los compromisos, M.C.D. vuelve a quedarse sin guitarrista. Es, mediante un anuncio, que Joakin González, que en aquella época tocaba con un grupo llamado Solución Relativa, termina por unirse a ellos. En la prueba a la que le someten para evaluar sus capacidades, dejó alucinados a Niko y Rockan, ya que conocía los temas de M.C.D. incluso mejor que ellos.

Con esta formación, el grupo graba tres temas “No hay libertad de expresión”, “No más punkies muertos” y “Squaters”, con los que contribuirá al disco compartido “Condenados a Luchar” (Discos Suicidas, 1986) con Danba, Bap!!, Ultimatum, Porkeria T y Zer Bizio?. Este trabajo, presentado con una foto de portada en la que aparecía un par de botas militares, no es recordado con ningún cariño por M.C.D. El sello discográfico estima que el tempo de los cortes de la banda no eran lo suficientemente rápidos para una banda punk, y en una decisión discutida por el grupo, decide acelerarlos, desnaturalizando la voz de Rockan, batería etc…

Resulta curioso que la banda ha sufrido siempre de cierta incomprensión por parte de colectivos diversos: resultaban demasiado rockers (por el look de Rockan y Rafa Ruffus Fuck-Off) e incluso poco auténticos (les llegaron a criticar por lo sólido de los fundamentos técnicos del que era por entonces su batería Bernar) para los punks, demasiado punks y políticos para los rockers, y sin embargo demasiado macarras para los abertzales. De hecho, la banda nunca se integró en la corriente ideológica nacionalista que articuló (o al menos lo intentó) mucha de la escena musical vasca de los 80. En una de las anécdotas recogidas en las crónicas de Karmelo, se relata cómo, en un concierto en la sala Zeleste de Barcelona, ante una multitud que despliega ikurriñas y cánticos independentistas, Rockan, en la tercera o cuarta canción, suelta: “hemos venido a tocar y pasarlo bien, aquí, hoy, no quiero gritar gora ETA”. El público, desde ese momento, y tras un silencio desconcertante dejó de cantar ninguna otra consigna.

A pesar de este carácter esencialmente no político, la banda tampoco tendrá problema alguno en dedicar alguno de sus discos -veáse “De Ningún Sitio a Ninguna Parte” (Oihuka, 1991)- “a toda la peña que por luchar por un ideal justo están privados de libertad y no pueden vernos”, o meterse con toda su alma con las fuerzas del orden, burlándose de ellos y su interés por apresar algún comando de ETA.

Tampoco quedan del todo satisfechos con el resultado de la grabación del que sería su primer larga duración, el “Bilboko Gaztetxean” (Discos Suicidas, 1987). Un disco que registró la actuación en directo, durante dos sesiones en enero, en el gaztetxe de Bilbao. El sonido de la grabación no resultó todo lo bueno que se esperaba, y hubo temas que no pudieron incluirse. Además, los estudios en los que se trabajaba con las pistas grabadas, el Pan Pot de Inaki G. Bilbao, sufrieron una inundación que obligó a regrabar voces y guitarras en algunas ocasiones. A pesar de la autocrítica de la que hace gala el grupo, el disco contiene algunos de los temas que se convertirán en auténticos clásicos de M.C.D. Petardazos contra la falta de libertad individual y de expresión, contra militares, policías y estrofas para incluir en toda guía turística de su ciudad que se precie (“Bilbao, mierda y rock and roll”). La foto de contraportada además, quedará como un auténtico icono de la banda.

A los ya mencionados Loles, Niko, Bernar y Karmelo, la extensa saga Vázquez se completa con dos miembros más. Por un lado Lupe, que se encargaría de la batería en las Vulpess, y como se apresura a recordarnos Niko “un hermano mayor, Rafa, que fue pionero en Bizkaia en esto del rock, que tocaba la guitarra y cantaba -en los 60- versiones de Beatles, Brincos, Rollings, etc. en un grupo que se llamaban los Jóvenes del Ritmo”. Es por estos vínculos familiares por los que el entorno de M.C.D. se convirtió en el punto de enganche en Euskadi de una banda mítica catalana: Decibelios. Así nos lo cuenta Niko: “Con Decibelios tuvimos una relación muy-muy estrecha. Manel llegó a tocar con nosotros por ejemplo, en El Garage o Navarra. Y seguramente habría terminado en el grupo si se hubiese quedado a vivir en Bilbo. Fue novio de mi hermana Lupe... de ahi tanta visita a Euskadi”. La salida a Navarra a la que se refiere Niko es el concierto que dieron con Decibelios y R.I.P., que constituyó la primera salida del grupo de Bilbao.

Tras el disco en el gaztetxe, se produce la salida de Bernar, que aunque había ayudado con creces a la batería, siempre tuvo claro su carácter interino, sin llegar a “firmar” compromiso como miembro estable; quizás por no comulgar con el carácter extremo del resto de sus compañeros a la hora de vivir el grupo. Su sustituto, Jimmi Jiménez, conocido de la banda, que pasó a ser fijo a la batería, y que llegó a regentar un bar de la zona, sí que se ajustaba mejor al de conocedor de la marcha de las siete calles bilbaínas. Venía de haber tocado en bandas como Arlekin y Gazte Hilak, en la que había concidido con Loles, Jon Zamarripa o el propio Niko. Con él afrontan la grabación de su segundo larga duración “Jódete”, el disco en el que los miembros del grupo aparecen encapuchados a modo de rueda de prensa de ETA, y con el que consiguen afianzarse en el panorama del punk-rock estatal.   A pesar de lo que pudiera sugerir la foto de portada, y salvo el comienzo de “Gernika” y la versión del tema de UK Subs, las canciones tienen más de desesperanza, nostalgias y obsesiones suicidas que de crítica político-social.

El mismo año, y en la misma compañía, M.C.D. graba el sencillo “M.C.D. les Desea Merry Krismas” (Basati, 1988), irreverente y provocador hit navideño. Tras lo cual repiten anteriores rifirrafes con la industria discográfica, declarando en entrevistas su disgusto con Basati: “Hay que decirlo claro, son unos ladrones y engañan a los grupos que empiezan”.

Los movimientos en la formación siguen afectando a la estabilidad del grupo, y esta vez, es el propio Niko el que, por motivos de trabajo, se tiene que marchar una temporada a Londres. De hecho su marcha se produce un día después de la grabación de “Jódete”. Su relación con M.C.D. sin embargo no se rompe, participando todavía en la composición, grafismo y tareas similares desde la distancia. El bajo, sin embargo, pasará a manos de Neil O'Keeffe, un irlandés afincado en Bilbao, tras venirse con otra Vulpess, Mamen, a la que conoció en un bar de Londres. Introducido en el círculo de la banda, no era raro verlo merodeando por el local de ensayo de estos, tocando cuando le dejaban el bajo. El relevo por tanto, concebido inicialmente como provisional, se produce de forma más o menos natural, sin que el posterior regreso de Niko supusiera la salida del grupo del nuevo fichaje. Su contribución además, no es despreciable, aportando la composición de la música de algunas de las canciones que grabará el grupo y sobre todo su imagen en escena.

Ya con Neil en la alineación titular, y con Juanjo al cargo de las gestiones de mánager, sale “De Ningún Sitio a Ninguna Parte”, al que pronto acompaña, a modo de promoción dos sencillos.

El siguiente disco, “M.C.D. Grandes Éxitos de Otros” (Oihuka, 1993), es un auténtico homenaje que se concede la banda, haciendo versiones de temas de algunos de sus grupos favoritos, de aquí y de fuera, en el que cabe incluso un guiño a su Athletic de Bilbao de siempre. Niko, llegado ya de su exilio británico, participa en la confección de este trabajo. Es entonces Rockan quien decide retirarse de la escena musical; se marcha a Alicante y deja a M.C.D. sin cantante. Aparte de razones personales, Rockan manifestó, en entrevistas posteriores, al respecto de su decisión: “Tenía una cierta intoxicación musical y consideraba que mis puntos de vista ya estaban explicados en los álbumes a los que contribuí en M.C.D. y no quería ser repetitivo”. Karmelo McLaren documenta el momento indicando diferentes aspectos que pudieron influir en la deserción del que fue sin duda uno de los motores de la banda: por un lado el cansancio de ser de los que más tirasen del proyecto con Niko fuera, un posible enfriamiento en la comunicación con éste a su vuelta, el final de su relación con Loles… El caso es que grabó rápido el disco de versiones, en el que participó activamente, y se fue. El grupo se quedaba sin su presencia en escena y su voz, sellas de identidad ambas de la primera etapa del grupo.

Tras la edición de un sencillo del disco de versiones, la banda acaba con Oihuka, en no muy buenos términos además. Niko nos comenta que sus quejas principales tienen que ver con el modo en el que tuvieron que grabar “M.C.D. - Grandes éxitos de Otros” y los impagos de unos extras estipulados por las ventas de “De Ningún Sitio a Ninguna Parte”, que aparentemente el grupo no cobró nunca.

M.C.D. queda pues, con dos bajos (Neil y Niko, que compaginó su período de suplencia al volver con colaboraciones con Cancer Moon) y sin un vocalista claro. De hecho, en los dos trabajos siguientes (los temas incluidos en la banda sonora de “Historias del Kronen” (1995) de Montxo Armendariz, y “Asako Pako!” (Gor, 1995) toda la banda participará en las voces de las diferentes canciones. El resultado del experimento puede considerarse irregular. Aunque lleno de música intensa, “Asako Pako!” supone quizás un cambio demasiado brusco respecto de lo editado hasta entonces, e inevitablemente, a pesar de todos los esfuerzos realizados, la falta de Rockan se hace notar.

La participación de M.C.D. en la película “Historias de Kronen” consistió en dos temas “No hay sitio para ti” -extraído de “De Ningún Sitio a Ninguna Parte” y que abre precisamente el disco de la banda sonora- y “Cargado de alcohol”, que tuvieron que competir con las contribuciones de otras bandas como Australian Blonde o El Inquilino Comunista. De hecho, la presencia de la banda es el fruto de la insistencia del director navarro, que tuvo que aguantar  presiones para que esto no ocurriera.

Durante 1996, y con objeto de cubrir la falta de cantante en las actuaciones del grupo, M.C.D. contará con la colaboración de El Sueko, que había militado en Putakaska. De todas formas, para la grabación de “Inoxidable” (Zero, 1997), el que será el segundo disco en directo de la banda, la formación incluye ya a Tonino, fichado tras escuchar la propuesta de amigos comunes. La similitud del timbre de  su voz en las pruebas a las que le sometieron resultó crucial para su elección. Su curriculum incluía participación anterior en bandas como La Mortaja del Rey y Deskonzierto. Será él el que se encargará del micro hasta el final de M.C.D. Este trabajo, del que se conserva copia en video, resulta tener una acogida más que aceptable, abriéndoles incluso el mercado sudamericano, para el que el disco incluirá algunos temas más que el que se editó aquí en España. A destacar, por el buen recuerdo que dejó en el grupo, la visita a Argentina.

Fieles a los colores del club de futbol del Athletic de Bilbao, editarán un sencillo como conmemoración del centenario de la entidad “Athletic 100- MCD 20” (Zero, 1998). Tan sólo un año después, y de nuevo en Zero, graban “Y Punkto!” (Zero, 1999), que terminará por ser el punto final para Neil y Joakin en el grupo (este último se unirá a La Polla Records, como guitarra, para sustituir a Txarly). Juanjo, el manager de la banda, recurre a Lino (Parabellum) para completar los huecos que han dejado las últimas deserciones. Así las cosas se graba “Imbecil.com” (Zero, 2001), producto de propuesta rompedora, que se vende en su formato físico a bajo precio y que el grupo pone a disposición del público mediante descargas por Internet. Además, comienza a funcionar la web-blog del mismo nombre que se convierte en escaparate (de lo bueno y lo malo) de la banda con el grueso de sus seguidores. El disco, por otro lado, consigue un ritmo de descargas y ventas insospechado.

Pero estas cifras no maquillan el hecho de que éste será el último disco, exceptuando la contribución de la banda al 25 aniversario de las comparsas de Bilbao, del grupo con un miembro histórico original. La razón es que, Niko, el único que quedaba, decide irse el 2003 por serias desavenencias con Juanjo. Diferencias que no hicieron sino acentuarse cuando, ante posibles irregularidades en la contabilidad de la banda por parte del mánager, Joakin, Neil y Niko solicitan revisar las cuentas. Ante el aparente consentimiento del resto del grupo, lo que reciben es “una contabilidad con todas las partidas de gastos eliminadas literalmente”. En lo musical, Niko, reunido con otros ex-miembros como Bernar y Joakin pone en funcionamiento Motorsex.

Por su parte, Elsier sustituye a Niko, y la marca M.C.D. continúa en activo, llegando a editarse incluso un disco "Macarrada" (Potencial Hardcore, 2003).  El cisma entre estos y la formación original parece hacerse insalvable y de hecho en 2004 se decide hacer un mínimo cambio de nombre de la banda para evitar enfrentamientos, siguiendo como Macarrada. A mediados de 2005, Jimmy abandona también el proyecto, que con la denominación con la que trataban de establecer una mínima distancia de seguridad con respecto a M.C.D., editaría un par de discos.

Los M.C.D. originales, a sugerencia de Karmelo Vázquez, deciden reunirse en mayo de 2005 para dar un concierto de despedida para denunciar la que es, en su opinión, una continua usurpación de la historia musical de la banda. Convencen a Rockan, residente en Alicante, para que suba a Bilbao a ensayar unas tres veces, dejándole a él la posibilidad de elegir el repertorio a tocar. Bernar, Rockan, Joakin, Niko y Neil dan incluso una fiesta previa en los estudios de Karlos Kreator y tocan en la sala Santana de Bolueta, acompañados en el escenario por Vulpess, Nuevo Catecismo CatólicoSeñor No y en momentos en los que dieron descanso a Rockan, los mismos Motorsex. La ocasión quedó registrada tanto en video como en audio, ya que se pretendía sacar un DVD para inmortalizar lo que pretendía ser un funeral tras el que el grupo descansaría finalmente en paz.

Sin embargo no todo salió según lo planeado. Por un lado, la edición del disco-DVD se retrasaría toda una década, viendo finalmente la luz como "Funeral en Vivo" (Autoproducido, 2015) como vinilo doble y CD. Pero por otro, el concierto, más que como acta de defunción, fue entendido por parte de algunos como un pistoletazo  de salida de una aparente resurrección de la banda. Al menos así lo entendieron Joakin y Neil, que se embarcan junto a Koldo (cantante de Motorsex) y a Jimmy en una secuencia de nombres (WCD y A-68 ) para finalmente en 2011 retomar la denominación de M.C.D., con la que actúan en directo a lo largo de 2012, como en la carpa de aficionados del Athetic de Bilbao en los previos de la final de la Copa del Rey de futbol que disputó en Madrid frente al F.C. Barcelona en mayo.

A finales de año, salen estos dos últimos, siendo sustituidos en febrero de 2013 por Íñigo Arrasate (Etsaiak) a la voz y Jon Andoni Pérez para la batería. Para dejar constancia de su actividad y en lo que probablemente resultara una desafortunada coincidencia, que evidenciaba lo convulso de la situación, los remozados M.C.D. ponen en la calle su disco "Con un Par" (Autoproducido, 2015) casi a la vez que el trabajo que certificaba la defunción de la misma. En formato de doble CD, la banda combinaba la grabación de temas nuevos en los RockStudios de Carlos Kreator y un directo en la sala Santana de Bilbao con temas históricos del grupo, en un intento quizás de validar el proyecto de cara al público.

 

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2 3

Comentarios

foto del usuario andres punk
andres punk
17 diciembre, 2010 at 17:27

Es una de las mejores bandas de punk rock ke existio!!! Saludos desde Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *