foto del grupo Los Tiburones
Periodos activos
1960, 1990
Procedencia
Barcelona
Estado
Inactivo
Publicado por
Julián Molero
Fecha publicación
23/11/2010
Estilos
2 fans

La zoología ha sido en todas las épocas fuente de inspiración para bautizar grupos de barrio. Y por encima de todo, eso es lo que fueron Los Tiburones. Un animoso conjunto garajero que se trajinaba en invierno las salas de baile barcelonesas y en verano, las salas de fiestas de La Costa Brava. Y es que la Barcelona de mediados de los 60 era la ciudad con más conjuntos por kilómetro cuadrado de toda España. Bandas que versioneaban como Dios les daba a entender a Kinks, Animals, Yardbirds, Rollings y, por supuesto, a Beatles, confluyendo en el mítico San Carlos Club, inmortalizado en uno de los más famosos temas de Los Sirex.

Uno de aquellos grupos había sido formado a principios de 1963 por los heramanos Alcaraz: Josep (batería) y Guillem (cantante y bajo). Las guitarras corrían a cargo de Erich Maier (rítmica) y Enric Baig (solista). Debutaron en La Formiga en febrero de 1963 y se patearon los clubes clásicos de la capital catalana: San Carlos, El Pinar, etc. Los veranos los pasaban actuando en localidades costeras como Calella o Lloret de Mar. Poco a poco se hicieron con un nombre dentro de las trescientas bandas profesionales y semiprofesionales de su ciudad hasta conseguir firmar contrato en 1964 con una de las marcas más importantes: Regal, subsidiaria de la británica EMI.

En noviembre de ese año harían sus primeras grabaciones, que serían editadas en forma de EP: “Me Siento Feliz / Do Wah Diddy Diddy / Linda Chica / Me Has Cazado” (Regal, 1965). Dicho de otra manera: The Beatles, Manfred Mann, Roy Orbison y The Kinks en covers. Eso ocurría en febrero y en octubre pusieron en circulación un segundo disco con un contenido similar; es decir con versiones en español de títulos foráneos entre los que destacaba por su rareza “Hi-heel sneackers” de Tommy Tucker y con otro tema de sus adorados Beatles en la cabecera: "I´m down".

A aquel beat evolucionado hacia un incipiente rhythm 'n' blues se le conocía por entonces en España como shake. Guitarras y voces con un toque de primitiva distorsión, batería golpeada a piñón fijo y bajo dale que te pego a la tónica de cada uno de los pocos acordes de rítmica que desarrollaban la canción.

Los Tiburones no salieron nunca a actuar fuera de Cataluña y pasaron absolutamente desapercibidos fuera de los más enrollados y modernos seguidores barceloneses. Pronto arrojarían la toalla y su última actuación tuvo lugar en el casino de Reus, amenizando el baile fin de año de 1966.

Muchos años después, exactamente a principios de los 90, cuando el revival hacía furor y casi todos los viejos rockers desempolvaban sus instrumentos, volvieron a hacer algunas actuaciones. Los Tiburones tienen el valor de ser uno de esos muchos grupos olvidados y desconocidos que pusieron en los oídos de una generación los éxitos de la mejor música británica de todos los tiempos, impulsando una modernización estilística en la juventud que cada domingo por la tarde acudía al baile de su barrio y cada verano cogía el tren de la costa para darse una vuelta por las cercanas playas mediterráneas llenas de turistas. Además, en este caso y seguramente sin saberlo, pusieron las primeras piedras guitarreras de lo que algunos años después sería el clásico sonido del rock progresivo.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies