foto del grupo Last Warning
Periodos activos
1996 - 2001
Procedencia
Valencia/ València
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
18/04/2017
No tiene fans

Last Warning conformaron, junto a Alta Tensión, Riot Squad y Abriendo Cabezas, algunas de las líneas argumentales principales del oi! en Valencia en la segunda mitad de los 90. Al igual que los primeros, encontraron en el sello balear Bronco Bullfrog, el socio ideal con el que dejar grabados un par de discos antes de desaparecer en los que destilaban algunas de las coordenadas habituales del género.

En octubre de 1996 tres amigos: Vicente –Vis- (batería) bajista en Own Fight, Jorge (voz) y Toni (bajo), deciden montar una banda Oi! a la que originalmente llaman Voll Damm Boys. Al principio contarán con la ayuda de Txavi, un amigo que les echa una mano a la guitarra. Los comienzos pasan por tocar en el local situado en un bajo en Beniferri (Valencia) y que comparten con Own Fight, componiendo los primeros temas de un incipiente repertorio como “Voll Damm Boys” o practicando con versiones de Decibelios como “Local 15 Visitante 0”.

Con la entrada al poco tiempo de Kike refuerzan su sonido con dos guitarras, aunque la formación titular no queda totalmente estabilizada hasta principios de 1997, cuando Jason sustituye a Txavi a la guitarra. Además se produce el cambio de nombre de la banda. En lo que, a tenor de lo que se desprende de los sucesivos relatos que sobre la trayectoria de la banda han hecho en numerosas ocasiones, debió de ser una negociación no exenta de complicaciones, se decide adoptar el nombre de Last Warning, inspirados en el disco y canción de los norteamericanos Agnostic Front.

Su debut en directo se produce en febrero de 1997, encadenando una serie de media decena de actuaciones más hasta el verano, entre las que se incluye una en el pub Welcome de Valencia, con gran afluencia de público aprovechando una concentración S.H.A.R.P. Es entonces que, asistidos en las cuestiones técnicas por el padre de una amiga de Jason, músico en su juventud, y utilizando un cuatro pistas en su local de ensayo, realizan la que era su primera grabación. Registran ocho temas entre los que se incluyen versiones del “Kaos” que Decibelios hicieran propio del repertorio de The 4 Skins, de “Violence in our mind” de Last Resort y “Skinhead rules” de No Redeeming Social Value. El resultado final no les convence y deciden finalmente no editar la cinta.

A principios de noviembre de 1997 tocan con Alta Tensión  en el 2º Bank Holiday en Valencia y a finales en Elche. Ya en 1998 se produce la salida de la banda de Toni, siendo sustituido por Roberto al bajo. Su paso es sin embargo efímero, limitándose a tocar en unos tres conciertos más hasta el verano y en ayudar a pulir unos cuantos temas antes de ser reemplazado por Chiri.

Last Warning contacta entonces por Mark, responsable de Bronco Bullfrog: “Le conocíamos de comprarle discos, éramos clientes de su tienda desde que un amigo nos pasara el catálogo. A  raíz de los pedidos que le realizábamos surgió el tema de la banda que teníamos. Como su novia de entonces estudiaba en Valencia, venía a verla de vez en cuando y entonces nos veía en los ensayos; de ahí empezó a interesarse por el grupo”. Dicha relación resulta fundamental en el devenir de la banda, porque sería precisamente en el seno del sello balear donde se gesta la elaboración del disco de debut de los valencianos. Sin posibilidades económicas propias, ya que por entonces los componentes del grupo eran estudiantes con trabajos precarios y de pocas horas, sería el propio Mark el que costease las sesiones de grabación en septiembre de 1998 de “Voll Damm Boys” (Real Punk Records, 1999) para editarlo finalmente bajo el subsello Real Punk Records. Trabajaron en los estudios de Valencia RPM de Roger García (“un profesional con un estudio en condiciones”) donde dejaron registrados unos quince temas en los que se incluyen tres versiones: una de The Business (“The real enemy”), la de Last Resort ya mencionada y una de Warzone (“The sound of revolution”) que además les lleva a poder declarar: “Fuimos el primer grupo de Oi! estatal en grabar una versión de un grupo de hardcore”. Para el CD se recuperarían hasta 5 de los temas de la maqueta fallida: “Voll Damm Boys”, “Skin Oi!”, “Clase obrera”, “Politics estafadors” y “Oi! Grito de rebeldía”.

En la misma sesión grabarían dos versiones de Decibelios con idea de participar en un disco tributo que, sin embargo, no llegarían a ver la luz nunca. De aquel paso por el estudio recordaban en un fanzine “la papa que se pilló el cantante, que tuvo que estar media hora descansando porque se le trababa la lengua, y en los coros, imagínate, un montón de borrachos sin camiseta a grito pelao en la cabina”.

La portada de su “Voll Damm Boys” aparecería en una tira de los comics de Pedro Pico y Pico Vena del dibujante Carlos Azagra. Amante, entre otros palos, del Oi! aprovechaba además para incluir en otra viñeta un definitivo: “No crucifiques al movimiento skinhead por culpa de unos farsantes”, dirigido a las bandas de ideología fascista que practicaban el género.

Encargado Jorge de la composición de la mayoría de las letras, normalmente la música era cosa de Kike: “Luego en el local entre todos le dábamos forma a los temas y a las estructuras”, nos cuenta el cantante. “Proletariado organízate, los sindicatos nos están engañando” cantaban en “Clase obrera”, a la que reconocían “el martillo y tus puños” como  herramientas de trabajo, y llegado el caso, de lucha contra el empresario; “Pueblo obrero contra la burguesía” clamaban en el desgarrado grito de “Dónde está la justicia”… Last Warning decían entender el Oi! como un “medio de expresión de la clase obrera” y como respondían en entrevista, en el que el mensaje antifascista era “un problema como otro cualquiera que se podía tratar” en sus letras. De hecho la música pasaba por ser una “manera más contundente” de “plantarle cara al fascismo”.

Enfrentados a la eterna pregunta acerca de la interconexión entre política y un género musical que tiene en la acción directa su apuesta más firme, Jorge apunta lo siguiente: “El Oi! Es un estilo callejero y la calle siempre estará ligada a la clase trabajadora, nosotros siempre intentamos reflejar eso en nuestras letras en mayor o menor acierto dada la edad con la que compusimos esas letras, sin ir más allá de la lucha de clases, pensábamos que lo importante era joder a los de arriba fuesen de izquierdas o derechas (partidos políticos, sindicatos…) y no que la gente de a pie se pelease entre ella, todo eso desde una óptica no racista obviamente”.

Tajantes en su negativa al responder cuando se les preguntaba por la posibilidad de grabar para algún sello nazi, tampoco dejaban pasar la oportunidad de mostrar su opinión al respecto del S.H.A.R.P.: “Si funciona tal y como sus siglas expresan, perfecto, pero si se utiliza para fomentar ideologías políticas o nacionalismos, pensamos que éste no es el fin de esta organización. Para eso, existen otras”. En cualquier caso, para un fanzine italiano aclaraban el papel de la banda a la hora de dictar criterios de pensamiento: “Soy un skinhead y no le digo a nadie qué debe o no debe hacer o cómo debe pensar. Cada uno es libre de decir qué está bien y qué está mal”. En términos similares se manifestaban en otra ocasión: “Yo soy skinhead y paso de política, respeto a todo el mundo, pienso que respetándose no hay problema, cada uno piensa lo que quiera y es libre de hacer lo que quiera”. Su intención, como contaban en otra entrevista, era la de llegar a “chavales como nosotros hasta los cojones de trabajar”. Al respecto de la interconexión entre el género y la política se manifiestan abiertamente: “La política no tendría por qué mezclarse en un movimiento musical pero siempre va a haber quien lo haga. Y si no hablas de política en tus letras la gente siempre interpreta a su manera (que suele ser la peor)”.

El CD saldría en enero de 1999 y logró una gran acogida, siendo presentado con éxito en febrero en un concierto en el ya mencionado pub Welcome en el centro de Valencia. La posible proyección posterior de la banda se vio sin embargo truncada con la marcha de la mayor parte de la formación en abril, de la que sólo quedarían Kike y Jorge. Antes de parar, acuerdan dar un último concierto en mayo, en el que tocaron con Street Bastards y Riot Squad (banda que había puesto en marcha en paralelo el propio Jorge, y en el que militaban también Jason y Vis).

Precisamente del seno de este último grupo sería de donde llegaría el refuerzo para la batería: Alfon se haría cargo entonces de las baquetas de Last Warning. Para el bajo ficharían a Masete, punk rocker siniestro de Valencia. Así reactivados comienzan a tocar, trabajando repertorio nuevo. Para septiembre de 1999 se estrenan en esta nueva etapa actuando en un festival en Sabadell compartiendo cartel con Alta Tensión, Street Bastards, Malas Cartas y Patrulla Mutante.

Fueron estas bandas con las que coincidieron en algún escenario y las que movía el sello Bronco Bullfrog, las más cercanas al grupo. Una lista que incluiría nombres como Suburban Rebels, Oi! the Arrase, Keltoi, Deskontrol, Jonny Gerriwelt…

Como refuerzo temporal para la guitarra fichan a Carlos, punk local que tocaba en el grupo Jetas, con el que además graban en noviembre de 1999 unos tres temas. Entraron de nuevo en los estudios RPM y dejaron registradas las canciones con las que en un principio habían pensado editar un sencillo. La nueva formación se presenta con un directo a final de año en el que tocan con los vascos Gaizkiñe.

En abril de 2000, ya sin Carlos en la banda, tocaron en Zaragoza en un concierto del que quedaron muy satisfechos, y a las pocas semanas, en junio, deciden completar la última grabación que habían hecho con una serie de temas. Con todo ello preparan el CD “Sintiendo el Odio” (Bronco Bullfrog, 2000).

El nuevo trabajo de Last Warning traía una portada impactante, la de un futbolista que recibía una brutal patada en la cara de un defensor. Para su diseño aprovecharon una fotografía sacada de una enciclopedia de futbol: “La consiguió nuestro batería de entonces y queríamos algo impactante que fuese acorde con el nombre del disco y desde luego que la foto lo consigue con creces”. Enmarcada pues en el contexto de un partido de futbol y no en el de una agresión directa como la que no tenían problema en mostrar los británicos Condemned 84 en su “Face the Aggression” (84 Records, 1997),  la foto lleva a abrir el debate con la banda acerca de la indisoluble relación entre Oi! y violencia. Jorge se refiere a los años en los que funcionaba la banda: “En aquella época trabajaba de lunes a sábados explotado laboralmente y lo único que anhelaba era que llegase el fin de semana y poder ensayar, emborracharme e ir al futbol y lógicamente tras dar esos pasos de vez en cuando saltaba alguna chispa por algún lado, era una constante en aquella época y supongo que se debe a la edad”. Kike va algo más lejos en su reflexión: “La violencia y el odio son sentimientos que no nacen solos, si no vienen provocados por algo. En la naturaleza, los animales no son violentos ni sienten odio, sino que actúan por instintos de supervivencia. En los humanos, y más en concreto en el movimiento skin, se trata de un movimiento rebelde, de una clase identificada y estigmatizada, lo cual provoca el sentimiento de violencia. Eso no implica tener valores de camaradería, amabilidad y respeto. La violencia por la violencia la veo absurda”.

En lo musical “Sintiendo el Odio” supone un cambio en el sonido de la banda con respecto a lo mostrado en su primer trabajo que no fue acogido del todo bien por sus seguidores. Con la formación posterior a su CD de debut reconocían de antemano sonar “más rápidos y machacones”, utilizando a Antiheroes o One Way System como referencias. Preguntados al respecto de dichas reacciones, la banda reconoce que no fueron del todo buenas: “Con el cambio de formación parecía una evolución lógica, de tocar temas simples y con limitaciones (para casi todos, en “Voll Damm Boys” fue la primera vez que tocábamos unos instrumentos) a tocar composiciones más rápidas y elaboradas. Era lo que nos atraía a nosotros, pero creo que la gente quería que siguiésemos la estela del disco anterior. Además al introducir otros músicos que venían del punk o del hardcore nos centramos más en hacer un street-punk rápido influenciados por lo que más escuchábamos en esa época como Discipline, Dropkick Murphys, Agnostic Front…” Kike afirmaba haber notado que la evolución sí gustó, “aunque siempre quedaran los clásicos insuperables de tararear como el Voll Damm Boys”. El CD incluía versiones de Blitz y Cockney Rejects, y mucho del Oi! con influencias de hardcore que, a su juicio, constituía su sello de distinción principal. De hecho no tienen problema en reconocer que con el paso del tiempo es este segundo trabajo el que más gusta al grupo.

El 2000 resultaría un año tremendamente complicado para los valencianos. Como contaban en una retrospectiva de la banda, fueron muchos los factores que jugaron en su contra: “cambios de local de ensayo (hasta un total de tres en un solo año desde septiembre de 1999), los rollos con gente que nos da la espalda”, la ya mencionada marcha de Carlos y posteriormente la del bajista, que tiene que irse a Alemania por cuestiones laborales. “Todo ello junto con el poco apoyo que nos mostró la gente tras la salida del ‘Sintiendo el Odio’, hizo que Kike y yo decidiéramos que tanto esfuerzo ya no merecía la pena. Llevábamos desde septiembre del 96 ensayando todos los fines de semana, organizando conciertos, desplazándonos para tocar y además invirtiendo el poco dinero que teníamos en la banda y esos 4 años tan intensos nos quemaron. Así que decidimos dejarlo”, nos cuenta su cantante no sin un tono de fría amargura.

A pesar de los inevitables reveses y baches, en los que “por malos entendidos y chiquillerías” se llegarían a enfriar las relaciones entre algunos de ellos, cuando se les obliga a echar la vista atrás recuperan sin esfuerzo alguno muy buenos recuerdos de aquellos años: “La camaradería que teníamos entre nosotros, el ir a ensayar y salir por las noches a tomar cervezas o a ver el futbol, compartir discos de aquella etapa de bandas que empezaban como Braindance, Vanilla Muffins, Oxymoron, Crashed Out, Hard Skin… y nuestras charlas sobre esos mismos discos y bandas, con internet todo eso se ha perdido. La gente ahora con un click tiene discografías enteras, nosotros en aquella época nos gastábamos el poco dinero que ganábamos en comprar discos de grupos que tan solo sabías de ellos por entrevistas de zines o por lo que te decían los colegas” cuenta Jorge. Kike por su parte responde: “Particularmente hacer disfrutar, reunir gente amiga, fiesta y pasar buenas reuniones y conciertos es algo que merece la pena. Todo eso tapa los malos momentos que puedas tener”. Similares efectos terapéuticos son los que encontraban Jason y Vis: “Quedar los sábados por la tarde con unos litros y encerrarnos en el local a ‘aporrear’ las cuerdas, tocar unas versiones, componer nuestros primeros temas era una manera de descargar todo después de una semana de curro o estudio”.

Además de su pertenencia en paralelo a Own Fight, tras su disolución, Vis estuvo en Social Combat, Fullback 89, Extension 333 y algún que otro grupo punk. También en Social Combat terminaría Jason tras su salida de Last Warning, pasando a formar parte posteriormente de Causa Firme. Kike estuvo un tiempo inactivo hasta que en 2001 se deja convencer por Jorge para etrar en Riot Squad. Junto a él pondrían en marcha Conducta Negativa, que aunque no llegaría a dejar nada grabado, tocarían una decena de veces durante el par de años que funcionaron. Después Kike entrará en Gol Nord y Shaved Dogs. Jorge, por su parte, dedicaría más esfuerzos a Riot Squad una vez que Last Warning se disuelve. Este otro proyecto se mantendría activo hasta el verano de 2004, dedicándose posteriormente a los ya mencionados Conducta Negativa. Además exploraría el hardcore con Leave it to Me (que acaba en 2010) y Chernoville desde 2011 hasta julio de 2014. En el momento de escribir estas líneas se encarga del bajo en Krang.

De Last Warning se volvió a saber en 2005 cuando en septiembre Jorge, Toni y Kike deciden reactivar la banda para dar un par de conciertos en Valencia “sin ninguna pretensión más”. Lo hicieron acompañados para la ocasión por Víctor a la batería y Néstor a la segunda guitarra.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *