foto del grupo La Costa Brava
Periodos activos
2000
Procedencia
Zaragoza
Estado
Inactivo
Publicado por
Marta López
Fecha publicación
09/03/2010
Estilos
37 fans

“No habrá más discos de La Costa Brava. Siempre dije que La Costa Brava no era un grupo, sino la historia de una amistad.”

Con estas palabras, escritas un par de días después de la muerte de Sergio AlgoraFran Fernández resolvía en su blog la incertidumbre sobre el futuro del proyecto musical que los dos habían emprendido unos años atrás.

Ambos se habían conocido en Zaragoza en 2001, durante la presentación del libro “Canciones Contadas” (VV.AA., 2001), una recopilación de diez historias cortas escritas por músicos y periodistas que se inspiraban en otras tantas canciones. Fran y Sergio eran dos de esos diez entre los que también se encontraban Fernando Alfaro (Chucho, Surfin’ Bichos), Nacho Vegas, Cova de Silva (Nosoträsh), Alicia Álvarez (Pauline en la Playa), Félix Domínguez (Dr. Explosion), Abel Hernández (Migala), Jesús Ordovás (Radio 3), y Xavier Cervantes (Rockdelux).

De aquel encuentro casual nació una amistad, y así fue como Fran llegó a mostrarle a Sergio unas canciones en las que trabajaba al margen de Australian Blonde, el grupo del que era vocalista y compositor desde principios de los 90. Este le ofreció el que entonces era su grupo para grabarlas. Un día, viendo juntos la película “Spy Kids” (Robert Rodríguez, 2001) y tras escuchar a una de las niñas protagonistas recitar sus mil apellidos, uno de los cuales era “Costabrava”, Sergio lo tuvo claro: así es como se iban a llamar. Comienza la historia.

La Costa Brava no iba a ser un proyecto a largo plazo sino algo puntual. Tras la disolución de El Niño Gusano, el que fue su letrista y cantante, Sergio Algora, Dani Garuz (ex Pulmón) y Eloy Cases (ex René) habían comenzado a tocar junto con Rafa Domínguez bajo el nombre de Muy Poca Gente, editando un EP titulado “Con Zapatos Nuevos” (Grabaciones en el Mar, 2000) y un primer LP llamado “En Flor” (Grabaciones en el Mar, 2001), ambos con escasa repercusión. En ese momento se encuentran con Fran Fernández, líder del archiconocido trío asturiano, que tenía en mente probarse como compositor pop en castellano. Por aquellos entonces Rafa Domínguez se encontraba girando con Bunbury y Muy Poca Gente vivía un momento de parón. Parecía la situación propicia para probar cosas nuevas.

El propio Algora contaba en una entrevista que “La idea era sacar un primer disco con canciones de Fran que tenía para Nixon y canciones de Muy Poca Gente pero llamarlo La Costa Brava y ver qué pasaba.” Así se hizo y “Déjese Querer por Una Loca” (Grabaciones en el Mar, 2003) salió al mercado en febrero de 2003.

Desde el principio el grupo funcionó de una forma muy particular. Mientras Sergio, Dani y Eloy vivían en Zaragoza, Fran seguía viviendo en Gijón. El grueso de las composiciones se repartían entre Sergio y Fran, y cada uno las trabajaba por su cuenta y a cientos de kilómetros de distancia, al principio ni tenían batería (al poco se incorpora a la formación Enrique Moreno, ex batería de Pulmón, para solventar esta cuestión) y los unos prácticamente desconocían las canciones de los otros. Los directos evidenciaban esa falta de convivencia y en el disco no quedaban menos claras las dos autorías, no sólo porque cada uno cantara sus propias canciones sino porque estilísticamente había diferencias notables entre unas y otras.

Durante ese verano en el que también tocaron en el FIB, vuelven al estudio de Paco Loco, que ya había producido su debut, para grabar un nuevo single. La grabación, que duró cuatro días, “se les fue de las manos” y acabó convertida en el vitalista segundo disco de La Costa Brava, “Los Días Más Largos” (Grabaciones en el Mar, 2003), en cuyo libreto proclamaban: “siempre es verano en las canciones de La Costa Brava”, toda una declaración de intenciones que dejaba muy claro por qué el grupo funcionaba a pesar de sus peculiaridades. “La Costa Brava siempre seremos el grupo bolinga de Sergio y de Fran, algo que han hecho para divertirse” decían en las entrevistas.

Tal era el clima de buenaventura que respondieron a la oferta del festival Periferias (cuya premisa era hacer un concierto sólo con versiones) con un repertorio tan amplio que Pedro Vizcaíno, responsable de su discográfica, les ofreció sacarlo al mercado como su tercer disco. “Nuestra mayor virtud es haber dejado de hacer todas las estupideces que una industria discográfica inexistente nos obligaba a llevar a cabo”, escribió Algora en el libreto de “Se Hacen los Interesantes” (Grabaciones en el Mar, 2004), mensajito. El disco incluía versiones de “Cena recalentada” de Golpes Bajos“Je t'aime, moi non plus” de Serge Gainsbourg, o la muy coreada en los conciertos, “Nada me importa” de los Módulos.

Como resultado de toda esta euforia vital, que en parte también era lo que estaba conquistando poco a poco a su público, La Costa Brava se plantaba con tres discos en el mercado en el plazo de un año, un hecho insólito que no pasó desapercibido para la prensa que alimentaba la curiosidad por saber cuándo llegaría el siguiente. Y no tardaría, porque antes de plantearse el repertorio de versiones, ya habían reservado ese mes de agosto de 2004 para grabar de nuevo con Paco Loco. Puesto que varios de los componentes tenían otros compromisos laborales, no quedaba más remedio que cumplir con las fechas y dado que Grabaciones en el Mar no podía asumir el lanzamiento de otro disco de forma tan inmediata, y debido a las buenas relaciones de Pedro Vizcaíno y Sergio Algora, el cambio de sello a Mushroom Pillow se sucedió de forma natural y sin ningún drama aparente.

Y así, según lo previsto, “Llamadas Perdidas” (Mushroom Pillow, 2004), se convirtió en su cuarto disco en año y medio y el que obtuvo mayor repercusión mediática, con videoclip del single “Adoro a las pijas de mi ciudad” dirigido por, el entonces cortometrajista nominado al Oscar, Nacho Vigalondo incluido. El ritmo frenético de esos últimos meses contribuyó sin duda a crear un espíritu de grupo y unos lugares comunes estilísticos, algo que empezaba a intuirse y que acabaría de verse conseguido en su último disco. Y aunque las canciones seguían siendo de uno o de otro, dentro del disco sí se siente la sensación de que se engloban todas dentro de una misma idea.

Para San Valentín del año 2005, Fran Fernández regala a través de su blog ciento treinta copias de un EP autoeditado que no se puso a la venta en tiendas. El tracktlist constaba de cuatro canciones más una quinta de otro artista que era diferente en cada disco. El título, “Feliz San Valentín” (La Costa Brava, 2005). Como no. Este EP pretendía ser una muestra de agradecimiento a sus seguidores.

Ese mismo año se publicaba “Costrabravismo - El Experimento es el Experimento” (Mushroom Pillow, 2005), un CD-single con diez canciones inéditas (dos de ellas estaban en versión demo en el EP de San Valentín) y tirada limitada, que se puso a la venta a precio reducido y que sólo se podía adquirir en Fnac. Al parecer la publicación de este formato trajo no pocas discusiones entre Fran Fernández, detractor de la idea, y Sergio Algora, defensor de la misma. Discusiones, eso sí, que concernían exclusivamente a conceptos artísticos. En lo personal, esta historia de amistad seguía viento en popa y fue a finales de 2005 cuando, alentados por Roberto Nicieza, director de Astro y primer batería de Australian Blonde, comienzan a tocar en los Live in the Living, conciertos acústicos realizados en casas particulares o pequeños locales por un precio módico.

El año 2006 fue el primero desde sus inicios en que La Costa Brava no publicó disco. En ese tiempo, compaginan las actuaciones en directo y la preparación del siguiente disco con sus proyectos personales: Fran debutó en solitario como Francisco Nixon, y Sergio se concentró en su faceta como escritor. Mientras, Dani Garuz abandona el grupo para dedicarse a su proyecto en solitario, DA y Eloy Cases hace lo propio por cuestiones personales. Para sustituirles llega Ricardo Vicente, Richi, que viene de los Tachenko de Sergio Vinadé (compañero de andanzas de Algora en El Niño Gusano).

La nueva formación  vuelve al estudio con Paco Loco para grabar su quinto y lamentablemente último disco, “Velocidad de Crucero” (Mushroom Pillow, 2007). Con mucho más tiempo para preparar las canciones el resultado es notable en cuanto a producción y en cuanto a imagen (sonido en realidad) de grupo, es la demostración final de cómo dos buenos autores de estilo completamente distinto llegan a una única idea sin renunciar a lo que los caracteriza. Todo lo que se había ido apuntando en anteriores trabajos de forma abrupta y casi enfrentada, la psicodelia, el lirismo, la ironía, las letras sencillas o las letras complicadas, las melodías, las referencias al pop español de los 60 y 70, la cultura popular, la alegría, la melancolía, todo está repartido en su justa medida, de modo que no falta nada y todo el mundo tiene lo suyo.

A final de año sale un doble CD con la reedición de sus tres primeros trabajos, que estaban descatalogados, bajo el nombre de “Futuros Padres” (Grabaciones en el Mar, 2007).

Sorpresivamente, en enero de 2008, Mushroom Pillow decide rescindir el contrato por otro disco que aún tenía con el grupo. Ellos presumen que es por las bajas ventas, mientras que el sello dice no creer plenamente en su música y su forma de trabajar, aunque en su web aún hoy aseguran de “Velocidad de Crucero” que es sin duda su mejor disco.

Pero si algo pilló  por sorpresa a todos los fans de La Costa Brava, de El Niño Gusano y de la buena música, fue la muerte de Sergio Algora, que se produjo el nueve de julio de 2008 mientras dormía, cuando sólo contaba treintaynueve años. Eran bien conocidos los problemas cardíacos que padecía pero todo el mundo recibió la noticia como un jarro de agua helada. El grupo quedó inmediatamente disuelto y sólo se reunió para dar un concierto de despedida en Zaragoza en septiembre de ese año, en el que estuvieron presentes amigos y compañeros de la música.

Recientemente ha sido editado un disco homenaje a Sergio con el título “Algora Campeón” (Grabaciones en el Mar, 2009), una recopilación de canciones de todos sus grupos y fotos y recuerdos de los fans.

Fran Fernández continúa con su carrera al frente de Francisco Nixon proyecto al que se ha sumado Richi. Su segundo disco, “El Perro es mío” (Siesta, 2009), está dedicado a la memoria de Sergio.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Comentarios

foto del usuario Alfredo Arias
Alfredo Arias
13 marzo, 2010 at 20:15

Marta, un artículo bien currado, con datos precisos y anécdotas preciosas. El grupo lo merece. Me ha encantado. ¡Enhorabuena!

foto del usuario Marta López
Marta López
14 marzo, 2010 at 15:31

Muchas gracias.

Viniendo de ti es un pedazo de cumplido 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *