foto del grupo Juana Chicharro
Periodos activos
2000 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
10/05/2012
Estilos
3 fans

La de Juana Chicharro bien podría ser la historia de un grupo de chavales de una barriada de extrarradio en un gran núcleo urbano redimidos por su pasión por la música. Una de tantas cuadrillas que consigue salir del círculo que trazan droga y pobreza montando una banda con la que hacer la música que les gusta. Y sin embargo, no es éste el caso de la denominada Torbellino Marbellí. Ni Juana Chicharro (Asiatics, X-Prays, Obediencia), la cantante, es del todo la que dice ser (hay quien sostiene que su nombre también se puede pronunciar como Joana) ni por sus venas corre toda la sangre gitana que ella cuenta.

Su pasión por el flamenco y la copla, eso sí, no es del todo fingida, pero desde luego no es el resultado de saraos de cante y baile en veladas nocturnas al calor de una fogata en descampados o en festejos de clanes y familias. Parece ser que la abuela y la madre de Joana sí que gustaban de dichos estilos.

La idea de montar un grupo a modo de broma alrededor de maneras y hechuras flamencas para versionar temas de rock se le ocurre a la propia Juana, que se lo ofrece a Miguel Ayuso, que tocaba en C’Mon Tutankhamon. Así lo reconoce el propio Ayuso cuando le preguntamos por los orígenes de la banda: “El grupo en realidad lo fundó Juana. Fue su idea. A mi simplemente me hizo gracia y me apunté al asunto”. Tampoco él acometía la empresa como seguidor incondicional de palos de raíz. Preguntado por su posible gusto acerca del flamenco, nos responde: “No es que lo esté escuchando todo el día, pero cosas como Veneno, Las Grecas o Pata Negra me chiflan”.

Comenzó la singladura de Juana Chicharro en una fiesta de cumpleaños, él pretendía tocar un órgano y ella la voz. Adaptaciones en clave flamenco, con Juana en modo quejío profundo, de temas de palos muy diferentes. Pero tienen que cambiar su plan inicial cuando, por cuestiones del azar, Miguel advierte que se ha olvidado el cargador del teclado el día de su primera actuación, y les toca improvisar un show con guitarra y voz.

La propuesta se perfila algo más cuando, tras escucharles en uno de sus conciertos, Roberto Martín se les ofrece como bajista. Él tocaba en La Asociación de Amigos del Rifle, un grupo en el que tocaba Raúl Lechón, Nicolás (Capitán Entresijos) y Joe Antoneli, y del que luego surgiría Fabuloso Combo Espectro.

Cuando preguntamos a Roberto por la esencia del grupo, él no duda en señalar: “La fijación romántica de Juana y Miguel por toda la cultura gitana y lo que la rodea. Por una parte la copla y sus intérpretes, sobre todo las mujeres. Y por otro, el barrio, la droga, la estética y la ética de esa raza”.

El caso es que Joana no ha recibido clase alguna de cante que justifique la solvencia en las tablas para mostrar autenticidad y convicción en el proyecto. Recurren sus compañeros para explicarlo a la genética o al hecho, de discutible conexión, de que su padre conociera “a una de las de Azúcar Moreno”.

A pesar de la innegable componente de diversión desde su fundación, el objetivo de la banda está clara: “Hacer un homenaje a la música a la música folk desde la óptica del rock and roll (…) Lo hacemos desde el más profundo respeto hacia el flamenco y la copla, de los que somos meros admiradores”. Así lo contaba en su blog, Aceituna Rellena, Ayuso.

La formación se completa con un batería, que normalmente seleccionan del grupo de amigos que esté disponible y con ganas de participar en la empresa. Como señala Miguel, el problema es que: “Nadie puede estar comprometiéndose con un grupo que toca tres veces al año”. Por ello no es de extrañar que hayan pasado hasta ocho personas diferentes para el puesto.

El primero fue Antón, amigo de Ayuso que tocaba en Hola a Todo el Mundo, Mirafiori y posteriormente en Muerte y Destrucción. También estuvo Guille (Pig Crust, Mundo Grúa), hasta que volvió a su Argentina natal; siguieron José, batería de C’Mon Tutankhamon, que finalmente cambiaría las baquetas por los pinceles, y que no llegó a tocar en directo, aunque sí participó en la grabación del tema “Rápido y gitano”, que terminaría siendo editado en “Vaya Mierda” (Hillside Strangler, 2006).

El disco, que vio la luz en el sello de Mugretone (Webelos, X-Prays, Asiatics, Grupo Sub-1) era un 7” que recogía aportaciones de hasta nueve grupos, como Navajazo, Papelina, Los Mierdas, Pili y Sus Lechones… Del disco salieron un centenar de copias, cuyas portadas se hicieron, aparentemente, con cartonaje sacado de la basura. Sea cierto o no, el caso es que el diseño gráfico no escatimó en incluir a una Hello Kitty con una esvástica tatuada, o a personajes de Waltz Disney como el ciervo Bamby o la ardilla Tambor, defecando a discreción.

También cursaron como baterías de Juana Chicharro, Sara (Fabuloso Combo Espectro, Las Jennys de Arroyoculebro); Juanjo, que también tocaron en Alamedadosoulna, el Capitán Entresijos, y finalmente Mariano J. López (Asano Historical Society). Es con este último precisamente con el que han alcanzado cierta estabilidad.

Tras varios años de recorrido, surge la cuestión de grabar material de Juana Chicharro. Sostienen que es mucho el cariño que profesan a la Torbellino Marbellí y sienten que hay que dejar algo “para tenerlo en el recuerdo más que nada”, nos dice Miguel. Andan con la idea desde hace tiempo, pero por una cosa u otra siempre se retrasaba el proyecto. Pensaron inicialmente en un sencillo pero, como nos cuenta Roberto: “Luego dijimos ¡qué demonios! Un 10’’, que es un formato mucho más molón, y caben más canciones”.

La grabación de “Juana Chicharro” (Producciones Esporádicas, 2011) se realizó en los estudios D GR Sónica de Madrid en junio de 2010. El encargado de las cuestiones técnicas fue Ramón Krater (Ginferno).

Roberto nos cuenta cómo fue la cosa: “La grabación fue muy punk… Todo en directo y a por la primera toma. Incluida la voz. Hubo recordings pero los menos”. Fue un proceso rápido además: “Grabar por la mañana y mezclar por la tarde”. Se dirigieron a Krater, por ser su “colegui”, y porque ya conocía cómo sonaban. El dinero que le ofreció el grupo le pareció suficiente y aceptó el envite de grabar el primer disco de Juana Chicharro. “No hubo ni maquetas ni nada especial. Casi ni ensayos. ¡La Juana en estado puro!”.

El disco, un 10" editado por el sello del Capitán Entresijos, Producciones Esporádicas, es toda sorpresa para el oyente desprevenido. Presentado impecablemente con las fotos que les hizo Manuel Colonje en el madrileño Puente de Vallecas, quizás uno de los únicos hábitats posibles para la cuadrilla, y el diseño de la carpeta simulando referencia de catálogo canónico de flamenco. En lo musical, a la espectacular entrada de la voz en solitario de Joana con Manuel de Falla, sigue una apañada colección de versiones de grupos como The Gories, ZZ Top, en clave de garaje sucio, psychobilly y punk-rock. Letras adaptadas a la realidad que les “toca vivir” en las calles, coexistiendo con las drogas. A ellas se unen otras lecturas de temas del cancionero nacional, buscados entre los cajones de la copla-rumba de todos los tiempos o del modo en que las contaba Veneno.

También encontraron hueco por un par de temas propios, de los que aún dejaron alguno en la despensa, junto a más versiones, para ocasiones futuras.

La banda presentó el disco en directo en la sala Rock Palace de Madrid junto con Papelina y Asano Historical Society el 17 de diciembre de 2011.

A pesar del carácter circunstancial que la propuesta de Juana Chicharro conlleva, lo cierto es que la banda atesora un número más que respetable de actuaciones. Además en muchos y variopintos escenarios, ya que “no hay escenario pequeño para esta gran dama de la canción española”: convenciones de boy-scouts, en San Clemente (Cuenca), “animando a las hordas heavies metaleras de la comarca, al son de Medina Azahara”, con el Capitán Entresijos, en el Wurlitzer de Madrid tocando antes de una stripper y su show erótico, con Call Me Idiot, “en una ingesta masiva de alcohol un día entre semana”, etc.

También tocaron el 14 de enero de 2012 ante una audiencia infantil compartiendo tablas con Cobras Púrpuras, que no eran otros que Vigilante Gitano, metamorfoseados para la ocasión. Tuvieron que adaptar algo las letras claro, especialmente lo explícito de algunas cuestiones relacionadas con la droga para no provocar el pánico entre las jóvenes generaciones (y sus padres) que acudieron a la primera edición del Menudo Fest organizado por Poison y Mugretone, parte de Webelos y Grupo Sub1, y celebrado de nuevo en el Rock Palace de Madrid. Juana, vestida de faralaes, tuvo que aclarar a más de un pequeñín que no iba disfrazada de Minnie Mouse. 

Siendo un proyecto en paralelo, y visto lo que se ha retrasado la edición del disco nos asalta la duda sobre la continuidad de la banda. Roberto nos responde que por el momento la Juana está un poco en estado de hibernación: "Todos tenemos poco tiempo y mil proyectos". Aún así, prometen sacarla lo antes posible de su aburrimiento en el local de ensayo y grabar nuevos temas.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *