foto del grupo Iceberg
Periodos activos
1970
Procedencia
Barcelona
Estado
Inactivo
Publicado por
Julián Molero
Fecha publicación
19/09/2009
Estilos
24 fans

En 1973 cuatro músicos van a coincidir en la banda de acompañamiento de Tony Ronald. Son Max Sunyer (guitarra), Josep Mas, Kitflus, (piano eléctrico y sintetizadores), Ángel Riba (voz, saxo y guitarra) y Primitivo Sancho (bajo). Durante ese año maduran la idea de formar un grupo con un proyecto absolutamente distinto al del cantante holandés afincado en Barcelona. Tan solo Max Sunyer tenía experiencia propia en el estilo sinfónico que pretendían, al haber sido miembro de Vértice y Tapiman en años anteriores. Por otra parte, este tipo de música ya había vivido su primera oleada en Cataluña con grupos como Maquina!, Vértice o Pan y Regaliz y empezaba a ser considerada como algo del pasado.

A principios de 1974 se les une el batería Jordi Colomer, que tocaba en la banda de acompañamiento de Luis Aguilé, y graban unas maquetas que presentan a EMI-Odeon que se muestra interesada, pero que finalmente no acabará de ficharles. El 27 de marzo de 1975 debutan en directo en L'Hospitalet de Llobregat. Como el asunto con EMI no acaba de despegar entran en contacto con María Albero y Carles Serrat que están montando una productora. María los traslada a los estudios Kirios, en Madrid, donde entre el 5 y el 11 de mayo graban lo que sería su primer LP “Tutankhamon” (CFE, 1975). El LP desarrolla una historia ambientada en el antiguo Egipto recurriendo no a la descripción, sino a una música abstracta en la que los temas se cortan abruptamente para enlazar con el siguiente en una forma de extraño continuo. Letras bien cuidadas en castellano e inglés y un desarrollo sinfónico global del álbum como una obra completa y no como una sucesión de temas. El productor Alain Milhaud se va a interesar por el proyecto y les va a conseguir un contrato con la Compañía Fonográfica Española (CFE).

"Tutankhamon", pensado para minorías resulta un exitazo e Iceberg se ve de la noche a la mañana convertido en un grupo puntero. Se presentan en mayo en la sala Zeleste, en junio se pone a la venta el álbum con una campaña previa en emisoras de radio y en julio Iceberg está en los dos primeros macrofestivales celebrados en España: el de Burgos (Festival de la Cochambre) y en el llamado Woodstock español: la primera edición del Festival Canet Rock. Allí, ante veinte mil asistentes, se presentan con el marchamo de grupo grande, cerrando un festival en el que estuvieron entre otros: María del Mar Bonet, Orquesta Plateria, Pau Riba, Companyia Electrica Dharma, Lole y Manuel, Barcelona Tractión y el controvertido Sisa, cuya actuación finalmente fue prohibida por haberse declarado días antes anarquista en una entrevista. Pensemos que en aquellos momentos el andamiaje franquista se estaba viniendo al suelo y cualquier manifestación o reunión juvenil era mirada con recelo.

El 9 de febrero Iceberg se presenta en Madrid en un memorable concierto en el Alcala Palace con la crítica madrileña entregada y el teatro a rebosar (con las localidades agotadas, un grupo de exaltados rompió una de las cristaleras para colarse). Con un solo LP habían logrado relanzar la música sinfónico-progresiva y además eran reconocidos sin exageraciones como uno de los grupos mundiales más importantes de su estilo. La guitarra de Max Sunyer tenía poco que envidiar a la de John McLaughlin, por buscar un estilo parecido, y Kitflus conjugaba el potencial sonoro de los primeros mini moogs con el piano eléctrico y los por entonces ya casi obsoletos órganos hammond.

En septiembre de 1976 graban “Coses Nostres” (CFE, 1976). La evolución  del grupo les conduce hacia la música instrumental con temas más largos, más sujetos a improvisaciones y más dentro de la robustez de las estructuras del rock. Así las cosas, un cantante era algo superfluo. Ángel Riba graba las partes de saxo de este segundo LP y abandona el grupo, que quedará ya en el futuro configurado como cuarteto. Ángel seguirá vinculado a Iceberg realizando hasta 1978 labores de manager. Este segundo LP vuelve a triunfar en toda la línea. Alain Milhaud les consigue ventajosos contratos y llega a presentarlos como atracción invitada en el inefable concurso 1,2,3 Responda Otra Vez, donde el grupo exige y consigue tocar en directo, algo inaudito en la primera de TVE por aquellas fechas.

Justo un año después de “Coses Nostres” el grupo vuelve a meterse en el estudio de la mano del técnico Juan Vinader para grabar su tercer larga duración. “Sentiments” (CFE / Bocaccio, 1977), un álbum con un número de ventas menor al de sus antecesores, pero que hoy, visto en la distancia, es tal vez el mejor trabajo de la banda. Riquezas armónicas, virtuosismo instrumental y todo ello sobre el lecho de un potente ritmo de rock, con Max y Kitflus en su mejor momento creativo. Además, participan en Las 6 Horas de Rock Ibérico, que se celebró en el Pabellón de Deportes del Real Madrid, con un cartel compuesto por Burning, Granada, Triana y Atila.

En la primavera de 1978 se enfrentan a la grabación de un LP en directo. No lo hacen en una sola sesión, sino que realizan grabaciones en actuaciones en Oviedo, Reus, Bilbao y Barcelona para entresacar de ese material lo que será el álbum. No acuden a versionear sus éxitos como sería de esperar, sino que todo el LP en directo está formado por nuevas composiciones que nunca serían grabadas en estudio. Ese verano van a participar en una gran gira por todo el país denominada La Noche Roja. Junto a Iceberg, estarán Miguel Ríos, Triana, Salvador y Guadalquivir.

Tras el loco verano del 78, grabarán su último LP “Arc-En-Ciel” (CFE / Bocaccio, 1979), casi una obra póstuma, pues el grupo dará su última actuación en Salamanca, el 18 de agosto de 1979. Problemas familiares de Jordi Colomer y Max Sunyer, que ya había publicado el año anterior un LP en solitario, Kitflus que por esas fechas entró en la banda de Joan Manuel Serrat y, sobre todo, el cansancio acumulado en cinco años de no darse un respiro ,precipitaron la disolución del grupo. En 1982 los dos líderes, Max y Kitflus, fundarían el grupo de jazz-rock  Pegasus, heredero directo de estos Iceberg, que daría mucho que hablar y escuchar durante toda esa década.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Comentarios

foto del usuario O Ghaio
O Ghaio
12 junio, 2010 at 22:54

Este fue uno de mis grupos de cabecera durante muchos años.El disco “La flamenca eléctrica” es una pasada. Estos tíos eran unos genios.

foto del usuario O Ghaio
O Ghaio
12 junio, 2010 at 22:57

Vaya, los años no (me) perdonan. Mi disco favorito era “Coses nostres”.
Fantástico.

foto del usuario Julián Molero
Julián Molero
13 junio, 2010 at 00:21

Totalmente de acuerdo. Pocos recuerdan hoy a Iceberg, pero ha sido de lo mejor. En cuanto a “La flamenca eléctrica” es una pieza que reune comercialidad, innovación y fusión con una interpretación de un virtuosismo técnico de muchos quilates. Me alegro que te haya gustado y te haya recordado otros tiempos, seguramente más creativos que los actuales.

foto del usuario chuty4
chuty4
14 junio, 2013 at 11:05

A las nuevas generaciones nos sorprende escuchar este tipo de música en la España de aquella época. ¿Podríais decirme más grupos del estilo y de la época? españoles, claro, se que fuera de aquí se hacía mucha música de este tipo.

foto del usuario Julián Molero
Julián Molero
14 junio, 2013 at 16:25

Es que aquí conviven varios estilos en lo que se llamó en los 70 música progresiva (o underground. Mi selección (muy subjetiva y discutible) sería
Rock layetano: Iceberg, y Compañía Electrica Dharma
Rock andaluz ortodoxo: Triana y Guadalquivir
Rock andaluz a su puta bola: Cai
Rock jazz: Barcelona Traction y Dolores
Folk progresivo y otras hierbas de fumar; Pan (o Agua) de Regaliz, Azabache
Rock sinfónico: Fusioon
Rock progresivo clásico Maquina, Cerebrum
Inclasificables: Brakaman
Pero ya te digo que esto sería solo una muestra. Es toda una época absolutamente virgen por descubrir

foto del usuario chuty4
chuty4
17 junio, 2013 at 15:05

infinitas gracias Julian, desde que me enteré de la existencia de este grupo estoy investigando todo lo que con esta época tiene que ver. Estoy alucinando con lo que estoy viendo.

Para quien no lo conozca, le sugiero conocer el canet rock y ver un documental que hay en youtube, es ilustrativo y te hace ver algunas cosas que no imaginabas que existian en la España de la época. Me refiero tanto a música como socialmente.

foto del usuario Güyli
Güyli
28 mayo, 2017 at 01:43

Yo estube en Canet rock 78,con 18 años recien cumplidos,hacia un mes que sali de casa de los “papas” en Alicante y uno de mis sueños se cumplio esa noche conoci en persona a mi “amor platonico” Debbie Harry. A Iceberg los conoci por “Popgrama” ,salu2.

foto del usuario Jaime Garcia
Jaime Garcia
9 septiembre, 2017 at 00:05

Hola amigos.
Definitivamente, ICEBERG es un gran grupo de jazz rock. Aquí en la Ciudad de México (de donde soy y en donde vivo) en los lejanos años 70’s, se conseguían algunas cosas muy buenas provenientes de España. Así fue como conocí a Iceberg, Asfalto, Triana, Bloque, Ñu, Canarios, Topo y algunos más que escapan a mi memoria de momento. Iceberg era un ensamble excelente, y el álbum Tutankhamon es un platillo musical altamente disfrutable. Las letras de las canciones son muy buenas, y dejaban ver el alto nivel de conciencia política que tenían los artistas (en especial los músicos y los escritores) de esa España agobiada por el franquismo.
Recuerdo los discos que llegaban de España, especialmente los del sello Chapa records. Eran álbumes no tan fáciles de conseguir, y además un poco más caros que los álbumes que provenían de Estados Unidos de Norteamérica, pero para mi, valía la pena comprarlos, pues nos mostraban que sí se podía hacer buen rock progresivo en nuestro propio idioma (el español) y con un mensaje y contenido interesante. Creo que el rock progresivo de España tuvo su mejor momento y sus mejores exponentes durante esos años.
Un saludo.

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *