loginregistrarse
validando
Estás aquí: Inicio > Grupos > Hula Baby
4
fans

Hula Baby

Versión española desde Valladolid del rock and roll más surfero
Escuchar canciones de Hula Baby
Ofrecido por
Listengo

Son muchos los grupos españoles que han basado gran parte de su repertorio en la adaptación al castellano de los grandes éxitos llegados del mercado anglosajón. Fue éste el caso de Los Diablos Negros, Los 4 Jets, Los Pumas… Gracias a ellos el gran público español tuvo acceso en los 60 a temas que de otra forma hubieran pasado desapercibidos. No es por ello, en principio, fórmula nueva que no se hubiera visto ya por estas latitudes. Sin embargo, muy claro lo debieron de tener Rob Valentine, Pable Tombstone y Dan Strychnine durante los conciertos de Neanderthals y The Hi-Risers en el festival Freakland 2007 celebrado en Ponferrada. Probablemente fuera algo parecido a una iluminación; Dan lo contaba así en entrevista a Arcuva Televisión: “Nos lo pasamos tan bien viendo lo que hacían; viendo el resultado de la gente que no paraba quieta…  nos dijimos: Este rollo es una maravilla, hay que hacer algo así. Nos pusimos y empezamos haciendo canciones de ellos, suyas y terminamos haciendo canciones de ellos, suyas pero nuestras”. Es ésa la determinación con la que deciden darle vida a Hula Baby, grupo que además debe su nombre también a la canción de Neanderthals que Pable se pasó repitiendo todo el festival. Dieron con el nombre del proyecto mucho antes de tener, no ya canción alguna, sino el mismo grupo.

Por entonces Pable y Dan llevaban ya un tiempo tocando batería y órgano en Harla Horror, otra formación vallisoletana. Lo mismo que Roberto, que había tocado en Extrañas Compañías. Mucho antes, Pable había llegado a grabar un disco con un grupo llamado Lagartos Torraos mientras que Dan tocó con Undertow.

Asignados los instrumentos para este nuevo experimento: Pable era el batería, Dan el bajo y Rob la guitarra, requieren de Quick-o Arribas para que se haga cargo del micrófono. Hacía ya unos cuantos años desde que dejó toda actividad relacionada con la música (Retrovisores, Los Bises), pero algo terminó de convencerle cuando le contaron de Hula Baby, quizás lo de la intensidad y ganas de diversión que pretendían transmitir. Puestos manos a la obra se estrenan, a comienzos de 2008, en la sala Casa Babylon de Valladolid, aunque su participación el mismo año en el Guateque Sónico en la sala Porta Caeli de la misma ciudad pueda considerarse la actuación más significativa de aquellos primeros momentos del grupo.

Por lo pronto, la banda se centra en ser capaz, no ya de traducir las letras de los temas escogidos, sino de buscar la forma de adaptarlas a la fonética castellana más parecida y divertida posible. Ejemplos de verdaderos artistas en esto de adaptar temas ajenos, retorciendo todo lo necesario las nuevas letras y haciendo así suyas las canciones elegidas, bien pudieran ser los gallegos de Siniestro Total. Acostumbrados a incluir varias de estas perlas en sus discos, no tuvieron reparo alguno en dedicar trabajos como “Ojalá Estuvieras Aquí” (Siniestro Total, 1993) exclusivamente a mostrar de lo que eran capaces con el repertorio de otros. Hula Baby no se queda a la zaga, aunque se centra en estilos muy concretos como el rock and roll, surf, frat o twist como campo de pruebas para sus versiones. 

No pasa mucho tiempo antes de que se decidan a grabar y así empezaron por editar cuatro temas “Maribel”, “Hula baby”, “Más limones” y “Sólo tiene dieciséis” en los estudios del Espacio Joven de Valladolid, puestos a disposición de grupos noveles, a un precio no muy caro, por el ayuntamiento de la ciudad en junio de 2008. Como nos comenta Dan, quedaron contentos con el resultado, y se lanzaron a grabar unos cuantos meses después otras siete canciones en los estudios Dobro Producciones de Casasola de Arion, un pueblo de Valladolid. Con todo este material y de forma completamente autónoma sacan al mercado antes del final de año su primer disco de larga duración “Hula Baby” (Hula Baby, 2008). Al respecto de la autogestión Dan nos responde: “Hemos tirado por la autoproducción, primero por la experiencia que ya tenemos con los Harla, y segundo, porque al hacer versiones, no creo que a las compañías les haga mucha gracia, la verdad”.

El debut de Hula Baby en forma de larga duración se ceba sobre todo con sus grupos favoritos: los ya mencionados Neanderthals y The Hi-Risers. Canciones de guateque, con mucho rock and roll, un punto de aires marinos y chicas, muchas chicas, verdaderas almas de las fiestas que quieren animar desde el escenario.

Precisamente es en sus actuaciones donde mejor consiguen transmitir la energía y ganas de pasarlo y hacerlo pasar bien. Con una aparición en escena cuidada, con la formación perfectamente conjuntada con camisa, corbata y monturas de gafa de pasta, Pable y Quick-o aprovechan su rapado de pelo para darle un aire “mortadeliano” a su imagen. De hecho no dudan en declarar que las grabaciones consisten en la prolongación lógica a sus aparaciones en público: “Nuestro principal objetivo es pasarlo en grande en los conciertos, y que sean una fiesta. Y los discos los hicimos, porque parece que a la gente le gusta escucharnos... ¡¡y a nosotros también!!”.

A los Hula Baby se les ha podido ver encima de un autobús por las calles de Segovia (en el festival Rock-o-Bus), en una palloza de los Ancares, en un colegio en un pueblo de León, en una carrera popular en Palencia, que también corrieron… Además de todos estos emplazamientos tan peculiares, de los consabidos garitos de su Valladolid y provincias castellanas limítrofes, y de la correspondiente presentación en Madrid (en la sala La Pequeña Betty), la banda ha encontrado acomodo algo más acorde con su propuesta musical en festivales de surf -como el Cosmic Children Festival en junio de 2010 en la playa de Liencres (Cantabria)- y en conciertos con carteles que los emparejaban con alguno de sus ídolos. De hecho hay unanimidad en la banda en señalar, como actuación a destacar, el concierto de Vitoria en los que telonearon a The Hi-Risers. Fueron precisamente los norteamericanos público y juez de excepción de la música de Hula Baby, ya que presenciaron su concierto desde un palco de la sala en la que tocaron. Según relataban los de Valladolid, a tenor de las risas que les vieron y el disfrute de ver un público entregado con las versiones de sus temas, pasaron el examen con nota alta. Las bandas confraternizaron, cerveza en mano, tras el concierto. Desde entonces dicen tener una muy buena relación con ellos. Prueba de ello es la invitación que recibieron para visitar su centro de operaciones en Rochester (Nueva York) y que nos cuenta Dan, tan pronto puedan cuadrar agendas y obtener la financiación correspondiente piensan aprovechar. Cuando les preguntamos si efectivamente el de Vitoria pudiera ser una de sus mejores experiencias, el bajista responde tajante: “Sin duda alguna, telonear a tus ídolos no se hace todos los días, y mucho menos compartir toda una noche charlando, intercambiando experiencias, y conociéndoles.... ¡fue increíble!”.

Pasado el tiempo y con la inspiración adecuada lograda en las montañas palentinas proyectan y diseñan el que será su nuevo larga duración. Tal y como relata el cantante Quick-o, confeso amante de las actividades deportivas en esos ámbitos, cuando le preguntamos al respecto: “El disco lo ideamos allí, en octubre de 2009 en unas jornadas de monte, gastronomía y audiciones de un montón de grupos que nos molan. Es estupendo aislarse de todo y estar toda la banda junta haciendo música y otras cosas. Las canciones tienen el aíre de la montaña sin duda”.

Y curiosidades de la vida, aunque nos dicen haber compuesto bajo el influjo de las alturas campestres, una de las cosas que más se notan en "No Voy a Bajar" (Hula Baby, 2010), su segundo larga duración, es un aumento considerable de la dosis de brisa marina, de los aires californianos de surf. Para su elaboración deciden probar esta vez por un estudio analógico, algo más caro que el anterior, que era totalmente digital. Para ello apuestan por los estudios Feedback en León de Mario Álvarez (Cooper), Carlos Fernández y Raúl Valdezate, que tanto Pable como Dan conocían de experiencias previas con Harla Horror. Este último nos confirma haber estado muy a gusto en los dos casos. La grabación tuvo lugar en marzo de 2010.

Para la masterización del material grabado además, decidieron imitar a sus bandas favoritas incluso en su modus operandi, y así el disco de la mezcla fue enviado por correo a los estudios Saxon Recording, lugar habitual de trabajo de The Hi-Risers. Los resultados, a juicio de los propios implicados, no pudieron haber sido mejores. Tampoco contaron esta vez con productor o sello discográfico alguno.

“No Voy a Bajar”, que para dejar las cosas claras desde el principio presenta un dibujo de la banda tocando sobre una tabla de surf en la cresta de una ola de la que dicen no quererse bajar, resulta un trabajo más intenso, si cabe, que el primero. Con un número sensiblemente menor de composiciones para disfrutar en las distancias cortas, en baile pegado a tu pareja, los Hula Baby trabajan intenso rock and roll, himnos de tinte gamberro rotundos y muchas ganas de divertir, en lo que constituye una de las señas de identidad del grupo. Interrogado por las posibles diferencias de esta segunda entrega, Dan afirma: “Es cierto que tiene algo más de surf, y también tiene dos temas instrumentales, cosa que en el primero no hay. Esto es otro terreno, que aunque hemos practicado siempre en los  directos, quisimos plasmar en este segundo álbum.

Algo incisivos en nuestras cuestiones a los interlocutores de la banda que hemos consultado para elaborar esta reseña, les preguntamos por la posibilidad de componer ellos mismos los temas. Dicen habérselo planteado y no descartarlo para el futuro, “(…) pero tenemos la complicación de que nuestras agendas de ensayos son bastante escasas, y me temo que el hacer temas propios nos requeriría un esfuerzo de ensayos mucho mayor del que en estos momentos podemos afrontar”. Por el momento, y vista la respuesta del público que llena siempre sus actuaciones, no parece haber peligro alguno de estar agotando la receta de las versiones. Y es que habiendo ganas de diversión y una banda que la ofrece con la intensidad con la que lo hacen los Hula Baby, resulta complicado que la propuesta no funcione.

De entre los bolos ya realizados, seguro que el de octubre de 2011 en la sala Porta Caeli, jugando en casa, frente a la afición de Valladolid, es uno de los que recuerden con más cariño. Estuvieron rodeados en el escenario con una enorme lista de amigos de grupos locales. De igual forma, tocaron en la feria de la cerveza artesana El Milagrito, en Montemayor de Pililla (Valladolid) y en una concentración motera de Vespas organizada por el club motero Vesperdidos.

Pero cuando realmente se dispara la actividad de Hula Baby es cuando se lían la manta a la cabeza y deciden aceptar la invitación que les hacen desde el otro lado del Atlántico para grabar nuevos temas. Y es que desde que Dave Anderson les masterizara "No Voy a Bajar" la banda ha estado en contacto permanente con él y con parte de los Hi-Risers, uno de los combos que más les ha inspirado a la hora de hacer versiones. "Teníamos la oportunidad de estar con los Hi-Risers allí, un sueño, comiendo, bebiendo, tocando con ellos, de fiesta….  Inimaginable", nos cuentan.

La oferta incluía hospedarse en casa de Dave y poder utilizar todos los dispositivos de su Saxon Recodin. Así describen lo que se encontraron en el estudio: " Al entrar, FLIPAMOS en colores por todo. Tamaño (en una antigua fábrica), salas, instrumentos, microfonía, decoración... ¡¡¡Todo!!!! Y es que fuimos con las manos en los bolsillos... Allí lo teníamos todo. Miles de guitarras, bajos, baterías, amplis de todo tipo. ¡Alucinante! Al final las 10 canciones que pudimos grabar se hicieron con una batería Ludwig superclassic que nos dejó Jason Smay allí días antes de llegar nosotros, guitarras viejunas de todos los modelos, incluida la danelectro con la que tocó el Kaiser George su disco con los Hi-Risers “Transatlantic Dinamite” (Spinout, 2006), un bajo Box apollo IV el cual le dejó enamorado a Dan desde el primer momento que lo tocó... Y no hablemos de amplificadores: Kustom 200, Fender (Tremolux, Deluxe, Princeton), Supro S6606, Silvertone, con los que grabamos, que para un grupo como nosotros no tenemos palabras para definirlo".

A todo ello unieron una actuación en directo con dos grupos locales, Cheetah Whores y LSD Enigma, banda que tiene Dave con amigos, una participación en un programa de radio, el "Whole Lotta Shaking" de Mike Murray, y ambiente de fiestas y barbacoas por doquier. Todo en un intento de sus distinguidos anfitriones por agasajar a los "rockeros españoles".

En lo que respecta al modo de trabajo allí, nos cuentan que se pusieron manos a la obra desde el primer día:  "Grabamos todos los instrumentos en riguroso directo y nos lo ventilamos en muy poquito tiempo. Dave tine una forma de trabajar muy rápida y productiva. ¡No para! y lo más importante... tiene mucho equipo, lo que te permite en todo momento poder cambiar rápidamente de un ampli a otro, cambiar una guitarra, un micro... ¡¡Está genial! Tuvimos más problema a la hora de grabar las voces, coros y detalles como palmas y panderetas... Ahí fue donde nos liamos verdaderamente... Dave pensaba que nos lo íbamos a ventilar en un pis pas pero tardamos más de lo previsto por él... Así que la última sesión de grabación fue exactamente de 20 horas seguidas. Fue una pasada... Estábamos reventados y encima con las voces hechas una mierda después de tantas horas y de no dormir, claro está... Pero pudimos acabar".

Se vinieron a España con unos cuantos temas bajo el brazo, en alguno de los cuales llegaron a meter voces Greg y Todd (Hi-Risers) para reproducir una frase de Los Brincos. Con tres de esas canciones montarían "The Rochester Sessions" (KOTJ, 2012), un disco que les edita Oscar, amigo y "activista rockero de Pucela" responsable del sello KOTJ. La idea que les propone es una edición limitada con temas que no volvieran a sacar en ningún otro disco. Vamos, una pieza de coleccionista. Además les selecciona una de las versiones a realizar, el "Double Whammy" de Jack Bedient & The Chessmen. También habrá su "Decisión", lectura de los Hula Baby de "I like that Peggy Jones" de Hi-Risers & Kaiser George, y una nueva toma de su "Maribel", que abriera su primer disco. Un auténtico capricho, además en vinilo, formato en el que se estrenan.

A todo ello se suma que tienen más cartuchos de su visita a los EEUU, y que de algún modo u otro tendrán que ver la luz en siguientes entregas. Por el momento dicen tener cerrado un nuevo concierto antes de final de año en Portacaeli de Valladolid. Ganas de tocar no les faltan y lo harán por todos los puntos (tengan o no playas) de la geografía nacional desde donde les llamen, porque como ya avisaban en su trabajo anterior, no va a ser fácil que les bajen de la ola.

Discografía de Hula Baby

Larga duración
Hula Baby
2008
Hula Baby
Hula Baby
  • 3.25/5
3.25/5 (2 votos)
No Voy a Bajar
2010
Hula Baby
Hula Baby
  • 3.67/5
3.67/5 (3 votos)
Corta duración
The Rochester Sessions
2012
Hula Baby
KOTJ
  • 4.00/5
4.00/5 (1 voto)

Comentarios sobre Hula Baby


Hula Baby

Información

50 60 70 80 90 00 10
Formación bandera Valladolid
Estado
Activo
Estilos
  • surf
  • twist
  • rock & roll
  • frat-rock

Componentes

  • Dan Strychnine
  • Pable Tombstone
  • Quick-o Arribas
  • Rob Valentine

Fans

Ver todos4 Fans
  • Ricky Snob
  • Bruno Corrales
  • TGL
  • SWD