foto del grupo H.H.H.
Periodos activos
1985 - 1993
Procedencia
Gerona/ Girona
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
10/09/2015
Estilos
3 fans

"Aún hoy nos resulta maravillosamente increíble y sinceramente nunca nos hemos creído merecedores de algo así ¿Fue por nuestra tosquedad técnica llena de entusiasmo y simplicidad? ¿Fue por nuestras letras a veces demasiado cargadas de veneno?". Quien se preguntaba todo esto era Marc, guitarrista de H.H.H., en una retrospectiva sobre la banda con motivo de la publicación de la discografía completa de la banda catalana por parte de BCore. Alex, bajista y cantante, se manifestaba de igual forma cuando contaba sobre el grupo en el documental “No Acepto” (2007) dirigido por José A. Alfonso y Alberto Bocos Oyarbide: “Se nos dio más importancia de la que quizás merecíamos”. La reflexión no parece corresponder a fingida falsa molestia, sino a quien asume la trayectoria de un grupo que apenas dio una veintena de conciertos en los ocho años que duró en activo. Algo alejados además desde Banyoles (Gerona) de todo lo que se desarrollaba en el mismo Barcelona, la evolución de su sonido sin embargo podría servir de ejemplo de cómo se vivió la implantación del hardcore entre las bandas de punk de los 80. Permeables a las influencias que les llegaban de fuera, no dudaron en desarrollar vertientes diferentes mediante grupos independientes en paralelo: Rouse y Overthhhrrow.

La banda la formaron Marc y su hermano Koki junto con Alex, que aunque vivía en el barrio barcelonés de Horta, acudía con frecuencia a Banyoles, suministrando discos y revistas musicales comprados en la Ciudad Condal. Parece ser que la "vena punkera" surge en ellos como público de alguna banda local que solía dar conciertos en la misma plaza del pueblo. Toman la decisión de imitar a sus grupos favoritos y hacer versiones, para lo que ellos mismos formarían uno. Ensayarían en el sótano de la casa de Alex, empezando, allá por 1985, con material casero: a una guitarra que habían comprado en Gerona por 15.000 pesetas y que pasó un tiempo guardada en un armario "porque no sabíamos muy bien qué hacer con ella", unieron un dispositivo rudimentario para sustituir la falta de amplificadores utilizando la salida de un tocadiscos que les preparó un cura amigo del pueblo, micros elaborados con auriculares de cabinas de teléfono y una batería confeccionada a base de cajas metálicas de galletas, un bote grande de pintura y una pandereta atada a la pierna. "Así empezamos en el sótano haciendo versiones de punk inglés. Luego con el tiempo, vas cambiándole la letra a la canción y finalmente acabas grabando tu primera canción sobre Jack el Destripador con un radiocassete", contaban sobre los primeros pasos del grupo.

Para el nombre eligen las siglas de Harina de Huesos Humanos. En entrevista para el periódico Egin contaban sobre su decisión: "Cuando hicimos el grupo hubo en Barcelona una redada de carne ilegal y pusimos el nombre por el morbo del asunto. También entonces estábamos muy influenciados por la lectura sobre el holocausto nazi".

Tras leer un reportaje sobre Frenopaticss deciden contactar con Boliche, su batería, al que Alex iría a ver a su misma casa en Barcelona. Más tarde coincidirían en conciertos y bares. De hecho es él quien tras oir el tema "Jack el destripador" les anima a tocar en directo y grabar algo.

Una de las primeras oportunidades que les surge, gracias a Marc Viaplana (Ultimo Resorte) para actuar es acompañando a Frites Modern en el Casal del Guinardó en Barcelona, un concierto que se encargaría de grabar Boliche. Koki, que le veía desde su posición tras una batería de verdad por vez primera, pudo comprobar cómo el que también fuera posteriormente componente de Shit S.A. y Subterranean Kids, ya conocía el repertorio de H.H.H. porque cantaba alguna de sus canciones. Marc se encargaba de la guitarra, mientras que Alex cantaba. Así, sin bajo, sería también como graban su primera maqueta “Sin Identidad” (1985). Lo hicieron en Marathon, un estudio centrado principalmente en la salsa, pero que les habían recomendado Marc y Ferrán (Anti/Dogmatikss) que además les dejan un amplificador y una Gibson de la que tienen que quitarle cuerdas, ya que en aquella época sólo utilizaban dos para tocar. Viendo la inexperiencia del trío, Ferrán y Joni D (su hermano) echan una mano con la grabación, colaborando incluso con los coros. El resultado fue una cinta con una veintena de temas que hablaban de la contundencia del hardcore que practicaba H.H.H.

Sería el propio Ferrán, que tenía también recién grabada en el mismo estudio la maqueta “Rompan Filas” (1984) de Anti/Dogmatikss, el encargado de llevar el master a Soniduplex para hacer copias. La distribuyeron bien, aprovechando los canales de comunicación que tenían abiertos gracias a su fanzine "Lecturas" del que llegaron a sacar cuatro números: mandaron cintas a Alberto del fanzine "Penetración" en Madrid, a Santhi de Ruido de Rabia en Euskadi y al extranjero. De hecho la cinta se reeditaría en Francia en una cassette compartida con el grupo peruano Guerrilla Urbana -“Guerrilla Urbana / H.H.H.” (Jungle Hop International, 1986)- que incluía en su interior un breve texto sobre la banda, en el que entre otras cosas decían no sentirse anarquistas para nada.

Tras la grabación de la maqueta, y tras rendirse en la tarea de buscar a quien se encargara de ello, le tocaría a Alex compaginar el bajo con el micro para cantar. “Si te fijas en alguna foto, se le ve con cuatro cuerdas en el bajo. No las utilizaba, pero nos dimos cuenta de que al poner una sola cuerda en el bajo el mástil se acababa deformando, así que muchas veces ponía las cuatro y enganchaba las otras tres con cinta americana para que no le molestaran” contaba Koki para “Harto de Todo” (2011) de Jordi Llansamà. “Al desconocer por completo afinador y metrónomo, nuestros temas eran únicos e irrepetibles cada vez que se tocaban” decían de su música. Bueno de hecho reconocían: “Nunca supimos tocar nuestros instrumentos”.

Con esta nueva disposición es como dan su primer concierto en Banyoles y como vuelven a los estudios Maratón para grabar nuevas canciones en 1986, las que conformarían su debut discográfico: “Intelectual Punks” (Dissonance, 1986). El disco vio la luz en un sello alemán, de manera análoga a lo que ocurriera con L’Odi SocialG.R.B. que jugaron la baza de la autoedición e impresión en el extranjero, en Italia en concreto. Trataron de meter doce temas en lo que en principio pretendía ser un EP. Al final fueron sólo nueve los cortes que se seleccionaron, dejando tres para recopilatorios que sin embargo luego no llegarían a editarse.

La banda comienza a encerrarse en Banyoles, perdiendo contacto con la escena de Barcelona a cambio de encontrarse a gusto tocando en su pueblo, en conciertos organizados en la parte de atrás de los bares. En la gran ciudad decían encontrar “Mucha pose, mucha tontería, mucha ostia”, mientras que lo que ellos empiezan a apreciar como verdadera fiesta es “poder ensayar el fin de semana”. Además se completaba la fórmula de manera espartana: “Ni drogas ni mujeres, sólo música”.

La música de H.H.H. se vuelve hacia la velocidad del HC escandinavo, abandonando las querencias a la segunda ola británica tipo Exploited o Discharge a las que podía adscribirse su primera maqueta. “Intelectual Punks” está grabado, de acuerdo a lo manifestado por el grupo, tras escuchar a D.R.I. y demás hardcore americano. De hecho, receptivos a las influencias externas, y cada vez más atraídos por el metal pondrían en marcha en 1986 un proyecto paralelo en el que poder explayarse a gusto en esa nueva vertiente: Overthhhrow. Como tales sólo entrarían en el estudio Sonomanía en la Semana Santa de ese mismo año.

En su versión H.H.H. volverían a intentar grabar entre el otoño de 1987 y el 1988, pero con resultados muy negativos. Repitieron en los estudios Marathon pero en vez de trabajar con el técnico principal fueron atendidos por un aprendiz cuya labor no contentó en absoluto a la banda. La cinta resultante fue “una grabación infame, indigna de un estudio (…) básicamente una avalancha de sonido, una bola gigante donde resulta imposible distinguir las notas”. En un intento de superar la decepción, optan por acudir a Sonomanía cuyos encargados se encontraban en coordenadas musicales más cercanas a las de la banda. El resultado fue mucho mejor pero “detalles de última hora por parte del estudio que nos dejaron mal sabor de boca, así como cierta dejadez en su labor” hacen que se decida poner en los créditos que “A Por Ellos.. Que Son Muchos y Están Super Cachas!!” (Potencial Hardcore, 1990) se había grabado en Marathon. “Pusimos Marathon como podríamos haber inventado cualquier otro nombre (quizás habrías sido lo más correcto)”. Verdadero ejercicio de fuerza, rebosante de temas por sus dos caras tocados a mil, con requiebros infinitos de guitarra y percusión martilleante, mostraba a unos H.H.H. militantes con el género. Recogía lo que ellos definían como “el espíritu más genuino de H.H.H., sonido crudo y velocidad”.

Sería ésta la última vez en que Alex ejerciera de cantante. A partir de entonces sería Koki el que incorporando un micrófono a su batería mediante barras de maderas, el que se encargaría de cantar. Mucho más libre desde entonces, el bajista sorprendería a propios y extraños por su movilidad y agilidad por el escenario.

A pesar de lo poco que se prodigaron fuera de su estricto ámbito local, H.H.H. llegaron a tocar en Euskadi. Tuvieron para ello como contactos a Ion Koldo Olea, responsable del fanzine IKO, y Sebas, mánager de Anestesia. Tras varias cartas, intercambio de material y una visita del grupo vasco por Cataluña, se organizan un par de bolos (Egia y Andoain) en 1989 en Egia y Andoain, en febrero de 1990, por carnavales, tocaron en el velódromo de Anoeta y como presentación de “A Por Ellos...”, en verano de ese mismo año hicieron lo más parecido a una mini gira que jamás hiciera H.H.H., con actuaciones en Soraluce, Andoain, Elorrio, Bilbao y Ondarroa compartiendo cartel con bandas como Soziedad Alcoholika, EscombroAnestesia y La Perrera. “Toda aquella gente contribuyó de forma inestimable a que el grupo saliera de su agujero local”, reconoce Koki.

También trabajarían en Euskadi para preparar su siguiente disco; en concreto irían en verano de 1991 a los estudios Amadeus en San Sebastián donde contaron con veinticuatro pistas para la grabación. A propuesta de Pablo López, que por entonces trabajaba con Fobia y Potencial Hardcore, y que luego terminó siendo responsable de Rumble Records, H.H.H. editarían un compartido con los vascos Vitu’s Dance, el disco “Homo Homini Lupus” (Fobia, 1992). Él era el encargado del trabajo de maquetación de los trabajos de H.H.H. y fue el contacto con los alaveses, que fueron a ver a los catalanes grabar en el estudio. “A nosotros nos veía bien porque teníamos muy poco material de HHH, aceptamos encantados”, comenta Marc. De portada en blanco y negro con foto impactante de lo que parece un linchamiento, del disco hablaban los mismos autores como resultado de “un sonido potente conjugando la velocidad con las influencias metálicas de Overthhhrow”. En una entrevista comparaban el nuevo disco con respecto al “A Por Ellos...”: “Musicalmente está más currado y es más variado, no suena tan encajonado como el primero y a nivel de voz hemos mejorado mogollón”. Uno años después la contribución de H.H.H. se reeditaría en CD con dos temas extra, “Pesadilla” y “Secuestro de la verdad”: “Homo Homini Lupus” (Rumble, 1998). A pesar de las intenciones de ambos grupos de hacer algún concierto de presentación del disco, finalmente no se concretaría nada.

En 1991 y con idea de trabajar más ralentizados cuidando voces y coros en inglés, próximos al hardcore melódico, inician Rouse. Con dicho proyecto grabarían en dos ocasiones: primero en agosto de ese año, precisamente en las mismas sesiones en las que registraban canciones para el compartido de H.H.H. con Vitus’ Dance, y después en el verano del 1992. En su momento explicaban la necesidad de un grupo diferente para dar cabida a esa diferenciación idiomática y musical de manera natural, sin forzar las cosas: “No hay problemas, nosotros simplemente creamos canciones que es lo que nos gusta. Luego dependiendo del tipo de música o de la letra que le pongamos, serán temas de un grupo o de otro”. Pasado el tiempo sin embargo, en una reflexión a posteriori reconocían sobre este desdoblamiento: “Yo creo que esto es un problema de personalidad, y en cierta manera yo no sé si hicimos bien o no en diversificar nuestra música en diferentes bandas”. No ocultaban tampoco las dificultades a la hora de compaginar en una misma tanda de grabaciones temas para uno y otro grupo: “Fue un poco duro porque en cinco días grabamos y mezclamos lo nuevo de H.H.H. y Rouse, pero tenemos pocas oportunidades de reunirnos y se tuvo que aprovechar la ocasión”.

Rigurosos y militantes en diversas cuestiones, como las de cuidar el contenido de sus letras por ejemplo, respondían en una entrevista en la que se les interrogaba por muy diversas cuestiones como vegetarianismo, maltrato a animales o posibles dogmatismo en el género, que les preocupaba “la pérdida de identidad de los grupos hardcore” más interesados en “sonar súper bien en detrimento de la actitud”. Terminaban lamentando lo difícil que era encontrar bandas como Wretched o Crucifix.

A pesar de no haberse prodigado en directo, sí que quedó constancia bien en video o en grabación de alguno de los conciertos de H.H.H., como es el caso de su paso por el gaztetxe de Bilbao, en Anoeta en 1990 o el de Banyoles en 1992. El último concierto de la banda sería el que dieron en Barcelona junto a 24 Ideas en julio de 1993.

Koki disipa cualquier misterio acerca del final del grupo: “Aunque era lo más importante en nuestras vidas, no vivimos sólo para la banda. Supongo que al menos tenemos el consuelo de no habernos disuelto de forma traumática y con discordias”. Tiempo después se prepararía un recopilatorio con unas treinta y dos versiones de H.H.H. a cargo de diferentes grupos titulado “Pedazo de Tierra, Pedazo de Mierda” (Dos Mentes Un Mundo, 2008). La banda que no supo del proyecto hasta que vio la luz reaccionó con la misma mezcla de perplejidad y agradecimiento ante lo que consideraban un reconocimiento inmerecido.

El material de H.H.H, una vez disueltos, se puso a disposición de sus seguidores en varios discos. El primero de ellos es “Complete Discography 1985-1993” (Thrashcore / Ratbone / Boislève, 2000), que sale gracias al esfuerzo conjunto de dos sellos franceses y uno estadounidense y que además de todos sus discos incluía los directos de Anoeta y Banyoles antes mencionados; “Discografía Completa 1985-1993” (BCore / Rumble, 2008) completaba por su parte la discografía oficial y “Sin Identidad / Intelectual Punks” (BCore, 2009) traía, junto a la maqueta y el EP del título, material extraído de recopilatorios internacionales: “La isla del Dr. Moreau” del “We Don’t Need Nuclear Force” (Mülleimer, 1986) editado en Alemania, “Jim” del “Exclusion” (Nabate, 1989) en Bélgica y varios cortes de las sesiones de “Intelectual Punks”. Uno de los responsables de Nabate, inicialmente una tienda de discos, que se encargó de la recopilación que se hizo en “Exclusion”, comentaba cómo los dueños de la planta que prensó el disco les obligó a ir a escuchar el tema de H.H.H., que era tan rápido que les hacía pensar que había algo mal en el material que les habían enviado.

De la banda sólo Alex, que se trasladaría a Euskadi, siguió ligado al mundo de la música participando en el grupo 25th Coming Fire.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies