Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de Grimorio - La Fonoteca
foto del grupo Grimorio
Periodos activos
2000
Procedencia
Madrid
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
23/06/2010
Estilos
5 fans

El universo poliédrico de los mil y un proyectos en los que ha intervenido Murky López tiene el denominador común de apostar, de forma casi obsesiva, por la marginalidad, por la originalidad en una propuesta sonora apartada de la oferta convencional que se puede encontrar en otros lados. Lecturas desquiciadas de estilos sacrosantos como el rock de raíz o el blues, letras de sencillez abrumadora, jugando entre medias de lo onírico y el simple disfrute sonoro de las palabras o las frases, colocan muchas veces al oyente ante la disyuntiva de caer atrapado irremediablemente en la red o de aborrecer tanta irreverencia. Este factor característico impregna, no sólo a Patrullero Mancuso, Pretty Fuck Luck o Los Caballos de Dusseldorf (por citar alguna de las bandas más conocidas con participación de Murky), sino además, la filosofía del sello discográfico, Alehop!, que puso en funcionamiento con su compañera Eva García. En el mismo tienen cabida grupos que difícilmente imaginas trabajando en cualquier otra discográfica. Grimorio, el enésimo grupo que monta, esta vez en compañía de Javier Carmona, no es sino otro ejemplo de esta arriesgada búsqueda de nuestro acróbata musical.

El origen del dúo se remonta a mediados de los 90, cuando se conocen Murky y Javier, que por entonces tocaba en Rag Cutter (“banda de Lavapiés en la onda Captain Beefheart”). Los dos participan en Pantasma, que el propio Murky nos define como “super-orquesta, conjunto musical con 7 y 8 miembros (saxo, trompeta, vibráfono, copófono, moog, theremin….)”. Solían tocar, a la par, justo antes de los ensayos, y casi sin darse cuenta empiezan a disfrutar con lo que salía de aquellas sesiones. Poco más les hace falta para, una vez disuelto Pantasma, ponerse manos a la obra, y en un formato extremadamente minimalista (Murky a la guitarra y Javier a la batería y muchos otros cacharros) en contraposición a la extensa formación del recién terminado proyecto, deciden trabajar sobre estas “medio-canciones” o “retales”. En la buena química que existe entre los dos influye, en opinión de su compañero, la facilidad de Javier para “pillar las canciones a la primera”, sin necesidad de muchos ensayos.

Las actividades fructifican en la producción de un larga duración “Mis Ácaros Favoritos” (Alehop!, 2003) bajo la denominación de Grimorio. El nombre, que hace referencia a libros o tratados de la Edad Media de conocimiento mágico, fue propuesto por Alejo Alberdi, integrante de Derribos Arias, cuando andaba, junto con Eva y Murky, buscando cómo llamar a la mascota de la revista Rock News (publicación de la distribuidora heavy Mastertrax). Al final, no se utilizó el nombre, pero quedó en la recámara para su utilización en el futuro. Las connotaciones mágicas, fantasmales pueden venir de la época de Pantasma, que llegaban a tocar tras una sábana, y tienen su refrendo en la estética de la contraportada del disco y el tono de alguna de las composiciones que abren el trabajo. De cualquier forma, en “Mis Ácaros Favoritos” soplan sobre todo brisas de Patrullero Mancuso, junto con rock and roll clásico, sureño, pantanoso pasados por el matraz de Grimorio, como ya se hiciese con Pretty Fuck Luck. Alguna gota incluso de parecido con algunas de las propuestas de Mastretta. Todo ello con el punto de desquicie señalado antes (¿por qué no citar en este punto de nuevo a Derribos Arias?). Y si no, que lo defina el propio artista: “hay cosas de rockabilly, country, blues, improvisación… con ese aire rarito de Patrullero”. En una entrevista de hace unos años reconocía encontrar condensadas influencias de casi todas las bandas en las que habían tocado antes.

El título del disco, por su parte, hace referencia a bromas personales, a las que el artista tampoco quiere conceder un peso especial, determinante para cualquier análisis posterior (“… tampoco me mola desvelar el sentido del título. Prefiero que cada persona piense una cosa.”).

A la edición del disco sigue la elaboración de unas cuantas canciones más, pero el traslado, casi en bloque, de Akafree, el grupo de jazz en el que también Javier toca la batería, a Londres frena en seco cualquier expectativa de seguir adelante con el proyecto. En tierras inglesas, cursará estudios musicales, desarrollará el proyecto de jazz con músicos internacionales y participará en la orquesta de improvisación libre FOCO. Murky, mientras tanto, se vuelca con los luthiers cacharro-electrónicos de Los Caballos de Dusseldorf. Sobre el material que quedó sin sacar a la luz, no se descarta su grabación en un futuro; de hecho el dúo no ha perdido el contacto por completo y dicen seguir tocando cada vez que Javier vuelve de visita a Madrid. Habrá que mantenerse a la escucha.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies