foto del grupo Éxtasis
Periodos activos
1980 - 1990
Procedencia
Valencia/ València
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
06/08/2018
Estilos
No tiene fans

Resulta difícil creer que una banda de música de verbena formada entre compañeros de clase de guitarra pase a convertirse, primero en un grupo de nueva ola de teclados para finalmente terminar practicando punk radical y contestatario. Y, sin embargo, ésa fue precisamente la evolución que experimentó Éxtasis tras sucesivos cambios de formación a lo largo de su trayectoria en la década de los 80. Merecedores en todo este devenir estilístico de un reconocimiento sobre todo local alrededor de Tavernes de la Valldigna, su localidad de origen, y en Valencia más en general, la recuperación de esta grabación que tienes entre las manos, y que se suponía iba a ser el primer LP del grupo, permite documentar el estadio final al que llegó el sonido del grupo.

El grupo lo forman originalmente Vicente Fons a la guitarra rítmica, Catalina Císcar a los teclados, Antonio García como cantante y bajista, Agustín Tormos a la batería y el profesor de todos ellos, Jesús de la Justicia –Zapa- como guitarra solista. Su intención es la de tocar en verbenas, y así funcionan desde Navidades de los 80 por toda la provincia tras un estreno en directo con un concierto que dieron en la calle La Barca de Tavernes durante el transcurso de unas fiestas locales.

Sin embargo, pronto empezaron los cambios en el seno del grupo. Primero se produce la sustitución de Jesús por José Armengol –Pepe Galleta- a la guitarra y luego se incorpora Juan Manuel García, hermano de Antonio y que había tocado en Sombras, como batería adicional. En principio funcionarían con dos baterías, llegando a tocar así en una actuación que dieron el día 29 de junio de 1984 en la discoteca Mahiques de la vecina población de Simat de Valldigna. y en la que finalmente cada componente del grupo tuvo que poner de sus bolsillos unas 3000 pesetas, "y eso que el de la discoteca no quiso su parte de la recaudación", nos cuenta Pepe Galleta. “Si eres joven y quieres molar con Éxtasis vas alucinar” rezaba el texto anunciando ese concierto.

El formato de las dos baterías no duraría demasiado ya que finalmente Agustín terminaría por dejar el grupo.

La primera grabación del grupo sería una cinta registrada en su local de ensayo situado en la calle Castellets, con Vicente de Musical Valencia, al cargo de las cuestiones técnicas. Quedó así una maqueta con una media docena de temas. Volverían a grabar otra al poco tiempo en Valencia.

Por otro lado, además del cambio de formación, inician un profundo cambio en la orientación de su música, perfilando un estilo cercano al de propuestas como Alaska y los Pegamoides, Desechables y sonido de nueva ola con tintes oscuros. Añaden para ello a Carlos Povill – Charly- (con experiencia previa en grupos como The Shark, Neurosis, Metamorfosis, Carbono 14, Moco Seco) a la formación como cantante.

La banda, que junto a Ópera Prima (antes llamados Lapsus) constituía una de las pocas alternativas musicales de pop-rock de su localidad, ensaya en la casa del abuelo de Vicente Fons que estaba situada en la calle Castellets en la parte más alta de la falda de la Montaña de Las Cruces.

Deciden entonces grabar en los estudios Pertegás de Xirivella un puñado de canciones. Con ellas editan el mini-LP, “Miles de Ladrillos” (Ediciones Milagrosas, 1985), que verá la luz de mano de Ediciones Milagrosas, sello que tenía como uno de sus responsables a Vicente Bartual, cantante en el programa de televisión Si Yo Fuera Presidente. La pequeña compañía discográfica valenciana completaría un catálogo con trabajos de grupos como Los Inhumanos o La Morgue en la primera mitad de la década de los 80.

El debut en vinilo de Éxtasis contenía dos canciones por la cara A (“Miles de ladrillos” y “He perdido un duro”), mientras que la cara B traía “Algo”, “Caras ocultas” y “Andamos”. Sonaban a pop oscuro de sintetizador en consonancia con proyectos del momento como los mallorquines Peor Imposible.

El disco se presentó en la sala Planta Baja de Valencia, donde tocarían muchas otras veces. Éxtasis tuvo enfrente a un numeroso público que sabía ya de antes sus temas, fruto de sus conciertos anteriores en el mismo local o en la sala Gasolinera. Cuando Charly anunció que iban a tocar “He perdido un duro” empezaron a llover monedas sobre el escenario que el cantante no tuvo problema alguno en recoger y guardarse en el bolsillo. A la vista de la reacción que había suscitado entre el respetable se dirigió al mismo indicando “¡Me he equivocado! El tema se llama He Perdido Mil Duros”. Como era de esperar, no logró en esta ocasión la misma respuesta.

Se les pudo ver en festivales de pop rock como el celebrado el 22 de agosto de 1985 en la plaza de toros de Valencia bajo el nombre de La Movida Valenciana de la Dipu, junto a Inhumanos, Seguridad Social, Comité Cisne, Orfeón Brutal …. Como resultado del evento se llegaría a grabar un disco, “La Moguda Valenciana de la Dipu Pop-Rock 86” (Sonomusic, 1986), en el que participaban grupos locales como Scooters, Vamps, Ópera Prima, Controversia etc.. Éxtasis contribuiría al vinilo con el tema “Destroy”, que aparece en los créditos bajo la firma de Antonio García, y que dejaba bien claro que el sonido del grupo se acercaba ya a un punk con tintes abrasivo. No había sitio ya, por ejemplo, para los teclados de Catalina, que había dejado el grupo poco antes.

Bastante activos en directo, los valencianos oficiaron de teloneros de los británicos 1000 Mexicans cuando estos tocaron en la discoteca Chocolate. Recuerdan entre las actuaciones memorables ocasiones como el concierto en el pub El Buc de Alberique. Cuando, tras un retraso considerable en llegar a la sala por problemas con los vehículos en los que se desplazaban, empiezan la actuación deciden hacerlo apareciendo de uno en uno sobre el escenario. Primero fue el batería el que, una vez instalado, comienza a tocar; luego apareció el bajista y así sucesivamente hasta que le llega el turno a Catalina, la teclista, que al querer llegar a su sitio tropieza con los cables, produciéndose un enorme chispazo que de manera fulminante deja el local a oscuras. Los intentos por restablecer la corriente eléctrica fueron infructuosos y el concierto se tuvo que suspender sin haber tocado siquiera un solo tema.

Igualmente les viene a la memoria la ocasión en la que iban a tocar en el paseo de Oliva y no llevaron batería convencidos de que desde la organización del evento se les iba a prestar una. Al empezar a tocar utilizando la que estaba instalada ya en el escenario para otro grupo, su propietario sube enfadado intentado evitar que la utilizaran: “Se pelearon los baterías y el público se subió al escenario. ¡Se lió buena! Al final todos a protestar por la mala organización y nos volvimos a casa”.

Éxtasis continuaba con un proceso de evolución en el sonido que parecía no tener fin. En un giro más de tuerca, se cambia en la guitarra a José por Roberto López –Bob-, primo de Charly, apuntando a las coordenadas de un punk mucho más duro en un espectro que cubre desde Stiff Little Fingers a G.B.H. Asimismo, se produce un nuevo relevo a las baquetas, saliendo Juan Manuel y entrando en su sustitución César Mata, un punk que venía de Valladolid.

La radicalización en su sonido vino acompañada lógicamente con un cambio de estética y actitud, encontrándose titulares de reportajes en la prensa local en los que se descolgaban con rotundas proclamas del tipo: “Odiamos a los grupos babosos”.

El nuevo rumbo musical les situaba ya en los parámetros del punk vasco de la época, y aunque leyendas urbanas sin corroborar hablaban de visitas al Euskadi radical para compartir cartel con algunos de los grandes nombres de entonces, lo que sí es cierto es que telonearon a Kortatu y Cicatriz en el Mercado de Abastos de Valencia. En las inmediaciones del lugar se produjeron altercados con grupos de skinheads que habían acudido con intención de montar lío.

Igualmente complicado resulta comprobar la veracidad de afirmaciones que sostienen que Éxtasis llegó a tocar en Alemania junto a The Damned. Preguntado Bob al respecto, responde con ganas de mantener el misterio: “Tenemos amigos y familiares en Berlín. El disco sonó allí. Algunos componentes y amigos estuvieron en Berlín Oeste. Es lo único que te puedo decir”.

Dispuestos a dejar constancia de los nuevos aires del grupo, deciden entrar a grabar nuevo material. “Queríamos grabar algo que fuera diferente al mini-LP. Más en la línea de la canción Destroy”, cuenta Bob. Bajo la producción artística de Remi Carreres (bajista de Comité Cisne) graban una serie de temas que, efectivamente poco o nada tienen que ver con lo que el grupo había estado tocando desde sus comienzos. El grupo por entonces lo formaban Charly (voz), Antonio García (bajo y voz), César Mata (batería) y Bob (guitarra). Este último recuerda que utilizó la guitarra de Carlos Goñi (miembro igualmente de Comité Cisne): “Le rompí una cuerda, lo que enfureció a Remi ya que tenían concierto por la noche”.

“Discordia”, que es el título que querían dar al LP era, sobre todo, un disco de punk duro, con títulos como “Odio”, “Bofia”, “No quiero vivir muerto” o “Jode el sistema” que dejaban poco hueco a la duda de las intenciones de la banda. Su edición hubiera supuesto completar el panorama en el que se desenvolvían otros grupos de punk valencianos como Generación 77, Crenom o Extrema Cordialidad Homicida, aportando quizás un punto más abrasivo que estos otros no cubrían.

Sin embargo, nunca hubo oportunidad de comprobarlo porque antes de que el disco pudiera ver la luz, la banda decide disolverse. Desavenencias y conflictos entre algunos de los miembros y circunstancias externas de diverso índole acaban con el grupo antes siquiera de haber mirado con algún sello la posibilidad de editar el disco.

Charly fallecería en 1997 víctima del SIDA, pero antes tocó en Family Noise, Libanés y Perrakos, grupo en el que coincidiría con José Armengol. Éste participó también junto a su hijo Elvis en Blue Hotel. Bob formó parte de Alerta Roja, grupo que acaba en 1997 y posteriormente es guitarrista en La Fístula Vallkánika.

Informado de la organización de Festur 2010 en la sala El Loco de Valencia con bandas de la época, Pepe Galleta decide inscribir a Éxtasis en el evento. El concierto, celebrado el 27 de noviembre de 2010, reunió en el mismo cartel a Banzay, El Respetable, Éxtasis, Los Garfios, Los Inhumanos, Nana, Opera Prima, Oscura Visión, Piedras Azules, Pronóstico Reservado, Se Vende, Spray y Vamps. De los miembros de entonces de Éxtasis sólo participaron en la ocasión Bob, José Armengol y Juan Manuel. El resto de las vacantes se cubrieron con amigos y seguidores del grupo. La reunión tuvo su continuación en mayo de 2011 en un concierto organizado por Esquerra Unida del Pais Valencià en el mismo Tavernes, que cerró el capítulo de nostalgia.

Al menos de manera momentánea y en lo que se refiere a actuaciones en directo. El descubrimiento de una copia de la grabación de “Discordia” que llega a las manos de los responsables de VómitoPunkRock Records activa el proceso de recuperación de unas canciones que no merecían quedar escondidas. Localizados dos de los componentes del grupo, Pepe Galleta y Bob, el sello valenciano edita finalmente el vinilo "Discordia" (VomitoPunkRock, 2018) que podría haberse oído hace ya unas cuantas décadas.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies