Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de El Aviador Dro y Sus Obreros Especializados - La Fonoteca
foto del grupo El Aviador Dro y Sus Obreros Especializados
Periodos activos
1979 - Actualidad
Procedencia
Madrid
Estado
Activo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
03/09/2019
Estilos
10 fans

Resultado de las veleidades culturales y reivindicativas de un grupo de jovenzuelos adelantados a su tiempo, El Aviador Dro y sus Obreros Especializados llegaron a convertirse en un puntal del pop electrónico, del tecnopop, en la escena de este país. Aglutinaban unas insultantes ganas de provocar con una puesta en escena que mamaba de proyectos futuristas e innovadores, propugnando teorías de revoluciones dinámico-científicas con la mente puesta en universos poblados de rayos láser, cyborgs y robots. Pusieron en marcha D.R.O. (Discos Radiactivos Organizados) uno de los sellos discográficos independientes sin el que, probablemente la música de estas latitudes nunca hubiera sido igual. Pero, por encima de todo sobrevivieron, primero al divorcio forzado que se les impuso cuando la compañía explotaba de éxito, y después a la quiebra de La Fábrica Magnética, la segunda oportunidad que se concedieron para garantizar su independencia a la hora de editar no sólo la suya, sino la música que les gustaba. Han llegado con su electrónica innovadora hasta nuestros días y no se cansan de embarcarse en proyectos interesantes que van más allá de, simplemente, sacar discos.

El instituto de bachillerato en el que empezó todo fue el Santamarca. Sería en sus aulas donde se juntarían una serie de amigos que comparten inquietudes culturales y que celebran reuniones y debates en los que dan rienda suelta a una marcada actitud crítica y contestataria. Sienten una fuerte atracción por corrientes culturales vanguardistas como el dadaísmo, el surrealismo o el futurismo. Focalizan todos sus esfuerzos en la elaboración de fanzines literarios en los que, además, no se desaprovecha la ocasión para deslizar proclamas y denuncias de todo aquello que no les gusta.

El aglutinador y principal promotor de toda esta actividad es Servando Carballar Heymann. Educado desde edad bien temprana en un ambiente de inusitada libertad para el desarrollo personal encuentra en sus padres, Carmen y Servando, que lo han llevado siempre consigo en todos los viajes que han tenido que hacer por su compañía teatral El Teatro Popular de Muñecos y Máscaras, el apoyo y motivación para casi cualquier cosa que se ha propuesto. Le han llegado incluso a dejar vivir solo de alquiler en la casa familiar que tienen en la calle Zabaleta cuando estos han decidido mudarse a Móstoles al piso que se compraron en 1975. Lo que en el seno de cualquier otra familia hubiera sido sencillamente impensable, se convierte en casa de los Carballar, en una solución ideal: Servando, nada ilusionado con la idea de dejar Madrid, se quedará como responsable de la vivienda que han ocupado hasta entonces. El piso se convertiría en campamento base para todo el grupo de amigos del instituto donde reunirse, escuchar música y desarrollar la labor agitadora y cultural.

Formado a partir de los caracteres más raros del instituto, surge el denominado grupo literario Expresión, fascinados por la ciencia ficción y la fiebre espacialista. Son Servando, Arturo Lanz, Andrés García, Manuel Guío, Miguel Ángel Gómez, Alberto Flórez-Estrada y Alejandro Sacristán. Escriben el denominado Manifiesto del Cosmikronismo y dicen ser “monstruos inhumanos con ideas sádicas y diabólicas (…) ideas demenciales y aspiraciones de grandeza” con un objetivo claro: una “difícil cruzada de la cultura y el arte en todas sus expresiones”.

Aunque inicialmente ensayan en la casa de la calle Zabaleta, terminarían por desplazarse al Ateneo Libertario de Mantuano. Unas antiguas dependencias utilizadas como Escuela de Mandos José Antonio situadas en el número 51 de la calle Mantuano se convierten, una vez limpios de todos los panfletos y libros de propaganda falangista, en un centro de reunión de multitud de jóvenes que utilizarán las habitaciones a su disposición como locales de ensayo de los grupos que empiezan a formar y colectivos culturales de muy distinto tipo. Por allí llegarían a circular bandas como Kaka de Luxe, Paracelso, Zombies, Radio Futura, Clavel y Jazmín

Sería Servando el primero que se lanzara a probar con la vía musical como mejor forma en la que dar salida a todo ese magma de ideas que les bulle. Junto a Andrés García Ibañez ponen en funcionamiento en 1978, nada más volver del viaje de fin de curso que han hecho con sus compañeros de 3º de Bachillerato a París, el grupo Alex y los Drugos. En la capital francesa, los dos amigos, que han escandalizado a profesores y alumnos por sus pintas, se escapan para poder ver en cine la película “La Naranja Mecánica” (1971) de Stanley Kubrick basada en la novela del mismo título Anthony Burguess. Se les unen dos guitarristas (José Antonio y Teo) y un bajista (Sepin), mientras que Arturo se deja caer de vez en cuando, poco convencido, por los ensayos para colaborar con coros y gritos. Compondrían los temas “Mi cerebro es automático” y “Alex y los Drugos”. Se mueven inicialmente atraídos por la música que oyen de grupos como Stranglers o Blondie.

Arturo, que no se dejó convencer por aquella aventura medio punk, sí que asimila mejor el aire que traen a resultas de un viaje acompañando a la compañía de teatro de los padres de Servando a Zurich. Entran en contacto con la propuesta de bandas como Ultravox, Kraftwerk, Cabaret Voltaire, The Human League, Devo, Throbbing Gristle… Atrapados por estos nuevos sonidos y ejercitándose a modo de juego con teclados y programaciones, Servando llega a adquirir un órgano electrónico.  Tontean simulando que tienen un grupo de música al que llaman Holoplástico. Deciden además cambiar sus nombres: Servando Carballar –Biovac N – a partir del superordenador Multivac de un relato de Isaac Asimov y Arturo Lanz- Sincrotrón – término que encontró en una enciclopedia.

Si en lo cultural el grupo Expresión se ha mantenido activo, con la elaboración de un nuevo número del fanzine que titulan No Jodas centrado en la crítica al sistema de Selectividad y que generaría una enorme polémica a cuenta de un artículo en el periódico ABC en el que se cuestionaba que unos alumnos de bachillerato contaran con los medios y libertad para hacer circular textos tan subversivos, en lo musical tampoco permanecen parados. Arturo y Servando han puesto anuncios buscando nuevos componentes para Holoplástico. Las referencias musicales que piden para los posibles solicitantes son Can, Neu!, Kraftwerk, Devo, Cabaret Voltaire… Juan Carlos Sastre – 32-32 – y Gabriel-Jairodin Riaza Escudero – Multiplexor – que tocan guitarra y bajo, respectivamente, han probado respondiendo a un anuncio similar que ha puesto Fernando Márquez – El Zurdo – que está formando un nuevo proyecto post-Kaka de Luxe al que llamará Paraíso, pero no terminaron convencidos del todo. Deciden probar fortuna en cambio con la oferta de Arturo y Servando. El día que deciden probar con ellos se encontrarán a este último saliendo a toda prisa del local que comparten con otro grupo, Polvo. Probando un sintetizador que se acaba de comprar se ha cargado el amplificador de sus compañeros de local y han tenido que escapar cargados con sus instrumentos. Sin otro lugar al que acudir, terminan todos en el piso de Zabaleta.

Juan Carlos y Andrés traen a un compañero suyo aficionado igualmente a la música que encuentran sus nuevos amigos:  Andrés Noarbe – Hombre Dinamo- por su inagotable actividad haciendo mil cosas a la vez, que se hará cargo de la caja de ritmos. Por su parte Sincrotrón se convertirá en la primigenia voz de la Técnica y Manuel Guío – Placa Tumbler – de los teclados y vocodover. Por su parte, Alberto Flórez-Estrada Mallart – Derflex Tipo Iarr – se hace cargo de la percusión electrónica.

Ese verano de 1978 se lo pasarán juntos asimilando el Sentido de la Vida Sistematizada, concibiendo las ropas y disfraces con los que tocar y eligiendo el nombre para el grupo. Desechan opciones como El Maravilloso Mandarín y su Maquinaria Agrícola, decantándose finalmente por uno que adoptan de la ópera futurista de Francesco Balilla Pratella “L’Aviatore Dro”: Acababa de nacer oficialmente El Aviador Dro y sus Obreros Especializados.

Unifican un vestuario común, siguiendo la puesta en escena de bandas futuristas como Devo y comienzan a componer los primeros temas: “Nuclear sí”, “Electroshock”, “La chica de plexiglás”, “La visión”, “Benito el funcionario”, “Melodía para ti”, “Hazme tu androide”, “Obsesión”, “Rosemary”, “Primera clase”, “Papá Hitchcok”, “Rusos S.A.”, “Sucesos condicionados”, “Linda clon”, “La intersección de Einstein” ,”0”…. En poco tiempo se hacen con un puñado de canciones propias.

Sus letras visualizan un universo mecanizado y robotizado de paisajes post-nucleares en los que el hombre es una pieza más de un engranaje resultado de las leyes de la Física. Todos participan de algún modo, incluso quienes no tocan instrumento alguno, pero que, como Alejandro Sacristán –CTA 102-, un curso mayor que el resto y apasionado de la ciencia, se encarga de documentar las letras de estos primeros temas como asesor científico. Concibe, asimismo junto a Servando, posibles aportaciones para la escenografía del grupo en sus directos venideros.

Coinciden todos en la necesidad de dar a conocer lo innovador de su propuesta a los medios y no tardan en enviar invitaciones a periodistas como presentación. Cursan las correspondientes cartas animando a personajes como Rafael Abitbol, al que no consiguen convencer, o Xabier Moreno, responsable del programa radiofónico Marcha 3. Intrigado, este último acepta la invitación de presenciar uno de los ensayos del grupo en Zabaleta y se lleva con él a Chistophe Magny, exdirector artístico de CBS a la caza de posibles grupos revelación. Lo que encuentran en la casa de Servando es ciertamente novedoso: unos mozalbetes que sin ningún tipo de vergüenza visten trajes de PVC a pesar de lo extremo de las temperaturas del verano de Madrid. Haciendo caso omiso del sudor, se concentran en lo que parece una música electrónica rupestre.

Quien también acudiría a presenciar al grupo en acción en su piso franco del barrio de Prosperidad será el periodista José Manuel Costa, que hablaría de ellos en un artículo de El País en noviembre de 1979. La presentación en la prensa se certificaría antes con la grabación que Xabier Moreno les logra en los estudios de Radio Nacional para los días 3 y 4 de octubre de ese mismo año. La sesión de estudio supone además el examen de promoción del técnico de sonido que se ocupa de ellos que, al ver lo raro del instrumental que trajeron (un sintetizador, un teclado y una caja de ritmos), les animaba diciendo que con el dinero que les darían por aquellas canciones (unas 20.000 pesetas de la época) podrían comprarse “una batería de verdad”. Los temas que quedarían registrados para la posteridad fueron: “Rosemary”, “La visión”, “Nuclear sí”, “Obsesión”, “La chica de plexiglás” y “Electroshock”.

Con la cinta preparada, Xabier Moreno les comunica que pueden pasarse ya por el programa para presentarlas y entrevistarles. A la cita ante los micrófonos de Prado del Rey acuden un viernes por la noche Biovac N, Sincrotrón y 32-32 vistiendo unos monos de trabajo y ocultando sus ojos con gafas de soldador. No contentos con ello, las respuestas que dan a las preguntas que les hacen desconciertan a su interlocutor. Hablan de su condición imperfecta de humanos convenientemente dirigida a una función por un “influjo radiactivo”. Pero lo que quizás resulte más concluyente es cómo definen el tipo de música que hacen: “tecno pop, pop tecnológico (…) es el pop de las fábricas, el pop de las máquinas”. Consciente o inconscientemente, Biovac N estaba bautizando la versión peninsular del pop de sintetizadores que venido del Reino Unido hacían Yazoo, Soft Cell o Depeche Mode. A la hora de citar a sus referencias, ellos mencionan los nombres de Devo, Kraftwerk, Joy Division, The Residents, Pere Ubu… “Gente tecnológica”, “mutantes” dicen, y por tanto su objetivo era el de ser igualmente mutantes. “Informamos para que la gente se divierta y comprenda el sentido de su vida sistematizada” añaden, indicando que son sólo meros transmisores finales de una música que estaba ya compuesta antes de que ellos empuñaran instrumento alguno.

Precisamente a Devo fue a quienes vieron por su paso por Madrid para grabar un programa de televisión. Los norteamericanos se quedarían perplejos al contemplar a aquellos chicos que disfrazados de manera futurista les entregaban una copia de su maqueta recién grabada. Estos, por su parte, regalarían a El Aviador a modo de recuerdo uno de los trajes que habían traído para su actuación.

El debut en directo del Aviador Dro tuvo lugar en noviembre de 1979 en el colegio mayor de la Fundación Sepi. Los padres de Servando conocen a la directora y se acuerda una actuación en el salón de actos que apenas anuncian el día anterior con un solitario cartel en el tablón de anuncios del lugar. Ataviados con sus inseparables monos y sus gafas de soldador acometen, como si de un ensayo con público se tratara, completamente serios, su repertorio de apologías a paisajes desolados por la radiación nuclear y seres automatizados. La acogida de una audiencia compuesta principalmente por los estudiantes internos en la residencia dista mucho de ser entusiasta. Desconcertados e incómodos al no ver el concierto de rock que habían imaginado, la mayor parte de los asistentes abandona la sala, para lo que tenían que atravesar una puerta situada tras el escenario y pasar al lado del grupo en su huida. El resultado es desmoralizante.

Aun así, ese mismo año, en el mes de diciembre, repiten en las oficinas del INEM de la calle Costa Rica de su barrio, aunque la presentación oficial en un contexto más acorde con el de un grupo de pop tendría lugar los días 18, 19 y 20 de diciembre de 1979 en el teatro Alfil. Allí se reunieron para la ocasión algunos de los nombres que empezaban a conformar la nueva ola de grupos nacionales como Radio Futura, Los Bólidos o Alaska y los Pegamoides.

CTA 102, responsable de dar forma al ideario filosófico-científico del proyecto redactaría la denominada Declaración Programática Abreviada de los Derechos de las Máquinas.

En 1980 el Hombre Dinamo, tras la presentación de la banda el diciembre anterior, deja la caja de ritmos al no sentirse cómodo actuando en directo. Llega a comprar un vocodover y acompaña con coros y refuerzo de voces, pero termina abandonando el grupo para poder continuar sus estudios de diseño en la Escuela de Artes Aplicadas. No abandonaría, de todas formas, el contacto con la música ya que, casi desde su salida de El Aviador Dro se convirtió en manager de Esplendor Geométrico, la banda que surgiría tras la escisión sufrida entre los Obreros Especializados, convirtiéndose posteriormente en 1986 en director del sello que surgiría alrededor del grupo y a partir de 1987, de la tienda y distribuidora de música electrónica Rotor Discos.  Derflex Tipo IARR, que en verano de 1980 había dejado momentáneamente la banda para terminar el bachillerato, vuelve a la actividad y se encargará de la caja de ritmos.

En febrero de ese año salen por vez primera de Madrid a tocar. Sería a Zaragoza, donde en principio iban a estar acompañados por Alaska y los Pegamoides, pero estos no llegaron a tocar. Sí que actuaron juntos, sin embargo, meses después, en la fiesta de la Primavera celebrada en la Universidad Autónoma de Madrid. El cartel incluía asimismo a nombres como Paraíso o Los Nikis.

La propuesta de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados no era siempre bien recibida por todos los públicos, poco habituados por entonces a ver actuar a un grupo de chalados haciendo el androide y tocando sobre las excelencias de la ciencia, aunque lleven a holocaustos nucleares. Un ejemplo de una recepción especialmente agresiva fue la que les brindó el público de Avilés congregado a ver un festival con ofertas tan heterogéneas entre sí como Bloque, La Banda Trapera del Río o Paraíso. “Teníamos que tocar en un pabellón de deportes sólo con los amplis, como los grupos de los 60, porque La Banda Trapera no nos dejaban su equipo”, contaba en una entrevista Biovac N. “La gente estaba enfervorecida con ellos y con Bloque (…) Paraiso no quisieron tocar en esas condiciones”. Cuando les llegó el turno a El Aviador Dro y sus Obreros Especializados y tocan “Nuclear sí”, empezó a caer sobre el escenario una lluvia de botellas de cristal de litro rellenas de agua y arena. “Estallaban como bombas a nuestro alrededor. Nuestra principal preocupación era que no dañaran nuestros sintes. Tuvimos que dejar de tocar cuando una botella impactó en la cabeza de nuestro bajista, Multiplexor, y le dejó KO sangrando”. Tras quejarse por el micrófono de la actitud tan primitiva y humana, atravesaron la masa del público que, aún alucinados de lo que estaban viendo, se abrieron para dejarles pasar.

De manera bastante más positiva se les recibió, sin embargo, en la sala El Sol, donde tocaron el 26 de marzo.

A finales de mayo de ese año se convoca el I Concurso de Rock Provincia de Madrid, y de los 56 grupos que se seleccionaron finalmente de más de un centenar que se presentaron, El Aviador Dro termina en tercera posición. Actuarán los días 7 y 27 de junio en la Plaza de Toros de la capital, recibiendo un premio de 75.000 pesetas y la posibilidad de grabar unos temas propios. El primer y segundo puesto serían para los grupos Electroshock y Tótem, respectivamente.

La sesión de grabación tuvo lugar en el mes de agosto en los estudios Sonoland, encargándose de la producción Jesús N. Gómez. Los temas que grabaron fueron “La chica de plexiglás”, “Láser”, “La visión” y “Hal 9000”. Con los dos primeros se editó el sencillo “La Chica de Plexiglás” (Movieplay, 1980) mientras que con los dos últimos salió “La Visión” (Movieplay, 1981). Portadas con reproducciones repetidas de Derflex Tipo IARR en escenarios extraterrestres e industriales.

Decían haber compuesto “La chica de plexiglás” respondiendo a “zonas emocionales” que tenían “programadas” y que “coinciden un poco con esquemas del pop-art”. No especificaban demasiado cuando se les preguntaba si la canción se había compuesto pensando en alguna chica en concreto: “No personalizamos, precisamente nosotros creamos conceptos, corporizamos sistemas de personas unidas en un mismo fin. Entonces, la chica de plexiglás sería ese grupo de chicas que conectarían con nuestro movimiento en una forma divertida y agradable”.

La propuesta del Aviador Dro era transgresora e innovadora para la época, en la que el público pedía, sobre todo, marcha. “No usábamos batería ni imitábamos los estereotipos del rock y el pop al uso”, explicaba 32-32. Pero a medida que evolucionaban, la idea que tenían unos y otros del concepto musical y visual al que tender era muy diferente. “Servando quería integrarse en la nueva ola y tener éxito mediático seleccionando un repertorio más comprensible. Nosotros queríamos hacer un repertorio radical que, claramente, no nos llevaría al éxito” explicaba 32-32 en “Aviador Dro. Anarquía Científica” acerca de la postura sostenida por él, Sincrotrón y Multiplexor. Las diferencias entre las dos facciones acerca de lo transgresor o comercial que debería ser la propuesta del proyecto se radicalizarían durante la grabación de las canciones, terminando con la salida violenta (“con llaves de judo y denuncias policiales” explicaba 32-32) de los tres elementos más a favor de una electrónica rompedora del grupo en septiembre de 1980 nada más terminar las grabaciones para formar Esplendor Geométrico. “Yo prefiero el Orden, la supersimetría, el pop, la narración, la puesta en escena”, confesaba Servando en “Anarquía Científica”, el libro publicado por La Felguera, cuando se refiere a aquella escisión. De igual manera señalaba no estar de acuerdo en la propuesta de los disidentes de radicalizar el sonido a costa del contenido ideológico.

El grupo, mientras tanto, no deja de aparecer en los periódicos por una u otra razón, ya sea en el ABC por su participación en el certamen de rock madrileño o en El País entrevistados por José Manuel Costa, auténtico valedor del Aviador desde sus comienzos. Igualmente, en diciembre de 1980 aparecen por vez primera en televisión, en el especial de Popgrama dedicado a “grupos y estilos de música pop que aplican la electrónica y sus efectos acústicos como forma de expresión”.

Biovac N, Derflex Tipo IARR y Placa Tumbler recomponen entonces en 1981 el grupo gracias a la incorporación de Andrés García Ibañez – Fox Cicloide – quien en su momento fuera el cantante de Alex y los Drugos para convertirse en la voz de la técnica en El Aviador y José Antonio Gómez Sáenz de Ormijana – Equis – a las guitarras.

Por otro lado, CTA 102 y María Jesús Rodríguez Salas – Metalina 2 – entran como elementos escénicos (violencia escénica más concretamente) de forma permanente. El debut de estos nuevos elementos escénicos tuvo lugar en la actuación que dieron en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid donde se presentaban junto a algunas otras bandas del sello Movieplay como los ya mencionados Electroshock y Charol.

Miguel Ángel Gómez Sáenz de Ormijana – Ciberjet – uno de sus mejores amigos desde el comienzo del bachillerato y que ayudaba en la compañía de teatro de los padres de Servando con el sonido y las luces se incorporará como técnico de sonido. Pero lo hará como un obrero especializado más: “Es justo que un grupo tecno considere a su técnico como otro músico. Como un igual”. La participación del nuevo componente resultó fundamental cuando, por ejemplo, tocaron en el Teatro Martín justo antes de que se produjera la escisión del núcleo que formaría Esplendor Geométrico, en una actuación que incluía la aparición de una excavadora en el escenario.

En entrevista realizada a Biovac N, Placa Tumbler y CTA 102 definían su música de la siguiente manera: “En directo hacemos una especie de estructura que corresponde a una estética, un sonido, una imagen, que producen una reacción que puede ser desde divertirse muchísimo hasta aburrirse, hasta el odio. Pero nadie se queda indiferente, que es lo que pretendemos”.

En febrero de 1981 tocan en la sala Jardín en un concierto junto a Zoquillos y Parálisis Permanente. Poco después, en marzo, participarían en el sonado Simposium Tecno junto a El Humano Mecano, Los Iniciados, Terapia Humana y Oviformia-Sci en la sala Marquee. El evento, organizado entre Biovac N, Arco iris y los componentes de Oviformia-Sci (Lucho y Clara) terminaría con la irrupción de la policía en la sala justo cuando actuaba El Aviador Dro. Parada la música las fuerzas del orden público se llevaron a comisaría a varios de los artistas que había en los camerinos maquillados y en trajes entubados.

El Aviador Dro repetiría cartel con Oviformia-Sci en otra fiesta tecno celebrada el Golden Village en septiembre. Ese mismo mes participaría igualmente en la fiesta del programa de radio Primera Línea junto a La Mode, Radio Futura, Alphaville, Metal y Ca

Estos últimos dos fichajes, Arco Iris y, sobre todo, Ciberjet, acompañados por Kike Ordás, resultaron fundamentales para conformar la estructura organizativa del sello que el grupo puso en funcionamiento. A pesar de tener estipulado con ellos sacar un disco más, Movieplay se niega a editar un LP con el material grabado por el grupo en una maqueta en agosto de 1981 en los estudios Doublewtronics asistidos de nuevo en la producción por Jesús N. Gómez. La cinta contenía títulos como “La 5ª glaciación”, “Corazón de batidora”, “Obsesión” o “Baila con tu robot”. En vista del poco interés mostrado por otros sellos, deciden finiquitar el contrato que tiene vigente y montar su propia compañía discográfica: D.R.O. (Discos Radiactivos Organizados).

El debut del catálogo de un sello que resultaría crucial en la historia de la música española de los 80, por el que circularían nombres tan sonados como Decibelios, Siniestro Total, T.N.T., Nacha Pop, Alphaville, Loquillo y los Trogloditas, Los Nikis, Gabinete Caligari, Glutamato Ye-Yé y un largo etcétera, sería precisamente el EP “Nuclear Sí” (DRO, 1982). El disco contenía los temas “Sintonía del Refugio Atómico”, “Nuclear sí (por supuesto)”, “El retorno de Godzilla”, “Varsovia en llamas” vio la luz en febrero de 1982 y llegó a salir con tres portadas diferentes, en las ediciones que se fueron realizando del mismo. La primera de ellas consistía en una simple fotocopia coloreada a mano por ellos mismos que se pegó a la funda blanca con la que les llegó de fábrica el disco. En la segunda edición la fotocopia se sustituyó por una cartulina amarilla y en su formato definitivo tenía un diseño realizado por A. Mata de color naranja.

El grupo sigue actuando con regularidad. El año 1982 lo estrenan en directo con el concierto que dan el 28 de enero en el Colegio Mayor Santa María del Espíritu Santo para seguir el 27 de marzo tocando en la Escuela de Caminos con Derribos Arias de teloneros.

En otoño de 1982, Marta Cervera – Arco Iris- compañera de Servando y componente de Los Iniciados, la banda electrónico-teatral que mantienen ellos dos junto con otros miembros de forma anónima se convierte en un obrero especializado con pleno derecho. En realidad, ya había estado realizando labores de apoyo en numerosas ocasiones. Además de aportar voces en temas como “Cita en el Asteroide” que luego entrarían en el LP de debut de la banda, ofició de obrero sustituto en la grabación que hizo el Aviador en los estudios de RNE, donde no canta Fox y ella tocó los teclados para liberar a Biovac N para cantar.

Su participación principal al principio fue la de reforzar la sección visual junto a CTA 102 y Metalina 2. “Algunos temas los bailaban ellos dos y otros nosotros dos mientras CTA 102 hacía otras cosas (proyecciones, tirar panfletos)”, contaba. Posteriormente, ya en la primavera de 1983 comienza a hacer las secuencias a mano con un teclado MS-10.

Por su parte, DRO se lanza a presentar a sus grupos organizando una gira que tiene como plato fuerte la I Movida Popera de Puertollano (Ciudad Real), un evento de tres días en el que tocan El Aviador Drro y sus Obreros Especializados, Alphaville y Glutamato Ye-Yé el día 9 de septiembre; Siniestro Total, PVP y TNT el día 10 y Metal y Ca y otros grupos locales el día 11.

El material grabado en Doublewtronics el año anterior da para la edición de un nuevo maxi, “Programa en Espiral” (1982, DRO) que, además del corte que le daba título, incluía los temas “La persecución”, “Telepatía” y “El último asalto a La Bastilla”. El disco salió al mercado en septiembre y traía portada en blanco y negro con una foto del grupo en formación robótica sobre un fondo de cubos y nebulosas. En menos de un año El Aviador Dro había logrado poner en funcionamiento un sello propio, editar dos EPs y componer dos canciones, “Nuclear Sí” y “Programa en espiral”, que se instalarían de manera definitiva en la memoria de todo aquel que recordara lo acontecido a comienzo de los 80 en el panorama musical nacional.

Pero, por si esto no fuera suficiente, antes de que finalizara el año del mundial de fútbol celebrado en España, rubricaban con el debut en formato de álbum de larga duración.  “Alas Sobre el Mundo” (DRO, 1982) se grabó en condiciones similares a las de los dos EPs anteriores y vio la luz en diciembre. El fascinante LP del Aviador Dro, tal y como rezaba en su portada, traía un buen puñado de canciones con las que poder entender el ideario del grupo. Sociedad mecanizada e industrializada con brigadas corporativas dedicadas y especializadas en diferentes actividades (como mostraban los distintos logos e iconos repartidos en el diseño gráfico con el que se presentaba el disco) mientras un aviador sonriente nos saluda dándonos la buena nueva de la moderna ordenación social. Canciones sobre temas mitológicos y monstruos marinos que bien hubieran podido pertenecer al repertorio de Los Iniciados, citas en asteroides, deliciosos himnos espaciales y, nuevamente, rotundos aciertos como “Selector de frecuencias”.

La irrupción en escena de El Aviador Dro es ya un hecho, como lo constata, por ejemplo, su participación en el festival benéfico celebrado en el Palacio de los Deportes de Madrid con objeto de recaudar fondos para los damnificados por las inundaciones en la Comunidad Valenciana. El cartel reunía a artistas y bandas de muy diferente pelaje, desde Luis Eduardo Aute, Sodoma, Nuevo Mester de Juglaría y Bigote Arrocet.

Una buena muestra de lo que supuso el arranque de todo el proyecto discográfico fue el recopilatorio “Navidades Radiactivas” (DRO, 1982) donde se podían encontrar las contribuciones de una gran lista de bandas del momento que pertenecían al catálogo de DRO: Glutamato Ye-Yé, Derribos Arias, TNT, Agrimensor K, Siniestro Total …, y que el paso del tiempo convertiría en algo así como un disco fundamental. El Aviador Dro y sus Obreros Especializados participaban con un gran tema, “El nacimiento de la industria”, en el que retorcían con enorme acierto el concepto de villancico radiactivo adaptándolo a la celebración de la revolución industrial que llevó a la sociedad mecanizada por la que apuesta el grupo desde sus comienzos.  

Igualmente aportan la canción “No tengo boca” para el álbum “Maquetas” (MR, 1982)

El posible potencial de uno de los temas más sobresalientes de “Alas sobre el Mundo”, se quiso explotar con el formato de las remezclas, editándose el maxi “Selector de Frecuencias” (DRO, 1982). Producido por Julián Ruiz, con Luis Fernández Soria como ingeniero de sonido y grabado en los estudios Audiofilm traía una versión instrumental en la cara B. Los créditos hablan también de la participación de Javier de Juan como percusión adicional y del stick de Manolo Aguilar. Se cortó en los Townhouse Studios de Londres con Jan Cooper como ingeniero encargado. Y, efectivamente, consiguieron meter la canción en lo más alto de las listas de éxitos, ya que, a comienzos del mes de febrero de 1983, se había situado en el puesto número 12 y para finales de ese mismo mes había logrado entrar en los 40 Principales situándose en la posición 36.

La apuesta por las producciones de Julián Ruiz responde al interés de la banda por cultivar la vertiente de baile en su música: “Si hubiéramos podido producirnos un LP completo con Julián Ruiz… ¡pues a lo mejor nos los hubiera producido! Pero no estaba dentro de nuestras posibilidades económicas”, reconocían sin problema alguno. “Nosotros defendemos la discoteca como punto de partida del contacto entre los nuevos mutantes y las ideas a través del baile”, contaban. “No hacemos música comercial ni música vanguardista”. De hecho, una frase que dicen haber repetido siempre era: “Las discotecas serán las catedrales del futuro”.

El Aviador seguía con una agenda de conciertos bien ocupada. En los dos primeros meses del 1983 ya había ido a tocar a la sala Zeleste de Barcelona, la sala NCC de Valencia, al Gran Casino de La Coruña y a Zaragoza. En la capital, participaría en la Fiesta del primer aniversario del programa Diario Pop de Jesús Ordovás el día 1 de marzo. A lo largo del año volverían dos veces a tocar en Valencia y en Zaragoza (primero en la plaza de toros el 14 de mayo y luego en las fiestas del Pilar). También se desplazaron a Valladolid por las fiestas de San Mateo en septiembre y a Oviedo en octubre.

Durante el verano participan en una gira organizada por la diputación de Madrid en un programa que trataba de acercar la música que se escuchaba en la capital a muchos de los pueblos de la comunidad. “Nos pagaban 50.000 pesetas por actuación y de ahí nosotros sacábamos todo, transportes, equipo etc…” cuenta Arco Iris para La Felguera, recordando la furgoneta Renault Express verde de cuarta mano en la que cargaban todo. “A veces nos pedían jotas o pasodobles, o se enfadaban porque no llevábamos batería y cosas así. Pero, en general, la gente estaba de fiesta, para divertirse y le daba igual lo que tuviera delante, con lo que pudimos sobrevivir sin ser linchados” relataba de aquellos conciertos, que, concluye, fueron un gran rodaje.

Esta actividad en directo se ve acompañada igualmente con una aparición habitual en los medios. Durante 1983 El Aviador Dro y su Obreros Especializados son invitados al programa de televisión Musical Express de Ángel Casas el 17 de marzo, en el que, además de interpretar temas como “La televisión es nutritiva” o “El nacimiento de la industria”, tuvieron la oportunidad de coincidir con The Damned. El día 30 de marzo aparecen en Caja de Ritmos, interpretando “Gérmenes psíquicos” con una impactante puesta en escena entre humo en la que mientras Metalina y Fox Cicloide ocupan la primera fila con movimientos robóticos, por detrás Arco Iris y el resto del grupo ataviado con capas de color aluminio, gestionan teclados y percusiones. En aquella ocasión, en el programa de Carlos Tena también aparecieron Almodovar y MacNamara y China.

Sería ésta una de las últimas apariciones de Metalina 2 en televisión, ya que durante el mes de junio decide abandonar el grupo.

El 27 de octubre también les invita Mercedes Milá a su programa Buenas Noches y el 17 de noviembre serían los encargados de abrir una edición más de La Edad de Oro interpretando el tema “Plancton”. En el programa, que como anunciaba Paloma Chamorro antes de presentarlos, estaba dedicado aquel día a Dadá, aparecían también Ferrán García Sevilla, Juan Ramón Yuste y Cabaret Voltaire.

El buen momento del grupo va acompañado por el éxito del sello discográfico que mantienen en paralelo. Para celebrar el primer aniversario de DRO se celebró una fiesta el 20 de mayo en la sala Rock Ola. Como regalo, a los asistentes se les obsequiaba con el EP “Pretérito Perfecto” (DRO, 1983). El disco se abría con “Rusos S.A.” que era una canción grabada en la última sesión que hizo la primera formación de El Aviador Dro en 1980 en el estudio Audiofilm. Se completaba la entrega con dos temas nuevos entre los que figuraba una versión del “Anarchy in the UK” de Sex Pistols.

En “Amor Industrial” (DRO, 1983) repiten la fórmula aplicada en “Selector de frecuencias”. Vuelven a trabajar con Julian Ruiz y ofrecen versión instrumental del tema principal en la cara B. La producción se realizó en los estudios Audiofilm contando con Luis Hernández Soria como ingeniero de sonido y el disco vería la luz en junio de 1983. Inspirados muy probablemente en el tema “Computer love” de Kraftwerk que los alemanes editaran como cara B de un sencillo del que además ya habían hecho alguna vez su propia versión, el famoso “The model”. El tema también encabezaría “Amor Industrial Maxi” (DRO, 1983), un maxi en el que se acompañaba con “Arquitecto acero” y “Envasados al vacío”, dos temas igualmente interesantes que graban con Jesús N. Gómez.

Amor industrial” representa otro de los grandes éxitos de El Aviador Dro llegado justo a continuación de “Selector de frecuencias”. Tal y como comentaba el propio grupo, venían a representar una muestra de las posibilidades de la música electrónica en su versión más bailable. Si bien estos escarceos con el baile podían ser entendidos como una concesión de la banda a las vertientes más comerciales, lo cierto es que ellos lo interpretan como un éxito: “La gente baila nuestros sonidos en las discotecas y esto representa para nosotros nuestro mayor logro”. Como se encargarían de indicar posteriormente, todo ello no era más que el mejor preámbulo para su segundo LP.

Y es que “Sintesis: La Producción al Poder” (DRO, 1983) resultó ser un álbum doble, resultado de esa dicotomía en la que transitaban entre “lo experimental y lo bailable”. Tenía una primera parte titulada “Tesis”, que se puede entender como el disco “luminoso, divertido y accesible”, mientras que el segundo, “Antitesis”, trataba de reflejar “el lado combativo, precyberpunk” de las letras y sonido de El Aviador Dro. Esta segunda parte fue el resultado de una casi improvisación compuesta en tres días. El disco se grabó en noviembre de 1983 en Doublewtronics con Jesús N. Gómez como ingeniero de sonido, que hizo además de productor musical en los dos discos (aunque para la sección Antitesis, el grupo también aparecía acreditado en el apartado de producción) y aportó batería y programación MXR Drum Computer en un par de temas.

Además del elemento conceptual con el que se separaban las dos vertientes que transitaba el grupo, el nuevo trabajo volvía a estar plagado de grandes momentos, con títulos que, sin duda pasarían con el tiempo a engrosar lo mejor del repertorio de El Aviador: “Baila la guerra”, “Vortex”... Compuesto por entregas de política interplanetaria, organización de la sociedad, alegatos inspirados en el fallido golpe militar del 23-F y guiños a RanXerox, el personaje del cómic de Tanino Liberatore, en un momento tan especial como “Néstor el Cyborg”; todo presentado en una caja con la inclusión del Manifiesto de la Revolución Dinámica, un libreto grueso conteniendo el ideario político social de los Obreros Especializados y su manera de llevarlo a la práctica. Quien pensara que todo este futurismo venía de la mano de una actitud pacífica y contemplativa se equivocaba rotundamente: secciones como el Manifiesto contra Dios o de la Violencia Práctica ponían bien de manifiesto sus maneras beligerantemente revolucionarias. “Si te golpean en la cara es porque: quieren destruirte, quieren hacerte daño, quieren destruirte. Tu mente es tu elevada fórmula de conservación: Destrúyelos, destrúyelos”, sostenían en este último a modo de manual de defensa y supervivencia. Y es que como reconocerían tiempo después el grupo siempre se caracterizó por ser “ateos, iconoclastas y pop”.

El disco no hace sino confirmar el momento dulce que atraviesa la banda, que se convierte de manera irrevocable en todo un grupo de culto, logrando imponer su propuesta alternativa. Traía como extra el sencillo “Síntesis” (DRO, 1983). El tema que daba título al disco aparecía en versión pop en la parte “Tesis” en una lectura de corte industrial y experimental en la parte “Antitesis”, mientras que este sencillo aunaba las dos lecturas anteriores. En la cara B se incluía “En equipo”.

Tras la grabación de “Síntesis” la formación del grupo experimenta cambios, ya que además de la salida de Metalina, se produce la marcha de CTA 102 y Ciberjet, este último dedicado cada vez más tiempo a las cuestiones ejecutivas y burocráticas del entramado que es ya DRO. Es por ello que El Aviador queda en formato de sexteto: Biovac N, Derflex Tipo Iarr, Placa Tumbler, Arco Iris, Fox Cicloide y Equis.

“Baila la Guerra” (DRO, 1983) es un sencillo extraído de “Síntesis” con uno de los temas más logrados del repertorio del grupo. Escenifica un conflicto galáctico entre imperio e insurgentes en clave de pop electrónico. En la cara B un tema inédito, “La interferencia”, que no aparecía en ningún disco. Su portada era diseño del propio grupo y representaba una combatiente del conflicto del que hablaba el tema, inspirado en La Guerra de las Galaxias.

También quedaría incluido en el disco “Tesis: Ocho Grandes Historias de Ciencia y Futuro” (DRO, 1983) que decía contener los temas “más adecuados para la danza industrial” inicialmente incluidos en “Síntesis: La Producción al Poder”. Se trataban, efectivamente, de alguno de los momentos más pop y deliciosamente electrónicos: “Baila la guerra”, “Néstor el Ciborg”, “Plancton” y “Cadena informativa” por la primera cara; “Vórtex”, “Antimateria”, “El trabajo de las máquinas” y “En equipo” para la otra cara. Esto es, de la componente “Tesis”.

Desde Movieplay, donde seguro estarían lamentando no haber dada más cancha al grupo cuando empezaba, se trata de rentabilizar el breve paso de El Aviador Dro por el sello reeditando su primerísima producción en el mini álbum “La Chica de Plexiglas” (Movieplay, 1983), que traía los dos sencillos junto a los temas “Vano temporal” y “Gestalt”.

El Aviador Dro y sus Obreros Especializados están, desde hace tiempo, instalados entre las bandas que engrosan las filas de la denominada Movida. Se les incluye en un reportaje de La Vanguardia sobre la revista La Luna como una de las bandas madrileñas consagradas. Asimismo, aparecen en, para algunos, fallida “¡¡¡A Tope!!!” (1984) la película de Tito Fernández que dejó la sensación en muchos momentos de ser una simple excusa para hacer desfilar ante la pantalla a alguna de las bandas más sonadas del momento.

También seguirían siendo asiduos de la pantalla chica, ya que, durante ese mismo año, aparecerían en La Bola de Cristal el 23 de febrero y en Tocata el 19 de junio.

Los días 24, 25 y 26 de febrero actúan en la sala Zeleste de Barcelona, el 24 de abril en la Fiesta del Diario Pop, donde son premiados como uno de los mejores grupos del año anterior junto a Seres Vacíos, Gabinete Caligari, Derribos Arias y La Mode. En agosto, darían conciertos en Alcalá de Guadaira (Sevilla) y Mazarrón (Murcia).

“Vórtex” (DRO, 1984) recuperaba uno de los mejores temas del álbum editado el año anterior en formato de remezcla para un maxi que también incluía “Síntesis”. La portada presentaba un sobresaliente diseño en el que aparecía un tripulante víctima de un vórtice que le apresaba.

La canción entrará en la lista de los 40 Principales en verano, alcanzando el puesto número 36. Unos meses antes, en marzo, “Baila la guerra” llegaría al número 21.

Siguen actuando con frecuencia por diferentes emplazamientos de la geografía peninsular más allá de las actuaciones en la capital: Valencia, Salamanca, Barcelona. Pero el final de 1984, entre los meses de noviembre y diciembre, lo dedican a la grabación de un nuevo disco. “Cromosomas Salvajes” (DRO, 1984) se elabora con material grabado en sesiones diferentes. Por un lado, “Himno aéreo”, “Cromosomas salvajes” y “Aterriza en mi” se graban en Doublewtronics con la producción de Simon Boswell, que pone también guitarra y con Jesús N. Gómez como ingeniero de sonido; “La ciudad en movimiento”, “Aelita” y “Autoduelo” tiene a este último como único responsable técnico, aunque en el primero de los temas cuentan con una nutrida lista de colaboradores a la guitarra, trompeta y trombón, y, finalmente, “El color de tus ojos a bailar”, una de las canciones con mayores posibilidades en la pista de baile, se dejan para la producción de Julián Ruiz en los estudios Trax. Juan I. Cuadrado sería el ingeniero de sonido y tienen la colaboración de Yolanda Hens y Mónica Gabriel y Galán (ambas de Objetivo Birmania) a los coros.

La carpeta del disco traía una proclama arengando por la lucha y revolución contra el sistema cuando éste falla. Una lucha en la que lo difícil es vencer, “pero luchar, de por sí, es divertido”. Volvían a incluir sus proclamas futuristas sociales, pero introducían notables diferencias en lo que respecta al sonido, como lo prueba la inclusión de elementos distintos a los simples teclados y guitarras. La banda parece estar explorando un tecno más experimental y quizás vanguardista que se aleja del tecno pop robótico del comienzo.

“El Color de tus Ojos al Bailar” (DRO / Neón Danza, 1984) fue el primer sencillo extraído del LP “Cromosomas Salvajes” en el que se añadían “Tejidos” y una versión corta del tema que daba título al disco. Sirvió para inaugurar la sección del sello destinada a la música de baile, Neón Danza. Editado en diciembre de 1984, se grabó en los estudios Trak con producción de Julián Ruiz. Contaron con la colaboración a los coros de Yolanda Hens y Mónica Gabriel de Objetivo Birmania. Utilizaron igualmente el sintetizador Fairlight, una auténtica innovación en la época, programado por José Manuel Mainat. En la cara B se incluyó “Tejidos”, que se grabó en Doublewtronics y que fue producido por el británico Simon Boswell, que incluía en su curriculum el haber trabajado con Nick Kershaw o Portion Control. La contraportada traía la frase “La electrónica transformada en fuerza y ritmo. Aviador Dro especializados en la experimentación comercial”.

Así como los dos maxis previos que habían facturado con Julian Ruiz les habían dejado encantados, el grupo confesaría lo desigual del resultado de “El Color de tus Ojos”. No sólo no les terminó de convencer, sino que una canción extra que habían preparado igualmente, “Triangular”, se eliminó directamente.

“Himno Aéreo” (DRO, 1985) fue un sencillo editado en marzo de 1985 con dos temas “Himno aéreo” (que, de acuerdo con lo que se indicaba en el disco, trataba de “explosión, muerte, destrucción y la danza de los aviones en la noche”) y “Aterriza en mi” en las versiones en las que aparecían en el disco.  Se completaría con la edición en versión de maxi remix “Himno Aéreo / Autoduelo” (DRO, 1985).

“La Ciudad en Movimiento” (DRO, 1985) era un sencillo en el que se presentaba el tema indicado en el título en una versión más breve a la del disco “Cromosomas Salvajes” (que se extendía más allá de los siete minutos). Producción de Jesús N. Gómez para la misma, mientras que el tema de la cara B, “Cromosomas salvajes” corrió a cargo de Simon Boswell utilizando el sistema de grabación Sony PCM-1610 en los estudios Doublewtronics. El texto que traía el vinilo era “Un hermoso triángulo emocional entre un hombre, una mujer … y su ciudad. 1985, era post-Orwell”. El disco vio la luz en junio de 1985.

La presentación del álbum “Cromosomas Salvajes” en directo tuvo lugar el 3 de marzo de ese año en la Escuela de Caminos, aunque la prensa escrita ya se había hecho eco unos meses antes de su edición.

Además de la nueva entrega, verá la luz el primer material del grupo que, en paralelo al Aviador, llevan Biovac N y Arco Iris junto a Juanjo Suarez (La Gran Curva) y Rafa Notario (Ángeles Caídos): Lunes de Hierro. El proyecto, pionero en aunar electrónica con bajo y guitarras, editaría un LP y dos sencillos en su corta trayectoria.

El grupo sigue contando con una amplia presencia en prensa, con apariciones en los programas de televisión Disco Visto el 28 de febrero, La Tarde (1 de marzo), Tocata (12 de marzo) y en la prensa escrita, con artículo sobre la banda en el Rock de Lux del mes de abril. También se les pudo ver en eventos tan multitudinarios como el macrofestival celebrado en la Casa de Campo de Madrid el 21 de abril con el que se cerraban los actos pidiendo un referéndum sobre la pertenencia a la OTAN. La campaña veraniega incluyó concierto en Alcalá de Guadaira (Sevilla) y el año se cerró con su participación en la fiesta de la revista La Luna organizada en Frontón Madrid donde tocaron con Los Elegantes, Séptimo Sello y Los Garrido.

Siempre pendientes de sus seguidores más fieles, regalan la casete “Intonarumore” (1985) a los miembros de su club de fans Red Organizada de Mutantes (R.O.M.). La cinta traía incluido un libreto con un manifiesto y diferentes proclamas y propuestas.

Ese mismo año se edita un maxi compartido con Mar Otra Vez, “¡Abrrr! Aviador Dro contra Mar Otra Vez” (Compañías Independientes Asociadas, 1986). El proyecto consistía en intercambiarse dos temas grabados inicialmente por uno de los dos grupos y finalmente terminado por el otro. De esta manera se presentan cuatro temas, dos en la denominada Cara Dura: “¡Abrrr!”, “Hacia las nieves del Kilimanjaro” (tema que se recuperaría posteriormente en alguno de los recopilatorios que se editaron sobre el grupo); y la cara Mucho Morro: “Siento como todo se alarga” y “Morder acertijos”. La edición corrió a cargo de CIA (Compañías Independientes Asociadas).

En 1986 el grupo incorpora a Juan Flórez-Estrada Mallart – Láser 2000 –, hermano de Derflex, a las guitarras. Por otro lado, Fox se va en verano de 1986 sintiendo que su motivación difiere de la del resto: “La mayoría del grupo necesitaba una desconexión, yo quería seguir haciendo directos”, contaba para La Felguera. “Como no sentí la imperiosa necesidad de la creación contrarreloj (no funcionábamos así), me marché de viaje por Europa”, contaba el hasta entonces cantante. Biovac N se encargará desde entonces en exclusividad de la voz de la técnica. Antes de irse, Fox aparecería junto a Derflex en abril de ese año en el programa de televisión Dinamo, practicando vuelo sin motor.

El resto de la banda se concentra en la elaboración de un nuevo disco. “Ciudadanos del Imperio” (DRO, 1986) se graba en otoño de 1986 en los estudios Liberty con producción de Fernando Arbex. Ejercicio en el que se da mayor peso a las guitarras, en comparación con trabajos anteriores basados principalmente en los teclados. La evolución del sonido del grupo apunta ahora a la opción pop más alejada del tecno de siempre, con cantidad de colaboraciones para introducir sección de viento, coros femeninos y maneras de rock y pop que difuminan la imagen que se ha forjado hasta entonces el grupo. Salvo la sobresaliente “La zona fantasma” poco hay en el disco que recuerde los momentos de la gloria tecnopop del Aviador Dro. Pasado el tiempo, la propia Arco Iris reconocía en una entrevista a Derr Automat la debilidad del trabajo: “Todo el disco no, pero la mitad se puede salvar y la otra a la basura”. Especificaba, asimismo, que el problema de “Ciudadanos del Imperio” no eran las guitarras, sino todo el disco.

Todas las portadas, tanto del disco como de los consiguientes sencillos que se editaron con él traían las fotografías de muñecos con los que se representaba a los componentes del grupo realizadas por José Antonio Beorlegui y Ramón Andión. Más que sustituciones al modo de los alemanes Kraftwerk por robots en sus actuaciones, la jugada pasa por una broma pesada en la que se puede hasta teorizar acerca de la posible desnaturalización de la fórmula original.

El LP se adelantó con el sencillo “La Única Solución es la Venganza” (DRO, 1986), un tema que venía firmado por Biovac N y Arco iris, mientras que en la cara B venía “Nunca puedo decir que no”, la queja del superhéroe que se ve obligado a acudir en ayuda de la humanidad, en el que la autoría la compartía el primero con Equis.

Tras la edición “Voy a Despegar” (DRO, 1986), sencillo que traía en su cara B el tema “Histeria colectiva”, se incorpora Juan Antonio Nieto – R.E.P. (Respuesta Electrónica Pulsatil) –, al principio como refuerzo para los directos y que ya tiene experiencia por haber hecho alguna sustitución previa. Terminaría reemplazando a Derflex Tipo IARR que decide dejar el grupo en octubre de 1986, nada más terminar la composición del último LP, algo desilusionado por el rumbo que está tomando el sonido del grupo: “Tantos cambios diluyen y socavan la imagen del grupo. Tengo la impresión de que tanto la crítica como el público mayoritariamente piensan del mismo modo. En ese momento siento que estamos agotados y necesitamos cargar las pilas. Consecuentemente decido abandonar el grupo”, contaba en el libro de La Felguera. La nueva incorporación, R.E.P., había sido batería de Alphaville, grupo cercano a DRO, con los que el Aviador ya había compartido escenario en numerosas ocasiones. Servando había sido, además, arreglista electrónico en su primer sencillo. Cuando le ofrecen la oportunidad de convertirse en un obrero especializado no lo dudó demasiado: “En aquel momento yo no tenía nada estable y la idea de tocar con ellos me pareció muy interesante. Además, me permitiría conocer el mundo de la música electrónica que entonces prácticamente desconocía”.

También CTA-102 dejaría el apoyo logístico, escénico y de asesoramiento científico en 1986 por falta de tiempo y problemas con DRO. Se centraría en tareas de divulgación científica.

Los días 14 y 15 de noviembre se celebra en la sala Universal de Madrid la fiesta de celebración del quinto aniversario de DRO, donde tocan Gabinete Caligari y Los Nikis. El grupo también tocaría con Stranglers y David Bowie.

En 1987 salen Laser 2000 y Placa Tumbler. El primero explicaba a Guillermo, hijo de Servando y Marta, en su contribución al libro editado por La Felguera, que se trató de una serie de factores, desde el cambio en las relaciones de los componentes tanto en el sello como en el grupo y su necesidad de encontrar tiempo para los estudios. “La cosa se fue diluyendo poco a poco. Cada cual siguió su camino sin mediar palabra y sin rencores”. Por su parte, Placa Tumbler, que había encontrado en el grupo la proyección ideal para la actividad anarco-futurista desarrollada con los fanzines, notaba que el entusiasmo de los comienzos se había ido apagando: “Con el paso del tiempo el activismo de los primeros trabajos del Aviador Dro se fue diluyendo en una mezcla de pop y fantasía. Llegado ese momento, ya era hora de un cambio para mí. Abandoné el grupo a la vez que la compañía y poco más tarde el país”, contaba el teclista que marcharía en un viaje a Sudamérica.

 Llega el momento de presentar el disco que recoja la cada vez mayor lista de temas destacados de su repertorio, y DRO saca “Grandes Éxitos” (DRO, 1987).

Graban así “Ingravidez” (DRO, 1988), entre diciembre de 1987 y enero de 1988 en los estudios Musitron. Cuentan con la asistencia de José Luis Garrido (que también se responsabilizó junto al grupo de las mezclas finales), Manuel Garrido y Andrés Vázquez como ingenieros de sonido. El resultado fue un disco nuevamente flojo en el que quizás se salvan “Corazón artificial”, un nuevo acercamiento a las pistas de baile; “Arkangel”, por su elegante oscuridad, y la versión que hicieron de los americanos B52’s “Planet Claire”. La autoría de los temas del disco se repartía casi a partes iguales entre Biovac N y Equis, aunque el balance que hacía la banda mucho tiempo después de esta división en la tarea compositiva era claro y sin tapujos: “Los temas de Equis son para vomitar”.

Uno de los sencillos extraídos sería “Corazón Artificial” (DRO, 1988), que vería la luz en febrero de 1988 con una cara B para el tema “El progreso es para quien lo merece”, compuesto por Equis y que quedó fuera de la lista final para las canciones que conformaron el LP. La portada, con una impactante mujer biónica apuntando con una pistola fue obra de José Luis Martín.

Otra entrega en formato sencillo fue “Picnic en Formalhaut” (DRO, 1988), un disco editado en abril de 1988 en el que se remezcló, incluyendo metales. La cara B era para “Dragón”, tema también incluido en “Ingravidez”. Grabación del grupo junto con José Luis y Manuel Garrido.

1988 sería un año clave en la trayectoria de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados. Su evolución había ido firmemente ligada a la del sello discográfico en paralelo, con dedicación de sus componentes especializada en cada vertiente. En concreto, mientras Ciberjet está volcado casi en exclusividad desde hace ya varios años a las tareas relacionadas con la gestión y distribución discográfica, Biovac N se centra en la dirección artística, musical y filosófica del grupo. Sus visiones de cómo proceder con respecto a esta dualidad del proyecto empiezan a diferir sustancialmente. “Yo apostaba por el crecimiento de la compañía para poder competir con las multinacionales y mantener a los artistas que desarrollábamos, promoviendo una política de fusión y adquisición de otros sellos”, comentaba el primero. Y es que, inevitablemente, todo aquel anarquismo científico y futurista que se instrumentalizó desde las reuniones literarias en Zabaleta a la actividad musical posterior requería de una base estable gestora que asegurara la estabilidad y continuidad del proyecto. “Puede que el propio exceso de creatividad hiciera que el control se nos fuera de las manos”, le explicaba Ciberjet, responsable principal de esa componente inevitable de gestión desde los despachos, a Sol Alonso.

Pérdida de control como cuando se produce la quiebra de Pancoca, la distribuidora de los hermanos Mariné, Óscar y Jaime, con la que trabajaba DRO. Los Obreros Especializados no esperan a la resolución judicial del contencioso que aquello provoca, y toman al asalto los almacenes en los que están los discos de su sello para tener que ir distribuyéndolos personalmente en un Renault 12 por toda la geografía peninsular. La nueva situación obliga al trabajo conjunto con otros sellos del momento, como GASA (Grabaciones Accidentales), víctimas del fracaso de Pancoca, en 1984, y posteriormente, en 1989, a la absorción de otras compañías como Twins. Y con todo, desde 1984 hasta 1986, DRO crece exponencialmente. “Miguel Ángel pasa al tema administrativo, financiero y tal, y yo, me encargo de todo el asunto de fichajes, todo el tema artístico etc… Y ése fue nuestro error, porque empezamos a mover dinero de una manera salvaje y se acabó Aviador Dro, la independencia y todo lo demás”. La cabeza discográfica del proyecto original crece con un éxito incontrolable con discos de oro, préstamos bancarios, nóminas, grupos que se marchan y demás provocando interferencias fatales con la vertiente artística. Arco Iris hablaba de las mil y una veces en las que en entrevistas para hablar de actuaciones y discos de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados se terminaba hablando del sello y de grupos del mismo: “Nos trataban como a ejecutivos que tenían un grupillo para pasar el rato, no podíamos ni hablar del Aviador Dro”.

Ciberjet lo contaba sin medias tintas: “No teníamos capacidad financiera para asumir los proyectos de tres compañías (DRO, GASA y Twins) diferentes y nos encontramos con una plantilla sobredimensionada en un mercado que entraba en crisis”. Recuerda que, siendo entonces él, el único interlocutor con el que aceptaba tratar Servando, le tocó comunicarle: “Hay que llegar a un acuerdo porque no queda otra salida (…) Pactamos una cantidad por sus acciones, nos dejó el nombre de la compañía y se llevó el del grupo”. El 1 de abril de 1988 Servando escribe una carta de despedida en la que comunica su separación de DRO por “las circunstancias, el tiempo, las diferencias de criterio”.

En 1988 se va Equis, que se queda en la disciplina del sello DRO, produciéndose, en cambio, la incorporación de Mario R. Gil Palmilha – Genocider F15 – (Paraíso, La Mode) a los teclados y programaciones. El nuevo fichaje, que decidía adoptar el nombre de uno de los robots protagonistas de la serie de dibujos animados Mazinger Z, venía de la disolución en septiembre de 1987 de su grupo La Mode. Sólo tres semanas después recibía la invitación por parte de Biovac N tanto incorporarse a el Aviador Dro como para producir para DRO el disco de Un Pingüino en mi Ascensor. Su contribución al sonido de la banda sería enorme, pasando por ser uno de los obreros especializados no originales que más aporta musicalmente.

Una vez consumada la salida de DRO, Biovac N y Arco Iris ponen en marcha un nuevo sello, La Fábrica Magnética. La presentación del nuevo proyecto discográfico tiene lugar mediante la denominada Gira Magnética 88, en la que se regalará un EP con seis canciones correspondientes a rarezas, inéditos y temas en directo de grupos como Seguridad Social, Los Amantes de María, Los Dramáticos, Extraños Aquí o Elvis Montana : "Aleación” (La Fábrica Magnética, 1988). El Aviador abría el disco con una versión en directo de "La única solución es la venganza".

Genocider F15 contaba años después la importancia del momento de transformación que atravesaba el grupo. “Fue una etapa de reubicación por parte de los Obreros Especializados. R.E.P. y yo éramos invitados de piedra a ese tour de forcé industrial. En los ensayos y los directos, tratábamos de no hablar mucho de la escisión discográfica. Servando y Marta se centraron mucho en La Fábrica Magnética y en su hijo Guillermo”.

DRO, por su parte, no dejaba pasar la oportunidad de hacer caja, a pesar de la dramática escisión que se había vivido con el grupo que había creado el sello, y saca el recopilatorio “Héroes de los 80” (DRO, 1990).

La vuelta a la actividad, en lo que se lamen las heridas dejadas por la dramática separación, se certifica con “Trance” (La Fábrica Magnética, 1991) bajo el nombre, eso sí, de Aviador Dro 4000. Junto a Moncho Campa, son Biovac N y Genocider F15 los responsables de la producción del nuevo trabajo. “Me ocupaba de ordenar las secuencias y escoger los sonidos para dar un toque pop y energético a todo lo que me pasaba Servando”, contaba Genocyder F15. El diseño corrió a cargo de de Hal 9000 y las fotos para las portadas las hizo Domingo J. Casas. Los créditos asignaban a Arco Iris labores de Sonido / Dinámica, a R.E.P. la percusión industrial y a Biovac N y Genocider F15 le reservaba labores de Programación / Maquinaria.

Fue el primer disco en el que el grupo no sufría presiones externas: “Para entonces ya tenemos nuestro propio estudio (Reactor) e invertimos todo el tiempo que queremos en grabar”, contaban. Rabiosamente electrónicos, sin despreciar momentos de presuntos rap y coros de pop, el Aviador volvía a surcar los cielos con un sonido reforzado cedido por entero a las máquinas, deshumanizado. Si bien serviría como respiro para quienes no habían visto con buenos ojos la deriva hacia un pop guitarrero de discos anteriores, dejaba cierto regusto de insatisfacción, con temas ahogados por unas secuenciaciones excesivamente repetitivas y machaconas.

Del disco se extrajo a modo de sencillo “Vivir para Morir” (La Fábrica Magnetica, 1991) que traía el tema que le daba título en una versión ligeramente más corta que la incluida originalmente en el LP, junto a una revisión instrumental de “Selector de frecuencia s 91” y otro tema del disco. Salió a la calle en octubre de 1991.

Como maxi, se edita además “Alter Ego” (La Fábrica Magnética, 1992), con dos remezclas de “Trance”.

Con el recopilatorio “Primer Aliento” (La Fábrica Magnética, 1992) La Fábrica Magnética hacía la primera recuperación de la primera producción del Aviador, recogiendo los EPS’s “Nuclear Sí” y “Programa en Espiral” del 1981 y el LP “Alas Sobre el Mundo” del 1982.

Se llegaba así, en 1994 a los 15 años desde la formación del grupo, y para celebrarlo, desde La Fábrica Magnética se organiza una actuación en la sala Pachá de Madrid en mayo de ese año. El concierto, que vino precedido por Madelman como teloneros, quedaría grabado. Los asistentes al evento se vieron obsequiados con un EP de edición limitada “Pálida” (La Fábrica Magnética, 1994), que incluía dos temas inéditos, “Pálida” e “Interzona”, firmados por Servando Carballar y Mario Gil, respectivamente, y “Ella perdió el control”, versión del tema de Joy Division. El disco salió a la calle en mayo de 1994.

Sin embargo, en 1994 todo vuelve a derrumbarse. La Fábrica Magnética, el sello que sirvió como resurrección tras la salida forzada de DRO, la “fulgurante brasa de imprecisiones, aciertos y errores” como la definiría el propio Servando, termina quebrando. Contribuiría al derrumbe el conflicto que se abre con Los Del Tonos, que tras grabar en el sello su primer disco y tener preparada la maqueta del que iba a ser su segundo disco, anuncian que fichan con DRO. El litigio terminó en un larguísimo proceso judicial que incluyó a las dos compañías y el grupo. Aunque los juzgados terminarían dando la razón a La Fábrica Magnética, para cuando se resolvió el altercado para finales de 1995 la compañía se vió abocada a desaparecer. Se abriría entonces un periodo de tres años en los que, indirectamente, El Aviador se vería seriamente afectado ante tanta contrariedad.

El material grabado en directo en el concierto de la sala Pachá vería la luz mucho tiempo después, tras el período de pausa que se impone el grupo tras el fracaso de La Fábrica Magnética. Lo editaría el sello Lollipop bajo el nombre de “Cyberiada” (Lollipop, 1997). Se acompañó de EPs como “Nestor el Cyborg” (Lollipop, 1997), que salió en octubre de 1997, en donde aparecían, además del tema que le daba título, “La modelo”, la versión de los alemanes Kraftwerk, correspondiente también a aquel concierto y dos temas que habían quedado inéditos de la sesión del álbum “Trance”: “22 senderos” y “Base lunar alpha”. Para la portada del EP se contó con los dibujos de Aurora García, perteneciente al Estudio Kôsen, conectando así la música del grupo con otra de las pasiones de sus componentes: el comic.

En 1998, de nuevo el sello Lollipop prepara un recopilatorio con material de diferentes etapas de la banda, “Materia Oscura” (Lollipop, 1998).  Logra además que El Aviador Dro aparezca en directo en la sala Galileo para presentarlo el 28 de febrero. Se rompía así un letargo de varios años sin saber nada de ellos, exceptuando una aparición esporádica el 30 de junio de 1995 para interpretar el tema “Being boiled” de The Human League en la sala Morocco después de haber grabado el concierto de la sala Pachá.

El recopilatorio contenía curiosidades, maxi singles y caras B de todo tipo partiendo del “Pretérito Perfecto”. Estaba, por ejemplo, “El circo”, el tema de Nacha Pop que versionaron para el disco homenaje para Antonio Vega. Todo ello utilizando versiones originales remasterizadas.

Sería nuevamente el sello Lollipop el responsable de hurgar en los archivos sonoros de la banda, editando “Vano Temporal” (Lollipop, 1999), un jugoso CD que ponía a disposición de los seguidores el material proveniente de las primerísimas maquetas, sencillos y grabaciones en el estudio de R.T.V.E. a finales de los 70 y comienzos de los 80. Carlos Suarez y Guillermo Pérez aparecían como responsables últimos de la remasterización realizada en febrero de 1999 en los estudios Montepríncipe de Boadilla del Monte (Madrid).

La siguiente entrega del Aviador sería de nuevo un recopilatorio, “Ópera Científica” (Rompeolas, 1999), en el que el grupo participa mucho más activamente porque aporta material nuevo. Ofrecen seis temas nuevos (“Radiante”, “Virtual”, “Dogma de fe”, “Superchica”, “Sinfonía genética” y “Ópera científica”), versiones de temas antiguos (“Godzilla”, “Antimateria”, “Hal 9000” y “Brigada de demolición”) y remezclas de “Hal 9000” (CIO), “Amor industrial” (PEZ), “Programa en espiral” (HD Substance) y “Nuclear sí” (Shakermoon). Aprovechaban además la carpeta interior del CD para dar rienda suelta de nuevo a sus ansias levantiscas proclamando las bases de su Revolución Dinámica.  “¡Llena tu cerebro de datos! Asimila el sentido de tu vida sistematizada” clamaban a la vez que aportaban El Manifiesto del Milenio como saludo a la antesala del siglo XX.

El disco se graba en los estudios Reactor de Madrid entre diciembre de 1998 y enero de 1999 con Moncho Campa como ingeniero de sonido y colaborando con el grupo en la producción y salió acompañado del sencillo promocional “Radiante” (Rompeolas, 1999) con una versión para radio de “Radiante” y una toma en directo de “Trance” de un concierto en La Coruña. El cuarteto Biovac N, Arco Iris, Genocyber F15 y R.E.P., reconocida como formación titular se veía acompañada de la contribución de Ismael Contreras Léon y Belén Reyes a la guitarra y coros, respectivamente.

La presencia de estos dos colaboradores no es fruto de la casualidad. En la época de silencio de El Aviador Dro, Servando, que encuentra en los partidos de fútbol con sus amigos el mejor bálsamo con el que curar las heridas de los reveses sufridos, conoce a Ismael Contreras León – ATAT -. Mucho más joven, unos 14 años, criado sin que lo supieran al principio en la guardería del Ateneo Libertario de Prosperidad, es el revulsivo perfecto para recuperar el interés por la música, por escuchar, no sólo los discos de siempre, sino los de grupos más actuales. Servando recupera su bajo e Ismael toca la guitarra, empezando desde 1996 con un nuevo proyecto al que llaman Krypton. Encuentran en Belén Reyes, una clienta de la tienda de cómics que han abierto juntos, Generación X, con la que coinciden en una convención de seguidores de La Guerra de las Galaxias, la cantante ideal que andaban buscando para poner tierra de por medio a las líneas estilísticas exploradas en el pasado. Tras grabar una maqueta en marzo de 1998, llegarían a editar un CD “Electroazúcar” (Reactor, 1999), pero todo se trunca de golpe cuando Belén fallece en un accidente el 2 de agosto de 2001. El esfuerzo ha servido al menos para recargar pilas y volver a la carga. Como se indicaba en el libro de la editorial La Felguera, había nacido un nuevo replicante: “Biovac N está listo para el regreso. Tocado, pero no vencido”.

ATAT involucra como batería en esta resurrección del grupo por su 20 aniversario a un amigo, Jerónimo Ugalde – Nexus – al que conoce de la facultad de Historia. “Un día, Ismael me dijo que estaban buscando batería, y aunque yo no era profesional y me imponía entrar en un grupo de tanta relevancia en los 80, me decidía a probar” contaba el nuevo fichaje. El Aviador Dro y sus Obreros Especializados afronta el siglo XXI renovado, “mejorado, clarificado, purificado” en formación de cuarteto: Biovac N, Arco Iris, ATAT y Nexus, que afrontará, entre otros muchos retos, el de salir fuera de España a tocar, algo que no había logrado el grupo en su anterior etapa. Un factor clave para la actividad de la banda en esta nueva fase fue que los cuatro componentes trabajan en Gen X, la tienda y distribuidora de cómics y tebeos, con lo que tuvieron un control coordinado del tiempo dedicado a la música y a las cuestiones laborales.

ATAT y Nexus sirven pues como reemplazos de Genocyder F15 y R.E.P. que abandonan la disciplina de la banda, debutando el primero en directo en el concierto de la sala El Maco Tecno Club de Vigo del 14 de junio de 1999 y el segundo en la sala Gamma de Murcia el 24 de septiembre de ese mismo año. Entre las razones para tener que dejar el grupo, R.E.P. hablaba de la necesidad, después de pasar tanto tiempo en grupos con más gente, de hacer su propia música. Por su parte, Genocyder F15, cuya última actuación con el Aviador fue la Fiesta del XX Aniversario de Radio 3 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el 9 de febrero, también indicaba incompatibilidades por falta de tiempo.

Ese año, 1999, es por tanto, el de su regreso tras un largo receso. Entrevistados durante la gira de conciertos que dieron El Aviador, como telonear a Kraftwerk en el Sonar de Barcelona en junio o tocar en julio en la sala Caracol, tuvieron ocasión de manifestar que una de las razones principales de su vuelta había sido la comunicación constante por internet con sus seguidores que les animaban a volver a la actividad.

Y precisamente con los fans contaron para decidir qué temas de los LPs “Ciudadanos del Imperio” e “Ingravidez” escapaban de la tajante limpia de archivos que pensaban acometer: “En el año 2000 se nos van a olvidar de la memoria, porque consideramos que son defectuosos. El 31 de diciembre del 99 quemaremos los masters, así que vamos a recuperar los cortes que la gente quiera rememorar y los vamos a incorporar a otro disco para salvarlos de la quema”, contaban.

Que cumplieran o no la amenaza está por confirmar, pero lo que sí es seguro que hicieron es actuar a comienzo del año 2000 en un par de citas, como la del 11 de febrero en la Sala Industrial Copera de Granada donde tocaron en un festival con varios grupos o en la Fiesta del Salón de Comic en la sala Siroco de Madrid el 18 de marzo.

El primer recopilatorio que se edita desde su reaparición, “Todos su Singles y EP’s 1982-1998” (Ventura Music, 2001), suponía un recorrido completo por el catálogo de sencillos y EPs de la discografía del grupo hasta entonces.

Para cuando cuentan con tres de esas tiendas Generación X, se edita “Mecanisburgo” (Cosmo, 2001), la acreditación musical del nuevo resurgir del proyecto. Elaborado en los estudios Reactor, el de Arco Iris y Biovac N, en paralelo a un juego de rol acerca de la ciudad Mecanisburgo, mostraba que el vuelo de ave Fénix del grupo se realizaba por trayectorias de electrónica dura e intensa, especialmente sobresaliente en el caso de alguno de los tres instrumentales que incluía. Canciones para presentar la geografía virtual del juego y a algunos de sus personajes, representados igualmente en la información interior del CD, pero sobre todo para garantizar que se abría una nueva etapa en la historia del grupo y, además, sonaba bien interesante.

En La Luna, el entonces suplemento cultural de el periódico El Mundo, Biovac N declaraba sobre el nuevo trabajo: “Con este trabajo multicapa hemos querido dar una instantánea de un universo que podría ser, pero que no está tan lejano y en el que hay ambiciones y conflictos muy similares a los actuales. Un universo que también nos permite hacer un homenaje a las lecturas de ciencia ficción y las películas (especialmente clásicas y de Serie B) que hemos visto a lo largo de toda nuestra vida”.

“Mecanisburgo” se presentó oficialmente en el festival riojano Actual el 5 de enero de 2001 y en la gira que dieron desde abril hasta el verano, tocando en la sala Caracol de Madrid, en Cáceres, la sala Azkena de Bilbao y la sala El Zulo de San Sebastián.

“Inteligencia Artificial” (Cosmo, 2001) fue el sencillo correspondiente que en la cara B traía “Ascensor orbital”.

El Aviador Dro participaría en las actuaciones realizadas en la FNAC de Madrid con motivo de la Semana de la Música el 24 de junio de 2001, estrenando versiones de las canciones “Otra dimensión” de Alaska y los Pegamoides y “Local 15 Visitante 0” de Decibelios.

En el 2002 El Aviador Dro participaría en la gira mutante del supergrupo !Qué Mutantes! con L-Kan y La Monja Enana que les mantendría ocupados los meses de abril y junio. De aquel proyecto surgiría igualmente el disco “¡Qué Mutada!” (PIAS, 2002) en el que los tres grupos participaban con tres inéditos. En concreto, El Aviador Dro había compuesto “Mundo mutante”, “La esfinge en la red” y “Mente sobre materia”. Igualmente, pero esta vez en formato de tebeo, Servando Carballar firmaría el volumen “Fangoria / Aviador Dro. La Maldición del Necromicón”.

El 21 de junio de ese mismo año participan como Aviador Dro Sistema Sónico en la Fiesta del 5º Aniversario NuclearSi.com celebrada en el Laboratori Musical Les Basses de Barcelona. Un año más tarde, el 21 de octubre de 2004 repetirían la experiencia en la FNAC de Madrid.

La primera salida internacional de la banda se produciría en 2003, cuando preparan el Radiactivo Tour in Deutschland que les llevará por Alemania y Suiza en una gira de seis conciertos durante el mes de septiembre: Kaiserlautern (viernes 5), Erlangen (sábado 6), Zürich (martes 9), Berlín (jueves 11), Bochum (viernes 12) y Hamburgo (sábado 13). El tour europeo se gestó gracias a la intervención de José García –Electrik-, responsable de una de las mejores páginas web que se habían hecho sobre El Aviador Dro y sus Obreros Especializados. Cuando en 2002 se tiene que desplazar a vivir a Alemania, entrará en contacto, a sugerencia de Biovac N, con los encargados del sello de música electrónica Meta Wave Music, que para entonces ya habían utilizado algún tema de los madrileños en recopilatorios que habían editado ellos mismos. Son ellos, juntos a Electrik, los que prepararían el desembarco del grupo en tierras teutonas un año después y los responsables de la edición posterior del sencillo “Radiactivo Tour in Deutschland” (Metawave Pop, 2003) que contenía los temas “Triunvirus”, “Aviador Dro ¿Dígame?”, grabados en los estudios Reactor.

Durante la gira alemana El Aviador Dro actuó en salas especializadas en música electrónica con capacidad de hasta 300 personas, siendo la más grande la del último día en Hamburgo, donde participaron en el evento Living Dead Party. El día anterior, en el concierto que dieron en Bochum, llegaron a agotar las existencias de los CDs que llevaban para vender. El grupo había preparado algún tema nuevo, como “Gretchen en Dresde”, compuesto con motivo de la gira por tierras alemanas o “Mi mejor transmisión”, una canción que serviría de adelanto para el nuevo LP que iban a editar.

Aprovechando esta nueva aparición con fuerza del grupo sale al mercado un nuevo recopilatorio, “Grandes Grupos Españoles de los 80” (Divucsa, 2003), que además de tener una lista heterogénea y dispersa de temas del repertorio del Aviador Dro, se presentaba una foto de portada en la que aún aparecía Genocyder F15 en la formación en vez de Nexus.

Consolidada la formación del Aviador en el formato de cuarteto con ATAT y Nexus como refuerzos generacionales, entran en los estudios Reactor entre abril y agosto de 2004 para preparar un nuevo LP. “Confía en tus Máquinas” (Subterfuge, 2004) se elabora con la colaboración de Moncho Campa en la producción musical, el diseño gráfico de Mario Feal y las fotografías de Luis L-Kan. La participación de la sangre joven es evidente, apareciendo la firma de ATAT en la composición de los temas, bien junto a Biovac N o en algunos casos, incluso solo (“La naturaleza destruye”).

Para el periódico El País, declaraban haberse fijado en la vuelta a las bases realizada en el mundo del rock por grupos como White Stripes o Black Rebel Motorcycle Club: “Para nosotros era interesante aplicar el mismo concepto; es decir, el de volver a los cuatro acordes básicos y a las bases machaconas, pero aplicado a nuestro particular estilo y personalidad. Buscábamos hacer un disco de punk científico”. Querían hacer “algo festivo y divertido, pero con un toque apocalíptico”.

El disco vendría acompañado de “Ultimátum a la Tierra” (Subterfuge, 2004), EP con los temas “Gort”, “Drama cuántico”, “Nihilista”, y “Aviador Dro ¿Dígame?” y el sencillo promocional “Aracne” (Subterfuge, 2004).

La presentación del nuevo trabajo se realizó en las diferentes actuaciones que dieron durante la segunda mitad de 2004, tocando en el Matadero de Madrid a finales de septiembre; en el Festival Periferias de Huesca el 23 de octubre; el 5 de noviembre en la sala Radiola de Valladolid y en la sala El Sol de Madrid tres días después.

El grupo tenía abiertos varios canales de comunicación con fans y seguidores de El Aviador Dro desde los sitios más variopintos. Años atrás habían descubierto por ejemplo que una de las páginas web más activas acerca de la banda, mecanisburgo.com, era mexicana. El responsable de la misma, Roberto Castañeda, es además uno de los componentes de un grupo electrónico de Tijuana, Ford Proco. Invitados a acudir a su reunión en 1998 con motivo de la edición de “Materia Oscura”, fueron ellos los responsables de la edición de “Robots para los Átomos” (1999), un disco elaborado a partir de versiones del repertorio de El Aviador Dro y sus Obreros Especializados por parte de grupos peruanos y mexicanos. En permanente comunicación con ellos desde entonces, los americanos habían llegado incluso a visitar el estudio de La Fábrica Magnética.

Roberto desde Tijuana y gente del colectivo Noise desde el DF preparan el gran salto de El Aviador Dro al otro lado del océano en abril de 2005 con actuaciones en el DF, Tijuana, Guadalajara y San Diego (EE.UU.) Para el viaje la banda carga con una mesa de mezclas, dos teclados y una batería electrónica, buscando luego el resto del instrumental una vez llegaron a tierras mexicanas. Las salas en las que actuaron fueron, desde clubes con público gótico y cyber hasta un frontón de pelota vasca reconvertido. Descubrieron entonces lo mucho que es allí apreciada su música, encontrándose con una asistencia masiva a los conciertos. Cherry Blood Brothers en Guadalajara y los mismos Ford Proco en Tijuana, oficiaron de bandas teloneras.

Como constancia sonora de la gira americana, se edita en México el recopilatorio “Nuclear Siempre” (AT-AT / Fluor Music / Noise Kontrol, 2005) que traía material inédito (“Baila con tu robot”, “Corazón de batidora”, “No tengo boca (y debo gritar)”) extraído de las maquetas, “En la 5ª glaciación” de la sesión de grabación de “Alas Sobre el Mundo”, actualizaciones de temas clásicos elaboradas en 2005, el tema “Especie dominante” que quedó inédito de la sesión de “Confía en tus Máquinas” y más.

Sólo un año después repetirían la experiencia de cruzar el Atlántico, embarcándose en una gira que se inició el 25 de febrero en la sala D-Antigua de Nueva York y que terminó en el Art Bar de Las Vegas el 20 de abril. Entre medias tocaron en Filadelfia (26 de febrero), CBGB de Nueva York (27 de febrero), Boston (1 de marzo), Los Ángeles (7 de abril), San Diego (8 de abril), Phoenix (9 de abril), Alburquerque (10 de abril), Denton (13 de abril), Houston (15 de abril), Tucson (19 de abril).

Se edita entonces, y como constancia del asalto al mercado norteamericano, “Eléctrico” (Omega Point, 2006), recopilatorio elaborado por el sello Omega Point de la ciudad de Chicago, con una selección de mejores temas de su repertorio entre 1979 y 2006 y el inédito “Cromados”.

En 2006, se produce la vuelta de Genocyder F15 a la disciplina del Aviador Dro.

El grupo ofició de anfitrión en la minigira que dieron Mystechs durante el verano de 2007 por España. Los de Chicago tocaron dos veces en Madrid (5 de julio en la sala Barbarella y 6 de julio en la sala Low) y otras tantas en Barcelona (7 de julio en la sala Salamandra y el día 8 de julio en La Capsa en la Fiesta del 10º Aniversario de la página web www.nuclearsi.com) y fueron acompañados por los madrileños bien como grupo telonero o como DJs. Con motivo de este pequeño tour, editaron un EP en formato de CD, “El Combate del Siglo. Aviador Dro vs. Mystechs” (Anarquía Científica, 2007), en el que cada uno de los grupos aportaba tres canciones, y que se pondría a la venta en las actuaciones de las dos bandas. El Aviador Dro presentaba lecturas v.07 de dos temas antiguos (“Camarada Bakunin” y “Láser”), además de una versión de un tema de Decibelios: “Local 15 Visitante 0”.

Grabado en el invierno entre 2006 y 2007 en El Hangar Invisible, la siguiente entrega de El Aviador llega en forma de nuevo disco: “Candidato Futurista” (Subterfuge, 2007). Masterizado en Doublewtronics por Jesús Gómez, los créditos reconocen la ayuda Genocyber F15 para la producción y sonido.

Con portada diseñada a partir de un posible dibujo de propaganda política, de hecho, lo subtitulan como “Once discursos políticos bailables”. Aunque la aparente candidatura política sólo se aprecia claramente en las letras de “Tiempo nuevo” y el tema que da título al disco, en varias ocasiones se declaran indestructibles, iconoclastas, anarquistas, diciendo haber acabado con la falsa democracia. En lo musical facturan electrónica orgánica plagada de detalles y en la que resaltan algunos efectos cercanos a los sonidos centroeuropeos, atmósferas ambient y pequeñas ráfagas de cierta intensidad que, sin embargo, no enmascaran cierta falta de chispa.

Proponen revisiones del “Anarquía en el planeta” y de “Gérmenes psíquicos” que, incomprensiblemente a tenor de cómo sonaban en directo (véase por ejemplo en el plató de La Edad de Oro), no encontraron su hueco en su momento cuando preparaban “Alas Sobre el Mundo”. Desafortunadamente, la nueva lectura pierde mucho del encanto que el tono intrigante y robótico de entonces le procuraba.

Un par de años después contraatacan con “Yo, Cyborg” (PIAS, 2009), recopilatorio en el que se incluían inéditos como “Otro mundo mejor”, “Yo, cyborg” y “Darwin y yo”, versiones nuevas de temas antiguas y remasterizaciones. De la primera de ellas decían que se trataba de una canción de combate, crítica para con respecto a una situación que les enfurecía por estar sometidos a los dictámenes de los bancos. A la hora de hablar del tema que daba título al disco, Biovac N reconocía a Sonicwave la importancia de la contribución de Genocyder F15: “Es mucho más metódico que yo y más paciente. Sus teclados ‘arropan’ milimétricamente lo que hacemos los demás y sabe imprimir a las mezclas una contundencia que a veces nosotros no conseguimos sin él”. Fue él además el que se encargó de la masterización del disco. La grabación la realizaron en El Hangar.

En diciembre de 2009 celebran el 30 aniversario del grupo con un concierto en la sala Joy Eslava de Madrid en el que lograron reunir a casi todos los Obreros Especializados (R.E.P., Equis, Derflex Tipo IARR, Láser 2000, Fox Cicloide, Placa Tumbler, Sincrotón y Multiplexor), además de contar con una larga lista de colaboradores que se subieron al escenario con ellos como Germán Coppini (Golpes Bajos, Siniestro Total), Iñaki (Glutamato Ye-Yé), Alaska, José Luis (Un Pingüino en mi Ascensor). Todo el evento quedó registrado con 7 cámaras de vídeo y 24 pistas de sonido.

“Otro Mundo Mejor / Nuclear Sí, por Supuesto” (PIAS, 2009) fue el sencillo que traía “Otro mundo mejor” y “Nuclear sí, por supuesto”.

Ese mismo año, el 2009, es el de la vuelta de CTA-102 al entorno directo del grupo. Su reenganche sobre el escenario llega precisamente con la actuación en la Joy Eslava. Su presencia reforzaría de nuevo el nexo que la banda tuvo siempre con la actualidad científica. En concreto, a principios de 2010 recibe el encargo del mismo Biovac N de preparar un nuevo trabajo del Aviador directamente relacionado con la Ciencia. La idea es definir los retos científicos y tecnológicos del futuro y contactar con todos aquellos científicos y divulgadores que puedan estar trabajando en el desarrollo de los mismos. CTA-102 y Biovac N inician una ronda de entrevistas y reuniones con los mismos. Se acababa de iniciar el proyecto La Voz de la Ciencia, que les mantendría ocupados un par de años.

En la primera mitad de 2010 se centraron en una gira que les llevó por las principales ciudades de la geografía peninsular. En septiembre de 2010 El Aviador Dro y sus Obreros Especializados vuelven a Tijuana (México), donde dieron un concierto el día 24. El 27 de enero de 2011 lo harían en Lima (Perú), donde tendrían que salir escoltados de la sala en la que había tocado, Vocé, ante la presión de los 600 seguidores que habían acudido para verles.

A lo largo de 2011 se producen las grabaciones de los temas que conformarán el gran disco de El Aviador Dro sobre la ciencia. Las reuniones y charlas con los investigadores han dado lugar a una serie de canciones cuya letra ha surgido a partir de la sinergia con los artículos escritos para un libro que se está preparando para la ocasión. CTA 105 explicaba un poco más en detalle sobre la elaboración de las canciones: “Hicimos varias revisiones de cada letra original para que, además de ser divulgativas, fueran más dinámicas, divertidas, metafóricas. A veces los artículos fueron un punto de partida, otras veces se lo dimos más hecho, sobre todo a los divulgadores. Hay bastante creatividad en las letras. Los textos son como una guía, a veces una inspiración. Alguna vez tuvimos la letra antes que el texto y la inspiración fue en sentido contrario”. Es así que involucran a investigadores y divulgadores como “Siempre nos planteamos proyectos complejos porque pensamos que el arte, hoy día, tiene que estar comprometido social y políticamente para ser relevante”, manifestaban en una entrevista concedida tras la edición del disco. Así, reconociendo el papel jugado por los científicos “para hacer más grande la humanidad y ampliar nuestro conocimiento”, invitan a investigadores y divulgadores para escribir artículos en el libro que acompañaba el disco que sirven, asimismo, como inspiración para la composición de los temas correspondientes. La lista incluía nombres como Manuel Toharia, Pedro Serena (experto en nanotecnología), Jorge Alcalde (directo de la revista Quo), Carlos Peña (geólogo), Pablo Herreros (primatólogo), Giulio Prisco (físico teórico y computacional), Ana Ramírez de Arellano (física de materiales), Álvaro de Rújula (físico teórico), Aubrey de Grey (biogerontólogo) o Ignacio Cirac (físico teórico).

De hecho, “Darwin y yo”, incluido en su anterior entrega “Yo Cyborg”, servía como adelanto del disco que interconectaba los avances científicos y la música.  “La Voz de la Ciencia” (PIAS, 2012) iba, de hecho, mucho más allá del simple disco. Las canciones del grupo venían inspiradas en artículos científicos y textos de profesionales de la ciencia que se incluían asimismo con el disco. Concebida como obra multidisciplinar la idea principal era centrarse en los desafíos y retos de la Ciencia en el Siglo XXI, ofreciendo nuevos marcos de encuentro entre el arte y la expresión científica. El desarrollo del proyecto implicaba una serie de eventos en museos de ciencia, planetarios y espacios artísticos.

Grabado principalmente en el Hangar, el estudio casero del Aviador, con la única excepción del tema “Homo sapiens 3.0”, que se registró en el estudio Red Bull del Matadero de Madrid. La componente musical de “La Voz de la Ciencia” es más que sobresaliente. Apostando por diferentes vertientes de una electrónica, en la mayoría de los casos agradable, refrescante y luminosa, con pocas estridencias, lo cierto es que logran recuperar la energía de sus mejores composiciones del pasado evidenciando, por otro lado, su firme instalación en los sonidos más actuales.

Nexus se vió obligado a dejar el grupo por falta de tiempo en 2012.

Con la maquinaria perfectamente engrasada, se vieron con energías para rememorar experiencias pasadas, y organizaron en 2013 una segunda edición del Simposium Tecno, 32 años después de la primera. El evento, que tuvo lugar el 22 de marzo, consistió en mesas redondas y debates con personajes destacados alrededor del tecno pop y los conciertos en la sala El Sol de Radar, Oviformia Sci / Heroica, Nikkyschiller, Bretón Armada y los mismos Aviador con la colaboración de Digital 21.

A finales de año, el 23 de diciembre, se desplazaban a Valencia para tocar junto a Antiguo Régimen y Tvnnel en la sala Play.

En 2015 El Aviador Dro repetiría la experiencia mutante junto a sus compañeros habituales L-Kan y La Monja Enana. Junto a los conciertos, que les llevaron incluso a México, se editaría el disco “Crisis en Autonomías Infinitas” (Reactor, 2015), en el que se incluían versiones de diferentes grupos como Leño, Parálisis Permanente, The Who o Michael Nyman.

Sería entonces Elefant el que se lanza a editar una nueva recopilación, “Otros Mundos, Otras Estrellas [1979-1982] (Maquetas, Versiones Alternativas y Éxitos Interplanetarios)” (Elefant, 2015), que rastreaba por el repertorio primigenio del Aviador. Luis Calvo, responsable del sello hacía acompañar todo el material sonoro con un generoso texto en el que escribía de su experiencia como seguidor de la banda. Adjuntaba incluso el correspondiente carnet que le acreditaba como mutante de su club de fans.

A finales de enero de 2017 dieron un concierto en la sala El Sol de Madrid repasando, sobre todo, temas del disco “Cromosomas Salvajes”. Igualmente, se les pudo ver en la Fiesta Graf tocando en el Wurlitzer Ballroom junto a Wicked Wanda, en un evento celebrado el 8 de noviembre de 2017 en el que también estaba el dibujante de comics Pete Bagge. Unas semanas después se desplazaban a Huesca para actuar. El 28 de abril de ese año tocaban en Valencia durante el festival TagoMago, y el 13 de mayo hacían lo propio en la nueva versión del Rock Ola de Madrid. Ese verano tuvieron otro marco incomparable para su música, la Alcazaba de Almería, donde tocaron el día 5 de agosto. Tan sólo cinco día después el escenario era la Plaza de las Bárbaras de La Coruña durante el Festival Noroeste.

Participaron en el FIASCO, el Festival asturiano independiente sobre Ciencia, Ficción y Ciencia Ficción tocando el 26 de mayo de 2018 en el Auditorio de la Casa de la Cultura de Mieres; en junio en Valencia y en septiembre en Lleida.

En marzo de 2019 seleccionan al Aviador Dro para que sea el encargado de leer el pregón en el Carnaval de Madrid en el Parque de Berlín, es decir, en pleno centro del que fue durante muchísimo tiempo su campamento base y centro de operaciones cuando el grupo despegaba.

En julio de 2019 la editorial La Felguera saca al mercado “Aviador Dro. Anarquía Científica. La Fascinante Revolución Tecno del Aviador Dro” (La Felguera, 2019), un completo dossier comisionado por Patricia Godes con la participación de una amplia lista de periodistas, músicos, dibujantes, seguidores y componentes de todas las épocas del grupo, en el que se aborda desde diferentes puntos de vista y ángulos su trayectoria. El libro se convierte en un motivo más de celebración en el año en el que se conmemoran el 40 aniversario de la banda, que lejos de permanecer hibernada, se embarca en una gira de conciertos que desde la sala Chango en Madrid el 23 de marzo, les lleva a todas las esquinas de la geografía nacional: 6 de abril en Barcelona, 18 de mayo en Granada, el 25 de mayo en la sala Dabadaba de San Sebastián, final de agosto en Sevilla, septiembre en las Islas Canarias (Tenerife y Gran Canaria; en Tarragona el 5 de octubre, en Oviedo el 15 de noviembre y el 14 de diciembre en la sala Ocho y Medio de Madrid.

El Aviador sigue trabajando en proyectos diferentes. Fruto de su comunicación con México tienen diseñado desde hace tiempo un disco temático con un título preliminar de “Tecnoxtitlán” acerca de una hipotética invasión a la inversa de hombres jaguar de la España del 1492. Dicen tener el disco ya a la mitad y, de hecho, ya han interpretado en directo alguno de los temas que lo compondrán en la fiesta del 40 Aniversario. Igualmente, contienen a duras penas la emoción anunciando que para antes del final de 2019 esperan poder editar un nuevo disco con material rescatado de los comienzos y los 80.

El Aviador Dro sigue volando alto saludado por los rayos que cruzan a su lado, acosado por postmutantes y cantando gloriosas odas al nacimiento de la industria. Corre la voz.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2 3 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies