Concepcion Glory Boys tiene su razón de ser en un barrio de Madrid; en el de la Concepción, claro. Es ahí donde viven Emilio y Sergio y de ahí toman su nombre. La pareja de amigos encontró en la música una muy buena excusa para poder canalizar sus energías y creatividad de forma conjunta, como lo demuestran los grupos en los que han participado los dos: Los Nada, Desinchables o Mass Volumen. Con esta última banda, en la que Sergio tocaba guitarra y Emilio la batería, grabarían una serie de maquetas de las que posteriormente el sello Discos de Mierda editaría un 7”. El disco resulta ideal para comprobar la rabia y energía que fueron capaces de desplegar, amén de para constatar cómo la ciudad en la que viven puede servir perfectamente como fuente de inspiración. Como muestra un botón: La canción “Vuela”, se hace eco de una de las frases de la publicidad de uno de los medios de transportes públicos: “El Metro es de todos / Jode tu parte”.

Y precisamente será la capital madrileña una de las señas de identidad de Concepcion Glory Boys, el grupo que formasen Sergio y Emilio justo después de que Mass Volumen acabase en 2005. En entrevista para el fanzine Pogo en Togo, contestaban que realmente el nuevo proyecto no significaba el paso lógico tras Mass Volumen: “Realmente no es una evolución musical. Seguimos tocando los cuatro acordes básicos, seguimos hablando de la ciudad y nuestras frustraciones en las letras.

Es Madrid para ellos referencia a la que cantan en muchas de sus canciones, a su historia y a su geografía urbana. Pero junto a la ciudad, la apuesta del grupo pasa por una no disimulada pasión por la cultura musical y estilística inglesa. Su nombre es de hecho, tal y como nos explica el propio Sergio, una mención al concepto mod de los Glory Boys, diseñado por Ian Page, líder de los New Hearts, banda contemporánea de The Jam. “Le dimos muchas vueltas al nombre y a todo lo que rodea la estética y simbolismo del grupo, nada queda al azar”, aclara Sergio.

No transcurre ni un año siquiera cuando graban una maqueta “CGB” (2005),  en los estudios Olmo 10 situados en la calle Tirso de Molina. Definido por Sergio como “un antro inmundo y húmedo en el subsuelo del viejo Madrid”, aquel estudio se convirtió durante la grabación en un auténtico caos, ya que el dúo contó con “toda la tropa del barrio” para ayudar con los coros. Uno de ellos fue Demi, que perteneciera a La Stasi, banda en la que no dejó de militar también el propio Emilio, y que se convertiría en seguidor fiel, acompañándoles a pruebas de sonido, conciertos y demás actividades del grupo. Emilio, de hecho, militaría en varios proyectos en paralelo además de La Stasi, como La Nasa, Trampa 22, Hate Edge… Sergio, por su parte, sólo montaría una banda de afterpunk llamada 1776 “que se quedó en varios ensayos y un concierto fallido con Kante Pinrélico”.

Técnicamente, el resultado de la primera grabación de la banda, no dejó muy contento a Sergio, aunque sí que nos reconoce algunos méritos: “Las canciones eran más agresivas tanto en las letras como en velocidad que lo que grabaríamos después, y esa rabia sí se notaba en las canciones”.

Grupo prolífico a la hora de componer (“canciones nunca faltaban”), la única limitación que encontraron para editar discos fue la falta de financiación. Apoyándose en pagas extras de un trabajo en el que coincidieron los dos, y el pago de sellos discográficos para las grabaciones, consiguieron editar su primer LP: “Cuando Sueñes… Ellos Te Ayudarán” (Discos Regresivos, 2008). En principio tenían pensado lanzar un sencillo de presentación, pero vieron que contaban con suficiente material como para abordar un trabajo más largo. El disco, sin apenas desperdicio, combina una entrega total para con su ciudad, Madrid, (en fotos del interior, portada, letras, nombre falseado del sello discográfico, que en realidad era Discos Regresivos e incluso canción de cierre) en lo que a su temática se refiere, y una mirada puesta en aires británicos para su música. Conviven en los surcos del vinilo el más puro punk combativo del que en las islas británicas gustan de llamar de la calle, con elegante y enérgico revival mod.

De arquitectura de inspiración inglesa, son varios los puentes que monta el grupo de conexión con la pérfida Albión: hoja interior diseñada a modo de periódico inglés, versión de Cock Sparrer, grupo claramente adscrito a esa vertiente de rabioso punk al que nos referíamos antes, letra entera de una canción en inglés… Canción además determinante en el proceso de equiparación del barrio de la Concepción con el mítico East End londinense. Así nos cuenta Sergio: “Da la casualidad, si juntas dos planos de Madrid y Londres, La Concepción y el East End quedan en la misma posición”.

El mismo año colaboran en el recopilatorio “Matado por la Muerte” (The Holy Cobra Society / Bowery / La Camorra! / Rizillo Super Producciones, 2008) con dos canciones, en lo que parece un nuevo intento de dar muestras de las dos facetas que tan bien maneja la banda: el oi! de primera generación (“Tensión”) y los aires de revisionismo que proponían bandas como The Jam (“Perdido”). El disco sirvió de excusa para mostrar los esfuerzos conjuntos de bandas como, por ejemplo, Los Iribarnes, Grupo Sub-1, Los Rizillos, Coprolitos, Paco Frutos y Esposa, Juanita y Los Feos o Novedades Carminha. Sergio nos contaba que fue el propio grupo el que se costeó los gastos de grabación de las dos canciones.

Este especie de bipolaridad en la música del grupo parece refrendarse con las referencias o influencias que Sergio reconoce cuando le preguntamos al respecto: “Como grupo a la hora de componer nos hemos fijado en los grupos de revival Mod del ‘79, punk ‘77 y el primer oi! melódico. La lista sería interminable pero nos encantan The Professionals, Cockney Rejects, The Crack, Secret Affair, Buzzcocks, Purple Hearts, Adverts, The Jam...”. En el apartado nacional citan las ocasiones en las que han hecho versiones de Los Flechazos, Interterrör y La Resistencia. Llevados por la inercia de la conversación le lanzamos entonces la cuestión de su posible definición; de si se sienten grupo de revival mod o de street-punk. Sergio se mantiene firme: “Somos un grupo de punk de Madrid. No nos gusta entrar dentro de escenas o etiquetas ya establecidas”. En similares términos respondía Emilio en la ya mencionada entrevista para con Pogo en Togo: “Creo que nuestro público es un popurrí de todo tipo de tribus urbanas o gente normal, y es lo que me gusta de todo esto. No me gustaría que acabemos metidos en una escena o algo parecido”.

Los responsables en la grabación de los instrumentos que aparecen en el LP son exclusivamente Sergio y Emilio. Como estricto dúo tocaron en muchísimas ocasiones en directo, apoyándose, como nos cuenta su cantante, en “la compenetración que ya tenemos”. Nos detalla asimismo las enormes dificultades que han tenido para encontrar refuerzos, fichar a alguien que se adaptara a la idiosincrasia musical y estilística de la banda. “Normalmente han tocado amigos, que salvo excepciones han sido prácticamente por hacernos un favor más que por implicarse en el grupo”. La lista de miembros, más o menos temporales de Concepcion Glory Boys, que acompañaron en algún momento al núcleo seminal de la banda para tocar el bajo, se inicia con Carlos (cantante en Duff Hooligans), “fue el que más pegaba con lo que queríamos hacer”, dice Sergio, pero residente en Segovia, la asistencia a los ensayos entre semana en Madrid, convirtieron su permanencia en la banda en una misión imposible. También estuvo Víctor (Blood Pints), que terminó siendo reemplazado brevemente por el ya mencionado Demi. “Todo volvió a estancarse y musicalmente no avanzábamos nada así que busque en la cantera del barrio y metimos a Lawrence, un compañero mío del instituto varios años más joven que nosotros. Le dió mucha vidilla al grupo la sangre joven”.

Es precisamente Lawrence el tercer miembro del grupo que aparece en las fotos y portada del que sería la segunda entrega en larga duración de Concepcion Glory Boys: "Hacia el Este" (Hillside Strangler / Bowery, 2009). Su participación en la elaboración del mismo, sin embargo, se limitó a aportar coros, y es que, como nos responde Sergio, él y Emilio son extremadamente cuidadosos de que el producto final resulte tal y como ellos dos habían planeado: “Los días de grabación suelen ser bastante tensos y nos los solemos tomar muy en serio, de ahí que siempre lo grabemos todo del tirón en pocas tomas y los dos solos”.

Siguiendo parámetros muy similares a los del trabajo anterior, repitiendo en un arranque de disco memorablemente enérgico, destaca la capacidad del grupo para facturar temas con la categoría de auténticos himnos; y en cantidad además: “Poder juvenil”, “Ayer y hoy” o “Lluvia en la Concepción”. Reiterando la fascinación por la capital, en esta ocasión se centran de modo algo especial en el Madrid de Prim. Interrogamos a Sergio al respecto de esta elección. El cantante y guitarrista nos habla de su afición por la Historia (de hecho está terminando Geografía e Historia en la Universidad) y de la etapa que llama más la atención: “Justo la etapa desde las guerras Carlistas, pasando por la I República y hasta la Guerra Civil es apasionante. Había que elegir un personaje representativo y Prim se lleva la palma. Estuvo en todas y además murió asesinado en Madrid, cerca del centro en una calle que siempre recordamos cuando pasamos.

El grupo siempre trabajó con sellos de conocidos o gente que ha ido a verlos en los conciertos y a los que han gustado. “Lo hemos intentado con sellos más comerciales, pero siempre hemos recibido una negativa rotunda”.

Cuando dirigimos nuestro interés hacia las posibles razones que llevan a Concepcion Glory Boys a sentir la necesidad de cantar a Madrid, Sergio nos responde tajante que consideran que se trata de una costumbre que se había perdido: “Desde las canciones de Los Secretos, Burning o grupos de pop de los 80 se había perdido la sana costumbre de ambientar las letras en las calles de Madrid y crear el marco perfecto que es realmente en el que vives”. Tras manifestarnos su entusiasmo por sentirse parte activa de la ciudad, nos confiesa cuál ha sido su proceder al respecto de la orientación del grupo: “Hemos exagerado un poco para llamar la atención y asombrosamente hemos conseguido el respeto de mucha gente de provincias que nunca entendió a grupos de Madrid hablando del problema vasco.”

La actividad del grupo se vio frenada por el peso de las ocupaciones de cada uno de ellos. Sergio en particular, que incluso ha estado fuera de España una temporada, encuentra tremendamente complicado compaginar trabajo, estudios y grupo. Parados pues por esta serie de imponderables, amenazan sin embargo, en volver tan pronto como puedan dedicarle el tiempo necesario y recuperen la ilusión suficiente para reflotar el proyecto. Son varias las cuestiones pendientes que no terminaron de concretarse en el momento de mayor movimiento del grupo, como la edición de varios sencillos (uno de ellos “con temas muy agresivos, rollo The Kids”) o la inclusión de un teclado “mezcla de rollo sixtie con los Stranglers”. Razones más que suficientes para esperar con anhelo una segunda oportunidad para la propuesta de esta pareja de amigos.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Comentarios

foto del usuario Martín Lago
Martín Lago
10 febrero, 2013 at 19:23

Frescura y actitud, muy recomendable…

foto del usuario Nuevo callejero de Madriz | Madriz
Nuevo callejero de Madriz | Madriz
3 octubre, 2014 at 12:38

[…] hablan de Vespas en Cartagena y calles del ritmo en Tribunal. Se trata de ‘Ayer y Hoy’ de los Concepción Glory Boys, el grupo que más le ha cantado a esta ciudad, como ellos dicen, joven y eterna. Su música parece […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies