Junto a Parásitos o IV Reich, Cocadictos fueron la vanguardia del punk de los 80 en Zaragoza. Fueron estas bandas las responsables de que la ciudad maña no quedara al margen de lo que se vivía con repentina intensidad en País Vasco, Cataluña y Madrid. Grupo de vida efímera, apenas un par de años, no llegaron a editar nada estando en activo salvo alguna maqueta y no actuaron más que en su ciudad natal; el caso es que con el paso del tiempo se les ha reservado un hueco entre lo mejor de lo que vino a denominarse punk ibérico.

El germen de la banda lo constituye Cadáveres Aterciopelados, proyecto previo formado en 1981 por José Manuel Díaz -Matanegros- (guitarra), Pascual García (bajo), Fernando García (guitarra), Julio (batería), Juan Ignacio Pajares -Ignacio Devizio- (voz y guitarra). El grupo, en el que Fernando terminaría sustituyendo a Julio a las baquetas, dejaría grabada una cinta con un cuatro pistas, con una media docena de temas propios junto a versiones de UK Subs y Sex Pistols.

Definido su estilo como "rock punkero pastoso", en Cadáveres Aterciopelados reconocían un amplio espectro de influencias en las que figuraban los combos británicos anteriormente citados junto a nombres como Ramones, Dead Kennedys, The Who, Exploited, Sham 69... Habituales en la escena local tocaron en la práctica totalidad de bares de Zaragoza con posibilidades de ofrecer música en directo, en la Casa de la Cultura del Barrio de La Paz (en noviembre de 1982), en El Rincón de Goya, en la Universidad Laboral, en el I Concurso de Pop Rock celebrado en la ciudad maña... Precisamente terminarían entre los diez primeros clasificados de dicho certamen, lo que les valió el poder actuar en el pabellón del barrio de Santa Isabel.

En mayo de 1983 el cantante Ignacio tiene que irse para cumplir el servicio militar y su puesto lo pasa a ocupar Alma Gómez -Coca-, una amiga de José Manuel que había entrado en la banda un poco antes. Con el cambio de responsable del micro vino también el cambio de nombre. Aunque se probó primero con Alma y los Cadáveres (denominación con la que se llegó a grabar una maqueta), finalmente se adoptó la de Cocadictos.

La entrada de Coca trae además una notable evolución en el sonido del grupo. Se pasa a una estilo mucho más acelerado con letras más radicales en sus contenidos político-sociales. Del repertorio de Cadáveres Aterciopelados sólo aprovecharían "Pereceremos en la depresión", tema compuesto por Ignacio Devizio, quien, una vez de vuelta tras finalizar sus obligaciones militares, formaría parte en 1984 de un nuevo proyecto, Desechos Humanos, junto a algunos de sus ex compañeros que alternarían con su pertenencia en Cocadictos. Años más tarde también sería la voz de bandas como Gothic Sex o Experimentos en el Terror.

La joven cantante, apenas dieciséis años, comentaba en una entrevista tener como principal sueño “vivir muchos años sin currar para nada. Hacer siempre lo que me de la gana”. Su presencia le confería a la banda una estética similar a la de los británicos Vice Squad, que tenían en Beki Bondage imagen y seña de identidad.

Ya como Cocadictos graban a principios de 1984 una cinta en un cuatro pistas asistidos por Curro Fatás (Puturrú de Fuá). En marzo de ese mismo año participan en la I Muestra de Pop Rock. Parte de su actuación quedó grabada en vídeo y en una de las cuatro cintas de cassette que se editarían posteriormente con contribuciones de todos los grupos que participaron, Cocadictos incluyó su “Juan Pablo II y sus amigos” grabado en directo.

Tocaron en varias ocasiones con paisanos como IV Reich, o acompañando a bandas que iban a actuar a Zaragoza como La UVI o Ilegales. Llegaron a estar anunciados en el cartel que dieron en la capital aragonesa los catalanes Shit S.A.KangrenaDecibelios el 16 de junio de 1984, aunque finalmente no llegarían a subirse al escenario.

De entre todas las actuaciones Fernando dice recordar, por peculiar, la que dieron en las fiestas de Mesones de Isuela. A cada uno de los miembros del grupo se les acogió en una casa diferente para cenar. Al terminar y volver a reunirse para tocar tuvieron ocasión de comentar la experiencia de cada uno de ellos, alguna, un tanto especial.

El grupo lograría ganarse cierto reconocimiento a pesar de no haber actuado fuera de Aragón. Preguntada al respecto por el fanzine Mentes Enfermas en 1983, Coca sostenía: “Me he movido bastante por ahí. Además el nombre suena mucho a la gente porque está por toda la geografía española. Sí, hemos gastado mucho rotulador”.

Tampoco lograron editar disco alguno cuando funcionaba el grupo, pero no fue porque no lo intentaran. En concreto, Coca, José Manuel y algún amigo en común fueron en agosto de 1983 a Madrid con idea de presentar su maqueta al sello Spansuls. No convencerían a la compañía que en aquellos momentos negociaba precisamente con Eskorbuto la posibilidad de editar canciones que traían los vascos. Con ellos coincidieron Cocadictos, en la ocasión en la que los vizcaínos fueron detenidos por la policía cuando se dirigían todos al local de ensayo del primo de la cantante del grupo maño. Sorprendidos con cintas llenas de canciones con títulos y letras ofensivas para con las fuerzas de seguridad del Estado y demás instituciones, los agentes terminarían deteniéndoles.

La disolución de Cocadictos llegaría en 1985. Al preguntarle a Fernando por las razones responde: “No sé muy bien. Supongo que por el ego de alguno de sus componentes, o el de todos”.

Junto a José Manuel y Pascual formaría en 1986 La Máscara, banda centrada en el afterpunk con la que grabarían alguna maqueta. Las nuevas coordenadas les resultarían algo más cómodas: “La velocidad extrema en la batería no es agradable ni permite expresar lo que sabes hacer”. Aunque no llegasen a ganarlo, se presentaron a la siguiente edición del concurso de Pop Rock de Zaragoza, y ganarían el certamen posterior organizado con los finalistas.

En 1989 y tras finalizar también La Máscara, pondrían en marcha un nuevo proyecto denominado JM y los Magníficos. José Manuel militaría también en Tres Años de Pena, grupo en el que coincidió con Enrique Bunbury, en un etapa previa a Héroes de Silencio.

Peor suerte corrió Coca, que moriría al poco de disolverse Cocadictos. Su fallecimiento pilló por sorpresa a sus ex compañeros que, a pesar de coincidir con ella por la zona de El Bandido en Zaragoza, habían perdido parte de la relación que les unía una vez terminada la banda.

El legado de Cocadictos no tiene su merecido reconocimiento hasta que Bazofia Records no edita "Cocadictos" (Bazofia, 2003), recopilación con los temas de sus maquetas. El sello maño lo reeditaría más de una década después con el extra de un directo y la versión “Confidencias de Nutrexpa” del proyecto previo Alma y los Cadáveres.

La estela negra sobre la banda seguiría extendiéndose con el fallecimiento de José Manuel en 2008 por accidente de moto.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies