Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
Biografía de Cerebros Exprimidos - La Fonoteca
foto del grupo Cerebros Exprimidos
Periodos activos
1984 - 1997
Procedencia
Islas Baleares/ Illes Balears
Estado
Inactivo
Publicado por
TGL
Fecha publicación
17/03/2016
Estilos
3 fans

Junto a bandas como La PerreraNuevo Catecismo Católico o The Pleasure Fuckers, Cerebros Exprimidos nos enseñaron a mirar hacia otras latitudes que no fueran Inglaterra a la hora de escuchar punk, escarbando en la escena norteamericana o incluso la australiana. Superada la explosión del rock radikal vasco y del hardcore catalán, fueron grupos como ellos los que hicieron que los 90 se encararan derribando prejuicios para buscar inspiración en el rock duro en posiciones cercanas al heavy metal. Si La Perrera, por ejemplo, fue de las primeras bandas estatales en tocar canciones de los Dead Boys (como el “Sonic reducer”) a Cerebros Exprimidos se le podría conceder igualmente la condición de pioneros a la hora de fijarse en bandas como F.U.’s, Boston 81 o Controllers. Convivieron en Palma de Mallorca con Eskoria, mucho más próximos al punk vasco de hasta entonces, y juntos, sentaron las bases del género en la escena balear. Eso sí, Cerebros lo hicieron con una propuesta que desconcertaba a algunos: “Hay quien dice que hacemos hardcore, otros punk rock, killer rock, hasta nos han dicho que hacemos thrash metal, lo que sí es obvio que no somos un grupo pop”, reconocían en entrevista.

Por entonces había muy pocos grupos; no había nada, La Granja empezaba, eso sí, y había mucho heavy metal”, comenta Jaime Triay cuando se le pregunta por el panorama musical en Palma de Mallorca cuando aparecieron Cerebros Exprimidos, allá a finales de 1984. Precisamente de heavy sabía, porque cantaba por entonces en Virus, buen ejemplo del género, aunque en su descripción olvidaba a los arriba mencionados Eskoria, con los que luego coincidirían repetidas veces a lo largo de su trayectoria. Interesado en poner en marcha un proyecto con el que tocar punk-rock, se asocia con Jordi Vidal (guitarra) y poco después con Miguel –El Loco- para el bajo. Cuando van a casa de este último para ofrecerle que se una a ellos, se encuentran también con Juanmi Bosch que terminaría siendo el otro guitarrista con el que arrancará la banda.

Juanmi parece recordar algo más de movimiento en la escena local por aquella época: “Mallorca siempre ha lucido una buena salud musical. Furnish Time o Nasti, tal vez fueron los más interesantes a nivel de creatividad, también por proximidad al ensayar en los mismos locales de La Femu, la fábrica donde tocábamos nosotros”.

Antes de llegar a tener asegurado a un batería, en el mes de diciembre de 1984, la aún incipiente banda, se quedaría con un solo guitarra, ya que Jordi termina por irse. Un mes después, en enero de 1985, la formación se cerraría con la incorporación de Tino Font para hacerse cargo de las baquetas.

Bastarían apenas un par de meses para que se dejaran ver en directo por vez primera, aunque sufrirían las consecuencias de tocar ante una audiencia compuesta principalmente por heavies. Lo hicieron en la plaza de Sa Faixina y tuvieron que acortar su actuación enormemente: sólo pudieron tocar “Huye de ellos” antes de tener que retirarse ante la lluvia de cosas que les arrojaban.

Para mayo de 1985 prueban suerte en la 3ª edición del concurso pop-rock del Ayuntamiento de Palma de Mallorca celebrado en la sala Rosales, pero no llegarían a clasificarse siquiera. Participaron en el evento bajo el nombre de Inefables Cerebros Exprimidos. Interrogados por el origen del mismo, y de la versión reducida que terminarían adoptando después, cortan de raíz cualquier atisbo de mayores profundidades: “Después de un par de ensayos empezamos a pensar nombres, salió Cerebros Exprimidos y lo adoptamos, imagino que debió ser el menos absurdo de todos los que barajamos”.

Blogs especializados en la escena mallorquín indican el que sería cuarto concierto del grupo en julio de 1985 celebrado en el Pub Montebello situado en la urbanización Las Palmeras en Cabo Blanco. Junto a ellos tocaban el grupo de pop punk Movidas Chungas y debutaban Ruina Social, caladero que en años posteriores abastecería a Cerebros Exprimidos cuando se produjeron cambios en la formación. En aquella ocasión actuaron exclusivamente como trío, ya que el bajista, Miguel, no se presentó a la cita. La del 26 de julio, en principio, la primera de las actuaciones de un pase de dos días, terminaría interrumpida por la aparición de la Guardia Civil que practicaría gran número de detenciones entre los punks que habían acudido como público. Lo accidentado de la jornada motivó la cancelación del resto del programa para el día siguiente. Ese mismo año, el 19 de octubre, tocaron en el Makoki Bar de Magaluf, en Calvià, en la que fue la única actuación de Cerebros Exprimidos de 1985 que no tuvo que suspenderse por alguna razón.

Para enero de 1986 se produce relevo en el puesto de bajista, saliendo Miguel y siendo sustituido por Juan Pedro Muñoz (Ruina Social). Con la nueva formación participan unos meses después, el 16 de mayo, en la IV edición del Concurso pop rock, junto a Testículos de Jehová, aunque ninguno lograría llegar a la final.

Puede que su verdadero bautismo de fuego llegara con la inclusión de la banda en el cartel para el festival de rock de Inca (Mallorca) invitados por los miembros de Eskoria. Además de numerosas bandas locales, en el evento, celebrado el 28 de junio en la plaza de toros de la localidad, tocarían Eskorbuto. Preguntado por la experiencia, Jaime no ocultaba el momento que atravesaba el trío vasco: “Estaban en horas bajas, aun así dieron un gran bolo”. “Eskorbuto tenían fama de ir puestos hasta arriba de todo y yo en aquella época era straight edge y me mantuve a cierta distancia de seguridad. No los llegamos a conocer realmente”, confesaba por su parte Juanmi.

A principios de 1987, en concreto durante el mes de febrero, graban en los estudios Digitals una maqueta con seis temas en los que se incluía una versión de “I wanna die” de Johnny Moped.

No tendrían que esperar mucho más para volver a coincidir en un cartel con un grupo grande de fuera llegado a las Islas para tocar, ya que el primero de mayo de 1987 coinciden con Decibelios en el marco del concurso de pop-rock. Precisamente el concierto correspondiente a la final acabó mal con peleas que requirieron de la entrada de los antidisturbios: “Fue una batalla campal y los maderos estrenaron material antidisturbios, la parte musical se borró de mi memoria” contaba Jaime. Manuel Alférez, bajista de la banda catalana, recordaba la carga policial: “Sí, creo recordar que el año anterior hubo movida y por lo visto no iba la policía preparada. Al año siguiente, coincidiendo con el concierto nuestro, pues iban de estreno”. En realidad, tal y como se relata en MallorcaNochentas los problemas empezaron cuando se trató de reforzar la seguridad para evitar que el público invadiera el escenario, tal y como había pasado unos días antes, el día 25 de abril, durante la actuación de Barricada. La barrera policial que se dispuso para el día de la preliminar punk, vino a suponer una provocación para el público que la emprendió contra los agentes del orden, arrojándoles de todo. Más de una veintena de heridos y detenidos hizo que la organización del festival decidiera cambiar el lugar de celebración para ediciones posteriores, pasando del Parc de la Mar al Pueblo Español. Con todo, Cerebros Exprimidos, que interpretaron “Tienes razón” y “La visita”, no lograron tampoco esta vez ganar el certamen, que fue para el grupo Arde el Mar, seguidos de La Búsqueda.

Ese mismo mes de mayo fue cuando se produce el relevo en la batería. Tino se va y es sustituido por Churu Tenreiro, proveniente como Juan Antonio, de Ruina Social. De esta guisa, en el verano, graban en directo otra media docena de canciones en agosto en Studio’86. Esta vez la versión sería del “Chinese Rocks”, de Ramones y Johnny Thunders. Una cinta con todo lo grabado hasta entonces debió de llegar a la redacción del Ruta 66, que en su número 24 de diciembre de 1987 incluía una apasionada reseña de la misma: “Dos o tres grupos más en la línea de Cerebros Exprimidos, y a los Peor Imposible nos les quedará más remedio que huir (y a nado) a Ibiza (el único punto del país donde dicen que aún se les echa de menos)”.

En 1988 consiguen quedar segundos en el concurso de pop-rock tras los vencedores que fueron La Isla, en una final celebrada en El Pueblo Español el 24 de junio. Este resultado les posibilitó a su vez participar en un recopilatorio que se editó con todos los finalistas de esa edición, en el que participaron con la canción “No lo vi venir”, que grabaron en julio de 1988 en Studio Digitals. En septiembre de ese año, graban en Studio’86 cuatro temas para una nueva maqueta.

Condicionados por su reclusión en las islas, donde decían que “las cosas van tan lentas y pausadamente que tardas mucho en quemarte”, su primera salida a la Península se produce el 16 marzo de 1989 cuando van a Barcelona a tocar en la sala K.G.B. donde apenas lograrían reunir media entrada. Del debut de los mallorquines fuera de su tierra quedan imágenes en video, aunque el concierto del día siguiente en la Communiqué estuvo mucho mejor de público. Aun así contaban con el apoyo de la redacción de Ruta 66, que envió a corresponsales para poder entrevistarlos en tan solemne ocasión. Tras constatar, entre otras cosas, las versiones de Johnny Moped, Stooges y Slaughter and the Dogs, Álex F. de Castro les preguntaba por el sonido 77 desplegado en directo. Juan Pedro y Jaime le respondían: “Eso siempre es así. Incluso a veces sonamos rock & roll – hardcore. Es la consecuencia de escuchar de todo; lo que más nos gusta es el rock sucio, ultrarrápido y energético”. En abril contaban en entrevista a la prensa local que vivían “de nuestras envidias, de avaricias, rabias, del rock y de la basura”.

Y es que el grupo había dejado claro con sus primeras maquetas que lo suyo no tenía que ver estrictamente con el punk que se había venido haciendo hasta entonces: “Yo el punk lo descubro por los grupos ingleses más que por el rock radical vasco. No es que no me gustase, pero tampoco nos llegaban muchos discos. Nuestras influencias eran más de punk americano”, nos contaba Jaime. Juanmi corroboraba la teoría: “Estábamos en una especie de tierra de nadie, porque nos habíamos criado escuchando otras cosas que el resto de las bandas que hacían punk”. El ejemplo palpable de esas diferencias lo tenían en su misma casa, cuando comparaban su música a la de los ya mencionados Eskoria: “Fuimos contemporáneos en el tiempo y pioneros de dos maneras diferentes de punk: Eskoria influenciados por el punk estatal de la época, Cerebros por Dead Kennedys y Black Flag”.

Sería también en 1989 cuando el comando balear llegase por vez primera a Madrid. Allí tenían apalabrado grabar unos temas en un fin de semana para Romilar D, sello que les había contactado tras las buenas reseñas de su maqueta. El resultado de aquella grabación fue el mini-LP “Cerebros Exprimidos” (Romilar-D, 1989), en el que aparecían seis temas que ya tenían preparados de las demos y en los que se apreciaba un corazón del rock sucio y chulesco de Johnny Thunders junto con una envoltura de punk distorsionado e irritante. El disco terminaba con una disquisición de unos 5 minutos y medio con ambientación vaquera, “Terror en Jacksonville”, con ecos en las voces y hasta las teclas de un piano. Grabado en directo y mezclado en dos horas, reconocían a Radikalzine no haber quedado satisfecho con la producción y que ante el público podían sonar mucho más fuerte.

Para su visita a la capital trajeron una agenda bien apretada: “Era ir a Madrid, hacer dos bolos y grabar en un fin de semana. Un fin de semana intenso en el que conocimos a un montón de gente. Éramos todos muy jóvenes”. Tocaron primero en La Vía Láctea, al que no fue demasiada gente tampoco, aunque luego lograran un mejor resultado en el Ágapo: “Aquello fue otra cosa porque era más un club. Estaba petado de flequillos, todo lleno de amantes del garage: Sex Museum, Pleasure Fuckers, Carlos Subterfuge, Íñigo Munster” Y es que efectivamente alrededor en aquellos bares de Malasaña crecía una fauna de bandas con todas las papeletas para entender a la perfección la propuesta de Cerebros Exprimidos. De hecho aquel viaje abriría muchísimas puertas a colaboraciones de todo tipo. Una de ellas, quizás de las principales, fue el contacto con el responsable del sello Munster: “Conectamos sobre todo en nuestros gustos musicales, Iñigo era un zumbado del punk americano y el australiano. Era ese sonido el que nos gustaba a todos”, contaba Juanmi. Jaime también esboza una sonrisa cuando le preguntamos por aquella primera vez con el responsable del sello Munster: “Iñigo Munster se presentó en el Ágapo. Estaba muy metido en la música pero era un chavalín. Le habían gustado las maquetas y nos pidió algún tema para sus recopilatorios”.

La conexión con la por entonces incipiente discográfica madrileña se traduce en la edición de una cinta de cassette con el material desplegado hasta entonces en maquetas que saldría como colaboración de Munster y los barceloneses de La Isla de la Tortuga: “Exprímelo Demos” (La Isla de la Tortuga / Munster, 1989). Raúl Núñez Lacarra, cabeza pensante tras el sello catalán cuenta la idea tras el proyecto: “La idea de la colaboración era el de un apoyo mutuo y juntar infraestructura y esfuerzos para potenciar más a los grupos”. Fue así como por ejemplo se hizo con Los Comomolo y aunque la cosa no llegó a fructificar con la organización de conciertos también en la ciudad condal para Cerebros Exprimidos tal y como se había programado en un principio, sí que resultó en la edición de la cinta: “Los contactos con la banda los realizó Iñigo Munster, encargándose él del diseño de la portada. Nosotros realizamos la edición de la cassette”. Íñigo por su parte comenta sobre los pocos medios de que disponía entonces: "Por aquel entonces no tenia ninguna infraestructura ni poco mas que ofrecer".

Asimismo también aparecieron Cerebros Exprimidos en uno de los recopilatorios de Munster a los que se refería Jaime. En concreto en el “The Munster Dance Hall Favorites Vol. II” (Munsters, 1989), donde quedaron emparejados con Los del Tonos, Los PotrosLos Bichos o La Granja por ejemplo, o en el “The Surf & Skate Riot Vol. 1” (Munster, 1990), donde participaron con “Skatin’ Dee Dee” y en el que aparecían, además de nombres nacionales como Wipe Out Skaters o Corn Flakes, bandas internacionales como Raunch Hands, The Untamed Youth, Sonic Surf City, A-Bones o The Devil Dogs. De igual forma, el interés demostrado por la revista Ruta 66 se plasmó en la inclusión de uno de sus temas en la cinta que editaron “Spanish Bombs Vol. 1” (1989), donde también se encontraban Los Clavos o Los Bichos.

Para el programa de televisión Magazten a la Fresca de la cadena territorial de TVE 2 hicieron un play back que se grabó a finales de la primavera del 1989, donde interpretaban los temas “Exprímelo” y “Qué quieres de mi?” Aprovechando que la banda en realidad no tocaba realmente, Jaime no tuvo problema alguno en atar un cable de corriente al mástil de su guitarra para sujetarla al hombro. A finales de ese mismo año, Miquel Pou, al que la banda llamaba coloquialmente Almo (como abreviatura de Pedro Almodóvar) les graba un videoclip para “Exprímelo” intercalando secuencias de películas de terror, imágenes de cementerios, la banda en su local de ensayo “La Femu” y por las calles de la ciudad.

Pero la conexión con Munster no acabaría ahí ni mucho menos. De hecho, en vista que la relación con Romilar-D no parecía progresar más, fue al lado de Íñigo cómo los Cerebros Exprimidos terminaron de despegar: “Romilar-D estaba interesado en sacar seis temas, pero luego cortó. Yo le llamaba pero nos daba largas. Así que decidimos grabar nosotros en un estudio maquetero que llevaba la gente de Z66 y ofrecérselo a Íñigo, que aceptó”. Sería ésa, además, la manera en la que el grupo trabajaría siempre con el sello de Madrid: "Siempre grabaron en Palma. Entiendo que era mas comodo para todos y allí había buenos estudios, diría que mejores que en Madrid incluso. Y el grupo decidia todo en cada disco", relata por su parte, el responsable de Munster.

Fue precisamente en Estudio’86 donde se grabó “Más Suicidios” (Munster, 1990), el primer LP de Cerebros exprimidos. Trabajaron en mayo de 1990, ya con Joan Miguel Pieras – Cañete- al bajo, que había entrado el mes de diciembre del año anterior en sustitución de Juan Pedro. Portada lisérgica de Josetxo Ezponda (Los Bichos) y un comic impactante de un amigo de la banda y cantante de Caníbales, Rafa Murillo, con ambientación zombie y de cementerio en el capítulo gráfico, mientras que en lo musical facturaban versión de Controllers, dedicaban canciones a Darby Crash (cantante de Germs) y pildorazos de punk sin demasiadas pretensiones más allá que la de freír las mentes de sus oyentes.

Catorce temas resueltos de forma rápida y violenta. Grabados a toda ostia y con pobres condiciones, condenadamente eficaces. Impúdicas odas de confusión adolescente, borbotones de bilis que redefinen la urgencia de Ramones y Stooges en un único conducto. Entre el hardcore brutote, la guarrindongada de los Dead Boys y el macarrismo de los Dolls (…) celebran una rauda operación de castigo”, decía Jaime Gonzalo en Ruta66 de su primer disco. Ellos declaraban a Radikalzine no estar muy satisfechos con el sonido, pero pensaban que las canciones estaban llenas de energía.

Precisamente acerca de las letras de sus canciones, y la importancia que le daban en sus canciones, respondían sin miramientos: “Teníamos 19-20 años. Contábamos las cosas que nos pasaban por la cabeza. Era rollo diversión, tufillo de drogas e insatisfacción. La música salía como éramos en realidad: ratas de local que nos pasábamos la vida tocando y bebiendo. La reivindicación vino luego. Te vas enterando de más cosas, como cuando vimos la escena de Barcelona y conocimos a Subterranean Kids. También empezamos a tocar más rápidos, más hardcore”, comentaba Juanmi. Jaime no hace sino corrobarlo: “Nuestras letras eran un poco de todo. Alguna era reivindicativa pero por lo general era tipo Misfits, películas de serie B, de terror”. De hecho en entrevista concedida al poco de salir “Más Suicidios” respondían de esta manera al ser preguntados sobre su posible interés por la política: “Nos interesan los problemas sociales, pero de política no entendemos mucho, la verdad que hablar de política nos amarga bastante”. Mucho más recientemente, al preguntar a Juanmi, se reincidía en este sentido en lo que respecta a las letras: “No nos comíamos mucho el tarro, era simple y alienante furia juvenil, Mallorca no era Euskadi. Canciones como ‘Huye de ellos’, ‘Gritos en la noche’, ‘Más suicidios’, es serie B y vacio teenager por un tubo. Siempre adaptábamos el texto a la música y primaba la diversión ante todo, aunque con el tiempo nos fuimos convirtiendo en más críticos”.

La edición de su primer disco no es más que el pistoletazo de salida de una carrera en la que funcionó a la perfección el apadrinamiento de Munster. El sello sería el que lanzase el siguiente disco de la banda, “Cerebros Exprimidos / Wipe Out Skaters” (Munster, 1990), un compartido con los madrileños Wipe Out Skaters. Presentado en edición especial como regalo a los asistentes a algún concierto de la gira “Skate / Punk Party” que dieron ambos grupos. También se entregaría como obsequio en la fiesta del fanzine Morgue. Los mallorquines utilizaron un tema de sus maquetas (la versión del “Chinese rocks”) y el “Terror en Jacksonville” con el que habían terminado su mini LP de debut. Por su parte los madrileños presentaban su primera demo. La experiencia de compartir cartel resultó de lo más positiva para Cerebros Exprimidos: “Los conciertos fueron tremendos, llenazo, la gente se volvió loca, sobre todo en Madrid, todo el mundo tirándose de cabeza desde el escenario”.

Por si todo ello no fuera suficiente respaldo de comienzo, Munster decide proponerles la aventura americana. Les sugiere cambiar el nombre a su versión anglosajona y preparar un disco para el mercado de los Estados Unidos. “Iñigo era colega del sello americano y editó a grupos como La Secta. Nosotros cogimos dos temas del “Más Suicidios” y la versión de Controllers. No sabemos qué tal vendió en EE.UU.”, comentaba Jaime. “Another Day” (Sympathy for the Record Industry, 1990) tenía tres temas, una de ellas instrumental y otra, “Gritos en la noche”, que tomaron del primer recopilatorio de Munster. “Teníamos que cambiar el nombre, y en aquel momento no nos pareció mal. Aún tengo el single por casa, quedó un disco muy chulo”, recuerda Juanmi.

Ínigo Munster relata los pormenores de aquel proyecto: "Tenía muy buena relación con Long Gone John del sello Sympathy for the Record Industry y a él le gusto el sonido del grupo. Y como encima hacían el tema de Controllers, le gusto la idea de editarles algo en sus sello. Se puso el nombre en ingles únicamente para facilitar el trabajo a las tiendas en estados unidos. Tambien hicimos una edicionen Casete del primer álbum con un sello de Tijuana que debio rular bien.Totalmente underground. Y cuando el primer batería de Bad Religion hizo su sello Grita conto con Cerebros para lanzarlos en los USA, fue todo una fantochada, el disco salio, pero jamas supimos nada mas de él".

El disco no vino sin embargo acompañado de una visita del grupo para tocar allí. De hecho, preguntados por si salieron alguna vez al extranjero, nos remiten a la única ocasión en que ocurrió: “No fuimos a tocar a los EE.UU. Lo más lejos que llegamos a salir fue a Suiza. Fue muy freak, porque tocamos en una agrupación hispana de algún lado, Zurich creo recordar. Al ir para allá, en el aeropuerto, Cañete no llevaba DNI. No pudo salir, así que decidimos ir el resto. Tocamos como trío”. En aquella ocasión tocaron en un polideportivo que no pudieron abandonar en ningún momento, pero en el que, al menos, tuvieron la ocasión de conocer a Carlos Azagra, el dibujante, que estaba por allí.

La banda participaría en el recopilatorio de cuatro bandas baleares "El Garito Café vol. 1" (Blau / Munster, 1990) pergeñado alrededor de dicho local y que coeditarían Blau y Munster. El tema elegido por Cerebros Exprimidos fue "Pennies from heaven", que abriría un disco con portada de Rafa Murillo, en el que también estaban Bullets (donde tocaba asimismo Churu), Los Malditos y Murder in the Barn.

Para el siguiente larga duración decían querer cuidar producción y sonido. Para Ruta 66 comentaban además lo difícil que les resultaba hacer ruido “con técnicos subnormales que quieren hacerte sonar como Olé Olé o que tienen miedo de que les revientes los equipos. Y eso es lo que queremos ¡Reventarlo todo!”. El caso es que “Bonzomanía” (Munster, 1991), grabado en Estudios Digitals con Tony Fernández se elaboró de manera muy diferente al anterior: “‘Más Suicidios’ se grabó en un estudio de Palma que no estaba preparado, con gente que no tenía nada de experiencia, ni ellos ni nosotros. Pero tiene un sonido muy particular, oscuro y rasposo. ‘Bonzomanía’ es más nítido. La culpa la tiene el estudio, que era mucho mejor pero que lo llevaba gente que no estaba habituada a este tipo de música. Ellos trabajaban folk, María del Mar Bonet… No hay entre ellos una evolución premeditada. Las grabaciones salían como salían. Llevábamos los temas muy trabajados del local pero luego había que grabar todo muy rápido. Hay bandas ahora que se mueren por reproducir ese sonido”. Efectivamente el “Bonzomanía” se prepara en un estudio mejor, pero tampoco las condiciones de trabajo fueron las ideales: “Lo grabamos a cachitos durante todo el verano. Nos decían, venid dentro de dos semanas. Grabábamos tres horas y ya está, hasta la próxima. El resultado final quedó algo frío”, contaba Jaime. A pesar de todo el disco vendió y pasó por ser un momento importante en la carrera de Cerebros Exprimidos.

La portada tenía foto distorsionada de la banda en directo, título con letras chorreantes e incluía versiones de Germs y F.U.’s. Una de las canciones incluidas, “Ritual”, tendría su correspondiente videoclip, elaborado de nuevo por Almo, en el que también se utilizaban imágenes del grupo tocando en un escenario lleno de gente.

El LP vendría acompañado por el single “Ritual” (Munster, 1991), que en su cara B traía el medley de tres versiones (“Motorhead” de Motorhead, “The Bitch” de Slaughter and the Dogs y “No values” de Black Flag) grabado “íntegramente a pelo” en el gaztetxe de Bilbao en octubre de 1990. La portada, con el mismo estilo para las letras que se utilizó en “Bonzomanía”, fue diseño del mismo Íñigo Munster.

De sus visitas a Euskadi destacan las veces en las que tuvieron ocasión de tocar con La Perrera, una de las bandas con las que más lazos y afinidades tenían: “La primera vez que fuimos a tocar al País Vasco fue en Buenavista con La Perrera. Todavía comentamos aquel concierto (…) Aquello terminó en una jam brutal, haciendo una versión de Stooges. Tres guitarras sobre el escenario. Creo que nos unía la pasión por todo aquello que era el pre-punk”.

“Kill the Pope” (Munster, 1992) sería una nueva aventura en inglés para los mallorquines. Versiones de Red Kross, de los Who y demás temas hasta completar dos 7” a 45 r.p.m. en los que Jaime se las tenía que ver al micro sin cantar en español: “Yo no tenía ni idea de inglés y le metí unas letras, una pronunciación pésima. En EE.UU. no se llegó a editar, pero aquí en España sí se vendió bien”.

El viernes 23 de agosto de 1993 hicieron de teloneros de los californianos RKL (Rich Kids on LSD) en la sala Exit de Gomila, una ocasión que recuerdan como una auténtica fiesta.

Munster rubricaría el padrinazgo del grupo editando un CD recopilatorio con los tres discos editados hasta el momento, incluido el material que había visto la luz en Romilar D: “1987-1992 Complete Studio Recordings” (Munster, 1993).

En verano de 1995 tendrían que sustituir a Churu a las baquetas por cuestiones laborales. Ya habían tenido que contar con reemplazos puntuales (tanto Ginés Crudo como Alonso Bullets) y aunque en un principio piensan en Julio Krimen, que incluso llegó a tocar algún tema en directo en el Hard Rock de Magaluf, para hacerlo de forma permanente, se decantarían finalmente por Sergio Ërror, ya que apenas cuentan con un mes antes de irse de gira y este último se conocía mejor los temas. Participan entonces en el programa Singles del Canal4 TV, que les eligió para un especial en el que, además de entrevistarles, tocaron una media docena de temas, como “Desquiciado”, que aparecerían en su siguiente trabajo: “Demencia” (Munster, 1996), grabado en los estudios Desgrabaciones.

Probablemente sea con este nuevo trabajo con el que Cerebros Exprimidos marquen algo distancias con los discos anteriores. De hecho JuanMi no tenía problema alguno en calificarlo como “el disco más ambicioso” del grupo. Más cercanos que nunca al puro hardcore, se muestran innovadores en el uso de pequeños detalles novedosos en su discografía, reforzando la dureza de unas guitarras que no tienen reparo alguno en sonar con las filigranas propias del heavy. “Parecía que lo teníamos todo menos las canciones. ¡Más rápido, más rápido! Aquello era el hardcore acelerado y el trash que fue tendencia en aquella época”, decía el guitarra, que reconoce haber advertido ya cierto alejamiento: “Creo que sólo hay una letra mía”. Las canciones las grabaron con Glen Lockett –Spot- productor e ingeniero del sello SST Records y cuyo curriculum vitae incluía proyectos con bandas como Black Flag, Minutemen, Meat Puppets, Hüsker Dü, Misfits o Minor Threat entre otras. El norteamericano pasó en Mallorca cinco días en septiembre de 1994 en los que se encargó de la grabación de “Demencia”, que se distribuyó por EE.UU. vía Roto! Records. De hecho la banda recibió una propuesta coincidiendo con la salida del disco, para hacer una gira por Sudamérica y por parte de Estados Unidos acompañando a Voodoo Glow Skulls. Sin embargo, tal y como contaba el cantante, Jaime, al blog 40 Putes: “el viaje hasta allí nos la teníamos que pagar nosotros y no pudimos”.

Como promoción de ese mismo disco se elaboraría un videoclip de la canción “Rompe la red” con imágenes de directos de la banda actuando en la sala Revolver de Madrid y skaters de las calles de Bilbao.

Otro de los compartidos que facturaron fue el que les emparejó con The Pleasure Fuckers: “The Pleasure Fuckers / Cerebros Exprimidos” (Roto, 1996), donde cada uno de los grupos presentaba una versión del otro. “Fueron ellos los que se encargaron de todo. Les enviamos nuestro tema. Kike Turmix siempre se portó muy bien con nosotros. Nos invitaba siempre que podía, venían aquí, hablaba siempre bien de nosotros”, nos contaba Jaime.

La banda grabaría en 1996 una maqueta con Javi Vegas en sus Chango Studios con temas “crudos y directos” que el propio Jaime considera no duda en considerar una de las mejores grabaciones en directo con la formación que tenía Cerebros Exprimidos en ese momento: “Sin lugar a dudas nuestra etapa más hardcore”.

Antes de presentar un nuevo trabajo de larga duración, salió al mercado “Fuckwar” (Munster, 1997), una especie de divertimento en la que se incluyó en la cara B una lectura con modos de ska del “Huye de ellos”, originalmente editado en su mini-LP de debut “Cerebros Exprimidos”, junto a una versión de Minor Threat. La portada además estaba compuesta a partir de la de “Fighting the World” (Atco Records, 1987) de Manowar.

La cara A del single traía dos de los temas que vieron la luz en el LP “Cerebrator” (Munster, 1998), el último disco de estudio de Cerebros Exprimidos. Grabado en la primavera de 1997 en los Estudios Electric Chair producidos por Pablo Ochando, quizás sea el trabajo en el que más rápidos se mostraban y más sólidamente afianzados en el puro hardcore. Los dos últimos discos resultaron ser bien distintos a los primeros: “Queríamos ir más rápido, más duros… Tonterías” afirma Juanmi, “Por un tiempo olvidé a los Stooges para escuchar D.R.I.”.

El final de la banda lo iba a marcar “el desgaste en las relaciones personales y una gira espantosa tocando en lugares en los que no pegábamos ni con cola”. Antes de disolverse en septiembre de 1997, el grupo se volvería a meter en estudio, con Javi Vegas, para grabar tres versiones: “Screaming at a Wall” de nuevo, “Bienvenidos” de Miguel Ríos y “If the Kids are united” de Sham 69. La versión del granadino fue compuesta como sintonía para el programa en una emisora pirata, RadioActivitat, aprovechando que el grupo la tenía preparada en su repertorio de cuando estuvieron a punto de tocarla una vez en un Espárrago Rock. La versión de Minor Threat se empleó en un recopilatorio que preparó BCore en tributo a los americanos. El máster original se perdió en el camino de vuelta desde la Ciudad Condal a las Baleares, así que de aquella grabación sólo se conserva la copia del “Bienvenidos” hecha en la radio y una del batería, Sergio, de la versión del tema de los británicos.

Tras todo esto Cerebros Exprimidos deciden parar. Aún habría un intento de volver a la actividad para, al menos, tocar en el Festimad de 1998, donde Munster los había colocado en un cartel cargado de grandes nombres. En concreto los mallorquines debían de haber actuado en sábado 2 de mayo en el escenario Subterfuge Big Stereo Party, por donde desfilarían Los Fresones Rebeldes, Undershakers, Fromheadtotoe… Lo que probablemente habría sido un nuevo comienzo ideal, para disgusto y enfado del sello, no llegó a ser: “No nos pusimos de acuerdo sobre qué formación iríamos a tocar, y se nos pasó el tiempo. Fue una lástima, hubiera sido un gran concierto final de Cerebros”.

Algo después en 1999, Cañete, Churu y Jaime intentarían reflotar el proyecto, pero la cosa no terminaría de funcionar porque el primero se centró en un grupo propio, The Fuckin’ Babies, mientras que los otros dos harían lo propio con Fuck da Polize. No duraría demasiado sin embargo ya que Churu se iría al segundo ensayo.

Cañete moriría en 2001 en un accidente de tráfico, y ese mismo año la banda se reuniría para homenajearle en el Catpilar Fantastic Festival celebrado el 2 de junio. Para la ocasión, del bajo se ocupó Checa Arrase, aunque el mismo padre de Cañete, Miguel Pieras, subiría al escenario para tocar dicho instrumento en un tema. El tributo se repetiría en ediciones posteriores del mismo festival.

Jaime intenta revitalizar el proyecto de alguna manera pensando en poner a flote Dx-Cerebros motivado con la posibilidad de participar en el Rebellion Festival en Inglaterra. Descartados Juanmi, por falta de interés, y Churu por cuestiones laborales, la búsqueda de integrantes se centraría en bandas cercanas. La bante a terminaría asentándose y por ejemplo en septiembre de 2015 oficiarían de teloneros para Jello Biafra & The Guantanamo School of Medicine.

Munster Records editaría un disco con las maquetas del grupo “Las Maquetas 1985-1988” (Munster, 2010) que, junto al material recopilado para descarga libre por parte del blog balear Illa Sonora, cerraría el círculo del legado de los mallorquines.

Para junio de 2012 tocarían en el II Festival MallorcaNochentas celebrado en Es Gremi. Para el evento prepararon repertorio de Cerebros Exprimidos y llegaron a contar con la participación de Juan Pedro (exbajista) y Tino (primer batería).

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies