foto del grupo Aventuras de Kirlian
Periodos activos
1980
Procedencia
Guipúzcoa/ Guipuzkoa
Estado
Inactivo
Publicado por
C.F. Esteban
Fecha publicación
20/01/2008
Estilos
31 fans

Todo comenzaría el verano de 1985 en San Sebastián. Por aquel entonces unos jovencísimos Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin comenzaban a ensayar. Uno meses después, en febrero del siguiente año, a esos primeros ensayos se unirían Jone Gabarain y Peru Izeta, naciendo con ellos Aventuras de Kirlian.

El joven grupo, sin apenas manejo de intrumentos, comenzaría pronto a realizar sus primeros conciertos. Entre 1986 y 1988 actuarían en quince ocasiones, siempre en Guipúzcoa, compartiendo escenarios con grupos como 23 Ojos de Pez (más tarde Parafünk) o La Insidia, formación esta última que haría coincidir a Javier Aramburu e Iñaki Gametxogoikoetxea, quienes después en Family terminarían marcando un camino imborrable en lo que al pop español se refiere. Camino que sin duda, había sido iniciado por Aventuras de Kirlian.

Conocidos bajo el calificativo de “minimalistas”, en relación a la simplicidad de sus composiciones, Aventuras de Kirlian confecciona canciones breves y sin apenas cambios de ritmo, influenciados por grupos psicodélicos de los 60, el twee pop de los 80 o bandas del sello Cherry Red. Mientras, continúan con sus conciertos a lo largo del País Vasco, haciéndose poco apoco con un pequeño séquito de fans, amantes de aquella fragilidad que propugnaban, distantes de la música del momento. Frente al ruido distorsionador de aquellos años, ellos proclamaban una desnudez sonora abanderada por la languidez de la vida diaria, que si bien se alejaba en intenciones de los grupos de la ya convaleciente Movida, tampoco seguía el patrón de lo que se estaba cociendo en el contexto independiente.

Tres años han pasado ya desde los primeros ensayos. Es entonces, en el verano del 88, cuando Alejo Alberdi, quien fuera miembro de una de las bandas más exóticas e imprescindibles del panorama musical del país, Derribos Arias, se fija en ellos durante uno de los conciertos de los donostiarras, que para aquel entonces ya contaban con varias maquetas. De aquel encuentro surgiría un contrato discográfico con DRO, sello madrileño donde, producido por Alejo, el grupo grabaría un primer mini-LP. Un disco homónimo que sembraría la primera semilla de lo que sería conocido como “Sonido Donosti”.

“Aventuras de Kirlian” (DRO, 1989), es la simpleza de lo complejo a través del cristal de la cotidianidad y la nostalgia. Todo lo que más tarde sería Le Mans, pero aún dibujado levemente: ecos, sencillez, cuerdas y la voz de Jone...

Mezclando todas aquellas influencias de las que bebían, y pasándolas a través del prisma nublado de San Sebastián, surgen estas primeras nueve canciones que con el tiempo se convertirian en imprescindibles para entender los derroteros que seguiría el pop español, y que servirían de base a tantos otros grupos continuistas del sonido que Aventuras de Kirlian había comenzado a crear. Apenas comercializado, el disco se volvió practicamente inencontrable hasta que la discográfica lo reeditó en 1996.

Aventuras de Kirlian, poco a poco llegaba a su fin. Tras la publicación de aquel primer disco, la formación decide reclutar un nuevo batería, Gorka Ochoa, pasando Peru a la guitarra, y cambiar su nombre por Le Mans, banda con la que terminarían siendo uno de los nombres más importantes de ese nuevo sonido que estaba emergiendo de las calles de San Sebastian.

En 2001 Elefant editaría “86-88” (Elefant, 2001) un LP que contenía diecisiete canciones inéditas del grupo extraídas de algunas de sus maquetas. En ellas, de manera aún más ingenua e inexperta, se puede apreciar ya como la joven banda, bajo el desconocimiento de la técnica, busca abrir la música a una sensibilidad rutinaria apenas explorada.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *