Dejaron como único legado un puñado de canciones que nunca vieron la luz en ese sencillo que habían planeado editar, pero se llevaron consigo el recuerdo de conciertos de intensidad brutal y la sensación de que la suya fue una de las muchas historias que merece la pena recordar cuando se habla del punk-rock de Valencia a finales de los 80.

Cuatro de los miembros de Áridos, Pepito (guitarra), Paco (bajo), Ximo (voz y armónica) y Vicente Metralla (batería), ya habían tocado juntos en un grupo llamado 13 y sus Gatos Negros por 1987. De todos ellos Vicente es el que más experiencia musical tiene tras haber militado en proyectos como La Alegría de la Huerta o En Negro, mientras que por su parte, Ximo sólo había tocado la batería en algún grupo previo. La aventura gatuna dura poco y termina disolviéndose tras “una discusión chorra”, decidiendo entonces Vicente aceptar la oferta de Scooters, que terminarían cambiando su denominación a Los Frenéticos para evitar confusiones con la banda donostiarra que se llamaba igual, para ocupar la vacante que les había surgido a las baquetas.

Un año después vuelven a probar fortuna, convenciendo al batería para que regrese y añadiendo a Félix como otro guitarrista. En esta ocasión deciden inspirarse en los Ramones a la hora de buscar nombre al nuevo proyecto. “Queríamos imitar su nombre con algo corto, sencillo y que definiera nuestra actitud como personas en el escenario. Áridos, algo muerto pero duro, como una roca, como los Rolling Stones … Ramones y Rolling, la esencia del rock”, cuenta Ximo. Y es que si había algo que les gustaba de verdad era el rock and roll salvaje y acelerado. “Con todo tipo de influencias desde la música de los 60 (Kinks, Who, Rolling y todo el garaje de los Sonics y compañía), los 70 (Hendrix, Creedence, Velvet, Stooges, Flaming Groovies) y todo el punk, tanto inglés como americano”. El espectro de influencias se completaba con la música de los 80 de bandas como La UVI, Parálisis Permanente, Leño, Barón Rojo, Barricada y Kortatu.

Su primera actuación en directo la dieron teloneando a Scooters en Gasolinera donde ejecutaron todo su repertorio de una tacada, uniendo los temas casi en uno único como hacían los Ramones. A lo largo de su trayectoria tendrían ocasión de recorrerse todos los garitos de Valencia y los alrededores (Torrente, Buñol, Jérica, Castellón o Vilareal). Así actuaron en Transvía, Planta Baja, El Asesino, Welcome, Babia, Bomba o el Glop de Benimaclet, al que recuerdan con especial cariño: “Los dueños de aquel momento nos querían mucho y actuamos con frecuencia. Siempre petábamos este garito, incluso la gente se quedaba en la plaza ¡una pasada!”. También les tocaría enfrentarse a situaciones mucho menos favorables con los responsables de algunas de las salas, como cuando en Bésame Mucho no les querían dejar tocar “por el volumen y el ruido que metíamos”, o cuando en El Asesino se les impidió tocar inicialmente porque pensaban que se trataba de una banda skin. Tiempo después los dueños les llamaron para tocar: “Supongo que alguien les explicó que estaban equivocados”.

Ellos mismos se negaron a tocar en el Kasal Popular de Flora 5 al comprobar que las letras de sus canciones tenían que pasar el escrutinio y análisis de una asamblea para decidir si “eran dignas de ellas” explica Ximo. La reacción del grupo fue tajante: “Les mandamos a tomar por culo o kulo como dirían ellos, y no tocamos nunca allí”. Pasado el tiempo reconocen haber perdido con aquella decisión la posibilidad de haberse granjeado las simpatías de la escena “punk-okupa” local, que bien podría haber constituido el grueso de su público básico.

A finales de 1991 entran en los estudios Distorsión Hasta la Locura, situados en un piso del barrio del Carmen al final de la calle Alta, cerca de la Plaza Na Jordana, que llevaban Carli y Fernando, excomponentes de Generación 77. Allí dejaron registrados temas como “Telediario”, “Carlitos” o “Este bar”. Volverían a repetir más tarde con un par de grabaciones más, proyectando incluso con la últimas de ellas la edición de un sencillo autoproducido, pero terminarían por desistir de su idea por la mala calidad del sonido final.

Participaron en una especie de festival en Gasolinera junto a otros grupos que, como ellos, habían grabado de dichos estudios, como Chococrispis o Seguridad Social, inmersos todavía por entonces en su etapa inicial de punk rabioso y provocador.  Precisamente en una reseña en la prensa local tras dicha actuación se les calificaba de “músicos anticursilería (…) llenos de vitalidad y joi de vivre”. En sus directos era habitual encontrarse versiones de Zeros, Sex Pistols, Pagans, Animals, Leño, Barracudas o Plimsouls. Contaban asimismo para la revista Ruta 66 en 1993 que lo suyo no tenía “arreglos ni filigranas instrumentales; las canciones quedan como salen”, algo que se dejaba traslucir en sus directos, de los que recuerdan sobre todo su “brutalidad”. “Un auténtico caos de volumen, ruido, velocidad y de botellas y vasos rotos” según explican.

El grupo mantuvo una muy buena relación con Los Scooters/Los Frenéticos, con quienes compartían no sólo batería sino alguno de los locales de ensayo que utilizaban. Además de alguno situado en el barrio de Patraix, también ensayaban junto a los mencionados Scooters y The Nadies en Planta Baja, donde estuvieron hasta que los bomberos les desalojaron por riesgo de derrumbe. Precisamente, por provenir del mismo barrio y coincidir en alguno de los bares de su zona, también mantuvieron cercanía a pesar de las diferencias musicales de las propuestas respectivas, con Doctor Divago.

La banda pararía en 1994: “La relación se fue entorpeciendo, cada uno tenía sus intereses, sobre todo por la utilización de su tiempo libre, y los ensayos empezaban a pesar”. Vícente siguió unido a Frenéticos, a La Urbe y Los Nerviosos, donde también tocaba José. Ellos dos y Félix participarían en BB Maldito. Ximo tocó una temporada en El Rey Lagarto, donde, según explica, hacían algo a medio camino entre Red Hot Chili Papers y Rage Against the Machine. Asimismo varios de ellos han coincidido en bandas punk posteriores como Psicótico.

Dicen recordar de aquellos días, sobre todo “el buen rollo, con las risas y algunas veces la seriedad con la que nos tomábamos los ensayos, para que los temas salieran redondos. Aunque muchas veces la primera impresión y el dejarse llevar por como surgían las cosas era determinante para el resultado final”. Además de lo estrictamente musical, en su memoria se mantienen aún los momentos de cachondeo: “Las borracheras divertidas, el hacer el gamba de madrugada cuando todo estaba cerrado y los after del momento eran demasiado modernos para nosotros. Preferíamos la calle”.

Tuvieron que pasar muchos años para poder ver de nuevo a Áridos sobre un escenario. Fue en 2010 cuando decidieron reunirse en Magazine en lo que irónicamente podría entenderse como concierto de despedida. Repetirían la experiencia cinco años después en 16 Toneladas en una formación en la que no estaba Jose para un bolo con Resabiados. En la misma sala tocaron en la fiesta La Mugre y la Furia, haciendo versiones de Slade, New York Dolls, David Bowie, Dead Boys y The Clash. La segunda guitarra estuvo a cargo, para la ocasión, Eric, hijo de Ignacio, uno de los acompañantes habituales de muchos de ellos en proyectos post-Áridos.

La historia de la banda acabaría así, sin mucho más reconocimiento, de no haber sido por la insistencia desde el sello local VómitoPunkRock Records, que los incluyó en el recopilatorio de grupos valencianos "La Mugre y El Turia" (VómitoPunkRock, 2016), donde Áridos quedaban emparejados con Generación 77, Extrema Cordialidad Homicida y Crenom. Se ponía así a disposición del seguidor de este tipo de sonidos, parte del escaso material que dejaron registrado.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies