foto del grupo Andrés do Barro
Periodos activos
1970
Procedencia
La Coruña/ A Coruña
Estado
Inactivo
Publicado por
Fernando Fernández Rego
Fecha publicación
23/06/2008
Estilos
33 fans

En un presente en el que parece que hay una tendencia generalizada a la prospección en los orígenes, en el que Los Planetas miran sus raíces flamencas en “La Leyenda del Espacio” (RCA, 2007), Nacho Vegas en las asturianas con el proyecto “Lucas 15” (Lloria / PIAS, 2008), me parece necesario revisar la figura de Andrés Lapique do Barro (Ferrol, 1947 - 1989), conocido artísticamente como Andrés do Barro, uno de los primeros cantantes que utilizó el gallego durante la dictadura franquista, y aunque en cierto modo parece que quedó en un segundo plano, quedando su legado reducido a descuidados discos recopilatorios, su figura es muy importante para entender el desarrollo de la escena gallega, ya que en él está el génesis del pop en Galicia.

Un pop meláncolico y atemporal con tintes folk que con el paso del tiempo ha ido ganando frescura. Hoy es reivindicado como una referencia ineludible de la música gallega, como un icono pop, reivindicándose también su modernidad, su labor pionera en la fusión de la música popular con el pop para erigirse en un “neotrovador del siglo XX”, como lo definió Xavier Álcala, gran amigo de Andrés y colaborador en canciones como “Teño saudade”. Así, surgieron a lo largo del 2007 iniciativas como el Manifiesto del Dobarrismo, disco homenaje incluido, “Manifesto Dobarrista: Un Disco Tributo a Andrés do Barro” (Falcatruada, 2007), en el que intervienen hasta treinta grupos de la escena indie gallega actual, destacando a The Homens, Los Iribarnes, Quant, Niño y Pistola, Safari Orquestra, Fanny + AlexanderTodo el Largo Verano. Y se ha estrenado el documental sobre su vida “O Tren Que Me Leva” (2008) producido y dirigido por Anxo Fernández.

Andrés Lapique do Barro nació en Ferrol el 1 de octubre de 1947. Hijo de Nicolás Lapique y Consuelo do Barro, era el sexto de los siete hijos de un coronel de Intendecia de la Armada. “En mi vida ha habido dos elementos importantes: el mar y la familia. En mi familia, hay una tradición marinera muy arraigada. Tengo hermanos, padre, tíos, abuelos… bisabuelos marinos. Gente de mar, gente viajera. También emigrantes, que se fueron a América, que necesitaban cruzar el océano, no porque necesitasen salir de casa para poder vivir. Yo estudié la carrera de marino mercante. Me queda una asignatura para acabarla. Un buen día dije “¡zas!”. Y la dejé. No era lo mío. Quizá por eso no me hice marino de guerra. Me faltaba convicción. En mi familia el golpe no encajó bien. Fue un descalabro. Mi padre pensó que yo buscaba hacer el vago y el calavera… Ahora ya se ha dado cuenta de que la canción, con seriedad profesional, es importante y puede llenar una vida. Es muy vocación: componer canciones y cantarlas” declaraba Andrés a Pilar Urbano, en una temprana entrevista en la revista Mundo Joven (16 de enero de 1971).

Su primera grabación, el EP "Por Non Poder / A Uns Ollos Verdes / Homes / Deixa Que Chova" (RCA, 1968), no tiene mucho éxito. A pesar de ser un trabajo prometedor, el disco no se promociona en absoluto y por tanto, las ventas son escasas. “RCA nunca creyó en mí. Mi primer disco cayó en el vacío. Muchas tiendas ni lo pidieron por ignorar su existencia… Grabé con un presupuesto ridículo. Me llevé muchos disgustos” comentaba en la misma entrevista a Pilar Urbano. Se venden unos trescientos ejemplares, pero tras el éxito de “O tren”, se produce un repunte, vendiéndose todo el material que RCA tenía en el almacén, en torno a 2000 copias.

Todo cambia el 3 noviembre de 1969, día señalado en el que aparece el single que contiene “O tren”, entrando directamente al número uno en España, y siendo la primera canción en gallego en conseguirlo. Posteriormente Siniestro Total, harían una versión que incluirían en el disco “Siniestro Total II (El Regreso)” (DRO, 1983). Es importante destacar que no utilizó el gallego como arma política, sólo buscaba, como afirma en su primer disco, dignificar su idioma materno, reivindicar un lugar para el gallego en la música popular: “Me llamo Andrés Lapique do Barro y os presento unas cuantas de mis canciones. Hoy son en gallego porque así las he sentido y porque quiero colaborar con todo interés y cariño a dignificar mi idioma materno, caído durante muchos años en el más cruel menosprecio”. Tampoco buscó la popularidad, sino que ésta le vino por accidente y quizá no fuera capaz de asimilarla.

Utilizó un pop contagioso con reminiscencias folk en el que su voz transmite emociones, y su delgada figura fragilidad, como un Tim Buckley gallego, con ojos tristes y mirada desvalida. Así, tras varios reveses y encontronazos con discográficas debidos a la utilización del gallego, llega su oportunidad de la mano de RCA, tras un primer contacto con la discográfica catalana EDIGSA. Se publica "Me Llamo Andrés Lapique do Barro” (RCA, 1970) y rápidamente se convierte en un ídolo con temas como “O tren”, “Corpiño xeitoso” y “San Antón”.

El repentino e inesperado éxito que llegó con “O tren”, lo lleva al cine en "En la Red de Mi Canción (Mariano Ozores, 1971), junto a Concha Velasco y Los Sprinters -su banda de acompañamiento-, en una aventura cinematográfica que fracasó y en la que fue doblado por un actor de doblaje profesional, aunque su canciones mantenían su voz.

La carrera de Andrés va viento en popa y entre febrero y marzo de ese 1971 realiza su primera gira por América. Visita Argentina y Brasil. Los cantantes españoles empezaban a gozar de un gran cartel en Hispanoamérica. Primero se exportó el cine. La imagen y la voz de Joselito, MarisolSara MontielRocío Dúrcal abrieron un mercado, al que a continuación, le siguió el mundo de la canción.

El viaje dura veinticinco días. Un paso importante en su carrera ya que se trataba de la primera vez que cantaba fuera de España. Con respecto a su experiencia argentina, Andrés comentaba: “En Buenos Aires tomé parte en varios programas de televisión, del show de Pipo Mancera; también hice televisión en San Lorenzo de Almagro, actué en bastantes salas de fiesta, me encontré a muchos gallegos, que acudieron a aplaudirme… Ha sido una bonita experiencia”. En Argentina se había distribuido ya “Corpiño Xeitoso” y “San Antón”. “Di un recital en el estadio de fútbol de San Lorenzo de Almagro, ante unas treinta mil personas. Fue algo grandioso, que me dejó impresionado”. Al principio en Argentina se pensó que su música era brasileña, una confusión perfectamente entendible, si tenemos en cuenta la sonoridad del gallego y del brasileño.

Este mismo año sale ¡Pum! (RCA, 1971), consolidándose con temas como “Pandeirada” y “Meu amor”. Andrés alcanza cuatro números uno de ventas cantando en gallego, casi nada. Este segundo LP es grabado en Roma, en los estudios de RCA de la capital italiana. Andrés graba el disco también en italiano, así como canciones emblemáticas de su repertorio como "O tren" -"Strada ferratta"-. La idea de RCA era lanzarlo al mercado italiano para posteriormente moverlo en EE.UU. La muerte del padre de Andrés es un golpe muy duro que frena este lanzamiento y que lo aleja de los escenarios durante un largo periodo.

A finales del 71 surgen una serie de rumores que lo colocan en el abanico de posibles candidatos para asistir al festival de Eurovisión. Andrés afirma que la temática del festival no está en su línea y se muestra reacio a asistir en el caso de que fuese seleccionado. Participa, eso sí, en el XIV Festival Internacional de la Canción de Benidorm. Edición que se celebra los días 15, 16 y 17 de julio del 72 en la plaza de toros del municipio alicantino. La XIV edición trajo consigo una importante novedad. En las ediciones anteriores, cada canción presentada a concurso era interpretada en doble versión, es decir, por dos artistas distintos. En esta edición, se decidió que solo participaba uno. Andrés presentó “Las enamoradas”, que sería defendida por el intérprete Federico Cabo. El de Badajoz ya había ganado la VII edición del festival, año 65, con “Tu loca juventud”. El tema sería incluido por Pedro Almódovar en la banda sonora de “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980), su primera película. Andrés do Barro queda en tercer lugar con “Las enamoradas”. La Sirenita de Bronce venía acompañada de 50.000 pesetas el autor y 25.000 pesetas para el intérprete.

Admirador de su música, Miguel Ríos le propone realizar una gira conjunta, bautizada como “Conciertos de Rock y Saudade”, que incluía una serie de diez o doce recitales a realizar en plazas de toros, campos de fútbol y palacios de deportes. Nacía una sociedad temporal para llevar su música al gran público. Una aventura musical veraniega que tenía como propósito acercar sus canciones al público, haciendo hincapié en aquel que normalmente no iba a sus conciertos, o bien por el excesivo precio de las entradas o porque no tenían la edad para entrar en los locales en los que habitualmente ambos tocaban. El espectáculo debía llegar al mayor número de jóvenes posible y a precios populares. Finalmente, la gira no se realiza, pese a anunciarla en diversos medios nacionales.

En ese año 72 también viaja a México, realizando una gran actuación en el 3 de marzo en la inaguración del hotel Aristos. Cantó en gallego, en un local repleto de emigrantes gallegos que aplaudieron prolongadamente y se emocionaron mucho, al volver a escuchar su lengua madre. Permanece en México durante mes y medio. En los estudios de RCA en México D.F. graba el single “Amor D.F. (Distrito Federal) / Quiero Hacer Mi Casa en el Cielo” (RCA, 1972) con la colaboración de José Luis de La Fuente (batería), Jesús Moll (guitarra y flauta), Fernando Caballero (bajo), Joan Giralt (órgano) y el grupo de gaitas del Centro Gallego de México D.F.

Tras cambiar por completo los músicos que lo acompañan -sólo repite el batería Chupi- publica su último disco, "Andrés do Barro” (Belter, 1974), y esta revolución también afectó a su música, que ya poco tiene que ver con sus discos anteriores, volcándose en la canción ligera y perdiendo esa frescura que lo acompañaba, perdiendo, por tanto, su esencia.

Las cosas en España eran cada vez más complicadas, por lo que Andrés decide viajar con su familia a México. Eligió el país azteca porque guardaba un buen recuerdo de su viaje profesional del año 72. Aquel viaje había sido un éxito de público y el país consiguió robarle el corazón. De hecho, manifestaría en muchas ocasiones que México era su segunda patria. Permanecería en el país desde el 76 al 80, año en el que volvería a España, estableciéndose en A Coruña, donde llegaría a tener un programa de radio en la FM de Nonito Pereira, Radio Feliz – FM 88 – Emisora de las Rías Altas.

Pero ese año 76 trajo el silencio, un profundo silencio que terminó el 22 de diciembre de 1989 con su muerte en Madrid a consecuencia de un tumor hepático. Finalmente como cantaba años atrás, hizo su casa en el cielo. Podríamos entrar en el malditismo, hablar de drogas y alcohol, de su declive en México -en donde residió hasta el 80-, pero considero que de lo que debemos hablar es de su música, ya que ese es el gran legado que nos dejó. Póstumamente, saldrían los recopilatorios "A Saudade Na Memoria" (BMG, 2001) y “Todas Sus Grabaciones En RCA 1969-1972” (Rama Lama, 2003), un doble CD que recoge todas sus grabaciones en esta compañía.

En 2015 se publica la biografía oficial de Andrés do Barro: "Saudade. Andrés do Barro: El Músico que Llevó el Pop Gallego al Número Uno de Ventas" (Lafonoteca, 2015). Un trabajo de Fernando Fernández Rego que cuenta con el prólogo del hijo mayor de Andrés, Andrés Lapique López.

Compartir

Grupos relacionados

Discografía del grupo

1 2 3
Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *